Biografía de Domingo French Vida Politica y Militar



Biografía de Domingo French – Vida Política y Militar

Nació en Buenos Aires, el 21 de noviembre de 1774, siendo sus padres D. Patricio French, natural de San Lúcar, acaudalado comerciante en el «barrio del alto» de esta ciudad, instalado con un comercio de harinas cercano a la Residencia — actual iglesia de San Telmo (en la esquina de la calle que en 1765 se llamaba Belén), y doña María Isabel de Urreaga, porteña; habiendo contraído enlace los progenitores del procer en la iglesia de ía Merced, el 25 de mayo de 1772.

Fueron sus abuelos paternos: D. Patricio French y doña Cristobalina de Alcalá; y los maternos: D. Domingo Urreaga y doña Bernardina de Abila. Fue bautizado el 23 de noviembre de 1774 con los nombres de Domingo María Cristóbal, siendo padrinos D. Isidro Balbastro y su esposa, doña Bernarda Dávila de Agüero.

Domingo French

Durante su juventud desempeñó en Buenos Aires el puesto de entregador de pliegos y cartas, por cuyo trabajo podía cobrar por cada entrega «medio real y lo mismo por dos». A pesar de sus pocos años desempeñó misiones de confianza en la Administración de Correos, como fue la de llevar cien mil pesos a Montevideo, por haberse negado a hacerlo un capitán de buque correo.

Se inició en la carrera de las armas en 1806, con motivo de la primera invasión inglesa, interviniendo en la Reconquista el 12 de agosto, correspondiéndole en primer término, según la expresión de Groussac, «la gloria inmarcesible de la jornada«. Por su comportación en aquella épica lucha fue agraciado el 8 de octubre del mismo año con el despacho de teniente del ier. escuadrón de «Húsares».

El 12 del mismo mes parte para la Colonia, a fin de notificar su cesantía al Virrey Marqués de Sobremonte, y por su infatigable celo en el servicio público obtuvo el 9 de abril de 1807 despachos de ayudante mayor con grado de capitán de su escuadrón.

Tomó parte en la memorable Defensa de esta Capital, del 2 al 6 de julio de 1807, y por su actuación, su Jefe, el comandante D. Martín Rodríguez, le encomendó la redacción del parte con el propósito de mandarlo a España, donde se hallaba Pueyrredón creador del cuerpo de «Húsares». French, por Real Orden expedida en Sevilla el 13 de enero de 1809, fue reconocido como teniente de aquel cuerpo.

El 29 de octubre del año 1807 fue promovido al grado de sargento mayor; pasando el 30 de septiembre de 1808 como capitán graduado de teniente coronel, al Regimiento de Infantería del Río de la Plata.

Desde la llegada del Virrey Cisneros, comenzó la ardua lucha de tendencias entre españoles y «criollos», figurando entre los cabecillas de estos últimos, D. Domingo French, el cual se caracterizó en todo momento como inspirado porta estandarte de la acción separatista, manifestando en toda ocasión una señalada preferencia por la constitución de un gobierno democrático para nuestra naciente patria .

Cisneros conoció mucho antes de los días de mayo la conmoción espiritual de los criollos dirigidos con temerario entusiasmo por French con su ya bien ganado prestigio militar, el que celebraba sus reuniones secretas en los domicilios de Rodríguez Peña, Orma y Vieytes con Viamonte, Guido, Beruti y otros.



Este fue el mismo grupo de patriotas que constituyó la «Sociedad Secreta», nervio del principio separatista llamado más tarde morenista. Su oposición al formal propósito de muchos otros encaminado a concederle el gobierno de estas tierras a la princesa Carlota, fue de una heroicidad digna de ser realzada.

Durante todo el invisible proceso que fueron preparando los acontecimientos memorables de los días de mayo, Domingo French tuvo una activísima participación: durante los días 22, 23 y 24 y el glorioso 25, está en todas partes. El mismo Virrey Cisneros protesta el día 21 por la intromisión de los «Manolos» dirigidos por French. En esa fecha se adhiere al voto de Saavedra, diciendo «que se tenga por activo y decisivo» .

hué el más fogoso agitador del pueblo de Buenos Aires: conduciendo la multitud de patriotas llegó a las puertas cerradas del Cabildo, a las que golpea con sus puños, mientras gritaba la frase inolvidable para todo argentino: el pueblo quiere saber de lo que se trata».

También en el primer documento de nuestra emancipación, o sea el Acta del 25 de Mayo de 1810, se destaca la personalidad de French con este sobresaliente y vigoroso detalle: su firma está precedida por esta manifestación de poder: «por mí y a nombre de seiscientos» .

En la mañana del glorioso 25 de Mayo de 1810, conjuntamente con Antonio Luis Beruti, se proveyeron en la tienda de «La Recova», de varias piezas de cintas blancas y celestes, con las cuales fabricaron lazos distintivos: que ambos patriotas se apresuraron a colocar en sus ropas; siendo su acción personal decisiva para resolver a los demás a adoptar aquel distintivo; como también lo fue para decidir las perplejidades del Cabildo .

Es oportuno hacer presente aquí cómo los colores de nuestra enseña patria, desde las invasiones inglesas, fueron fijándose en los uniformes militares de los cuerpos constituidos por nativos. Del general Manuel Belgrano fueron estas palabras: «siendo preciso enarbolar bandera, la mandé ha-«cer celeste y blanca, conforme a los colores de la escarapela nacional».

La preocupación dominante en los miembros de la Primera Junta fue la formación de un ejército, y con fecha 27 de junio nombró a French, coronel del Regimiento denominado «América» o «Estrella».

Le correspondió actuar en el trágico final de la resistencia armada que organizó en Córdoba el general y Liniers y sus compañeros de infortunio.

El coronel French, por su energía y lealtad, fue elegido para comandar el triste episodio de Cabeza del Tigre: exigencias ineludibles de la causa emancipadora hicieron necesaria la muerte del héroe de la Reconquista, y así lo comprendió French, al dar la orden de fuego a sus soldados, y cumplir el doloroso deber de descargar su pistola sobre la sien de Liniers; una documentación de origen fidedigno, aprovechada por Groussac en su ya famosa obra, es la aseveración del marqués de Sassenay, cuando narra la ejecución del ex-Virrey.

El párrafo pertinente, en su traducción literal del francés, dice: «Los fusiles se bajaron y French ordenó el fuego. Fue French el que le dio el último tiro descargándole su pistola sobre la frente; triste deber para un oficial que «había llenado de favores y que le debía sus grados militares y su situación política».



French fue, desde el primer momento, de tendencia exclusivamente libertadora . Representó la fuerza militar del grupo civil encabezado por Moreno.

Ya en enero de 1811, con su Regimiento «América» o «Estrella», tuvo la intención de derrocar la segunda Junta e impedir el ejercicio del mando absoluto de Saavedra; apoyando la rebelión. Cuando el movimiento del 5 y 6 de abril de aquel año, French fue separado del mando «a pedido del pueblo», dice un informe del Archivo General de la Nación. Fue confinado a Patagones con otros patriotas.

Con el cambio de gobierno y formación del Triunvirato, el 16 de noviembre de 1811 fue restituido en el mando militar de su regimiento. En abril del año siguiente, se hallaba en La Bajada del Paraná con su cuerpo, pasando al mes siguiente al Salto, y en septiembre al Paso de Vera, en la costa oriental.

Establecido el segundo sitio de Montevideo, el coronel French participó del mismo, mandando su Regimiento N.? 3, ocupando su puesto en la izquierda de la línea sitiadora.

En mayo de 1813 fue desprendido con su cuerpo, alguna caballería de milicias y dos piezas de campaña para expedicionar sobre una montonera que apareció en el Yaguarón, y que tenía su campo atrincherado en Quilombo. Dicha fuerza se componía de criminales y aventureros del Brasil y de la provincia Oriental. En el combate que se libró contra ellos, asaltando French sus atrincheramientos, fue herido el subteniente José María González Echeandía, jefe de las dos piezas de artillería de la división. Deshechos y perseguidos los aventureros, la columna regresó en el mes de julio a la línea sitiadora.

Se halló en la toma de Montevideo, el 23 de junio de 1814, mereciendo la medalla acordada por el Director Posadas a los vencedores. Actuó en la campaña oriental hasta el mes de octubre, en que regresó a Buenos Aires. El 3 de noviembre del mismo año se le extendieron despachos de coronel mayor graduado. Poco después, debido a rivalidades y apasionadas intrigas, el Director Posadas, su primo y cuñado, lo destierra «sin figura de juicio». Posteriormente, el Director Alvarez Thomas rehabilita a French en un documento honrosísimo para su persona, siendo repuesto en su jerarquía.

En aquella época el gobierno decidió reforzar el Ejército del Norte que mandaba el brigadier Rondeau, y al efecto, se organizó una división formada por los Regimientos Núms. 2 y 3 de Infantería y algunos refuerzos de artillería, cuyo comando fue confiado al general French; estando mandados aquellos cuerpos, el primero por el coronel Juan Bautista Bustos y el segundo por el propio French, sumando 1.067 plazas, y una batería de 6 piezas.

El 30 de agosto de 1815 proclamaba en inspirada alocución a las tropas en la Plaza Mayor. Al pasar por Lujan pidió se realizasen oficios religiosos, y durante su celebración, rindió devoto homenaje a la Virgen, depositando a sus pies las banderas de los regimientos, otra conquistada en Montevideo, y su espada. Al pasar por Santa Fe, sacó otros 400 hombres más, según afirma Cervera en su Historia de aquella Provincia. En el mes de octubre llegó a Tucumán.

Pero la hostilidad de Güemes retardó la incorporación de French al Ejército del Norte, que se hallaba en campaña en el Alto Perú: la buena fe y elevada inspiración de French contribuyeron a que no se produjesen conflictos . Por lo extensas no se reproducen las comunicaciones cambiadas entre el último y el primero. Una de French contiene el párrafo siguiente: «Compañero: Yo trabajo y no perdono sacrificio alguno por la libertad de «mi patria; obedezco a mi gobierno; respeto sus órdenes y todo mi afán es «por la unión de todas las Provincias de América y de todos los que soste-«nemos su sagrado sistema».

French, con prudencia, venció la resistencia de Güemes, incorporándose en Humahuaca, el 6 de enero de 1816, a las tropas derrotadas en Sipe-Sipe.



Cuando a mediados de aquel año, el Director Pueyrredón resolvió el relevo de Rondeau por el general Belgrano, siendo French uno de los más decididos partidarios del primero, junto con el coronel Pagóla (según afirma el general Paz en sus Memorias), pensó en ejecutar un movimiento sedicioso semejante al que se había producido en Jujuy el 8 de diciembre de 1814, robusteciendo la autoridad de Rondeau y rechazando a Alvear como general en jefe de aquel Ejército; pero esta vez los ánimos no estaban conformes con la nueva asonada, y el resultado fue que French y Pagóla, el coronel Rafael Hortiguera, el comandante Celestino Vidal y otros, marcharon a Buenos Aires.

El 4 de octubre de 1816 fue dado de baja de las listas del Ejército del Norte, pero el 1 7 del mes anterior había obtenido su licencia y absoluta separación del servicio.

Separado de la carrera de las armas, French tomó participación ardorosa con los opositores a la política directorial; pero juzgándola el Gobierno excesiva y peligrosa, el 3 de febrero de 1817, sin forma alguna de proceso, fueron arrestados: Manuel Moreno, Pedro José Agrelo, Feliciano A. Chiclana, Vicente Pasos Kanki, Domingo French, Eusebio Valdenegro, Manuel Vicente Pagóla y José Moldes, y deportados a los Estados Unidos, con la única excepción del último, que era diputado. Según las noticias que se conservan por tradición, el distanciamiento entre French y Pueyrredón era profundo y no respondía sólo a antagonismos políticos, sino que arraigaba en hablillas de la época.

Permaneció en los Estados Unidos casi dos años, pues en diciembre de 1818 se hallaba de regreso en Buenos Aires, y en una minuciosa relación de sus padecimientos que presentó al Gobierno el 31 de enero de 1822, existente en el Archivo General de la Nación, expresa que no murió de hambre en aquel país, gracias al apoyo que le prestaron varios compatriotas desterrados. El 21 de diciembre de 1818 fue puesto preso en el cuartel del 2.9 Tercio Cívico, desde donde, el 29 de enero de 1819 solicitó que lo mandaran a cualquier parte que fuera del agrado del Gobierno.

Finalmente, el Director Pueyrredón, el 15 de abril del último año, lo repuso en su jerarquía de coronel mayor, y el 23 del mismo mes se ordenó se le abonasen sus sueldos atrasados, declarándosele el de coronel en «clase de disperso», por todo el tiempo que permaneció alejado del servicio.

Revistó por el E. M. G. en Buenos Aires .todo el resto de 1819, y desde enero a abril de 1820, figura en Martín García; pero el 16 de marzo de este último año se le encargó el Despacho de Guerra con carácter interino. El 28 de junio del mismo año, un ejército porteño de 2.000 hombres, al mando del gobernador general Soler, del cual era Jefe de E. M. el gfneral French, fue completamente derrotado en la Cañada de la Cruz por uno de 1.500 montoneros e indios, a las órdenes de Estanislao López, Carlos de Alvear y José Miguel Carrera. French, que mandaba la tercera columna de ataque del ejército de Buenos Aires, se rindió dentro de la Cacada, que estaba vadeando con dificultad, al ser atacado por una fuerza rcemiga encabezada por el coronel chileno Benavente.

Puesto en libertad, French figuró en el Regimiento de Dragones hasta el 1º de octubre de 1820, en que se disolvió; cuerpo en el cual revistaba iesde el 21 de abril del mismo año.

El 16 de octubre del mismo año 1820, el gobernador general Rodríguez, le extendió a French el nombramiento de «Comandante GraL del Resguardo de mar y tierra«, pero renunció a este puesto, quedando sin efecto su designación. Continuó desde el 1º de noviembre en el E. M. G. hasta el 28 de febrero de 1822, en que fue reformado. French, el día 15 de aquel mismo mes, había pasado a revistar por el «Despacho de Guerra».

El general Domingo French falleció en Buenos Aires, el 4 de junio de 1825, y el día 13 del mismo mes, el gobernador Las Heras decretó honores fúnebres y dispuso la erección de un monumento a su memoria.

El 21 de noviembre de 1828, el gobernador Dorrego dio un decreto disponiendo que uno de los tres monumentos funerarios que se habían encargado a Europa, se destinase a conservar los restos mortales del general French.

Fuente Consultada:
Yaben, Jacinto R. – Biografías argentinas y sudamericanas – Buenos Aires (1938)

juegos siete diferencias

noparece

fotos

creencias

anticonceptivos

mujeres

actitudes



------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------