Biografia de Eva Primera Mujer y Madre del Mundo e Historia






Resumen Biografía de Eva, la Primera Mujer y Madre:  Poco antes de ser expulsada del Paraíso la pareja inicial, Adán puso nombre a su compañera: la llamó Eva,, “por ser la madre de todo lo viviente” (Génesis). Aunque para muchos ha sido solo un mito, pocas mujeres como
Eva han sido tan célebres y desconocidas.

Los mitos, aun los fundamentales, no son muy cuidadosos en asegurar la coherencia de sus personajes. Tal vez los episodios aislados resulten convincentes, pero el conjunto no suele ser tan satisfactorio y presenta aspectos de inverosimilitud o de relato incompleto. De todos modos, como suelen estar destinados a una visión que recorta cada episodio del conjunto (o bien recorta el conjunto de la realidad cotidiana), los mitos se justifican por sus fragmentos.

El personaje de Eva resulta así destinado a explicar el origen de la humanidad. La pareja formada por los dioses, pero generadora de los seres humanos, aparece en casi todas las mitologías.

Gracias a esos dos primeros seres humanos la humanidad puede considerarse heredera de la divinidad, al mismo, tiempo que justifica sus presentes vicisitudes con un episodio en el que la pareja inicial infringe alguna restricción divina y como castigo es desterrada al mundo cotidiano.

El mito sirve entonces para dar una respuesta a la interrogante abierta por la caída del hombre (puesto que, no obstante descender de la divinidad ha caído en un mundo puramente humano). La personalidad de Eva permite al mismo tiempo justificar la desigual herencia que los sexos habrían recibido de Dios.

Adán es formado de barro (material común en las distintas versiones míticas de la creación), pero en la composición de Eva ocupa lugar preponderante la costilla del hombre, de modo que la creación de la hembra humana es posterior a la de las hembras de los otros seres vivientes. La primera mujer nace entonces como una creación de Dios, pero también como un “subproducto” del primer hombre.

COMIENZO Y FIN DE LA DICHA
“Yahveh formó entonces de la tierra todos los animales del campo y todas las aves del cielo y los llevó ante el hombre para que les pusiera nombre. Y cada ser viviente había de llamarse como el hombre lo había llamado.” (Génesis, 2). “El hombre puso nombre a todos los animales, a las aves del cielo y a las fieras salvajes.”

Pero faltaba un ser semejante a Adán, que lo ayudara. Entonces Yahveh hizo caer en un profundo sueño al hombre, le sacó una costilla y tapó el hueco con carne. De la costilla que había sacado al hombre, Yahveh formó una mujer y la presentó a Adán, que exclamó entonces: “Esta sí que es hueso de mis huesos / y carne de mi carne. / Esta será llamada varona / porque del varón ha sido tomada”. Por eso el hombre deja a sus padres para unirse a una mujer y formar con ella un solo ser.

Los dos estaban desnudos, hombre y mujer, “pero no por eso se avergonzaban”. E! universo recién concluido no parece necesitar la reproducción del hombre y la mujer, puesto que estos no habían incurrido aún en la cólera divina que los condenó a ser mortales y, por ende, a ser reemplazados por sus hijos. Era un mundo paradisíaco y estático, porque el mito de la felicidad perfecta requiere la detención del tiempo y la anulación de la muerte.

Eva desencadena la posibilidad del cambio. Por su culpa, de la que en seguida participa Adán, Yahveh condena doblemente a la pareja: los expulsa del Edén y del tiempo detenido. En lo sucesivo, ya en la tierra cotidiana de las penurias y la muerte, el hombre y la mujer deben procrear hijos reproduciendo la vida para que el deterioro no destruya el mundo. Para explicar la caída, el mito hace intervenir al Mal, corporizado en la serpiente, el más astuto de los animales del campo creado por Yahveh, que aseguró a la mujer: “De ninguna manera moriréis.

Es que Dios sabe muy bien que el día en que comiereis de él (del fruto del árbol que estaba en el medio del Edén), se os abrirán los ojos y seréis como dioses, conocedores del bien y del mal.” Eva se dejó convencer, con los resultados conocidos.

ANVERSO Y REVERSO DE UN MITO
Por el año 950 antes de Cristo, a fines del reinado de Salomón, se redactó una historia oficial de la nación israelita. Tanto el Génesis como el Éxodo, libros iniciales de la Biblia, fueron registrados entonces por escrito. Los hechos narrados en el Éxodo se remontaban a no más de medio milenio antes.

Los sucesos del Génesis proceden de la tradición oral, pero también contienen alusiones a hechos contemporáneos a la redacción del texto: Salomón coleccionaba esposas, muchas de ellas extranjeras – moabitas, edomitas, heteas– que pertenecían a pueblos respecto de los cuales Yahveh había advertido a los israelitas (no debían unirse a ellos ni a sus mujeres que los inclinarían hacia los dioses locales). Pero el enamoradizo y sensual Salomón “tuvo 700 mujeres con rango de princesas y 300 concubinas. En la ancianidad sus mujeres lo llevaron tras otros dioses” (I Reyes, 11, 3-4): adoptó los cultos de Astarté y otras deidades. “Yahveh se enojó contra Salomón, porque se había apartado de Él”.

Las alianzas políticas de Salomón con los pueblos vecinos eran consolidadas mediante matrimonios que favorecían cierta libertad de cultos chocante para el rígido monoteísmo israelita. Las pretensiones de Adán sobre el árbol de la Ciencia podrían igualmente aludir a Salomón, que desobedecía la ley mosaica para iniciarse en el culto cana-neo de la Serpiente. Suponiendo que la historia de Adán fuese usada para expresar la opinión condenatoria de los sacerdotes sobre el monarca, el relató de la caída puede entenderse como una alegoría contemporánea (donde. Eva simbolizaría las esposas idólatras de Salomón), combinada con arcaicas tradiciones (para dar un solo ejemplo, la semejanza fónica de los términos Adán -Adam— y Adama -barro-, explicaría la materia original del primer hombre). Bertrand Russell señala que lo que no se dice en la Biblia se considera deducíble del texto. “La fecha de creación del mundo puede ser inferida de las genealogías del Génesis, que dicen la edad de cada patriarca al nacer su hijo mayor (…) La cristiandad protestante aceptó en general la fecha de 4004 antes de Cristo fijada por el obispo Usher (…)” Tal análisis “lógico” del mito conduce, así extremado, al disparate, ya que los mitos 110 estuvieron nunca destinados a un análisis lógico sino a repercusiones más directas y afectivas,

CONSECUENCIAS DE LA CAÍDA: EL MUNDO REAL
“Entonces se les abrieron los ojos, y se dieron cuenta de que estaban desnudos.” Al acercarse Yahveh, la pareja se oculta, pero no logra evitar ser interrogada y Adán se traiciona al denunciar la falta de Eva. Yahveh maldice a la Serpiente y condena a la mujer a vivir en el mundo real: “Multiplicaré tus. sufrimientos en el embarazo, Con dolor darás a luz a tus hijos, necesitarás de tu marido, y él te dominará”.

Con las palabras divinas se procura justificar la existencia del mundo real, donde la mujer sufre y está subordinada al hombre: la tradición garantiza al creyente que tal situación es irrevocable porque proviene de Dios: “He aquí, que el hombre ha venido a ser como uno de nosotros, pues se hizo juez de lo que es bueno y malo. No vaya ahora a alargar su mano y tomar también del árbol de la vida. Pues al comer de este árbol viviría para siempre (…) Por ello lo echó de la tierra del. Edén, para que trabajara la tierra, donde había sido formado (.,..) El hombre se unió a Eva, su mujer, la cual quedó embarazada.”


Anuncio Publicitario


El primer hombre de la cosmogonía judaica necesita entonces de la mujer, del desequilibrio que ella introduce en el orden autónomo de la ;Creación. A partir de. esa ruptura el hombre es capaz de generar la vida.

Recordada por haber provocado la expulsión del Edén, también podría ser vista como la corruptora de un orden cuya misma perfección obligaba al hombre a confundirse con el resto de los anímales. A partir de- la ruptura introducida por .el pecado original, la tradición bíblica expresa el nacimiento efectivo de la humanidad. Eva resulta entonces una heroína cultural, comparable á! Prometeo helénico Madre de  todos los males, alumbra también el mundo real.

Fuente Consultada: Vida y Pasión de Grandes Mujeres – Las Reinas – Elsa Felder





OTROS TEMAS EN ESTE SITIO



Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *