Biografia de Schiller Friedrich:Vida y Obra Literaria del Dramaturgo



Biografia de Schiller Friedrich:Vida y Obra Literaria del Dramaturgo

Schiller Friedrich (1759-1805): Poeta lírico y dramaturgo alemán. Inicia estudios eclesiásticos, que abandona para seguir derecho y medicina.

Trabaja al servicio del duque Carlos Augusto en Weimar y es catedrático de historia en Jena.

En sus inicios su obra está marcada por el romanticismo.

Su amistad con Johann Wolfgang von Goethe marca en la obra de ambos un profundo cambio, que se refleja en el interés por el estudio de los clásicos porque realizan una reinterpretación del hombre, con carácter humanista.

Biografia de Schiller Friedrich:Vida y Obra Literaria del Dramaturgo

Johann Christopher Friedrich Schiller, poeta, autor dramático, filósofo, teórico del arte e historiador, nació el 10 de noviembre de 1759 en Marbach am Neckar. Su padre, cirujano de esta población, hombre laborioso, que amaba a Dios y se mostraba alegre en todos los azares de su vida, se había reintegrado en el ejército del Duque de Würtemberg por necesidades económicas, y su primogénito Friedrich le nació estando él lejos de Marbach.

Esta nueva visión del mundo, junto al espíritu de rebeldía contra los prejuicios sociales, que lo caracterizan, se refleja en la creación de dramas como Die Riiuber (Los bandidos, 1781), en la cual persiste el deseo de cambio social por medio de la violencia.

Asimismo, Die Verschivorung des Fiesko (La conjuración de Fiesco, 1784), Kabale und Liebe (Lntriga y amor, 1784) y Don Carlos (1787), reflejan rebeldía y ansia de libertad.

En su formación intelectual y creación literaria puede percibirse la influencia del historiador Winkelmann, el pintor Gerard David y los poetas André Marie Chénier y Gotthold Ephraim Lessing.

Su obra está marcada por los ideales éticos y estéticos y aunque se nota en-ella la exaltación, también es posible encontrar elementos de gran realismo.

En historia es autor de Geschichte des Abfalls der vereimigten Niedérlande (Historia de la decadencia de los Países Bajos, 1788).

En ensayo, de Geschichte des dreíssigjahrien Kríeges (1791-1793), en el que proclama el protestantismo como defensor de la libertad religiosa; Sobre el arte trágico (1792); Cartas sobre educación estética (1795), en torno a la filosofía kantiana y Poesía ingenua y sentimental (1800).

Otros de sus escritos son Wallenstein, María Estuardo (1800), Die Jungfrau von Orleáns (La doncella de Orleáns, 1801), Wilhelm Tell (Guillermo Tell, 1804), Los dioses de Grecia, Los artistas y Oda a la alegría, musicalizada por Ludwig Van Beethoven en la novena sinfonía, Coral.

Biografia de Beethoven Compositor-Cronología-Obra Musical – BIOGRAFÍAS e  HISTORIA UNIVERSAL,ARGENTINA y de la CIENCIA

Con Goethe escribe la colección de epigramas Xemien.

• Principales Obras Litearias de Schiller

AÑO TÍTULO
1781 Los bandidos (teatro)
1783 Intrigas y amor (teatro)
1785 Oda a la alegría (poema)
1787 Don Carlos (teatro)
1788 La canción de la campana (poema)
1799 El ideal y la vida (poema)
1799 Wallenstein (trilogía en verso)
1800 María Estuardo (teatro)
1801 La doncella de Orleans (teatro)
1803 La novia de Messina (teatro)

• Sobre la Vida y Obras de Schiller Friedrich

De los diecisiete años datan sus primeros poemas, y de los dieciocho los primeros gérmenes de Die Rauber (Los bandidos). El influjo de la escuela de Würtemberg sobre las primeras obras de Schiller es muy claro.

La fuerza mágica de los ideales de libertad, vislumbrados entre las rejas de una casi prisión; los sueños políticos revolucionarios y el odio al poder establecido. Schiller plasmó en Los bandidos este grito de protesta.

Los mismos ideales primeros de libre voluntad moral —ya templados, sin embargo, por cierta serenidad— se hacen presentes en el Fiesco, «tragedia republicana», cuyo protagonista es un revolucionario que, tras haber conseguido sus fines, renuncia al pode para vivir una vida de buen ciudadano.

En diciembre de 1788, por obra de Goethe, a quien había conocido tres meses antes, fue nombrado Schiller profesor de Historia en la Universidad de Jena, cátedra que habría de dejar a los pocos meses.

En 1790, el poeta se casó con Lotte von Lengefeld, con quien había hecho amistad en Mannheim, el año 1784.

Se querían mucho. Pero a poco de casarse, una antigua infección tuberculosa se reavivó en su pecho, trayéndole de mal en peor durante varios meses.

Enfermo y falto de recursos, su lastimosa situación se vio de pronto solventada por la generosa ayuda económica que un poeta danés, Jens Baggesen, pudo reunir para él.

Schiller pudo dedicarse entonces a reconcentrar, en la quietud de lecturas y meditaciones, sus energías intelectuales. Los mejores frutos del poeta en materia de filosofía y de estética provienen de los años que siguieron.

Es en extremo significativa la preocupación ética de Schiller.Ya en las obras primerizas se vislumbraba el mensaje más radical que luego, sobre la base de un pensamiento más maduro, informaría sus obras posteriores.

En el fondo, no eran nuevas las ideas de Schiller: estaban inscritas en el patrimonio común del naciente idealismo. Lo nuevo y extraordinario en este hombre era la denodada pasión con qué vivía tales contenidos.

Al contrario de su amigo, el naturalista Goethe, fue un verdadero idealista; pero no porque le interesaran problemas de gnoseología, sino por el impulso que del idealismo podía tomar para engrandecer al hombre, para subrayar la autonomía de su ley moral.

Entre ambas solicitaciones, la poesía y lo ético, no ve Schiller contradicción alguna, aunque esto no le dispensa de esforzarse duramente para obtener la armonía. «Mi manera de componer me fuerza a emplear a la vez estos dos elementos heterogéneos y operar su fusión mediante perpetuos esfuerzos interiores.»

Biografía de Kant Immanuel: Resumen de su Vida y Obra Filosofica –  BIOGRAFÍAS e HISTORIA UNIVERSAL,ARGENTINA y de la CIENCIA
Kant Immanuel

Schiller fue el poeta del idealismo moral de Kant, a quien, sin embargo, enmendó en no pocos puntos, llevado por el temple antirrigorista de su alma.

Schiller pudo admirar en Kant la grandeza de la dignidad humana, de la voluntad autónoma, del triunfo sobre la pasión y de la raíz sublime que hay en la interioridad liberada por el deber.

Así, pues, tenemos a Schiller entregado a la tarea de armonizar los dos polos, sensibilidad y voluntad autónoma, inclinación de la naturaleza y libertad, que en Kant quedaban dolorosamente escindidos.

Para él la belleza (la belleza ética) lo reúne todo, es la armonía del hombre, plenitud alcanzada en un grado inefable por los griegos.

Y plenitud que el poeta anheló para su época, como solución del problema político incluso.

Testimonio de su preocupación por este problema son ya sus obras primeras, pues destilan, en el esplendor de la belleza, una insaciable ansia moral.

Su modo de entender la libertad, su sentido cívico, su simpatía por el auge de las nacionalidades, todo su idealismo neohumanista, van de la mano con el momento histórico que le tocó vivir.

Lo original es el modo como Schiller propuso y realizó este programa: a través de la belleza, la llave de la «totalidad de nusstro carácter», la liberación del hombre en la unidad de razón y sensibilidad, el camino de la armonía consigo mismo.

En el plano inmediato de la amistad personal el influjo más decisivo sobre Schiller debe cargarse a la cuenta de Goethe.

La afinidad que en 1794 unió a dos genios tan diversos y tan complementarios, inseparables como pilares del clasicismo alemán, es un admirable ejemplo en la historia de la literatura.

Fueron amigos durante once años, hasta la muerte de Schiller, en 1805, sin que la disparidad de modos de ser pusiera nube alguna sobre la transparencia de este trato.

El origen de este acercamiento íntimo entre los dos poetas fue una carta que, en agosto de 1794, dirigió Schiller a Goethe; dos meses antes se habían escrito con motivo de la publicación de una revista de cuestiones artísticas.

Para Schiller, el encuentro con Goethe significó un estímulo ordenador de esa vitalidad que en sus obras primeras tiene mucho de inmaduro. Esa superior serenidad, ese ojo «inmixto» y vigilante, a la vez crítico y realizador, qué faltaba a los ideales clasicistas de Schiller, fue obra de la amistad de Goethe.

De estos últimos once años de su vida proviene lo mejor de su obra. Los temas son casi todos tomados de la historia, pero el tratamiento es el que correspondía a la potencia lírica y dramática de Schiller.

La trilogía de Wallenstein es una pieza fundamental del teatro germánico. La obra, sobre la base de escritos anteriores, fue refundida en 1796 y concluida tres años más tarde.

Es una realización fiel y perfecta de la concepción estética de Schiller enriquecida por su amistad con Goethe: introduce, con enorme fuerza lírica, innovaciones dramáticas de importancia.

La historia se purifica de su dispersión y multiplicidad, de las asperezas y parcialidades que como «naturaleza real» presenta, para dar paso al desinterés contemplativo del arte, a la marcha progresiva de una idea, a la forma pura de una acción dramática, y, al mismo tiempo, a la validez ética universal de las fuerzas que entran en juego.

Un combatiente de la guerra de los Treinta Años, traidor a su Soberano por pasiones ambiciosas, contrapesa la culpabilidad de su pecado con la grandeza moral que el fracaso infunde en su personalidad.

María Stuart (María Estuardo), drama compuesto en 1800, transforma la tradición histórica con un singular sentido ético; contrapone, en la disparidad de María Estuardo y de Isabel de Inglaterra, las fuerzas de la libertad y de la belleza —fuerzas de la purificación de una pecadora de alma noble, por efecto del dolor—, a la bondad encogida y pacata de la virtud convencional.

Lo patético del arrepentimiento de un alma grande se deja caer con enorme acierto dramático en el acto quinto, como coronación perfecta de una acción compleja y clara a la vez.

Jungfrau von Orleans (La doncella de Orleáns) (1801), contiene una interpretación de los hechos que raya en lo caprichoso. Yendo demasiado lejos en la línea de su idealismo dramático, llegó Schiller a perder contacto con la poesía real de la Historia; al sustituirla por unos golpes líricos a veces muy acertados y a veces arbitrarios, per efectistas, quedaron en parte, malogradas las virtudes de esta pieza.

En Braut von Messina (La novia de Messina), obra de 1803, se atrevió Schiller a emplear elementos formales de la tragedia griega, tomando de ella incluso la función esencial del hado, y recurriendo, por supuesto, a la purificación catártica de las pasiones.

Aunque la tragedia denota maestría y emoción bien conducida, no resulta, como es de esperar, la más representativa del teatro de Schiller.Este calificativo podría aplicarse, en cambio, al drama compuesto en el año siguiente.

Wilhelm Tell (Guillermo Tell) reúne en una misma línea de acción la lucha de un pueblo por conseguir su independencia —idea enormemente seductora a los ojos de Schiller— y el drama íntimo de un hombre en quien se encarna este ideal.

El paralelismo, no confusión, que arrastra consigo toda la fuerza poética de la naturaleza y del paisaje alpino, es una realización maestra a la cual no estuvieron ajenos los consejos de Goethe.

Pueblo, paisaje e intimidad humana se coordinan en una unidad armónica que pone en juego todas las capacidades de Schiller: aspiraciones, ideales, sensibilidad ante el espectáculo de la naturaleza, penetración del sentimiento humano, fantasía creadora y singular maestría en la fusión de aquellos elementos bajo el esplendor y la unidad de la forma bella.

Han de sumarse a esta producción varios grupos de poemas, entre los cuales La campana, universalmente conocido, es una de las más bellas creaciones líricas de la poesía.

El 9 de mayo de 1805 murió Schiller de tuberculosis en Weimar, cuando se encontraba en pleno esplendor de su espíritu. Toda Alemania sufrió el impacto del golpe. No es aventurado decir que desde entonces, con las excepciones que la Historia del Arte impone en sus momentos de excesiva parcialidad y ceguera crítica, Schiller es considerado como el poeta y autor dramático más popular de la literatura germánica después de Goethe.

Fuente Consultada:
Diccionario NAUTA de Biografias: Entrada Johann Chrisstoph Friedrich Schiller Editorial NAUTA S.A.
Forjadores del Mundo Contemporáneo Tomo I Editorial Planeta

Temas Relacionados:

• Biografía de Virgilio y su Obra Literaria Poeta Romano
• Biografia de Browning Robert Vida y Obra del Poeta
• Biografia de Wordsworth William Vida y Obra del Poeta Ingles
• Biografia de Rafael Obligado-Poeta Autor de Santos Vega
• Biografia de Pietro Aretino poeta, escritor y dramaturgo italiano
• Biografia de Burns Robert Vida y Obra del Poeta Escoses
• Biografia de Whitman Walt Vida y Obra Literaria del Poeta
• Biografia de Varela Juan Cruz Poeta y Politico Argentino
• Biografia de Shelley Percy Bysshe Vida y Obra del Poeta

Enlace Externo:Biografía de Friedrich Schiller

La Historia del Mundo en Imágenes


Entradas Relacionadas Al Tema


------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------