El Directorio de la Revolución en Francia Objetivos



El Directorio de la Revolución en Francia – Napoleón Bonaparte

La era revolucionaria defines del siglo XVIII fue testigo de una extraordinaria transformación política. Revueltas revolucionarias que comenzaron en América del Norte y continuaron en Francia fueron el origen de movimientos por la libertad y la igualdad políticas.

Los documentos generados estas revoluciones, la Declaración de Independencia y la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano, constituyeron las ideas fundamentales de la Ilustración y dejaron asentada una agenda política liberal fundamentada en la creencia de la soberanía popular —el pueblo es la fuente del poder político— y de los principios de libertad e igualdad.

La libertad, con frecuencia limitada en la práctica, significaba, en teoría, verse libre del poder arbitrario, así como libertad de pensamiento, de expresión y de credo. Igualdad significaba igualdad de derechos e igualdad de oportunidades basada en el talento más que en el origen por nacimiento. En la práctica, la igualdad permaneció limitada; aquellos que poseían propiedades tenían mayores oportunidades de voto y para conseguir puestos públicos, a la vez que ciertamente no había igualdad entre hombres y mujeres.

Los caudillos de la revolución liberal de Francia, llevada a cabo entre 1789 y 1791, eran propietarios, burgueses y de la nobleza, pero tuvieron el apoyo de la gente común, los plebeyos, tanto los sans-culottes como los campesinos.

Con todo, la revolución liberal, a pesar de las esperanzas de quienes eran propietarios, no constituyó el fin de la revolución. La decisión de los revolucionarios de ir a la guerra «revolucionó la revolución» y abrió las puertas a una etapa más radical, democrática y violenta.

Los excesos del Reino del Terror, sin embargo, corndujeron a una reacción, primero, bajo el del Directorio y más bajo el mando de Napoleón, cuando los propietarios deseaban sacrificar la libertad a cambio de orden, seguridad y opon económica.

Napoleón, al tiempo que disminuyó las libertades estableciendo el orden y centralizando el gobierno, con visión y astucia conservó la igualdad de derechos y la apertura de oportunidades al talento de las personas e integró a la burguesía, la antigua nobleza en una nueva élite de propietarios. Así, pesar de la retórica revolucionaria antiaristocrática y la pérdida de sus privilegios, los nobles siguieron siendo importantes propietarios.

Napoleón Bonaparte Militar Francés

EL DIRECTORIO: La tercera etapa de la Revolución se inició después de que concluyó la Dictadura del Terror de 1794; estuvo en manos de un grupo de políticos que representaba, sobre todo, los intereses de la burguesía financiera y de negocios.

El sistema político que implantaron en 1795 fue una República que depositaba el poder Ejecutivo en manos de un grupo de personas que recibían el nombre de Directorio, y el Legislativo a dos cámaras: la de los Quinientos y la de los Ancianos.

La Constitución había sido aprobada por plebiscito en septiembre de 1 795. Su Declaración de Derechos suponía un retroceso con respecto a la aprobada en 1789: sólo quedaba recogida la igualdad ante la ley y no contemplaba ningún derecho social, mientras que definía con precisión el derecho de propiedad.



Los políticos del Directorio con dificultad lograron mantenerse en el poder, amenazados siempre por la presión de los partidarios de la restauración de la monarquía. El Directorio deseaba la estabilidad y el orden interno para consolidar una República conservadora que fuera la primera potencia de Europa.

Los deseos del régimen tropezaron con dificultades internas, como la crisis económica provocada a raíz de la supresión de. control de precios y salarios, la cual repercutió de forma negativa en las capas sociales más deprimidas y en la situación financiera del Estado, cada vez más dependiente de los botines de guerra.

El periodo del Directorio fue una época de estancamiento, corrupción y rapiña, una reacción materialista a las penurias y sacrificios exigidos en el Reinado del Terror y la República de la Virtud. Los especuladores hicieron grandes fortunas en forma de bienes raíces, aprovechándose de los graves problemas monetarios del gobierno. Trajes muy elaborados, que habían pasado de moda debido a su identificación con la nobleza, volvían al uso ahora. Los juegos de azar y la ruleta volvieron a adquirir popularidad.

El gobierno del Directorio tuvo que enfrentar a enemigos, tanto de derecha como de izquierda, desde el punto de vista del espectro político. En la derecha, los realistas que soñaban con la restauración de la monarquía continuaron su agitación; algunos de ellos incluso consideraron la posibilidad de valerse de la violencia como medio eficaz. En la izquierda, las esperanzas de poder de los jacobinos se veían renovadas por los continuos problemas económicos, especialmente el colapso total del valor de los asignados.

Algunos radicales llegaron incluso mucho más lejos de lo que en un principio pretendían, en especial, personas como Graco Babeuf, quien planteó la pregunta «¿Qué es la Revolución Francesa? Una guerra abierta entre patricios y plebeyos, entre ricos y pobres». Babeuf, estremecido por la miseria de la gente común, quería abolir la propiedad privada y eliminar la empresa privada. Su Conspiración de los Iguales fue aplastada en 1796 y él fue ejecutado en 1797.

Las nuevas elecciones convocadas en 1797 crearon mayor inestabilidad e incertidumbre. Acosado por la derecha y por la izquierda, e incapaz de encontrar una solución definitiva a los problemas económicos del país, y cargando sobre sus hombros todavía las guerras iniciadas por el Comité de Seguridad Pública, el Directorio se apoyó cada vez más en el ejército para mantener su poder. Esto condujo a un golpe de estado en 1799, cuando el triunfante y popular general Napoleón Bonaparte pudo alcanzar el poder.

Napoleón dominó tanto la historia de Francia como la del resto de Europa entre 1799 y 1815. El golpe de estado que lo elevó al poder se llevó a cabo a los diez años exactamente del estallido de la Revolución Francesa. En cierto sentido, Napoleón condujo a su fin a esta revolución en 1799, pero fue también uno de sus hijos; de hecho, él se llamaba a sí mismo el Hijo de la Revolución. (Ver: Napoleón Bonaparte)

Sintesis: Este periodo se puede denominar de estancamiento, en el que:

• Los miembros del Directorio buscaron el apoyo de los militares.
• Se aprobó la Constitución republicana moderada en 1795.
• Se abolieron las leyes en relación con los precios máximos.

A pesar de la crítica situación interna, el Directorio manejó una política exterior agresiva, que llevó a Francia a enfrentarse entre 1798 y 1799, contra la segunda coalición europea integrada por Gran Bretaña, Austria y Rusia Las victorias militares proporcionaron a Francia recursos que contribuyeron a mejorar sus finanzas.



Durante las batallas realizadas por los ejércitos franceses, destacó particularmente el general Napoleón Bonaparte. A partir de entonces, la gran burguesía lo consideró como la personalidad más experimentada del Directorio y le entregó el poder militar el 9 noviembre de 1799.

Ver: Resumen de la Revolucion Francesa

Ver: El Terror Revolucionario de la Convención

Fuente Consultada:
Enciclopedia de Historia Universal HISTORAMA Tomo IX La Gran Aventura del Hombre
Historia Universal Segura-Sañudo-Vázquez
Civilizaciones de occidente Volumen B Jackson Spielvogel

https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/estrella1_bullet.png

ocio total

juegos siete diferencias

noparece

fotos

creencias

anticonceptivos

mujeres

actitudes

actitudes


puzzles


------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------