Invasion Portuguesa a la Banda Oriental Batallas Fin de Artigas






InvasiÓn Portuguesa a la Banda Oriental
Batallas Y Fin de Artigas

Los portugueses habían invadido la Banda Oriental en 1811 y luego se retiraron en virtud del pacto del 26 de mayo de 1812. Brasil, elevado a la dignidad de reino, sintió renacer las antiguas ambiciones portuguesas sobre el Río de la Plata. El conflicto entre Artigas y el Directorio y las frecuentes incidencias fronterizas producidas en la región brasileña de Río Grande les proporcionaron el pretexto.

Invasion Portuguesa a la Banda Oriental Batallas Fin de ArtigasJuan VI, regente por enfermedad de su madre, ascendió al trono en 1816. A la muerte de ésta elevó al Brasil a la categoría de reino, como hemos dicho anteriormente, adoptando al mismo tiempo medidas liberales sobre todo de índole económica. Poco después hizo venir de Portugal a diez mil hombres a las órdenes del general portuguésCarlos Federico Lecor, barón de Laguna, con el propósito de ocupar la Banda Oriental, y si las circunstancias lo favorecían, tal vez la Mesopotamia argentina.

El éxito de la campaña que iba a emprender tenía en su favor la neutralidad del gobierno de Buenos Aires, según afirmaban en Río de Janeiro los agentes argentinos, partidarios de coronar a un príncipe portugués en el Río de la Plata. Quizá, hasta se puede llegar a hablar de complicidad de las autoridades porteñas.

En agosto de 1816 las tropas a las órdenes de Lecor cruzaron la frontera por la zona de la laguna Merim, cercana del Atlántico, mientras otra columna de dos mil hombres, al mando del general Silveira, penetraba por Cerro Largo, siguiendo el río Negro, y una tercera, a las órdenes del general Curado, avanzaba por la margen izquierda del río Uruguay. Una cuarta columna quedó de refuerzo en Río Grande.

Artigas no fue sorprendido por la invasión y pensaba rebasar con sus tropas al flanco derecho enemigo y atacarlo por la espalda, reforzado por los indios misioneros de su lugarteniente e hijo adoptivo Andrés Guacurarí o Andresito Artigas (como también se lo conoce). El 27 de octubre de 1816 Artigas sufrió un serio contraste enCarumbé, sobre las nacientes del río Cuareim. En los otros frentes de combate tampoco las acciones favorecían a los defensores. En el mes de noviembre las fuerzas orientales parecían desbaratadas en todas partes.

Silveira derrotó a Fernando Otorgues en el combate de Cerro Largo, y Fructuoso Rivera, el más destacado lugarteniente de Artigas, fue vencido en India Muerta al pretender atacar las fuerzas de Lecor, el 19 de noviembre de 1816. El desarrollo de las operaciones militares en la Banda Oriental había agitado la opinión pública de Buenos Aires. Pueyrredón, quien se había limitado a publicar proclamas de protesta, ante el creciente descontento de la opinión pública, decidió adoptar una posición más enérgica: entabló negociaciones con Artigas y el Cabildo de Montevideo.

Envió al coronel Nicolás de Vedia ante Lecor, para intimarle la evacuación del suelo uruguayo, y el cumplimiento del armisticio firmado en el año 1812. El general portugués recibió cortésmente al delegado rioplatense y le manifestó que tenía instrucciones de su país de observar la más estricta neutralidad con el Directorio, pero que carecía de poderes para detener la campaña. Los orientales continuaron solos su lucha contra los portugueses y sufrieron un nuevo contraste en el Arroyo Catalán el 3 de enero de 1817.

Lecor continuó su avance y el 20 de enero entraba en Montevideo sin hallar resistencia. Una columna portuguesa pasó a la orilla occidental del río Uruguay, dispersando las fuerzas de Andresito Artigas y saqueó e incendió numerosos pueblos, entre ellos Yapeyú, destruido el 13 de febrero de 1817, al día siguiente que San Martín, que había nacido allí, obtenía la victoria de Chacabuco en Chile.

Artigas prosiguió la lucha contra los invasores. Montevideo fue inmediatamente aislada de toda comunicación terrestre por partidas de guerrilleros. Pero el sitio formal de la plaza no pudo mantenerse porque el coronel Bauza pasó con su cuerpo de 600 hombres a Buenos Aires, de acuerdo con un pacto celebrado con Lecor. La ciudad de Colonia del Sacramento también había sido ocupada y una escuadrilla portuguesa remontó el Uruguay apoderándose de los puertos de Paysandú y Salto.

Durante los años 1817, 1818 y 1819, las golpeadas fuerzas orientales continuaron su campaña contra los invasores portugueses. Sin embargo, todos los nuevos intentos de vencer a los lusitanos fracasaron ante las diferencias de recursos y la pasividad demostrada por los gobiernos porteños.

El 14 de enero de 1820 José Gervasio Artigas fue vencido en Tacuarembó y pasó a Entre Ríos con un puñado de hombres, el 14 de febrero. Así los portugueses penetraron en la Banda Oriental pese a los desesperados intentos de Artigas por contenerlos y la significativa pasividad del Director Supremo Pueyrredón y del Congreso.

El 20 de enero de 1817, fecha de la toma de Montevideo por Lecor, el gobierno de Buenos Aires envió una protesta de fórmula al general portugués en tanto los ministros del Directorio, Manuel García y Gregorio Tagle iniciaban conversaciones con los lusitanos para asegurar la Mesopotamia argentina y al mismo tiempo aceptar la “ocupación provisoria” de la Banda Oriental por los portugueses. La guerra había terminado después de más de tres año de lucha, con el triunfo de los portugueses.

Los vencedores reunieron el 18 de julio de 1821 un Congreso, cuyos integrantes se pronunciaron en favor de la anexión con los invasores. En consecuencia, la Banda Oriental pasó a depender del Reino Unido de Portugal con el nombre de Cisplatina.

El fin de Artigas
En agosto de 1816 el general portugués Carlos Federico Lecor invadió la Banda Oriental con el propósito de anexar ese territorio. Artigas fue derrotado en los encuentros de Carumbé (27 de octubre de 1816), el arroyo Catalán (3 de enero de 1817) y Tacuarembó (14 de enero de 1820). Debió emigrar al territorio de Entre Ríos, donde tuvo serias disidencias con Francisco “Pancho” Ramírez. Pancho Ramírez lo derrotó en Las Guachas (13 de junio de 1820), en Las Tunas (24 de junio de 1820), en Sauce de Luna (17 de julio de 1820) y en Abalos (24 de julio de 1820).

En este último encuentro Ramírez se apoderó de veinticinco carretas, 500 bueyes, armas, y municiones; hizo prisionero a los mejores oficiales de Artigas y a su secretario, Monterroso. Abatido por la adversidad, sin armas ni soldados, José Gervasio Artigas cruzó el río Paraná y se asiló en el Paraguay. José Gaspar Rodríguez de Francia, dictador perpetuo del Paraguay, le destinó unas tierras en Ibiray, cerca de Asunción, donde murió el 23 de setiembre de 1850. De esta manera llegó a su fin la carrera pública del padre del sistema federal rioplatense, don José Gervasio Artigas.





OTROS TEMAS EN ESTE SITIO



Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *