Ulises y los Lotogafos en su Viaje de la Odisea



 Ulises y los Lotógafos en el Regreso de la Guerra de Troya

Odisea de Ulises en su Regreso de la Guerra de Troya LotogafosUlises y sus hombres se encontraban navegando en alta mar cuando, en cierta ocasión, se desencadenó una terrible tormenta. Negras nubes y densa niebla oscurecieron la tierra y el mar, mientras la negra noche empezaba a cubrir y ocultar con su tétrico manto las encrespadas olas coronadas de blanca espuma.

El viento, con sus furiosos ataques, había desganado las velas, las naves iban a la deriva en medio de un furioso oleaje. Para no zozobrar y morir, los hombres sujetaron los remos y remaron con todas sus fuerzas para poder dirigir las naves hacia tierra firme.

Durante dos espantosas noches y dos interminables días, el Dios de los mares había querido demostrar toda su furia; luego se tranquilizó y la tormenta, por fin, empezó a amainar y se calmó. Sólo entonces decidieron Ulises y sus hombres hacerse de nuevo a la mar; un viento propicio los empujó hacia el Sur. Pero mientras navegaban a toda vela bordeando el Cabo Maleia, una nueva tempestad y el viento del Norte los empujaron de nuevo a alta mar.

Unas infernales tormentas los estuvieron zarandeando durante nueve largos días seguidos, hasta que al décimo descubrieron, por fin, la costa de los lotófagos, los comedores de frutos de loto. Los hombres de Ulises desembarcaron, extrajeron agua fresca de los pozos y prepararon la comida. Pero Ulises estaba intrigado, la curiosidad no le dejaba reposar, deseaba averiguar qué clase de hombres habitaban aquella tierra. Por este motivo envió algunos de sus hombres a que explorasen el terreno.

Los exploradores se pusieron inmediatamente en camino y llegaron hasta donde habitaban los lotófagos. Éstos, muy hospitalarios, invitaron inmediatamente a aquellos extranjeros y los alimentaron. Los invitaron a probar los frutos de loto, dulces como la miel y tentadores. Tan pronto como los emisarios de Ulises hubieron probado los embriagadores frutos de loto, dejaron de pensar en su misión y en el regreso a la patria. Sólo deseaban permanecer para siempre en compañía de los lotófagos, renunciando a su patria. El olvido se había apoderado de ellos.

Al comprobar Ulises que sus emisarios no regresaban, la intranquilidad hizo mella en él. Quiso ir personalmente a buscar a sus amigos y los encontró felices y despreocupados entre los lotófagos. Pero el héroe arrastró por la fuerza a sus compañeros; nada se lo impidió, ni su obstinada negativa ni sus lágrimas. Los ató al banco de remeros de las naves para que no pudiesen huir y regresar con los lotófagos; tan grande era el seductor poder de éstos.

Ulises ordenó luego que todos embarcasen rápidamente para no verse también él seducido por los tentadores halagos de los comedores de frutos de loto, olvidando entonces su verdadero objetivo: el regreso a su patria. Una profunda tristeza embargaba a todos, pero empujaron las naves al agua y remaron con fuerza hasta alcanzar mar abierta, muy, muy lejos ya del tentador País del Olvido.

Ver: Mitología Griega

Fuente Consultada: Relatos de la Antigüedad – Lo Se Todo Tomo III – Figuras y Leyendas Mitológicas.



https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/estrella1_bullet.png

ocio total

juegos siete diferencias

noparece

fotos

creencias

anticonceptivos

mujeres

actitudes

actitudes


puzzles


------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------