Zar Alejandro II de Rusia Biografía y Obra Política Reformas



REFORMAS POLÍTICAS DE ALEJANDRO II DE RUSIA
ABOLICIÓN DE LA SERVIDUMBRE

Alejandro II (de Rusia) (1818-1881), zar de Rusia (1855-1881). Nació en Moscú. Hijo del zarNicolás I y sobrino del antecesor de éste,Alejandro I, ascendió al trono durante laguerra de Crimea, tras el fallecimiento de su padre, y en 1856 firmó elTratado de París que puso fin a las hostilidades.

El reinado de Alejandro II representa un giro decisivo en la historia de Rusia. Más que todos sus ilustres predecesores —Iván el Terrible, Pedro el Grande, Catalina II—, Alejandro II es el emperador de las grandes reformas. Hereda la precaria situación dejada por su padre Nicolás I: la guerra de Crimea está perdida, y el tratado de París causa grave daño al prestigio ruso y, más aún, al principio mismo de la autocracia. (ver: Zares Rusos)

La oposición encontró en ello temas para sus críticas, y el movimiento revolucionario aplastado bajo el puño del «zar de hierro», resurgió de sus cenizas. Alejandro II, apremiado por la urgencia de las reformas y consciente de su necesidad —según la política de los Romanov, la revolución debe hacerse desde arriba—, se verá desbordado por las exigencias de los revolucionarios.

Alejandro II de Rusia Alejandro II, zar de Rusia desde 1855 hasta 1881. En los primeros años de su reinado, firmó el Tratado de París (1856) que puso fin a la guerra de Crimea y promulgó el decreto (1861) que abolía la servidumbre en toda Rusia.

Una de las mas importantes reformas y por lo que es recordado como el «zar liberador» fue la reforma en que abolió la servidumbre, medida que dio paso a todas las otras, democratizando el mundo ruso, de manera radical. La revolución polaca, muy mal vista por una opinión pública profundamente nacionalista, así como su implicación en los movimientos revolucionarios estudiantiles, y el atentado del estudiante Karakozof contra Alejandro II detienen, por algún tiempo, la evolución.

La policía se dedica a perseguir a los revolucionarios, vigilando las universidades. La política liberal de Alejandro II en Polonia, como en Rusia, se interpretó como un síntoma de debilidad y contribuyó a su hundimiento.

La agricultura rusa no odía competir con las mejoras logradas en otras zonas; puesto que la población continuaba aumentando, esto significaba que la mayoría de los rusos pasaba hambre.

Una de las causas era el mantenimiento del sistema de servidumbre, abolido o a punto de desaparecer en el resto de Europa. Dicho sistema privaba al campesino de todo incentivo para mejorar sus métodos de cultivo, e impedía el movimiento de la fuerza laboral, que habría permitido encontrar obreros para las nuevas fábricas. Por añadidura, la pobreza de los campesinos reducía al mínimo sus demandas de productos.

La derrota en la Guerra de Crimea (Nicolás I falleció durante el último año de la contienda) obligó al gobierno a introducir algunas reformas. Como dijimos antes, la más trascendental fue la emancipación de los siervos en 1861, que se llevó a cabo prácticamente sin problemas. El aspecto fundamental de la reforma fue que los siervos dejaron de ser propiedad privada de los terratenientes para convertirse en individuos legalmente libres.

En la práctica, esto no significaba automáticamente la libertad completa; a los antiguos siervos aún les resultaba difícil abandonar sus aldeas natales. Esto evitó el peligro de que Rusia se llenara de millones de antiguos siervos buscando trabajo. Aunque estas restricciones frenaron los efectos del cambio, al final la reforma abrió el camino a la modernización de la agricultura y la industria rusas.

También introdujo reformas en otros muchos aspectos, pero ninguna de ellas llegó a rozar el principio central de la autocracia: los cambios se decretaban como concesiones del zar, y jamás se reconocían como derechos del pueblo ruso; en consecuencia, podían ser anulados.



En medio de un clima hostil, aparecen las primeras reacciones revolucionarias de estudiantes e intelectuales. La policía comienza a persiguir encarnizadamente a estos revolucionarios, investiga acerca de las sociedades secretas, es inexorable, pero el movimiento revolucionario se extiende: en 1877, se lleva a cabo el proceso ñamado de los «cincuenta»; en 1878, el de los «noventa y tres».

Implicado en este último, el estudiante Bogoliubof, a pesar del decreto imperial que, en 1863, había abolido las penas corporales, fue maltratado a vergajazos en la cárcel, porque se había negado a descubrirse ante el general Trepov, gobernador de San Petersburgo.

Una joven, Vera Zasulich, se entera por el periódico. Pide audiencia al general y le dispara un tiro de pistola. En el curso del proceso se averigua que Vera ha estado también encarcelada, durante varios años, a causa de unas denuncias, por un hecho insignificante. Entonces salen a luz la arbitrariedad de la policía, el duro sistema policíaco que pesa sobre Rusia, sus métodos crueles, la deportación sin juicio, el alistamiento forzoso en el ejército como medida de represión.

El jurado, a pesar de estar compuesto por propietarios y funcionarios, absuelve a Vera Zasulich, ante las aclamaciones del público. Cuando la policía, a la salida de la audiencia, quiere detenerla gubernativamente, según su costumbre, los amigos de Vera la liberan por la fuerza.

Aquella joven se convirtió en la encarnación de todas las rebeldías del país y en su justificación. El régimen zarista parecía incapaz de hacer respetar unos principios que, sin embargo, había admitido solemnemente. Los terroristas, alentados por una especie de asentimiento de la opinión pública, multiplicaron sus atentados.

El rector de la Universidad de Kiev fue apaleado; oficiales superiores de policía y gobernadores, apuñalados o muertos a tiros en San Petersburgo, en Jarkov, en Kiev y en Arkangel. El 14 de abril de 1879, Soloviev disparó cinco veces contra Alejandro II, sin alcanzarle.

El gobierno reaccionó: diÓ plenos poderes a los generales-gobernadores de las grandes ciudades, y ejecutó o encarceló a un gran número de terroristas. Por su parte, éstos endurecieron sus posiciones: la sociedad secreta «Tierra y Libertad» (Semita i Volia), que, hasta entonces, bajo la influencia de Tchernichevski, venía haciendo un trabajo de base entre los campesinos, fue sustituida, a partir de 1879, por la sociedad «Voluntad del Pueblo» (Narodnaia Volia).

Este cambio de nombre implicaba un cambio de hombres y de programa. La nueva sociedad no era, en realidad, más que un «comité ejecutivo» de unos cuarenta miembros.

Aquel puñado de terroristas perfeccionó sus métodos, mediante el empleo de la dinamita, y las explosiones retumbaron por toda Rusia. El 4 de diciembre de 1879, el «comité ejecutivo» de la «Voluntad del Pueblo» publicó la sentencia de muerte del zar.

Mientras tanto, el gobierno había iniciado, bajo la influencia de Loris Melikov, un héroe de la guerra ruso-turca, una nueva política. Mientras los tribunales militares de nueva creación decretan ejecuciones capitales sin forma alguna de proceso, se adoptan medidas liberales: presos o deportados —tras la revisión de sus expedientes— son liberados a millares, y muchos estudiantes se reintegran a la universidad. Pero, sobre todo, el zar se dispone a conceder la representación nacional que la opinión reclama.



En febrero de 1881, un consejo secreto, en el que se hallan presentes los grandes duques y los principales ministros, adopta un proyecto de Constitución.

El 1.° de marzo de 1881, Alejandro II firma el documento que anuncia la Constitución, y ordena que se publique. Aquel mismo día, una bomba alcanza su trineo, no lejos del Palacio de Invierno. Resulta ileso, pero alguien lanza otra bomba que le fractura las piernas y le destroza el vientre. Poco después, expiraba en el Palacio. Era el octavo atentado contra la vida del zar.

La guerra de Crimea
Sobre los despojos del Imperio turco, Nicolás I propuso a los ingleses en 1853 un plan de repartición que concediera a Rusia las regiones de Moldavia y Valaquia, mientras que Egipto pasaría a control británico, y que los Lugares Santos fueran protegidos por el sultán. Pero Gran Bretaña rechazó este plan y el sultán renunció al ofrecimiento de protección. Nicolás I, preocupado por demostrar la fuerza del imperio, inició entonces las hostilidades contra los turcos. Éstos recibieron la ayuda de Gran Bretaña y de Napoleón III, que quiso devolver el prestigio a la diplomacia francesa, perjudicada desde el congreso de Viena de 1815. La caída de Sebastopol, el 8 de septiembre de 1855, después de un sitio de un año por las tropas del general Mac-Mahon, dio paso al tratado de París de 1856 y a la desmilitarización del mar Negro. Resultado poco alentador para una guerra que dejó un saldo de 300.000 muertos del lado ruso y 100.000 del francobritánico, en su mayoría víctimas de epidemias y de hambrunas…

CRONOLOGÍA DE SU VIDA:

1818 Nacimiento de Alejandro Nicoláievich en Moscú, el 29 de abril.

1825 Inicio del reinado de Nicolás I.

1851 Inauguración de la primera línea de ferrocarril.

1853 Inicio de la guerra de Crimea.

1855 Sitio de Sebastopol por las fuerzas anglo-francesas. Muerte de Nicolás I; Alejandro Nicoláievich asciende como zar Alejandro II.

1860 Creación de un banco del Estado.



1861 Alejandro II deroga la servidumbre.

1862 Organización y publicación de un presupuesto del Estado.

1863 Nueva base del impuesto. Reforma universitaria. Levantamiento general en Polonia.

1864 Conquista del Cáucaso. Se adoptan numerosas reformas: creación de las asambleas territoriales, zemstvo; organización de las escuelas primarias públicas y liceos; reorganización de la justicia.

elogios importantes para la mujer

1866 Dimitri Karakozov atenta contra el zar.

1867 Constitución del Turkestán ruso.

1873 Alianza de los tres emperadores: Alemania.Austria-Hungría y Rusia.

1874 Reforma de la conscripción.

1877 Guerra victoriosa contra Turquía en nombre de la ideología paneslava.

1879 Constitución del movimiento «La voluntad del pueblo», que declara la guerra a muerte del zar.

1881 Muerte de Alejandro II, el 13 de marzo,en un atentado organizado por el movimiento «La voluntad del pueblo».

Fuente Consultada:
Enciclopedia de Historia Universal HISTORAMA Tomo IX La Gran Aventura del Hombre

https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/estrella1_bullet.png

ocio total

juegos siete diferencias

noparece

fotos

creencias

anticonceptivos

mujeres

actitudes

actitudes


puzzles


------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------