Segundo Triunvirato Romano Caida de la Republica El Imperio






roma antigua

LECCIÓN XIV: SEGUNDO TRIUNVIRATO.

  1. Estado de Roma a la muerte de César. — Los crímenes son siempre inútiles, y el asesinato de César en nombre de la libertad, no produjo el resultado que se proponían los conjurados, porque el restablecimiento de la República era imposible, en las condiciones en que se encontraban tanto los patricios como los plebeyos. Así es que el pueblo, lejos de aplaudir la muerte de César, pedía a gritos el castigo de los culpables; y el senado, participando de la consternación general, abandonó también a los asesinos; y éstos que no tenían nada dispuesto para sustituir el gobierno de César, viéndose además rechazados por la opinión general, se refugiaron en el Capitolio.

  En tanto el cónsul Marco Antonio, con los partidarios de César, y entre ellos Lépido, general de la caballería, se apoderan del gobierno; y aunque el senado intenta reconciliar a los dos partidos, la irritación y el odio del pueblo llegó a su colmo, cuando Antonio desde la tribuna leyó el testamento de César, y mas todavía cuando hizo el elogio del dictador con motivo de sus funerales. Los asesinos no creyéndose seguros en vista de la exasperación del pueblo, tuvieron que salir de Roma.

 Antonio, dueño de la ciudad, se hizo dar por el senado una guardia de 6,000 hombres, y decidió a que se amnistiara a Bruto y Casio, los cuales tomaron posesión de los gobiernos de Galia, Cisalpina y de Macedonia respectivamente, para los cuales eran nombrados en el testamento de César.

  1. Octavio en Roma. Guerra de Módena. — César en su testamento nombraba por heredero a su sobrino Octavio, hijo de su hermana Julia, joven entonces de 18 años y que se hallaba completando su educación en Grecia. Al saber la muerte del dictador, Octavio se presenta en Roma, consiguiendo en poco tiempo atraerse el afecto del pueblo y del ejército, y aun de la mayor parte de la nobleza.

  Antonio consiguió que el senado le confiriese el gobierno de Cisalpina, y marchó con un ejército a desposeer a Bruto de aquella provincia, pero su conducta anterior le había enajenado todas las voluntades en Roma, hasta de los mismos partidarios de César; y el senado cediendo a la elocuencia de Ciceron, que en sus célebres Filípicas puso de manifiesto los proyectos ambiciosos de Antonio, declaró a éste enemigo de la patria, encargándose de combatirlo el joven Octavio, con los cónsules Hircio y Pansa.

  Alcanzado Antonio, que estaba sitiando a Bruto en Módena, fue derrotado por Octavio, perdiendo los dos cónsules la vida en la batalla; con cuyo motivo le fue conferido el consulado al vencedor, a pesar de sus pocos años.

En tanto Antonio por medio de una hábil retirada había salvado los restos de su ejército, y Lépido encargado de combatirle, se había unido con él. En esta situación el senado confía a Octavio el mando de las tropas contra Antonio y Lépido; pero en lugar de combatirlos, tuvo con ellos una conferencia en Bolonia, que dió por resultado la formación del segundo triunvirato.

  1. Segundo Triunvirato: proscripciones. — Los triunviros se repartieron las provincias como cosa propia; pero aspirando cada uno de ellos, por lo menos Octavio y Antonio, a la dominación exclusiva en la República, y mutuamente recelosos, dejaron Italia pro indivisa, adjudicándose Octavio Sicilia, Cerdeña y África, Antonio las dos Galias, y Lépido Narbonense y España; conviniéndose además en que este último quedaría en Roma, mientras los dos primeros irían a combatir contra los asesinos de César que eran dueños del Oriente.

  Antes de emprender esta guerra, los triunviros, para deshacerse de sus enemigos, y proporcionarse dinero para pagar al ejército, comenzaron aquellas terribles proscripciones mil veces más crueles e inhumanas que las de Mario y Sila, conviniéndose en inmolar cada uno a sus enemigos, sin que los otros dos pudieran evitarlo.

Así fueron sacrificados, Cicerón por Antonio, y un tío de éste, un hermano de Lépido, y uno de los tutores de Octavio. En las listas de la proscripción figuraban los ciudadanos mas ricos, y entre ellos 300 senadores y 2,000 caballeros.

  Los triunviros pusieron a precio las cabezas de los proscritos, otorgando grandes premios a los asesinos.

  Hartos de sangre y de riquezas, y ahuyentados de Italia los republicanos, los triunviros se proponen hacer la guerra a Bruto y Casio.

 emperador octavio emperador
LépidoOctavioMarco Antonio
  1. Batalla de Filipos. — Los conjurados consiguieron reunir en Oriente un ejército de 400,000 hombres. Casio consiguió apoderarse de Siria, y Asia Menor; y Bruto se hizo dueño de Tracia, Macedonia y Grecia; uniéndoseles además los restos del ejército de Pompeyo, derrotado en Farsalia. Por otra parte, una escuadra poderosa, aumentada con la de Sexto Pompeyo que dominaba en Sicilia, les aseguraba el dominio del mar.

  Los triunviros desembarcaron en Grecia, y después de ligeras escaramuzas, favorables a los conjurados, los dos ejércitos pasaron a Macedonia, obligando Antonio a sus enemigos a aceptar la batalla en los campos de Filipos. Los dos ejércitos contaban casi iguales fuerzas; el primer combate fue rudo y sangriento, y Casio creyéndose vencido, se dió la muerte; y reanudada la batalla en el mismo lugar veinte días después, fue derrotado el ejército de Bruto, que se quitó también la vida, atravesándose con su espada. Así concluyeron los últimos defensores de la República.

  Los triunviros libres de enemigos en el continente, se repartieron de nuevo las provincias, tocando el Occidente a Octavio, y el Oriente a M. Antonio. Lépido, que en esta primera división no tuvo participación alguna, recibió más adelante el África.

  1. Guerra de Persa; tratado de Brindis. — Para recompensar al ejército victorioso en Filipos, Antonio se dirige al Oriente a fin de exigir en aquellas provincias crecidas contribuciones, y Octavio en Italia se apoderó de los bienes comunes, robó los templos y las ciudades, y despojó de sus tierras a un gran número de particulares. A consecuencia de estos hechos vandálicos, Virgilio comenzó a darse a conocer en Roma.

  Con estas medidas nació el descontento en Roma y en Italia contra Octavio, a la vez que el ejército puso más de una vez en peligro su vida. Aprovechándose del disgusto general Lucio Antonio, hermano del triunviro, y Fulvia su mujer, y madre de Claudia, repudiada por Octavio, le declaran la guerra, y se apoderan de Roma, de donde fueron arrojados por Agripa, yendo a encerrarse en la ciudad de Perusa, que tuvo que rendirse por hambre, señalándose entonces Octavio por sus crueldades, mandando degollar trescientos caballeros y senadores sobre el altar de César.

  Mientras estos acontecimientos se realizaban en Italia, M. Antonio se entregaba a la vida muelle y a los placeres en Egipto donde reinaba la célebre Cleopatra. Pero cuando conoció el resultado de la guerra de Perusa, y supo que Octavio se había hecho dueño de las provincias de Occidente, se embarco para Italia, haciendo a la vez alianza con el hijo de Pompeyo que continuaba dominando en Sicilia. Al desembarcar en Brindis, negándose las legiones a pelear, Antonio y Octavio hicieron un nuevo tratado, encargándose el primero de gobernar el Oriente y de hacer la guerra a los Partos, Octavio del Occidente y de combatir a Sexto Pompeyo, y a Lépido se le dió el África. Como garantía de la paz entre los triunviros, Antonio, por haber fallecido su mujer Fulvia, se casó con la bella y virtuosa Octavia, hija de Octavio.

  1. Guerra con Sexto Pompeyo. — El hijo de Pompeyo, dueño de Sicilia de donde Roma se surtía de trigo, era un constante peligro y un enemigo temible para los triunviros. Estos, después del tratado de Brindis, establecieron un concierto con Sexto, por el cual éste permitiría surtir de grano Italia, dejándole en cambio la posesión de Sicilia, Córcega y Cerdeña.

Después de lo cual Antonio se encaminó al Oriente para hacer la guerra a los Partos, y Octavio fue a someter algunos pueblos galos que se habían sublevado.


Anuncio Publicitario


  El tratado celebrado entre los triunviros y Sexto Pompeyo no podía ser duradero, aspirando Octavio a vencer a su enemigo, para poder combatir más ventajosamente contra Antonio, y proponiéndose el hijo de Pompeyo extender su dominación a toda la República. Más para empeñar la guerra con este enemigo, necesitaba Octavio una poderosa escuadra, que consiguió reunir con las naves mandadas construir por el célebre Agripa, y con las que le proporcionaron Antonio y Lépido.

Cuando todo lo tuvo dispuesto, le declaró la guerra; y aunque los primeros encuentros fueron favorables a Sexto, últimamente fue deshecha su escuadra merced a los talentos y al valor de Agripa, en la batalla de Nauloc, al N. de Sicilia, huyendo Pompeyo al Asia, donde le mandó matar el prefecto de Siria.

  Poco después Octavio despojó a Lépido de su gobierno de África, y de la dignidad de triunviro, quedando así único dueño del Occidente.

  1. Marco Antonio en Oriente: guerra contra los Partos. — Aunque la reina de Egipto había sido acusada de prestar su apoyo a Bruto y Casio, Antonio en lugar de castigarla, prendado de su belleza como ya antes lo estuvo César, se olvidó a su lado de su mujer, la virtuosa Octavia , y cedió a la seductora Cleopatra las provincias romanas vecinas del Egipto.

  Entre tanto sus lugartenientes alcanzaron algunas victorias contra los Partos; y Antonio queriendo recoger la gloria de aquellas guerras, se propone llevar sus armas al corazón de Partia, haciendo antes alianza con el rey de Armenia pero sufrió una gran derrota, y tuvo que emprender una desastrosa retirada, que bien puede compararse con la de los 10,000, pues en el espacio de cien leguas por países desconocidos y enemigos, y en veinte y siete días, libró diez y ocho batallas, llegando al cabo de este tiempo a Siria con los pocos restos del ejército que pudo salvar.

Sin embargo, celebró en Alejandría con una pompa inusitada sus imaginarios triunfos sobre los Partos: y repudió a Octavia, casándose con Cleopatra.

  1. Ruptura entre Octavio y Antonio. Batalla de Actium. — La conducta de Antonio en Egipto, y sus desastres en la guerra contra los Partos, causaron profunda indignación en Roma; y la irritación contra el triunviro llegó a su colmo, cuando se supo que había repudiado a Octavia para casarse con Cleopatra. En vista de lo cual, los comicios privaron a Antonio de la potestad triunviral, encargando a Octavio de dirigir la guerra contra Cleopatra.

  Se hicieron grandes preparativos por una y otra parte para esta guerra; pero eran mayores los elementos con que contaba Antonio. Cleopatra que le acompañaba con las naves egipcias, lo decidió a dar la batalla en el mar, cuando era casi segura su victoria, si hubiera combatido en tierra. Encontráronse las dos escuadras casi de iguales fuerzas en el promontorio de Actium, a la entrada del golfo de Ambracia.

Pero al comenzar la acción, Cleopatra se huyó con sus naves. Antonio la siguió también, abandonando su ejército de tierra, que tuvo que entregarse a Octavio.

  1. Muerte de Antonio y de Cleopatra. — Los fugitivos llegaron al Egipto, entregándose Antonio a la vida mas desenfrenada. Octavio, después de contener en Italia una sublevación militar, se dirige al Egipto; y Cleopatra pensando seducirle, como antes lo hiciera con César y Antonio, procuró desembarazarse de éste, haciéndole decir que se había quitado la vida.

  El desdichado Antonio; ciego por su pasión, no quiso sobrevivir a su amada, y se quitó la vida atravesándose con su espada.

  Cleopatra no consiguió su objeto: Octavio no quiso verla, y estaba dispuesto a llevarla cargada de cadenas a Roma: pero ella se libró de esta ignominia, dándose la muerte con un áspid.

De esta manera el Egipto, concluida en Cleopatra la dinastía, de los Lagidas, fue declarado provincia romana por Octavio, encargando su gobierno a un prefecto.

  1. Fin de la República. — Con la muerte de Antonio quedó Octavio libre de enemigos, y único dueño de la República. El antiguo régimen, la antigua Roma, quedó aniquilada por César en los campos de Farsalia, comenzando entonces su agonía, que viene a terminar en los llanos de Filipos, y en la batalla naval de Actium.

  La aspiración de los Gracos, de Mario y Sila, de Pompeyo y César: la marcadísima tendencia de política romana en los últimos tiempos de la República, a constituir un poder único, fuerte y enérgico, que pueda hacer entrar en orden los moribundos elementos de la sociedad romana, se realiza en Octavio, que por encima del senado, de los tribunos y de los comicios, inaugura el poder personal que Roma necesitaba, y sin el cual hubiera perecido. Octavio pone fin a la República, y da nacimiento al Imperio.

  1. Causas de la caída de la República. — Varias veces hemos dicho que Roma tenía la misión de establecer la unidad material en el mundo antiguo, como antecedente necesario para la unidad moral que había de realizar el cristianismo. Para conseguir este resultado, Roma necesitó ante todo una fuerte y poderosa constitución, en cuya obra se ocupó la República en los primeros siglos, contribuyendo a ella por igual patricios y plebeyos, el senado y el pueblo.

  Fuerte Roma dentro de sí misma, pudo comenzar la conquista y sumisión de todos los pueblos, tomando parte en ella los dos órdenes, el senado que manda y dirige, y el pueblo que obedece y ejecuta. Pero si hasta aquí el senado había sido fiel representante de los destinos de Roma, contribuyendo a la constitución romana, y afianzando las conquistas; cuando llegó la hora de comunicar a Italia los derechos de ciudadanía, el senado se opuso tenazmente a esta concesión, que cercenaba sus privilegios y sus riquezas; originándose de aquí la guerra social y las guerras civiles.

Como esa concesión era Justa, y como justa necesaria, y el senado, dada su organización aristocrática y privilegiada, no podía prestarse a ella; comenzó entonces su decadencia, que aunada con la corrupción y la inmoralidad, patente desde la guerra de Iugurta, trajeron aquella corporación, antes asamblea de reyes, a su completa desorganización y a su ruina. Perdido su prestigio, se constituye en rémora para la marcha de Roma, que era la de la civilización; y debía desaparecer, abandonando la dirección a otro poder más en armonía con las nuevas necesidades

  Por otra parte, la plebe después de igualarse en derechos con los patricios, había perdido también sus antiguas virtudes y su patriotismo. Abandonando la vida de la ciudad para hacer la vida de los campamentos, durante el largo periodo de las conquistas, se unió estrechamente con sus generales, que la conducían a la victoria, y de los cuales todo lo podía esperar, olvidándose cada día más de Roma, y de los asuntos y poderes de la gran ciudad.

De este modo comenzó a elevarse el poder militar enfrente del poder civil; el prestigio que perdía el senado, lo recogían los generales. Así es que desde Mario y Sila el poder de Roma no está en la ciudad, sino en los campamentos: la lucha de patricios y plebeyos está ahora representada en las sangrientas guerras civiles entre los partidos y sus generales.

  Desde entonces la cuestión toma otro carácter: se trata en ella si ha de vencer el espíritu estrecho que representa el senado, negándose a comunicar a los otros pueblos su derecho quiritario, cuya bandera levantan Sila, Pompeyo y los asesinos de César; o si habrá de triunfar la política expansiva de Mario, César y Octavio, representantes de la democracia en Roma, y de los intereses de los italianos, como preparación a una extensión mayor en el porvenir de los derechos a todos los pueblos.

  Y vencieron estos últimos porque su causa estaba conforme con el destino de Roma, que era el de la civilización. Y desapareció la República del senado y de los aristócratas, que en sus últimos tiempos condujo a Roma al borde de su ruina, porque era incompatible con las nuevas ideas y las nuevas exigencias de la gran ciudad, y porque le era imposible realizar sus nuevos destinos. Y le sucedió el despotismo del Imperio, como único y necesario remedio contra los excesos de la oligarquía, y como institución más conforme con la nueva vida y el porvenir de Roma.

  Por otra parte, perdida la fuerza de la constitución romana, desorganizados los elementos que le habían dado vida en sus primeros tiempos, el senado, con toda corporación, y más las aristocráticas, era impotente para gobernar un Estado, cuyos limites se extendían desde el Eúfrates al Atlántico se necesitaba para ello una grande y enérgica unidad en el poder, la concentración de todas las fuerzas en un solo hombre, como lo realizó el Imperio.

  1. Cultura romana en tiempo de La República. —Cada pueblo tiene una misión especial que desenvolver en la historia de la humanidad; y Roma no estaba llamada a influir en el mundo por el arte y la literatura; que ya antes que ella Grecia había producido los más acabados modelos. Así es que en los primeros siglos de la República, Roma ocupada en constituirse y después en conquistar, se cuidó bien poco de la cultura del espíritu, hasta la época de la conquista de Italia meridional y de Grecia.

  Ya hemos manifestado en otra parte la profunda impresión que produjo en Roma el conocimiento de la cultura y civilización helénica, y el afán con que los Escipiones, y otros principales personajes, procuraron apropiarse el saber de los griegos, especialmente en aquellas materias que más relación tenían con la manera de ser y el carácter romano; sin que fueran bastantes a contener esta afición las severas censuras de Catón, que terminó pagando tributo a lo mismo que había condenado, aprendiendo el griego en su vejez.

  Despertada así la afición a la literatura, y teniendo delante los modelos acabados de Grecia, los romanos no pudieron hacer otra cosa que imitarlos, como puede observarse en Plauto, poeta cómico, que se distingue por las agudezas y los chistes vulgares, por el plan, la exposición más adecuada, es imitador de la comedia nueva griega en Terencio, tomó por modelo en sus comedias a Menandro, y es más culto y artístico que Plauto. Además de estos poetas, cultivaron el género dramático, Livio Andrónico, griego de Tarento, Cneo Nevio, Q. Ennio, M. Pacuno, y S. Attio, aunque de sus obras sólo han llegado a nosotros algunos fragmentos. En el género épico florecieron los mismos Cneo Nevio, y Q. Ennio.

  La primera historia se escribía en forma de Anales; más adelante M. Porcio Caton escribió sobre los orígenes de Roma, cuya obra por desgracia no ha llegado hasta nosotros. Polibio, llevado en rehenes como otros griegos a Roma, escribió una historia universal, de la que se conservan cinco libros. En los últimos tiempos de la República la historia alcanzó un vuelo extraordinario con César, G. Nepote y Salustio, como veremos más adelante. En el último siglo de la República floreció el poeta Lucrecio Caro, autor del poema didáctico titulado De rerum natura.

  A la vez que la literatura, penetró en Roma la filosofía griega, especialmente la escuela estoica, que por su sentido práctico, se acomodaba mejor al carácter romano y la oratoria fue muy cultivada, distinguiéndose los Gracos, Craso, M. Antonio y César.

  En las otras ciencias y en las bellas artes, los romanos durante la República no hicieron otra cosa que apropiarse los conocimientos de los griegos; sólo la arquitectura produjo en aquel tiempo gran número de marcada utilidad.

  Pero merece especial mención entre los romanos la ciencia del derecho. Roma, nacida para dominar, cultivó con particular esmero los ramos del saber que más directamente se relacionaban con la especialidad de su carácter; entre los cuales ninguno alcanzó la importancia que el derecho, sin duda porque de él se valieron como arma poderosa de dominio, primero los patricios contra los plebeyos, y después Roma con los italianos y con los demás pueblos.

Ya hemos visto cómo llegó a redactarse el código de las Doce Tablas, primera ley escrita entre los romanos pero como el conocimiento del derecho encerraba un interés vital dada la organización de Roma, bien pronto se fundaron escuelas para su enseñanza, siendo la primera la de Coruncano, y se distinguieron gran número de jurisconsultos, entre los que merecen citarse Mucio Escévola, Trebacio Testa. Q. Tuberon y otros.

  1. Agricultura, industria y comercio. — Pasados aquellos primeros tiempos en que cada ciudadano cultivaba por sí mismo su pequeña heredad, con la miseria del pueblo agobiado de deudas, el aumento de la esclavitud a consecuencia de las conquistas, y la aglomeración de grandes propiedades en poder de los ricos, la agricultura decayó notablemente en toda Italia, encargándose los trabajos a los esclavos, y convirtiendo hasta las tierras mas fértiles en campos de pastos, donde pudieran apacentar a poca costa los ganados.

Así es que, a pesar de la escasa población de Italia, este país tan fértil en todos tiempos, no producía entonces, ni con mucho lo que necesitaba para el consumo, convirtiéndose Roma en tributaria de Sicilia y de África primero, y de Egipto después, de cuyos países sacaba el primer artículo de la subsistencia los cereales, Y en vano fue que Catón escribiera un trabajo de agricultura, y en vano que por las leyes agrarias se pidiera el restablecimiento de las pequeñas propiedades; la política llevaba a los romanos por otros caminos, y cada día fue mayor la decadencia de la agricultura.

  La industria bien escasa en los primeros tiempos de la república, porque eran entonces sencilla la vida y limitadas las necesidades, tomó un vuelo extraordinario cuando, por la conquista de Grecia y del Oriente, penetraron en Roma el lujo y el refinamiento de la civilización. Pero también en este movimiento permanecieron pasivos los romanos, que se hacían traer los objetos fabricados de aquellos países: pues en Roma en aquel tiempo los ricos eran bastante poderosos para sufragar aquellos gastos, y los pobres en todo pensaban, menos en trabajar.

  El comercio adquirió un desarrollo inmenso, como hasta entonces no se había conocido. La reunión bajo un solo gobierno de todo los pueblos del Mediterráneo, (Mare nostrum); la seguridad que por esta razón alcanzaron las comunicaciones, sobre todo desde las guerras de Pompeyo contra los piratas; las necesidades que crearon tantas conquistas, y el desarrollo del lujo y el aumento de los goces y comodidades; todo contribuyó a que eso multiplicaran de un modo extraordinario las relaciones comerciales. Pero tampoco fueron los romanos los sostenedores de aquella actividad mercantil; Marsella en Occidente, y las ciudades de Grecia en el Oriente, desempeñaron entonces el papel de Fenicia y Cartago en tiempos anteriores.

RESUMEN DE LA LECCIÓN XIV.

 —1.  La muerte de César produjo una consternación general en Roma, y los asesinos rechazados por la opinión, se refugiaron en el Capitolio, y huyeron de Roma, cuando M. Antonio leyó el testamento de César, e hizo su elogio durante sus funerales; pero fueron amnistiados, y Bruto quedó gobernando Cisalpina, y Casio Macedonia, mientras Antonio era dueño de Roma.

—2. Octavio, nombrado heredero por César, se atrajo en poco tiempo el afecto del pueblo y del ejército. Encargado por el Senado de combatir a Antonio que se había apoderado de Cisalpina, consiguió derrotarlo en Módena, y fue nombrado cónsul. Antonio salva los restos de su ejército; Lépido que había de combatirlo, se une con él; y Octavio que marcha contra ambos, en lugar de perseguirlos, celebra con ellos una conferencia, que dió por resultado la formación del segundo triunvirato.

—3. Los triunviros se repartieron las provincias de Occidente, mientras los asesinos de César dominaban en Oriente; y antes de dirigirse contra éstos, se deshicieron de sus enemigos en Roma, por medio de las proscripciones, pereciendo en ellas Cicerón y otros muchos personajes.

—4. Los triunviros marcharon contra los conjurados, y en la doble batallada Filipos fueron éstos vencidos y se quitaron la vida Casio y Bruto. Los triunviros se repartieron nuevamente las provincias, tocando a Octavio el Occidente, a Antonio el Oriente, y a Lépido se le dio después el África.

— 5. Para recompensar al ejército, ordenó Octavio un despojo casi general en Italia; y aprovechándose los partidarios do Antonio de estas circunstancias, le declaran la guerra; pero fueron arrojados de Roma por Agripa, obligados a rendirse por hambre en Perusa. En esto regresa Antonio de Egipto; pero negándole las tropas a combatir, se celebró un nuevo tratado en Brindis entre los triunviros, repartiéndose nuevamente, y de la misma manera que antes, las provincias.

—6. Cneo Pompeyo dominaba en Sicilia; y Octavio, para combatirlo, consiguió reunir una poderosa escuadra, que a las órdenes de Agripa derrotó en Nauloc la de Cneo, que huyó al Asia donde fue muerto poco después. Octavio despojó además a Lépido del África; y quedó único dueño del Occidente.

7. Antonio, prendado de la reina de Egipto, le cedió varias provincias. Haciendo la guerra a los Partos, fue por éstos derrotado, emprendiendo una peligrosísima retirada, en la que perdió la mayor parte de su ejército. De vuelta en Egipto, repudió a su mujer Octavia, hija de Octavio, y se casó con Cleopatra.

—8. Por la conducta de Antonio en Egipto, los comicios lo privaron de la dignidad triunviral, y encargaron a Octavio la guerra contra Cleopatra. En la batalla naval de Actium, se huyeron Cleopatra y Antonio, su ejército y parte de su escuadra se entregaron a Octavio.

—9. Llegados a Egipto, Cleopatra hizo decir a Antonio que se había suicidado, y éste se quitó la vida atravesándose con su espada. La reina de Egipto, no pudiendo seducir a Octavio, que había marchado en persecución de los fugitivos, se dio la muerte con un áspid. El Egipto fue declarado provincia  romana.

—1O. En la batalla naval de Actium concluyó la república romana, quedando Octavio único dueño de los destinos de Roma, realizándose de esta manera la tendencia marcada de la política romana desde tiempo de los Gracos.

—11. En los primeros siglos de la República, Roma adquirió una fuerte y poderosa constitución con la cual pudo extender sus conquistas por el Mediterráneo pero después el Senado, negándose a conceder la ciudadanía a los italianos, era una rémora para la marcha de la civilización, y tuvo que ceder el gobierno al imperio. A la vez se iba encumbrando el poder militar desde los tiempos de Mario y Sila; naciendo las luchas entre la política estrecha del Senado, y las tendencias expansivas de la democracia, triunfando ésta última con César y Octavio. Por otra parte, el Senado por su propia naturaleza, era impotente para gobernar un Estado que se extendía desde el Eúfrates al Atlántico.

 —12. La literatura romana fue en aquel tiempo una imitación de la griega, como puede observarse en los poetas cómicos Plauto y Terencio. En la historia se distinguió el griego Polibio: y en la poesía didáctica Lucrecio que escribió el poema De rerum saturo. En filosofía los romanos aceptaron la escuela estoica; y en la oratoria brillaron los Gracos, Craso y César. De las bellas artes, sólo cultivaron la arquitectura; pero adquirió grande importancia el estudio del Derecho, fundando la primera escuela para su enseñanza Coruncano, y distinguiéndose como jurisconsultos Escévola, Trebacio Testa y Tuberon.

—13. Con las grandes propiedades de los ricos, la miseria de los pobres y el aumento de la esclavitud, decayó considerablemente la agricultura, dedicando a pastos hasta las tierras más fértiles. La industria escasa al principio, creció en gran manera por el lujo y la corrupción de costumbres: pero estaba en poder de los griegos y de los orientales. El comercio se extendió de un modo considerable por la unión de tantos pueblos bajo un solo gobierno y por la seguridad de las comunicaciones; siendo Marsella y las ciudades de Grecia, las que sostenían el movimiento mercantil en aquel tiempo.

Formación del Primer y Segundo Triunvirato en Roma Antigua





OTROS TEMAS EN ESTE SITIO



Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *