La iglesia colonial en el virreinato del Rio de la Plata Los Jesuitas



LA IGLESIA EN EL RÍO DE LA PLATA

DERECHO DE PATRONATO. Lograda la unidad religiosa durante la época de los Reyes Católicos, España reaccionó contra la reforma protestante a través de la Inquisición y de la Compañía de Jesús.

Al mismo tiempo, a medida que se consolida la monarquía absoluta en España, el rey adquiere distintas prerrogativas desde el punto de vista religioso: en 1508 el derecho de patronato le dio intervención en los asuntos eclesiásticos. Según esa tendencia el gobierno religioso de América estuvo fuertemente ligado al poder político que participaba en los nombramientos y en la aplicación de las órdenes eclesiásticas.

COLONIZACIÓN MISIONAL. Los misioneros procuraban, fundamentalmente, difundir la fe católica, pero, para el Estado —muchas veces— la evangelización fue un instrumento de la política centralizadora de los monarcas españoles.

Los JESUITAS: La Compañía de Jesús llegó con retraso respecto de las otras órdenes religiosas (franciscanos, dominicos, mercedarios, agustinos) caracterizándose por la técnica de concentración de sus provincias.

En el año 1604 fundó la provincia jesuítica del Paraguay, estableciendo sus reducciones entre los indios guaraníes y tapes. Fue una orden organizada bajo una rígida disciplina que reglamentaba todas las actividades. Los poblados, organizados uniformemente, constituyeron importantes unidades económicas.

Combinaron la propiedad colectiva con la individual; el indio, jefe de familia, poseía su terreno (abambae) pero estaba obligado a trabajar la tierra perteneciente al común (tabambae). Toda actividad, como ya hemos dicho, estaba reglamentada, y el trabajo se dividía por sexos. Los hombres se dedicaban esencialmente al cultivo: cacao, algodón, arroz, trigo, maíz, caña de azúcar, tabaco, yerba mate.

La explotación de la yerba mate originó un activo comercio, monopolizado por los jesuitas, que abrió caminos y vías fluviales. convirtiéndose Santa Fe en importante puerto de intercambio de este producto, que en muchas regiones llegó a tener el valor de moneda al carecerse de ésta.

La Orden de Jesús poseía también extensos campos dedicados al pastoreo. Contaba con oficiales especializados en diversos oficios: plateros, herreros, pintores, albañiles, tejedores. Las mujeres se dedicaban a hilar el algodón.

Se formaron así pequeñas unidades económicas en las que se realizaba una débil manufactura de tipo medieval.

Por real cédula del 20 de setiembre de 1649 obtuvieron la prerrogativa de organizar a los indios en milicias, adiestrándolos en el manejo de las armas, ante los ataques de las “bandeiras” (grupo de aventureros de origen lusitano dedicados a la caza de esclavos).

En este siglo, en toda Europa, se desata una campaña contraria a los jesuitas, siendo expulsados en 1754 de Portugal y sus colonias. Igual actitud tomaron Luis XV en Francia y Calos III en España.





OTROS TEMAS EN ESTE SITIO



Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *