La Vuelta de Rocha Historia del Lugar Histórico Nacional



LA VUELTA DE ROCHA: LUGAR HISTÓRICO NACIONAL

La Vuelta de Rocha, uno de los lugares más típicos de nuestra ciudad, se encuentra ubicada en la calle Pedro de Mendoza entre las de Del Crucero y Rocha, en el barrio de la Boca.

Antiguamente el Riachuelo en su curso inferior formaba una curva estrecha que envolvía un paraje o lóbulo bajo y anegadizo. Los solares que comprendían esa zona fueron dados en 1580 por Juan de Garay, a poco de fundar la ciudad de Buenos Aires, al capitán Alonso de Vera. En el correr de los años varios dueños tuvieron estas tierras, hasta que en 1635 pasaron a poder del estanciero don Antonio Rocha. Desde entonces el paraje se conoció con este nombre, aunque en realidad también se le dieron otras denominaciones.

Si bien no nos ha sido posible obtener mayores referencias sobre la evolución de este típico lugar, se sabe que hasta el año 1805 los barcos de pequeño calado penetraban, del Río de la Plata, por el Riachuelo y se detenían a la altura del puerto de Gálvez, donde existían algunas barracas y pequeñas construcciones. En 1807 se habían levantado dos pulperías cerca de la Vuelta de Rocha y otra en el camino hacía el puente de Gálvez; también en ese entonces algunos pobladores permanentes habían construido sus modestas viviendas.

La Vuelta de Rocha

En un plano de 1810, se menciona el recorrido del camino que conducía desde la ciudad de Buenos Aires hasta la localidad de San Miguel del Monte, y se indicaba como punto de  referencia  por el  que  había  que  pasar  la  Vuelta  de   Rocha.

Durante los años heroicos de la lucha por la independencia el almirante Guillermo Brown instaló en ese lugar el arsenal donde se repararon los buques de la escuadra argentina que lucharon contra los realistas, y años más tarde, durante la guerra contra el Imperio del Brasil, se construyeron también allí las lanchas cañoneras que se utilizaron en las campañas navales.

En el año 1836 el pintor Carlos Enrique Pellegrini, que supo reflejar con tanta maestría aspectos de la ciudad, ejecutó una acuarela del sitio de la Vuelta de Rocha con el nombre de Puerto de los Tachos. En ella se observa un barco de carga, un hombre que lleva al mismo mercaderías y, en primer plano, otros que construyen una  balsa.

Años más tarde, al proyectarse la realización del puerto de Buenos Aires, se observó la necesidad de hacer también en el Riachuelo un fondeadero para naves de menor calado y de cabotaje. En 1885, en el plano preparado por los ingenieros Ham-kshaw Son y Hayter para don Eduardo Madero, figura todavía la Vuelta de Rocha con su típico lóbulo o entrada de tierra pantanosa y anegadiza. Cuando se dio comienzo a las obras del Puerto se hicieron los trabajos para eliminar el lóbulo, convirtiéndose ese espacio en el fondeadero que existe actualmente. Cuatro años después, en 1889, en la carta topográfica levantada por Armando Saint Ivés se ve por primera vez el fondeadero nombrado.

Este paraje tiene, además de su tradición histórica, un hondo arraigo en el alma popular. En él se aunan lo típicamente porteño con el elemento extranjero, representado por los inmigrantes que sumaron sus esfuerzos al progreso nacional y que encariñados  con   nuestra  tierra  quedaron   para  siempre  en  ella.En este lugar se encuentra la Escuela-Museo Pedro de Mendoza, fundada por don Benito Qulnquela Martín sobre terrenos donados por él mismo, y que fue inaugurada el 19 de julio de 1936. Artistas de nombradía perdurable, como José Victorica y Fortunato Lacámsra, entre otros, tuvieron su taller en este célebre rincón de la Boca, lugar predilecto por la sugerencia poética de su ambiente y por los temas que ofrece el pintoresquismo del Riachuelo.



Muchos son los pintores, Quinquela Martín en primer término, que reflejaron en sus obras el perfil característico de este laborioso barrio de  Buenos  Aires.  También   se  instaló  aquí   el  teatro   al   aire   libre   «Caminito»,  título inspirado  en   la  pieza   musical   más  difundida  del   compositor Juan   de   Dios   Filiberto, vecino de la misma zona.

La popularidad de este sector de la Boca lo consagra como uno de los parajes más mencionados en  la literatura costumbrista del  país.

Fue declarado Lugar Histórico por Decreto N’ 18.540 del 22 de junio de 1948.

Fuente Consultada:
Los Monumentos y Lugares Históricos de Argentina Carlos Vigil -Edit. Atlántida-
(Atención: Puede que el nombre de algunas calles de la Capital Federal hayan sido modificados)

https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/estrella1_bullet.png

ocio total

juegos siete diferencias

noparece

fotos

creencias

anticonceptivos

mujeres

actitudes

actitudes


puzzles


------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------