Biografía de Beruti Antonio El Patriota de la Escarapela



Biografía de Beruti Antonio Luis
Patriota de la Revolución de Mayo de 1810

Nació en Buenos Aires el 2 de septiembre de MI2, siendo sus padres don Pablo Manuel Beruti, natural de Cádiz; y doña María González de Al-derete, nobles españoles avecindados en Buenos Aires, desde 1754, que gozaban de gran consideración social. Bajo la administración del virrey Aviles, el joven Antonio Luis desempeñó con laborioso empeño y sin compensación alguna, varios cargos delicados que evidenciaron su honradez y laboriosidad ; después pasó a España para completar sus conocimientos; y, al regreso a su ciudad natal, encontró a sus conciudadanos que festejaban el triunfo de la Reconquista. Beruti abrazó enseguida la causa de los «criollos» que estaban disgustados con la actitud cobarde de las autoridades metropolitaras.

Esto sucedía en 1809. Miembro del Comité secreto que se reunía en la casa de don Nicolás Rodríguez Peña, revelo en todas las conterencias a que asistió, su decidida e irrevocable idea de que esa independencia se llevara a cabo con esfuerzos y recursos propios . Es conocidísima su activa y brillante actuación en los inolvidables días de mayo de 1810, en que proclamaba a la muchedumbre «lleno de petulancia y animado por una chispa del fuego sagrado que iluminaba su fisonomía y calentaba su palabra».

beruti antonio luis coronel

En el Congreso que se constituyó en aquellos días, votó el 22 de mayo, por la deposición del virrey Cisneros. El nombramiento de la Junta gubernativa realizado en la noche del 23, constituyó una verdadera intriga, en la que aparentemente se trató de satisfacer las demandas del pueblo, el cuál quería ver totalmente anulada la autoridad de Cisneros, observando, en cambio, que el partido español había hecho pesar su influencia en el espíritu de los cabildantes, a los que acusaba de haberse extralimitado en sus funciones.

Este motivo decidió el movimiento popular en el seno del Comité Secreto, y Beruti que había contribuido con su palabra fogosa y entusiasta a hacer germinar todas estas ideas en todos los círculos sociales, apostábase el día 25 en la plaza de la Victoria, frente a un selecto concurso de patriotas reunidos por él con el deliberado propósito de hacer respetar la voluntad popular expresada el día 22 .

Fue allí, que aceptando la idea de French, distribuyó entre los patriotas enardecidos por sus vibrantes discursos, las escarapelas azul y blanca que habían confeccionado y cuya primera ostentó Beruti en su vestimenta. Fue él que por una inspiración del momento, propuso e impuso en esa misma fecha, con la cooperación del patriota Martín Rodríguez, la lista de los componentes del primer gobierno patrio que tuvo la República Argentina y que constituyó la Primera Junta. Beruti realizó una de las aspiraciones populares de aquel momento.

Según el historiador Mitre y el testimonio de don Tomás Guido, testigo presencial, fue de exclusiva inspiración de Beruti la composición nominal de nuestra Primera Junta de gobierno. La hizo considerando los propósitos del movimiento emancipador y los deseos del pueblo que ya no se contentaba con la deposición del Virrey.

El 27 de junio de 1810 era nombrado teniente coronel del Regimiento América, creado por la junta. Después de estos períodos iniciales de la emancipación política argentina, Beruti ya no brilla en la escena pública, hasta el momento en que empezaron a manifestarse las divisiones entre los miembros de la Junta poco después, como uno de los fundadores de la célebre sociedad patriótica compuesta por jóvenes distinguidos, la cual no era sino un club, siendo su punto de reunión el Café Marcos, establecido con el fin de extender la instrucción y otros fines literarios.

En esta Sociedad figuraban muchos decididos partidarios de Moreno y más que todo, de las intrigas del partido de D. Cornelio Saavedra, Presidente de la Junta, que a toda costa quería recuperar el terreno perdido por la entrada de los nuevos vocales en el Gobierno. Esta circunstancia hizo mirar con desconfianza las reuniones del café Marcos, pues se supo que algunos miembros de la junta se encontraban complicados en los trabajos tendientes a verificar el movimiento subversivo que premeditaba el partido Saavedrista, con el objeto de conquistar para su exclusivo provecho la dirección de los negocios públicos.

Esto motivó el motín del 5 y 6 de abril de 1811, que produjo el alejamiento de la Capital de los vocales Azcuénaga, Vieytes, Peña y los miembros más conspicuos de la Sociedad Patriótica: Beruti, French, Donado, Posadas, etc. Un mes después Beruti regresaba a la Capital, respondiendo a una orden del Gobierno que disponía se le restituyera a su domicilio, por no encontrarse razón suficiente para mantener la medida de destierro decretada.



El 19 de enero de 1812 se le nombraba teniente coronel del Regimiento N9. 3 y el 18 de noviembre del mismo año, Teniente gobernador interino de Santa Fé, dependiente de la Intendencia de Buenos Aires, que desempeñó hasta el 4 de junio de 1813, en que fue designado para desempeñar el mismo cargo en Tucumán, dependiente de la de Salta, ejerciéndolo hasta el 4 de marzo de 1814, en que fue designado teniente coronel del 1er. batallón del Regimiento Nº3.

El 9 de mayo del mismo año fue comandante del 2o. Tercio Guardia Nacional de infantería de Buenos Aires, y el 6 de agosto de aquel año fue graduado coronel y le fue encomendado el cuidado y vigilancia de los prisioneros de guerra, a cuyo efecto se le expidió el nombramiento de comisario general de prisioneros. Había desempeñado el Ministerio de la Guerra en dos ocasiones cuando fue nombrado el 30 de agosto de 1816 coronel efectivo y Sub inspector del Ejército de los Andes.

El 24 de enero de 1817, el general San Martín le confería el cargo de 29. Jefe del Estado Mayor, puesto con el cual tuvo distinguida actuación en la batalla de Chacabuco, el 12 de febrero siguiente, mereciendo una citación especial del comandante en jefe, por sus merecimientos en aquella gloriosa jornada. Poco después, a fines de marzo del mismo año, se retiró del Ejército de los Andes, regresando a Buenos Aires, donde permaneció sin puesto de importancia hasta que la lucha de los partidos políticos reavivó su antiguo entusiasmo, impulsándolo a afiliarse al Partido Unitario.

En el año 1841 como ministro del. general Lamadrid, asistió a la batalla del Rodeo del Medio (Mendoza), ganada por Pacheco el 24 de septiembre de aquel año y Beruti, derrotado, se ocultó. Descubierto por el general vencedor , éste le dispensó consideraciones especiales, no obstante lo cual el fogoso tribuno que era ya un anciano, no pudo dominar su abatimiento moral: asaltóle un delirio que alteró su razón y que fue el presagio de su muerte, ocurrida el 3 de octubre siguiente, esto es, diez días después de la derrota. Su cadáver fue eneerrado en Mendoza, sin que en su sepultura se colocase alguna señal distintiva, lo que hizo imposible a sus familiares encontrar sus restos ni perpetuar su memoria por medio de un monumento recordatorio.

Beruti obtuvo su reforma militar el 12 de febrero de 1823.

Había contado matrimonio con doña Mercedes Ortiz, una de las matronas que en Mendoza entregaron sus joyas en holocuasto a la patria.

Fuente Consultada:
Biografías Argentinas y Sudamericanas – Jacinto Yaben – Editorial “Metropolis”

juegos siete diferencias

noparece

fotos

creencias

anticonceptivos

mujeres

actitudes



------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------