Los Filosofos Naturales Toma de la Bastilla Pensamiento Ilustrado



Los Filósofos Naturales Toma de la Bastilla

¿Qué es la Ilustración?  La Ilustración no es un suceso concreto, sino un movimiento histórico, también llamado «de las luces» o «Iluminismo». Con él se hace famosa la expresión latina sopere cude!, «atrévete a saber»; el hombre se invita a sí mismo a «saber», a «conocer» y así, se pretende conseguir una expansión del conocimiento semejante a la luz cuando brilla libremente y destruye las zonas de tinieblas, es decir, de ignorancia. Se abre así una época histórica.

Previamente a la Ilustración se había empleado muchas veces la metáfora de la luz, pero en estas tradiciones anteriores la fuente de donde emergía la luz era Dios o la divinidad. Si el hombre, mediante su esfuerzo y su fe, alcanzaba a liberarse de las cadenas de sus deseos, de todo lo que le unía a la tierra y al mundo de las cosas, entonces, en el último rincón de su alma, podía recibir la luz que le llegaba desde el espíritu de Dios. Esta metáfora era tan platónica como cristiana y así acompañó a toda la historia de Occidente.

En contraste con esta tradición, los ilustrados del siglo XVIII querían decir otra cosa. La luz que recibía el hombre no procedía de una divinidad, sino del propio trabajo y esfuerzo del hombre. Era el propio hombre el que proyectaba luz a su alrededor, con su trabajo, con su esfuerzo constante, con la mejora permanente de su atención, de su mirada, de su críticaEn el fondo se trataba de una fe del hombre en sí mismo, como si el hombre hubiera tenido que creer en Dios mientras se hacía mayor de edad, y, una vez maduro, tuviera que emprender su por sí mismo.

Los intelectuales de la Ilustración eran conocidos por el término francés de philosophes, aun cuando no todos ellos fueran franceses y pocos fueran filósofos, en el sentido literal de la palabra. Eran literatos, profesores, periodistas, estadistas, economistas, científico; de la política y, sobre todo, reformadores sociales.

Venían de la nobleza y de la clase media, y unos cuantos, incluso, de la clase media baja.  Aunque era un movimiento verdaderamente internacional y cosmopolita, la Ilustración realzaba, asimismo, el papel dominante representado por la cultura francesa. París fue su capital reconocida,  y muchas cabezas de la Ilustración fueron francesas.

Los philosophes franceses influyeron en los intelectuales de todas partes y crearon un movimiento que afectó al mundo occidental entero, incluyendo las colonias inglesas y españolas en América. Si bien los filósofos encaraban diversas circunstancias políticas, según el país en que vivieran, compartían vínculos comunes como parte de un movimiento verdaderamente internacional.

Aun cuando se les llamara filósofos, ¿qué significaba la filosofía para ellos? El papel de la filosofía era cambiar el mundo, no sólo razonar sobre él. Como dijera un escritor, filósofo es «aquel que se aplica al estudio de la sociedad con el propósito de mejorar a los de su especie y hacerlos más felices».

Para los filósofos, el racionalismo significaba relación de un grandioso sistema de pensamiento para explicar todas las cosas. La razón era el método científico y significaba un llamado a los hechos y la experiencia. Un espíritu de criticismo racional había de aplicarse a todo, incluidas la religión y la política.

LA ILUSTRACIÓN EN FRANCIALA ILUSTRACIÓN EN FRANCIALA ILUSTRACIÓN EN FRANCIALA ILUSTRACIÓN EN FRANCIALA ILUSTRACIÓN EN FRANCIALA ILUSTRACIÓN EN FRANCIA
RousseauSpinozaDescartesPascalLeibnizVesalio
      

LA TOMA DE LA BASTILLA: El 14 de julio de 1789, las multitudes parisienses en busca de armas atacaron y tomaron la armería real conocida con el nombre de la Bastilla. Ésta también había sido una cárcel estatal y la toma de la fortaleza señalaba el triunfo de la «libertad» sobre el despotismo. La intervención del pueblo parisino salvó al Tercer Estado de un intento contrarrevolucionario de Luis XVI.



Relato en un periódico parisino sobre la Toma de la BASTILLA: Primero la gente intentó penetrar en la fortaleza por la calle de Saint -Antoine, fortaleza en la que nadie jamás ha penetrado, en contra de  los deseos de este despotismo espantoso y donde el monstruo aún residía. El gobernador traidor había puesto fuera una bandera dera en señal de paz. Así, se realizó un adelanto confiable; un destacamento de de guardias franceses, quizás de cinco a seis mil burgueses armados, penetró en los patios exteriores de la Bastilla; pero tan pronto como unas seiscientas personas traspasaron el primer puente levadizo, el puente fue alzado y el fuego de artillería segó  la vida a varios guardias franceses y algunos soldados; el disparaba contra la ciudad y la gente se sobresaltó; gran  de individuos fue muerto o herido; pero entonces se recuperaron y se pusieron a salvo de los disparos… mientras tanto, trataron de localizar algún cañón; atacaron desde el lado del agua a través de los jardines del arsenal, y desde allí llevaron a cabo un asedio ordenado; avanzaron desde varias direcciones en medio de un incesante tiroteo.

Era una escena terrible… la lucha fue arreciando con intensidad; los ciudadanos se habían endurecido contra el fuego; de todas direcciones treparon hasta el techo o irrumpieron en las habitaciones; en cuanto un enemigo aparecía entre las almenas de la torre era blanco de cientos de disparos y derribado al instante; mientras tanto, los disparos de cañón se dirigieron precipitadamente contra el segundo puente levadizo, que estalló en pedazos, rompiéndose las cadenas; en vano respondió el cañón en la torre, puesto que casi toda la gente se hallaba protegida de sus disparos; la furia arreciaba al máximo; la gente valientemente enfrentó la muerte y toda clase de peligros.

Las mujeres, en su vehemencia, nos ayudaron con todas sus fuerzas; incluso los niños, después de la descarga de fuego desde la fortaleza, corrían aquí y allá recogiendo balas y disparando; [y así cayó la Bastilla y su gobernador, de Launey, fue capturado]… Serena y bendita libertad, por vez primera ha sido, por fin, introducida en esta morada de los horrores, en este espantoso refugio del despotismo monstruoso y de sus crímenes.

Mientras tanto, se aprestan a marchar; salen entre una enorme multitud; los aplausos, los estallidos de alegría, los insultos, los juramentos arrojados contra los prisioneros de guerra traidores; todo es confuso; gritos de venganza y de placer salen de los corazones; los vencedores, gloriosos y cubiertos de todo el honor, portan sus armas y los despojos de los vencidos, las banderas de la victoria, la milicia se mezcla con los soldados de la patria, laureles de victoria les son ofrecidos desde todos los rincones, todo lo cual crea un espectáculo aterrador y a la vez espléndido.

Al llegar a la plaza, la gente, ansiosa de tomar venganza por su propia mano, no permitió a de Launey ni a sus oficiales llegar al lugar del juicio; los arrebataron de las manos de sus conquistadores y los arrojaron para pisotearlos sin descanso. De Launey recibió miles de golpes; su cabeza fue cortada y prendida en el extremo de una pica mientras la sangre manaba a borbotones… Este glorioso día debe asombrar a nuestros enemigos y traernos finalmente el triunfo de la justicia y de la libertad. Al atardecer, hubo celebraciones.(ampliar sobre la toma de la Bastilla)

https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/estrella1_bullet.png

ocio total

juegos siete diferencias
imagen truco limonimagen cazar serpienteimagen depositos acertijo


noparece

fotos

creencias

anticonceptivos

mujeres

actitudes

actitudes


puzzles


------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------