Abolicion de la Servidumbre en Rusia Pogrom Judios Siervos Campesinos



Abolición de la Servidumbre en Rusia

Aunque de principio a fin sus historias han sido muy diferentes, Rusia y Estados Unidos compartían una característica común en la década de 1860. Eran los únicos estados del mundo occidental que tenían aún grandes sectores de pobladores esclavizados (los siervos rusos eran virtualmente esclavos). Los líderes de ambos países emitieron sendas proclamas de emancipación a dos años de diferencia uno del otro.

La servidumbre era el problema más abrumador de la Rusia a. La subyugación continua de millones de campesinos a la tierra y a sus señores era un sistema obviamente corrupto y fallido, feriados a los antiguos métodos de producción basados en el trabajo de los siervos, los terratenientes rusos se sentían presionados económicamente y no podían competir con la agricultura extrajera.

Los  siervos, que formaban la columna vertebral de la infantería rusa, carecían de educación y, consecuentemente, cada vez eran incapaces de manejar las más complejas máquinas y armas de guerra. La insatisfacción de los campesinos dio lugar también entonces rebeliones de esos mismos campesinos que fragmentaron el  campo.

El resumen siguiente está tomado del Decreto Imperial del 3 de marzo de 1861 que liberó a siete siervos rusos.

Decreto Imperial, 3 de marzo de 1861
Por la gracia de Dios, nosotros, Alejandro II, emperador y autócrata de todas las Rusias, rey de Polonia, gran duque de Finlandia, redera, a todos nuestros fieles súbditos, hacemos saber:

Llamado por la Divina Providencia y por el sagrado derecho de la herencia al trono de nuestros antepasados, hicimos el voto en tinas íntimo de nuestro corazón de responder a la misión que se nos ha confiado, de rodear de nuestro afecto y nuestra imperial solicitud a todos nuestros fieles súbditos de toda clase y condición, desde el guerrero que noblemente empuña las armas para la defensa del país hasta el humilde artesano dedicado a los trabajos industria; desde el funcionario en los altos puestos del Estado, al labriego cuyo arado abre el surco en la tierra… llegamos así a la conclusión de que la obra de una seria mejoría de la condición de los campesinos era una sagrada herencia ligada a nosotros por nuestros ancestros, misión que, en el curso de los acontecimientos, la Divina Providencia nos llamaba a realizar.

En virtud de las nuevas disposiciones antes mencionadas, a los campesinos ligados a la tierra se les concederá, dentro de un término fijado por la ley, todos los derechos de los cultivadores libres…

Al mismo tiempo, se les otorga el derecho de comprar su parcela y, con el consentimiento de los propietarios, de poder adquirir en completa propiedad las tierras arables y otras cosas accesorias que les sean asignadas para retención permanente. Mediante la adquisición en cabal propiedad de la cantidad de tierra determinada, los campesinos quedan libres de sus obligaciones hacia los propietarios por la tierra así adquirida, y entran definitivamente en la condición de campesinos libres: dueños de tierra.

Mientras muchas naciones europeas abolían el sistema feudal de la servidumbre, Rusia convertía aun mas personas en siervos. Los siervos eran gente sin derechos, relegada al último estrato de la sociedad. Lo único que los diferenciaba de los esclavos era la protección que sus amos estaban obligados a brindarles, de acuerdo con las normas feudales.



Los siervos desaparecieron en Inglaterra durante el Medievo, pero continuaron existiendo en muchos países del continente europeo. Francia abolió la servidumbre con la revolución de 1789; en Austria y Hungría duró hasta 1848; Rusia llegó en último lugar, y liberó por fin a sus siervos en 1861.

La emancipación de los siervos de 1861 fue el acontecimiento más importante de la historia rusa del siglo XIX. Fue el comienzo del fin del monopolio del poder ostentado por la aristocracia terrateniente. La emancipación supuso una aportación de nueva mano de obra a las ciudades; estimuló la industria y las clases medias crecieron en número e influencia; sin embargo, en lugar de cederles gratuitamente las tierras que habían trabajando, los campesinos liberados tuvieron que pagar un impuesto especial de por vida al gobierno, que a cambio pagó un generoso precio a los antiguos señores por la tierra que habían perdido.

En numerosas ocasiones los campesinos acabaron con las peores tierras. Todo el territorio cedido a los campesinos era propiedad colectiva de la mir, la comunidad aldeana, que dividía la tierra entre los campesinos y realizaba tareas de supervisión.

De todas maneras tras la abolición de la servidumbre se podría pensar que los campesinos estaban felices, pero una injusta distribución de tierras dejó a muchos antiguos siervos y a sus descendientes sin suficiente suelo para cultivar el adecuado alimento. Por irónico que parezca, la mejora en la atención médica empeoró la situación. Hacia finales del siglo diecinueve, un menor número de campesinos moría de enfermedades, lo que producía un mayor número de bocas que alimentar.

Los elevados impuestos alimentaron también el descontento. Nobles y profesionales citadinos no deseaban pagarlos para que su gobierno construyera una costosa flota de barcos de guerra, sólo para ver cómo los japoneses los echaban a pique durante la guerra ruso-japonesa, que duró de 1904 a 1905.

Los disturbios paralizaron el país. En 1905, los rebeldes eligieron sus representantes al Soviet de Diputados Obreros de San Petersburgo, asamblea para coordinar huelgas y manifestaciones. Pronto se formaron otros soviets por toda Rusia. En octubre de aquel año el zar Nicolás II aceptó realizar reformas, incluida la creación de un parlamento ruso: la Duma.

Al conceder a los infelices rusos un cuerpo legislativo, el zar esperaba suministrar una válvula de escape que diera rienda suelta a la insatisfacción política; un lugar para que la sociedad ventilara sus quejas, aunque en la práctica las soluciones no se dieran. Empero, la Duma estaba desde un principio destinada al fracaso. (ver: )

Fuente Consultada:
Historia Universal Ilustrada Volumen 2 John Roberts
Historia Universal Navarro – Gárgari -González – López – Pastoriza – Portuondo
Hábitos y Costumbres del Pasado Reader´s Digest

juegos siete diferencias

noparece

fotos

creencias

anticonceptivos

mujeres

actitudes



------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------