Los errores mas comunes en las entrevistas laborales o de trabajo






LOS ERRORES MAS COMUNES EN LAS ENTREVISTAS LABORALES

Puede parecer simplista, pero esto es lo más, importante que debe recordar en las entrevistas de trabajo: el entrevistador no lo conoce. “Tiene que esforzarse por dejar una buena impresión”, dice Rick Richter, encargado de contrataciones de la empresa de reclutamiento, ventas, marketing y administración wwwork, con sede en Toronto.

Cada detalle, desde la ropa que usa, hasta cuánto sabe de la compañía y cómo se expresa, las pequeñas cosas que hace, o que no hace, y en las que tal vez ni siquiera se detiene a pensar puede arruinar sus posibilidades conseguir el trabajo de sus sueños.

ERRORES COMUNES EN LAS ENTREVISTAS LABORALES: Ante todo, y para comenzar hay que aclarar que existen varios tipos de entrevistas, no todas tienen el mismo nivel de exigencia o de detalle. En ocasiones, el proceso de selección está compuesto por cuatro de ellas cuyos nombres varían pero su finalidad no, estas son: Entrevista de Descarte, de Habilidad, de Ajuste y de Decisión, tal y como se explican a continuación:

Las entrevistas de descarte se caracterizan por su rapidez y subjetividad, usualmente no duran más de diez minutos, en ellas se evalúa la apariencia física, modales, dicción, facilidad de expresión, aseo personal y contacto visual. Está orientada descartar prospectos que de manera inmediata se muestran ajenos al perfil.

Las entrevistas de habilidad están cargadas de un alto contenido técnico y psicológico, miden la aptitud y capacidad del candidato, comparando su perfil con el cargo disponible.

Las entrevistas de ajuste pretenden visualizar al candidato en el ambiente de trabajo y comprobar su capacidad de interacción con el medio.

Las entrevistas de decisión se caracterizan por explorar el nivel de experiencia, el conocimiento practico y empírico, el valor que se ha podido agregar en el pasado y el que correspondería otorgar al cargo vacante, así como las competencias presentes o en desarrollo.

ALGUNOS DE LOS ERRORES MAS COMUNES

“iLa alarma de mi reloj no sonó!” :Tiene una sola oportunidad para dejar una buena primera impresión, Si llega tarde a la entrevista, podría resultar imposible disipar un ambiente negativo.

Por qué es una señal de alerta: La impuntualidad refleja una falta de capacidad de organización (no pudo organizarse para llegar a tiempo) y, tal vez, una falta de compromiso (no tuvo suficiente interés para llegar a la hora indicada). Lo más importante de todo, dice Sywak, es que “es un indicador de primer nivel de lo que puede esperarse en el futuro. Si llega tarde a la entrevista, ¿qué posibilidades hay de que llegue puntualmente al trabajo?;

“Maltratar a la secretaria”: Sywak había quedado impresionada por el encanto y la vitalidad de un hombre que terminaba de entrevistar. Como Como tenía experiencia y parecía eficiente, términos generales era un buen candidato para un puesto que estaba disponible. Pero después de que el aspirante se marchara, su recepcionista le pasó una nota por debajo de la puerta: su opinión del candidato no podía ser más distinta. Brusco, desdeñoso y grosero, había exigido ver a la reclutadora de inmediato; cuando la secretaria le dijo que Sywak seguía ocupada, había caminado de un lado a otro de la oficina con impaciencia e insinuado que la secretaria no era nada colaboradora. “ENo sabe quién soy?”, había preguntado.

Por qué es una señal de alerta: Sywak le ha pedido específicamente a su recepcionista que si algún aspirante es grosero, se lo informe. “Nuestros clientes son de todas las condiciones sociales”, dice Sywak, “y cada uno de ellos debe ser tratado con respeto. Si no puede ser cortés ni siquiera durante el proceso de entrevista, lo más probable es que no lo sea tampoco con los clientes”.

“Yo solo, sin ayuda, dupliqué las ganancias de mi empresa el año pasado”: Es común que los entrevistadores le pidan un ejemplo de un logro profesional reciente y de cómo se las arregló para conseguirlo. Muchos entrevistados exageran su contribución, pensando, equivocadamente, que con ello ganaran puntos. Es una señal de alerta: Si parece demasiado bueno para ser cierto, probablemente así sea, señala Harding, y si el empleador descubre que no está diciendo la verdad absoluta, pierde credibilidad. Además, no dar crédito a otras personas demuestra que no trabaja bien en equipo.

“Perdón, no he tenido tiempo de buscar a su empresa en Google”: Richter recuerda que una candidata le dijo eso al presidente de una conocida empresa de productos de consumo al que le estaba solicitando un empleo.

Por qué es una señal de alerta: “Hace pensar que no está interesado, que no planea bien las cosas, ni tampoco muy brillante”, dice Richter.

El campo minado del salario: En este caso, el aspirante había pasado por varias entrevistas, era agradable y estaba muy calificado; realmente querían contratarlo, sin embargo, en la entrevista final con el director de la empresa, surgió el asunto del salario. “Cuánto espera ganar?”, le preguntó el director. “Bueno”, contestó el candidato, “no aceptaría el puesto por menos de X”.


Anuncio Publicitario


“Nuestra escala salarial es más baja”, replicó el director. Entonces, el candidato se levantó y se dirigió a la puerta. “Pues supongo que la entrevista ha terminado”.

Por qué es una señal de alerta: Para empezar, el candidato se mostró arrogante y grosero. “Dejó ver que, para él, lo más importante era el dinero”, dice Richter, “y eso le desagrada a la mayoría de los empleadores”. Por la misma razón, la primera pregunta del entrevistado no puede ser: “Qué salario y beneficios ofrecen?”.

“Mi jefe anterior era un cretino!” Cuando se lee preguntó a la aspirante cómo se sentía en su trabajo actual. La candidata criticó abiertamente a su jefe,… “Dijo que era un hombre excelente, pero que no ofrecía sentido de dirección. Sus comentarios fueron muy negativos”.

Tambien es una señal de alerta: Criticar a otro empleador rara vez deja una buena impresión en un jefe potencial. Para empezar, dice Pierre-Jéróme, hace que éste se pregunte qué dirá de él cuando cambie otra vez de empleo; en segundo lugar, puede indicar una negatividad subyacente. Por último, si se está solicitando un empleo en la misma industria, existe la posibilidad de que el entrevistador conozca a la persona que se está injuriando.

“Quiere decir que ésta no es una sesión de terapia?” :Se le preguntó a un candidato para un puesto de servicio de atención telefónica cuál era la situación más difícil la que se había enfrentado. El hombre le contó una historia muy personal sobre la muerte de un amigo. “Me dio mucho detalles y, como el relato lo afectaba, comenzó a llorar”, dice el entrevistador

Por qué es una señal de alerta: “Me preocupó que no fuera capaz de separar su vida personal de la laboral”, “Parecía una sesión de terapia… y yo no era su terapeuta. Aunque me dio tristeza, no era el lugar adecuado para compartir la historia”.

Desesperación: Herrmann recuerda el caso de un aspirante que había sido rechazado. Llamó directamente al gerente de contrataciones y le dijo: “De verdad necesito este trabajo”, suplicó. “Permítame tener otra entrevista”. Pierre-Jéróme ha tenido clientes que le llaman todos los días después de una entrevista para averiguar si consiguieron el trabajo. Esa actitud deja ver una desesperación que no queda nada bien.

Por qué es una señal de alerta: Primero que nada, que necesite el trabajo no es el asunto: no pregunte lo que puede hacer la empresa por usted, sino qué puede hacer usted por ella. Por otro lado, si se muestra desesperado por el trabajo, el empleador podría concluir que no es un candidato de primera categoría y que aceptaría cualquier trabajo. El empleador quiere pensar que está interesado concretamente u el puesto que él tiene para ofrecer.

“No tengo puntos débiles”: Cuando se le planteó a un entrevistado la pregunta: “Cuáles son sus puntos débiles?”, éste lo pensó por un momento. “Mmm, no sé. Soy bastante bueno en la mayoría de las cosas”, dijo. El entrevistador insistió: “Nadie es perfecto. Soy ejecutivo de la empresa y tengo varios puntos débiles. ¿En qué aspectos no es tan competente?”. Al candidato no se le ocurrió nada.

Por qué es una señal de alerta: “El aspirante me había dado una muy buena impresión en las otras áreas, pero en ese momento lo descarté”, dce el entrevitador. “O no era capaz de ser honesto, o no lo era de reflexionar acerca de sus fallas, en cuyo caso no podría resolverlas”.

Divagando: En un intento por dar la mayor cantidad posible de información personal, los aspirantes brindan respuestas demasiado amplias y se salen del tema. “En la mayoría de los casos, pienso que están nerviosos”, dice Gerlinde Herr-mann, presidenta de la Asociación de Profesionales de Recursos Humanos de Ontario.

Por qué es una señal de alerta: Sí, la entrevista es sobre usted, pero puede parecer egocéntrico si no se contiene. “Cómo va a saber algo del empleo, la empresa y otros asuntos laborales si no deja de hablar?”

Otros Consejos Importantes a Tener en Cuenta:

Al recibir una llamada donde le expresen interés por entrevistarlo asegúrese de anotar muy bien el nombre del entrevistador, la empresa e incluso, si es posible, de quien le ofrece la información.

Prepare su combinación el día anterior a la cita. Cuide los más mínimos detalles de limpieza, independientemente del cargo o nivel que desea ocupar es importantísimo la pulcritud.

El hombre ha de vestirse adecuadamente, evitando el uso de jeans o camisas casuales. La mujer debe mostrarse elegante, evitando el exceso de maquillaje (aunque este de moda), faldas muy cortas o escotes poco discretos.

Aunque parezca exagerado organice su arribo al punto de encuentro con una hora de anticipación, ello le permitirá evitar contratiempos y mostrarse apurado.

Prepare un resumen de las responsabilidades que ha tenido, logros y reconocimientos recibidos, imprímalo y téngalo a mano. Lleve consigo un resumen curricular actualizado, impreso y/o en diskette, aún cuando ya lo haya enviado a la empresa.

Procure ser atendido y anunciado a la persona que lo espera unos quince minutos antes de la cita, ello permitirá al entrevistador un lapso adecuado de preparación y le otorgará a usted buena imagen.

Salude con energía, pero sin sobreactuar, a la persona, llámela por su nombre, antecediendo el título o cargo que lo distingue. Trate siempre de usted, incluso a las personas de apariencia juvenil, salvo que le pidan lo contrario.

De las gracias de manera audible a las recepcionistas, secretarias o asistentes que le escolten hasta el entrevistador.

Muestre seguridad, estreche la mano y salude dando a conocer su nombre, en su caso evite utilizar títulos o destacar niveles al hacerlo. Si incurre en ello corre el riesgo de parecer petulante.

Mantenga contacto visual, mas no exagere, de vez en cuando busque otros puntos donde fijar la vista. Evite dirigirla al busto o bajo abdomen, en cualquier caso, pues corre el riesgo de incomodar al entrevistador o forjar una imagen inadecuada.

No haga juicios de valor al lugar, la persona o cualquier otro elemento que lo distraiga en la oficina, ello le impedirá concentrarse en la entrevista.

Escuche con atención las preguntas. Piense bien antes de responder y al hacerlo trate de exponer la idea principal que persigue el cuestionamiento, evite rodeos o largas introducciones antes de responder la pregunta, salvo que ello sea una ventaja para usted.

Al responder sea lo más honesto posible, la verdad no se altera y así evita contradecirse ante cualquier juego de palabras que con habilidad haga el entrevistador.

Procure utilizar ejemplos cortos que ilustren su respuesta, dejando lo más importante para usted, si el entrevistador le muestra su interés por conocer más, descríbalo con detalle y trate de relacionarlo al cargo que aspira.

Mantenga una postura segura, no rígida, imagine que habla con alguien conocido quien merece su respeto, evite movimientos de vaivén, de piernas o dedos que denoten su estado de ansiedad o nervios.

Evite consumir chicle durante la entrevista o fumar antes y mientras la experimenta, aún cuando el entrevistador lo haga.

Mantenga siempre un lenguaje culto, evite jergas o criollismos, sin pretender por ello el uso de palabras rebuscadas, obsoletas o de poco uso. Si no conoce el significado de una palabra no la use.

Si se siente interesado por el cargo y la empresa hágalo saber de manera sutil, evite parecer desesperado, necesitado e incluso urgido, se supone que requiere el trabajo, de lo contrario no estaría allí.

Si descubre que el empleo no es lo que suponía, no muestre desinterés, evite transmitirlo con su lenguaje corporal, puede que se le considere a futuro para un cargo que sí se ajuste a sus expectativas.

Por último, despídase con energía, de la misma manera que saludo, de las gracias por el tiempo invertido en la entrevista y procure generar un compromiso de ser avisado independientemente del resultado, ello denotará su madurez y seguridad.

Fuente Consultada: Selecciones Reader Digest y www.laborum.com





OTROS TEMAS EN ESTE SITIO



Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *