Biografía de Manuel Galvez Obra Literaria Resumen de su Vida



LA VIDA Y OBRA LITERARIA DEL NOVELISTA  MANUEL GALVÉZ

Manuel Gálvez (1882-1962), novelista, dramaturgo, biógrafo y memorialista argentino nacido en Paraná (provincia de Entre Ríos).Hijo de una distinguida familia de ascendencia española, estudio con los jesuítas de Santa Fe y se graduo en Leyes en la Universidad de Buenos Aires aunque no se dedicó ejercicio de la profesión de abogado sino que cultivó el periodismo desd que se inició en la vida literaria con la publicación de un trabajo sobre Ibsen en el periódico Nuestra Época, que se publica en Santa Fe.

Terminó su carrera en leyes, con una tesis sobre La trata de blancas, para luego iniciar su vida literaria como poeta (El enigma interior, Sendero de humildad) y libretista de zarzuela, fundando una revista de importancia generacional, Ideas, junto con Ricardo Olivera. De joven simpatizó con el anarquismo cristiano inspirado por Liev Tolstói, y luego derivó hacia un nacionalismo de corte católico.

Manuel Gálvez

Manuel Gálvez

MANUEL GÁLVEZ  (1882-1962):  De la unión de don Manuel Gálvez y doña Ángela Baluguera nació este Manuel Gálvez en Paraná, el 18 de julio de 1882. Nació de buena familia, adinerada y de prosapia: era octavo nieto de Juan de Garay, contando entre sus ascendientes a Juana de Saavedra y Sanabria —hermana de Hernandarias—.

Cuando tenía tres años, pasó con su familia a la ciudad de Santa Fe. Allí entró al Colegio de la Inmaculada, donde desde los diez años hizo estudios de griego y de latín. Incursionó fugazmente en el colegio de Pizzurno, continuó sus tareas escolares en el Salvador, de Buenos Aires, y se recibió de bachiller en 1897. Desde ese momento se dedicó pacientemente a leer y al estudio de las leyes.

Sus primeros ensayos aparecieron publicados en “Nueva Época” y consistieron en críticas de obras teatrales. Pero en él bullía la creación y hacia ella se encaminó, con apresurado peso de principiante. En 1904, ya abogado, marchó a Europa.

En París se encontró con Rubén Darío, a quien leyó versos de su novia, Delfina Bunge, con la que contrajo matrimonio en abril de 1910. En agosto de 1907 irrumpió en la vida literaria porteña con su primer libro: “El enigma interior”, impresa por Biedma.

Entre ese año y 1909 viajó por Iss provincias del norte en su condición de inspector de enseñanza secundaria. De estos viajes nació un volumen de veintisiete poemas, “Sendero de humildad” que dedicó a sus amigos en las letras.

Concurrió a las reuniones de “El Almorzáculo”, peña de escritores donde se relacionó con colaboradores de la revista “Nosotros”. Tras una nueva y prolongada estancia en Europa, resolvió dedicarse por completo e la novela. Corría el año 1912.

Doce meses más tarde, el Departamento Nacional de Trabajo publicaba su ensayo “La inseguridad de la vida obrera”, fruto de tus experiencias como delegado argentino al Congreso es París. En 1919 fundó la Editorial Pax, junto a Augusto Bunge. En el teatro obtuvo éxitos reseñantes, como la adaptación de su famosa naveta “Nacha Regules”. Desde 1933 colabora en “La Nación”. En noviembre de 1962, la prensa publica la noticia de su deceso, con comentarios laudatorios sobre su obra literaria y su personalidad.

LA ÉPOCA DE GÁLVEZ: La generación de Gálvez vivió en un tiempo feliz, cuando Buenos Aires contaba apenas con ochocientos mil habitantes. Como gran parte de ellos eran extranjeros, la población nativa constituía realmente una gran aldea



. Eran días placenteros y tranquilos. No se conocían grandes fortunas, pero a nadie le faltaba dinero; los jóvenes se aburrían un poco por falta de diversiones, pero en cambio existía la amistad y el amor; todavía circulaban algunos tranvías a caballo, se bailaba la “polca militar” y, hasta en los barrios del centro, sobre todo en las primeras horas de la noche, el melancólico organillo trituraba las notas del vals “Sobre las olas” o “El delirio de Lucía”.

En este clima ingenuo, en esta sociedad que cultivaba el posromanticismo y se deleitaba con las empolvadas marquesas de Darío, Gálvez nació a las letras asesinando a los faunos y a los sátiros de una Grecia de tercera mano: sus compañeros eran todos rebeldes, creían en el tolstoísmo como en una especie de anarquismo cristiano, simpatizaban con el teatro libre de Antoine y eran espiritualistas cue creían en los principios esenciales de la religión.

En mayo de 1903 fundó la revista “Ideas”, semejante a una peña editorial, que reunió alrededor de Emilio Ortiz Grognet y Emilio Becher a figuras descollantes: Ricardo Rojas, Alberto Gerchunoff, Juan Pablo Echagüe, Ricardo Olivera, Mariano Antonio Barrenechea, Carlos Alberto Leumann, Juan Manuel Méndez, Atilio Chiáppori, Alfredo López Prieto, Ernesto Mario Barreda, Mario Bravo, Gustavo Martínez Zuviría y tantos otros, que se lanzaron así al quehacer literario.

Cuatro años más tarde, en agosto de 1907, irrumpió en la vida literaria porteña con su primer libro: “El enigma interior”, que apareció impreso por Biedma. Cada poema estaba dedicado a un hombre de letras, y todo el libro, a Delfina, el gran amor, cuyas blancas manas, pálidas y conventuales, le hacían soñar con las vírgenes de Botticelli. La crítica aceptó el trabajo con bastante complacencia y se vendieron, aproximadamente, ciento veinte ejemplares.

En julio de 1912 —al cumplir los treinta años— decidió iniciar su obra novelesca, planeada desde un lustro atrás. Juzgó llegado el momento de escribir, en prosa, aquello que conocía por experiencia. Sincero consigo mismo, Gálvez había esperado lo. suficiente rara no defraudar ni defraudarse; antes de entonces, mal hubiese podido describir padecimientos, porque no había sufrido ni vivido. Antes de lanzarse definitivamente hizo su plan: treinta novelas de la vida argentina, una cada año o cada año y medio. Estudió concienzudamente la técnica novelística y empezó a vivir en el mundo de los seres ficticios, creados por su imaginación.

En octubre de 1913 vio la luz “El solar de la raza“, reafirmación de hispanismo que marcó el retorno de la joven intelectualidad argentina a los viejos principios de la madre patria. “La maestra normal” (1914), novela de claro ambiente provinciano, le valió una revera crítica por parte del magisterio y algo también de la prensa; en Buenos Aires, el diario “El Pueblo” dijo que era un libro inmoral y pornográfico, al mismo tiempo que Unamuno lo defendía en La Nación” y Lugones sostenía en las columnas del mismo diario rué Gálvez atacaba a las provincias, a los maestros y a la escuela laica.

A principios de 1919 inició la preparación de una de sus más famosas y discutidas novelas: “Nacha Regules“, anticapitalista y revolucionaria en lo social y económico, aunque no en lo religioso.

En 1920 la Biblioteca de Novelistas Americanos publicó su “Luna de miel y otras narraciones“, que contiene cuatro novelinas y tres cuentos, y tres años más tarde apareció “Historia de arrabal“. “La tragedia de un hombre fuerte“, publicada en mayo de 1922, reflejó la lucha entre el espíritu emprendedor y el espíritu estático que se disputan el ser argentino encarnado en Víctor Urgel, en al escenario de la pasión política y la pasión de su amor.

Es Gálvez el aprovechado novelista de cada hora, de cada angustia; un escritor triunfalmente desafiante del tiempo, profundo psicólogo, retratista sincero para quien el arte y la ciencia de novelar es un instrumento dominado con perfección; es también el poeta del amor y de la mística, ultrasintético y humano.

FRAGMENTO:   “ASÍ SOY SIN TÍ”



Sin ti me siento solo,
abrumadoramente solo,
en un mundo de soledades,
vacío de ilusiones y de ideas,
de pensamientos y de todo.
Sin ti me siento abandonado
como si, con sus negros rasos,
la muerte me envolviera:
Sin ti soy una isla
sin pájaros, sin arboledas:
una isla sin playas hacia el mundo
y toda desolación y tristeza.
Sin ti soy un muerto que anda
por un camino de hojas secas.

CRÓNICA DE LA ÉPOCA:

Gálvez es también colaborador de La Nación y otros periódicos y revistas. La iniciativa de crear una revista surgió de Mario Antonio Barrenechea, secundado por Jorge Eduardo Coll. Al enterarse del proyecto, Gálvez se entusiasmó y habló de Ideas con su amigo Ricardo Olivera. El mismo Manuel Gálvez ha declarado que su objetivo es “luchar heroicamente contra el ambiente materialista y descreído, extranjerizante y despreciador de lo argentino, indiferente hacia los valores intelectuales y espirituales” que según él reinan en nuestro medio.

En el primer numero de la nueva revista, aparecido en mayo de este año, colaboran el escritor chileno Alberto del Solar, Ángel Estrada, Martín Gil, Eugenio Díaz Romero, Guillermo Leguizamón y Emilio Ortiz Grognet. Estaba encabezado por un artículo de Olivera titulado “Sinceridades”, una severa síntesis de la penuria intelectual en que vive el país. En las secciones permanentes aparecen las colaboraciones de Julián Aguirre, Martín Malharro, Emilio Becher, Juan Pablo Echagüe y el propio Gálvez.

Fuente Consultada:
Enciclopedia Estudiantil de Lujo Tomo III Editorial CODEX Manuel Gálvez
Diario El Bicentenario Fasc. N° 5 Período 1890-1909

 

https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/estrella1_bullet.png

ocio total

juegos siete diferencias
imagen truco limonimagen cazar serpienteimagen depositos acertijo


noparece

fotos

creencias

anticonceptivos

mujeres

actitudes

actitudes


puzzles


------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------