Gobierno de Getúlio Vargas El Estado Novo en Brasil



Gobierno de Getulio Vargas
El Estado Novo en Brasil

Tras el golpe, la junta militar lo eligió para ocupar la primera magistratura. Logró así lo que no había podido conseguir en las urnas; convertirse en presidente de Brasil.Durante 25 años, desde 1930 hasta 1954, la política brasileña estuvo dominada por Getulio Vargas, quien creó un nuevo sistema político para el Brasil.

El 3 de noviembre último, la junta militar instaurada en Brasil el 24 de octubre tras el golpe de Estado contra Washington Luis Pereira de Souza, le entregó el poder a Getúlio Vargas, quien así se convirtió en jefe del Gobierno Provisorio. Vargas anuló la constitución de 1891 y gobierna el país por medio de decretos.

Getulio Vargas

Getúlio Vargas es un dirigente experimentado, nacido en el seno de una familia acomodada y con larga tradición en la política brasileña. En su juventud se sintió atraído por la carrera de las armas y a los 16 años de edad se alistó en el ejército. Sin embargo, pronto cambió de opinión, y tras abandonar la milicia se matriculó en la Escuela de Derecho de Porto Alegre, donde se licenció en 1908.

En 1922 fue elegido diputado del Congreso y en 1926, el presidente Pereira de Souza lo nombró ministro de Finanzas, cargo que desempeñó hasta su elección, en 1928, como gobernador de Rio Grande do Sul, su Estado natal.

Aprovechó el cargo, sin éxito, para presentarse como candidato a la presidencia de Brasil en las elecciones de 1930 que dieron la victoria a Julio Prestes.

La Alianza Liberal se rehusó a aceptar la validez de los resultados, alegando fraude electoral. Los diputados electos por la Alianza Liberal no tuvieron el reconocimiento de sus mandatos. A partir de ahí, se inició una conspiración, con base en Rio Grande do Sul y en Minas Gerais.

 Un nuevo sistema político
En 1930 Getulio Vargas era gobernador de Rio Grande do Sul. uno de los principales estados del Brasil. Había sido miembro del gobierne del presidente Washington Luis (1926-1930). Por lo tanto, no era ajeno al régimen oligárquico de la República.

Vieja  brasileña Ese sistema descansaba en un conjunto de pactos interregionales, cuyo eje era una alianza entre los estados de San y Minas Gerais. Los vínculos entre las regiones eran débiles ) el estado nacional tenía un poder limitado frente al peso económico y las atribuciones de los principales estados.

La revolución de 1930, que llevó a Vargas al gobierno, en un principio pareció un reajuste interno del régimen oligárquico. El desencadenante del conflicto que culminó con la revolución fue el intento del presidente saliente de imponer un nuevo presidente originario de San Pablo sin contar con el acuerdo de los gobernantes de Minas Gerais y de Rio Grande do Sul. Sin embargo, una vez en el poder, Vargas maniobró hábilmente para crear un nuevo sistema político.



No se limitó a restablecer los pactos interoligárquicos sino que modificó las relaciones entre el estado nacional y los estados provinciales. Cuando en 1945 fue desplazado del gobierno, Vargas legó a sus sucesores un estado nacional más fuerte y más centralizado que el que había tomado en 1930.

Vargas amplió las esferas de intervención administrativa y económica del estado nacional. Esta ampliación de la intervención estatal tenía su fundamento en una concepción del estado diferente de la sostenida por el liberalismo oligárquico. Para los liberales, la intervención del estado debía ser la excepción y no la norma. Para Vargas, en cambio:

«El estado, cualquiera sea su concepto de acuerdo con las teorías, es, en realidad, nada más que el coordinador y disciplinador de los intereses colectivos, la sociedad organizada como poder, para dirigir y acelerar su progreso.»

De acuerdo con esta concepción, Vargas siguió una política de incremento de la intervención estatal en diferentes áreas. Por una parte, fue desarrollando progresivamente un sistema de seguridad social y de relaciones del trabajo que favoreció a los trabajadores urbanos.

En la segunda mitad de la década del ’30 —y con mayor énfasis desde el estallido de la Segunda Guerra Mundial—. Vargas encaró una activa política de industrialización.

La Defensa de la Industria: Los militares fueron uno de los sectores que impulsaron con más vigor la industrialización en Brasil y, en general, en toda América latina. Una de las razones de los militares era la preocupación por la producción nacional del material bélico. En un discurso pronunciado en 1944, Getulio Vargas hace propio el argumento militar. Señalaba Vargas que: «Nuestra primera lección de la presente guerra [es que los países militarmente poderosos son los que están] suficientemente industrializados, con capacidad de producir dentro de sus fronteras los materiales bélicos que precisan.»

El Estado Novo
Entre 1930 y 1937, Vargas respetó ciertas formalidades constitucionales. Pero en 1937, con el apoyo de las Fuerzas Armadas, su gobierno tomó una orientación claramente autoritaria. En ese año, Vargas instauró el Estado Novo, una experiencia de corte fuertemente autoritario que duró hasta 1945.

Vargas continuó con su política de centralización estatal y profundizó la intervención del estado en el terreno industrial y en la regulación de las relaciones del trabajo. A semejanza de las experiencias fascistas de la época, Vargas contó con un importante aparato de propaganda y ejerció la censura, que fue haciéndose menos opresiva desde que Brasil entró en la Segunda Guerra Mundial como abado de los Estados Unidos. Brasil contó desde entonces con el apoyo económico norteamericano, que se hizo evidente con el préstamo del Export-Import Bank para la construcción de Volta Redonda, la gran planta siderúrgica.

Hacia fines de la Segunda Guerra Mundial. Vargas comenzó a liberalizar su régimen. En 1945 concedió el llamado a eleccione y promovió la creación de dos partidos políticos adictos: el Partido Social Democrático (PSD) -que nucleaba a los principales apoyos del varguismo en los estados- y el Partido Trabalhista Brasileiro (PTB) -integrado por los sindicatos adictos a Vargas-.

La oposición se núcleo en la Uniao Democrática Nacional (UDN). Los principales jefes militares desconfiaban de Vargas: suponían que intentaría perpetuarse en el poder. Para evitarlo -y facilitar el triunfo del mariscal Enrico Dutra, que había sido ministro de guerra de Vargas- desplazaron a Vargas de la presidencia.



En las elecciones de 1945 votaron 5.200.000 ciudadanos. La población del país era, en ese momento, de 46.000.000 de habitantes. A pesar de la limitada participación popular, las elecciones de 1945, en las que triunfó Dutra, candidato de la alianza entre el PSD y el PTB, significaron un retorno al régimen democrático después de la dictadura de Vargas.

Vargas volvió al poder en 1950, esta vez por medio de elecciones, en las que obtuvo casi el 50% de los sufragios. Continuó con su política nacionalista de industrialización y de defensa de los trabajadores. Agobiado por la oposición militar y de la UDN, se suicidó en 1954.

El Estado Novo:»Finalmente, el golpe de 1937 [que estableció el Estado Novo] marcó la dirección de la historia del Brasil en una crítica coyuntura. Los objetivos de bienestar social y nacionalismo económico, discutidos desde comienzos de la década, iban a ser ahora perseguidos bajo la tutela autoritaria. El resultado fue la profundización de la dicotomía entre un constitucionalismo estrecho que había negado las cuestiones sociales y económicas y un nacionalismo social benefactor que devino inequívocamente antidemocrático.»

Fuente Consultada:
Diario El Bicentenario – Construyendo la Patria desde 1810 – Fasc. N°7-Período 1930-1949
HISTORIA 3 El MUndo Contemporáneo Hasta Nuestros Días – Edit. Santillana

https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/estrella1_bullet.png

ocio total

juegos siete diferencias

noparece

fotos

creencias

anticonceptivos

mujeres

actitudes

actitudes


puzzles


------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------