Poema Sobre el Arbol y Sus Bondades – Mi Amigo el Arbol- Martha Arias



«Mi Amigo el Árbol» Poema Sobre el Árbol y Sus Bondades – Martha Arias

ENTRE AMIGOS:

Aunque te parezca raro estoy vivo y respiro.
Mis brazos abiertos se despliegan al cielo con verdores de todos los matices.
Me cuesta subsistir en las ciudades pero en el campo, bajo el cielo abierto, creo tocar las nubes con mi copa.
Soy viejo como el mundo y regalo generosamente flores, semillas y frutos de todas las especies.
Mi sombra es capaz de aliviar tu calor y velar tu descanso.
Mi eterno corazón de madera, desmembrado en cuatro patas, acunó tus horas primeras y presenciará seguro, la última luz de tu vida.Poema Sobre el Árbol
Soy amigo del agua que corre por los ríos y arroyos, del sol que ayuda a crecer, del aire que respiras.
Me acarician los vientos, me abanican los pájaros, me rejuvenecen los nidos.
El caminante de todos los caminos y los animales de todos los tiempos valoran mi existencia.
La lluvia y el rocío me refrescan, me lavan y me nutren. Temo a la sequía, al fuego, al hacha, al detergente, a la lavandina, a los insecticidas; a los alambres que ciñen en mi cuerpo para colgar basura y al filo del cortaplumas que se ensaña sobre mi tronco grabando corazones.
No hablo. No grito. No me quejo. Pero cuando me maltratan y me lastiman me abato en la desesperanza y hasta puedo morir.
Mi nombre es cortito. Lo aprenden los niños de sus padres apenas empiezan a balbucear y cuando crecen, aprenden mis bondades en la escuela.
Habito en los bosques, en la selva, en montes, praderas y montañas pero también soy personaje fantástico de cuentos, poemas y leyendas.
Sé que me necesitas y yo te necesito. Por eso te pido que me cuides y me multipliques.
¿Para qué tantos mimos? Para vivir más y mejor. Para que el planeta Tierra -nuestra única casa- continúe su derrotero purificándose de las heridas que le produce el hombre .¡Claro que todavía hay tiempo de salvarla! Pero es bueno que trasmitas que si yo no continúo enraizado por los siglos de los siglos en el mundo, será imposible vivir naturalmente. Y que si persisten en destruirme me extinguiré y entonces…respirar en el futuro será toda una aventura.
No me dañes. Enderézame cuando me veas torcido. Échame un poco de agua fresca si me descubres sediento o cabizbajo.
¿Sabes? A pesar de mi apariencia estática, estoy vivo y respiro.
Dios me colocó en la tierra para regalarte vida
¡No me mates!

Tu amigo : EL ÁRBOL.
Autora: Martha Dora Aria
s

Otras Poesias de Martha Arias

https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/estrella1_bullet.png

ocio total

juegos siete diferencias

noparece

fotos

creencias

anticonceptivos

mujeres

actitudes

actitudes


puzzles


------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------