Biografia de Bertrand Russell Filosofía e Ideas Libertad Sexual Obras



Biografía de Bertrand Russell
Su Teoría Filosófica-Lista de Obras Editadas-

Bertrand Russell (1872-1970), es uno de los pensadores más interesantes y complejos de nuestra época. A lo largo de su dilatada vida —muere a los noventa y ocho años— se ha interesado no sólo por los problemas propios de la filosofía, sino también por las ciencias naturales y sociales, por toda clase de problemas educativos y políticos.

Fue precisamente su actividad política la que le dio a conocer mundialmente. Pero aquí nos interesa sobre todo su obra filosófica. En este sentido su producción es inmensa y él mismo reconoció que su obra sobre lógica matemática era, con mucho, lo más valioso. No obstante, como veremos más adelante, hizo también importantes aportaciones a la filosofía de la lógica, a la teoría del conocimiento y a la ontología.

El mundo entero lo identificaba con el defensor número uno de la paz, y al mismo tiempo el enemigo número uno de las armas nucleares. Esta actividad política del talentoso intelectual británico no fue sin embargo la única. En efecto, se dedicó a la investigación filosófica, psicológica y sociológica, siendo el pionero de algunas libertades que recién hoy se aceptan sin polémica.

bertrand russell biografia y obra literaria

Bertrand Russell vivió hasta los 97 años. Durante toda su vida, dedicada a la investigación y la filosofía, fue un ferviente defensor de la libertad sexual. Tercer conde de Russell (1872-1970), filósofo, matemático y escritor británico, galardonado con el Premio Nobel de Literatura en 1950. Su énfasis en el análisis lógico repercutió de forma notable en el curso de la filosofía del siglo XX.

Bertrand Russell nació el 18 de mayo de 1872, de famdia aristocrática. Bertrand Arthur William fue su segundo varón y tercer hijo. El mismo Russell relata la historia de su familia en la obra titulada The Amberley Papers, publicada en 1937, en colaboración con su tercera esposa, Patricia.

A los dos años de edad Russell pierde a su madre y a su hermana, a causa de la difteria, y dos años más tarde muere su padre. Junto con su hermano fue educado por sus abuelos paternos. Su niñez fue solitaria, pero no infeliz. No fue a la escuela, sino que fue educado por institutrices y tutores.

Huérfano de padres, lo educaron sus abuelos dentro de una concepción puritana de la vida. La influencia de una educación sexual rígida fue inevitable, pero disminuyó hasta desaparecer   cuando   Russell   pudo comprender  algunas  ideas  de   sus propios padres. Estos, en efecto, fueron defensores del control de la natalidad y de la libertad sexual cuando tales conceptos eran casi umversalmente rechazados.

En 1890 obtuvo una beca para estudiar matemáticas en el Trinity College de Cambridge. Tenía sólo dieciocho años. A partir de este momento «todas las cosas me fueron sobre ruedas», manifiesta él mismo. Cursó las matemáticas obteniendo brillantes resultados. Sin embargo, su interés empezó a dirigirse a la filosofía y dedicó el cuarto año de estancia en Cambridge a preparar los exámenes especiales para la obtención de matrícula de honor en Ciencias Morales. Obtuvo el primer puesto e inmediatamente inició el trabajo para conseguir un puesto de investigador.

En 1894 contrajo matrimonio con Alys Pearsall. Al año siguiente Russell obtuvo el puesto de investigador en el Trinity College. Desempeñó el cargo hasta 1901. Como que las normas del cargo no le exigían enseñar ni residir en Cambridge, él y Alys se marcharon a Berlín, donde estudió economía.



Allí concibió el plan de escribir dos series de libros: una «sobre la filosofía de las ciencias, que iría haciéndose gradualmente más concreta al pasar de la matemática a la biología», y la otra sobre «cuestiones sociales y políticas, haciéndose cada vez más abstracta».

Estas dos series culminarían en una síntesis hegeliana, en «un trabajo enciclopédico que tratara igualmente de la teoría y de la práctica». El primer resultado concreto de este proyecto fue la publicación de una obra sobre la Democracia social alemana en 1896. Fue el primero de los setenta y un libros y ensayos que Russell publicaría. Siguiendo la misma idea, publicó, un año más tarde, Un ensayo sobre los fundamentos de la Geometría. En 1900 publica la obra titulada Una exposición crítica de la filosofía de Leibniz.

En julio de 1900 Russell asiste al Congreso Internacional de Filosofía de París y allí conoció al lógico italiano Giuseppe Peano, que había desarrollado un sistema propio de lógica matemática, y Russell descubrió que su notación era «el instrumento de análisis lógico que había estado buscando durante años». Desde este momento su filosofía adquiere una nueva dirección y emprende la tarea de analizar las nociones fundamentales de la matemática, tarea que quedó plasmada en su obra Los principios de la matemática.

Aunque Russell se centró en los estudios de la lógica matemática, no descuidó enteramente otros aspectos de la filosofía. En 1910 aparecieron sus Ensayos filosóficos que contenían un ensayo sobre la ética y algunas críticas de las teorías pragmáticas e idealistas de la verdad.

La primera guerra mundial causó un fuerte impacto emocional en Russell y se dedicó a escribir contra la guerra, pronunció discursos en reuniones pacifistas y tomó parte activa en movimientos como la «Unión de control democrático» y la «Asociación de no reclutamiento».

Por escribir un libelo contra los americanos fue encarcelado durante seis meses. Gracias a la intervención de un amigo, pudo cumplir la condena en condiciones que le permitían el libre uso de sus libros y así encontró la oportunidad para escribir su Introducción a la filosofía matemática, en la que explica de una manera sencilla las principales ideas de Los principios de la matemática. Comenzó a trabajar también en su obra Análisis de la mente.

Acabada la guerra, Russell viajó y dio conferencias por todo el mundo. En 1921 contrajo de nuevo matrimonio con Dora Black y se instaló en Inglaterra. Poco después nació su hijo John Conrad y dos años después su hija Kate. Fue éste un período de intensa actividad literaria.

Publicó en 1921 El análisis de la mente, en donde lleva su empirismo hasta el extremo. Con el título El análisis de la materia se publicaron una serie de conferencias dadas en 1927 y en el mismo año apareció un libro titulado Un bosquejo de la filosofía.

Mientras tanto, había publicado también un libro sobre China, otro sobre Las perspectivas de la civilización industrial, dos pequeños libros titulados El A B C de los átomos y El A B C de la relatividad, una breve obra sobre El futuro de la ciencia, otra titulada Lo que creo y, poco después, un libro sobre la educación: Educación, especialmente en la primera infancia.

Entre 1928 y 1930 aparecen una serie de obras que hicieron gran impacto y que convirtieron a su autor en una personalidad peligrosa por su defensa de una cierta libertad sexual y por su escepticismo. Dichas obras son: Ensayos escépticos, Por qué no soy cristiano, Matrimonio y moral y La conquista de la felicidad.



A pesar de las críticas, Russell sigue escribiendo infatigablemente. En 1932 publicó Perspectiva científica; en 1934, Libertad y organización 1814-1914; Apología del ocio, en 1935; ¿Qué camino hay para la paz?, en 1936, además de otros libros de menor importancia.

En 1938 publica Poder y vuelve a los temas filosóficos y pronuncia conferencias en Oxford, en la universidad de Chicago y en la de California.

A partir de 1955 Russell se dedicó a la política de modo continuado. Le empujaba a ello su creencia en la probabilidad de una tercera guerra mundial que ocasionaría la destrucción de la mayor parte de la raza humana. Creía que la única esperanza de paz se encontraba en la renuncia al uso de las armas atómicas.

Sus puntos de vista aparecen en el libro Sentido común y guerra nuclear, publicado en 1959, y en ¿Tiene sentido el hombre?, aparecido en 1961.

Las actividades de Russell se extendieron sin cesar. Llegó a ser presidente de la Campaña para el desarme nuclear, mantuvo correspondencia con jefes de estado, intervino en la crisis cubana de 1962 y en la disputa fronteriza chino-india.

Defendió la causa de los judíos en Rusia, la de los árabes en Israel y la de los prisioneros políticos en Alemania Oriental y Grecia. Rechazó la explicación oficial del asesinato del presidente Kennedy y llegó a ser presidente del comité británico constituido para esclarecer las verdaderas causas del asesinato del presidente.

En 1964 constituyó la Fundación Bertrand Russell para la paz.

En 1967 publicó un libro cuyo título era Crímenes de guerra en el Vietnam, en el que expone la idea de que la acción del gobierno de los Estados Unidos representaba el mayor peligro para la paz.

El día 2 de febrero de 1970, a los noventa y siete años, moría Bertrand Russell, cuya preocupación constante por la humanidad es digna de admiración, se esté o no de acuerdo con sus puntos de vista filosóficos y políticos.



No es exagerado afirmar que la filosofía anglosajona contemporánea es ininteligible si no se conoce la obra de Bertrand Russell. Sin embargo, ésta es prácticamente desconocida en algunos países o, por lo menos, no se le da la importancia que tiene en la historia del pensamiento occidental.

LA RAZÓN AL SERVICIO DE LA EMOCIÓN
Cuando ingresó en la Universidad de Cambridge, Bertrand Russell comenzó a interesarse por la lógica. En 1910 publicó su primer volumen de Principios de matemática, en colaboración con el doctor A. N. Whitehead. Pero los ataques más virulentos   contra   él   se  desataron  en 1929, cuando publicó Casamiento y moral.

Es que sus ideas eran realmente revolucionarias y de avanzada. Russell las defendía diciendo que «sólo había usado la razón al servicio de la emoción humana», pero era difícil imponer en ese entonces que el amor, para producir todo el bien de que es capaz, debe ser libre, generoso, irrestricto e integral.

Y si pensamos que, además, negaba que las relaciones extraconyugales pudieran afectar al verdadero amor, comprenderemos que la polémica debió haber sido realmente explosiva.

elogios importantes para la mujer

Además, Russell pareció confirmar sus ideas en la vida real. Se casó cuatro veces y mantuvo sus posiciones radicales hasta sus últimos años.

Siempre sostuvo que la psicología del adulterio estaba «falsificada» por la moral convencional. Esta moral convencional sustenta, en los países monogámicos, que la atracción hacia una persona no puede coincidir con el afecto hacia otra. Russell afirmaba que esto es falso, y que si los individuos no son perfectos mal puede existir un amor perfecto.

En algunas ideas coincidimos con Russell. Por ejemplo:

1  — El que ama debe sentir que el ego de la persona amada es tan importante como el propio. Y percibir los sentimientos y deseos del ser amado como si fueran los propios.

2  — La verdadera moral de una relación amorosa libre de prejuicios consiste esencialmente en el respeto por la otra persona, y la negativa a usarla como medio de placer personal sin tener en cuenta sus deseos.

Pero en otras cosas no estamos de acuerdo, y señalamos una contradicción del mismo Russell. Porque si hay que respetar al otro, ¿cómo aceptar que el adulterio no dañe la relación?. Una infidelidad implica siempre de algún modo una fisura en ese respe’to esencial. Y aunque a veces no sea bastante para destruir un matrimonio, hay que tomar conciencia de ella y asumir sus peligros.

Los tres volúmenes de Principia Mathematica, escritos por Bertrand Russell y Alfred North Whitehead, influyeron de forma decisiva en el posterior desarrollo de las matemáticas y la lógica filosófica. Russell también estuvo profundamente interesado en el campo de la teoría educacional y puso en práctica sus innovadores métodos de enseñanza en el Beacon Hill School, centro que dirigió desde 1928 hasta 1932.

MAYOR LIBERTAD PARA LOS NIÑOS
En Casamiento y moral, Russell critica la educación sexual tradicional, proponiendo más libertad para todos. Este libro fue escrito entre 1927 y 1932, período durante el cual, junto a su segunda mujer, Russell fundó y sostuvo un colegio experimental para niños.

Las pautas de la época obligaban a la infancia a permanecer en un grado casi de supina ignorancia en materia sexual, sin que los niños pudieran tocarse los órganos genitales y, por supuesto, sin hablar jamás de ellos.
Rebelándose contra eso, Bertrand Russell escribió:

«La ley declara perentoriamente que los niños y los jóvenes no deben conocer los hechos del sexo. Pero como en estos hechos en sí no reside la cuestión del bien y del mal, es imprescindible conocerlos».

Esa educación era un método limitativo y equivocado. Bertrand Russell lo advirtió y dio la voz de alarma. Insistía en la imposibilidad de impedir la curiosidad científica de los jóvenes. Decía que los niños inteligentes quieren saberlo todo: hacen preguntas sobre trenes, automóviles y aviones, sobre el sol y la lluvia, sobre cómo nace un bebé.

Para ellos todas esas preguntas son igualmente honestas y están al mismo nivel. Si se les induce a pensar que su curiosidad con respecto al sexo es nociva o pecaminosa, deducirán que también es malo preguntar acerca de otros temas. Su curiosidad científica quedaría mutilada o, al menos, limitada.

Russell sostenía algo que todos los educadores de hoy aceptan: que el misterio aumenta la falsedad, creando inhibiciones y complejos. Para el precursor inglés los adultos deberían hablar de sexo con sus hijos como de cualquier otro tema, respondiendo a las preguntas infantiles y brindando toda la información que los niños desean, necesitan y están en condiciones de comprender.

Esta sería la mejor manera de impedir que el sexo se convierta en obsesión nociva. Russell lo afirmaba, y afirmaba también que si los padres no hablan con sinceridad, los niños ven alrededor del sexo un misterio que acaba por convertirlo en algo sucio y prohibido.

EL CASAMIENTO: UNA EXPERIENCIA MARAVILLOSA
Desde el punto de vista de la comunicación de la pareja, la obra más importante de Bertrand Russell sigue siendo Casamiento y moral.

En 1936 publicó Nuestra ética sexual y en 1952, Religión y moral. En ambos libros refirma las opiniones sustentadas en el primero.

Según dichas opiniones el casamiento es una experiencia maravillosa si se basa en un sentimiento de igualdad entre el hombre y la mujer, sin interferencias en sus libertades, incluyendo la sexual. Requiere además completa intimidad física y mental, normas y valores parecidos.

En principio se puede coincidir con esta posición. Pero volvemos a insistir en lo referente a la libertad sexual. Si la intimidad, como el mismo Russell dice, debe ser completa, física y mental, ¿cómo se justificaría una infidelidad?.

De todos modos, poder discutir estas ideas es esclarecerlas. Lo importante es que Russell fue un hombre de avanzada en el campo de las relaciones sociales y de las relaciones de pareja.

En 1950 recibió el Premio Nobel de la Paz.

Un premio merecido, porque si algo no puede negársele fue su valentía y su honestidad para exponer teorías no siempre bien recibidas por los demás.

FRAGMENTO DE «EL MATRIMONIO A PRUEBA», DE B. RUSSELL
Opino que toda relación sexual en la que no entran enjuego los hijos, debe ser considerada como Un asunto puramente privado, y que si un hombre y una mujer deciden vivir juntos sin tener hijos, esa cuestión no atañe más que a ellos. No me parece deseable que un hombre o una mujer entren sin experiencia sexual previa en un asunto tan serio como el matrimonio, en el que existe la intención de tener hijos. (…) Parece absurdo pedir a la gente que entre en una relación para toda la vida sin ningún conocimiento previo de su compatibilidad sexual.

Es tan absurdo como si a un hombre que quiere comprar una casa no se le permitiera verla hasta después de realizada la compra. Si la función biológica del matrimonio se reconociese como es debido, la forma correcta de encararlo sería declarar que ningún matrimonio obliga legalmente hasta el primer embarazo de la mujer.

En la actualidad, un matrimonio es nulo si la relación sexual es imposible, pero los hijos, más que las relaciones sexuales, son el fin último del matrimonio, que no debería considerarse consumado hasta tanto no haya un hijo en perspectiva. Esta idea depende, al menos en parte, de la separación entre la procreación y lo meramente sexual que han traído los anticonceptivos, los cuales han alterado el aspecto del sexo y el matrimonio, haciendo necesarias distinciones que antes podían ignorarse.

Las personas pueden unirse sólo por el sexo, como ocurre con la prostitución; o por una relación de compañerismo que incluye un elemento sexual; o, finalmente, con el fin de fundar una familia. Estos tres casos son diferentes, y ninguna moral que los confunda en un todo indiviso puede adecuarse a las circunstancias modernas.

CRONOLOGÍA DE LAS OBRAS DE BERTRAND RUSSELL

La socialdemocracia alemana. 1896.
Un ensayo sobre los fundamentos de la geometría. 1897.
Exposición crítica de la filosofía de Leibniz. 1900.
Los Principios de las matemáticas. 1903.
Sobre la denotación. 1905.
Principia Mathematica. 1910, 1912, 1913.
Los elementos de la ética. 1910.
Ensayos filosóficos. 1910.
Los problemas de la filosofía. 1912.
Nuestro conocimiento del mundo exterior. 1914.
Principios de reconstrucción social. 1916.
Ideales políticos. 1917.
Los caminos de la libertad. 1918.
Misticismo y lógica. 1918.
La filosofía del atomismo lógico. 1918.
Introducción a la filosofía matemática. 1918.
Viaje a la revolución. Práctica y teoría del bolchevismo y otros escritos. 1920.
Análisis de la mente. 1921.
El problema de China. 1922.
El ABC de los átomos. 1923.
Sobre la vaguedad. 1923.
Ícaro o el futuro de la ciencia. 1924.
Como ser libre y feliz. 1924.
Lo que yo creo. 1925.
El ABC de la relatividad. 1925.
Sobre la educación, especialmente en la infancia temprana. 1926.
Análisis de la materia. 1927.
Fundamentos de filosofía. 1927.
Por qué no soy cristiano. 1927.
Ensayos escépticos. 1928.
Matrimonio y moral. 1929.
Vieja y nueva moral sexual, 1930
La conquista de la felicidad. 1930.
La perspectiva científica. 1931.
Educación y el orden social. 1932.
Libertad y organización 1814 – 1914. 1934.
Elogio de la ociosidad. 1935.
Religión y ciencia. 1935.
¿Qué camino hacia la paz?. 1936.
Los documentos Amberley. 1937.
El poder en los hombres y en los pueblos. 1938.
Investigación sobre el significado y la verdad. 1940.
Cómo convertirse en filósofo. 1942.
Cómo leer y entender la historia. 1943.
El valor del libre pensamiento. 1944.
Historia de la filosofía occidental. 1945.
El conocimiento humano. Su alcance y sus límites. 1948.
Autoridad e individuo. 1949.
Ensayos impopulares. 1950.
Nuevas esperanzas para un mundo en transformación. 1951.
El impacto de la ciencia en la sociedad. 1952
Satán en los suburbios. 1953.
Pesadillas de personas eminentes. 1954.
Sociedad humana, ética y política. 1954.
Retratos de memoria y otros ensayos. 1956.
Lógica y conocimiento. 1956.
Sentido común y guerra nuclear. 1959.
La evolución de mi pensamiento filosófico. 1959.
Los escritos básicos de Bertrand Russell. 1961.
Hecho y ficción. 1961.
¿Tiene el hombre un futuro?. 1961.
Victoria pacífica. 1963.
Crímenes de guerra en Vietnam. 1967.
Autobiografía. 1967-1969.

Fuente Consultada:
HOMBRE Y MUJER Para Vivir en Pareja Tomo N°3 Editorial SALMO S.R.L.

https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/estrella1_bullet.png

ocio total

juegos siete diferencias

noparece

fotos

creencias

anticonceptivos

mujeres

actitudes

actitudes


puzzles


------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------