La Educación en la Contrarreforma Católica: De La Salle y Calasanz



La Educación en la Contrarreforma Católica
Educadores Sacerdotes: De La Salle y Calasanz

La Contrarreforma Católica

Frente a la transformación creada por la Reforma de Lutero, era preciso fijar claramente los, principios del catolicismo y estrechar los cuadros de una Iglesia restablecida en su espíritu y en la difusión de sus preceptos. La renovación del catolicismo había comenzado antes de la propagación del protestantismo. Se reforman las órdenes religiosas, se fundan otras nuevas, se busca de coordinar la doctrina con el humanismo renacentista, etc.

Coronó este esfuerzo la convocatoria de un concilio, una asamblea de todos los obispos en Trento, la cual, después de numerosas dificultades creadas por el poder político, se reunió en 1545. De este concilio partió una reforma del clero, una manera nueva de encarar la educación popular y surgió un nuevo instrumento de la unidad católica, la orden religiosa conocida con el nombre de la Compañía de Jesús.

Desde entonces la lucha no tuvo tregua. Antes de transcurrir cincuenta años, los nuevos combatientes habían logrado poner a Francia a favor de la Iglesia, salvar parte de los Países Bajos, y recobrar para la fe católica grandes zonas de Germania y Polonia.

Al mismo tiempo que la propaganda de Lutero en favor de la instrucción popular, aparecen en el campo católico numerosas iniciativas similares. Mucho antes del Concilic de Trento se fundaron numerosas órdenes religiosas cuya finalidad era extender la instrucción a todas las clases sociales. Nos limitaremos a recordar unas pocas: los Teatinos (por su lugar de origen), fundados por san Cayetano de Tieni, que asumieron la tarea de la educación profesional de los huérfanos, y los Barnabitas, organizados en Milán, dedicados a la educación popular.

El Concilio de Trento concedió gran importancia a la actividad educacional y aprobó numerosos decretos sobre ella. Recomendó a los sacerdotes ocuparse preferentemente de la juventud, ordenó establecer escuelas en las poblaciones donde no existían, obligó a las parroquias a costear un maestro para los pobres, recomendó a las órdenes religiosas favorecer la enseñanza secundaria y a los obispos les mandó transformar sus escuelas catedrales en seminarios para la formación del clero. (Ver: La Contrarreforma Católica)

LAS ORDENES ENSEÑANTES

Las disposiciones del Concilio promovieron en la Iglesia un verdadero despertar del interés educacional. En 1571 el Papa san Pío V mandaba a los obispos que fundasen en sus diócesis las sociedades que estimaran convenientes para promover la instrucción religiosa de los niños, erigiéndose en gran número las Asociaciones de la Doctrina Cristiana.

El popular arzobispo de Milán, san Carlos Borromeo, compiló el Catecismo romano para los párrocos, texto oficial de la enseñanza catequística, y por encargo suyo, Silvio Antoniano escribió un tratado político-pedagógico titulado: De la educación cristiana y política de los reyes. Las escuelas elementales, los orfelinatos, las academias y bibliotecas que organizó este piadoso varón caracterizan una época de la historia del norte de Italia.
Precursor de la enseñanza de los menesterosos fue en Francia san Pedro Fourier (1560-1640), quien, siendo párroco, fundó hermandades de maestros y maestras. Pero sus nobles iniciativas fracasaron.

Durante las guerras civiles llamadas de los Treinta Años, nacieron las órdenes-docentes francesas. En 1592 el venerable César de Bus (1544-1607) fundó la de los Padres doctrínanos, cuyas escuelas funcionaron hasta la Revolución. En Burdeos, la beata Juana de Lestonac, sobrina de Montaigne, fundó la Compañía de María (1610). San Francisco de Sales y la marquesa santa Juana de Chantal establecieron la orden de La Visitación, para la educación de la mujer, junto con las ursulinas, extendidas poco después hasta los Estados Unidos de Norteamérica.



SAN JOSÉ DE CALASANZ (1556-1648)

Notable apóstol de la educación popular y quizá el primer sacerdote católico fundador de una comunidad dedicada exclusivamente a la enseñanza fue san José de Calasanz. Estudió en Valencia y Alcalá, donde se doctoró. Después de ser ordenado sacerdote, se dirigió a Roma y allí se ejercitó en la enseñanza de la doctrina en los templos y en las plazas.

san jose de calasanz

No tardó en persuadirse de que la miseria y perversión moral del pueblo romano procedía en gran parte de la ignorancia y el abandono en que yacía la educación popular y se propuso fundar una congregación.( de sacerdotes dedicada a la enseñanza.

En 1587, Calasanz abrió su primera escuela gratuita» en uno de los barrios más pobres de Roma y no tardó en crear otras escuelas similares, ayudado por algunos de sus discípulos. Admitía en sus escuelas a cuantos niños se presentaban, aunque no fuesen católicos.

La Iglesia aprobó obra tan noble y útil: en 1621 la reconoció con el título de Congregación de los Clérigos Regulares Pobres de las Escuelas Pías (de ahí el nombre de escolapios) y la favoreció con privilegios. Vivía aún el fundador cuando se crearon escuelas en Moravia, Hungría, Italia, etc., a pesar de la oposición de las corporaciones docentes.

En España tuvieron gran dificultad para establecerse. La Hermandad de San Casiano, amenazada en sus intereses profesionales por la gran afluencia de niños que acudieron a las Escuelas Pías, protestó por el establecimiento de los escolapios en Madrid. El expediente fue largo, pero al fin se resolvió en favor de la razonable libertad de enseñanza.

Aunque a José de Calasanz le cabe el indiscutible mérito de haber organizado un plan de enseñanza, no quiso renovarlo todo; se limitó a disponer metódicamente los estudios.

Como fin se propuso educar a los niños en la cristiana piedad, pero como su preocupación eran los niños pobres, quiso que se diera a su enseñanza un carácter de inmediata utilidad: «Se debe proveer de maestros hábiles a los niños pobres, para que se pongan pronto en disposición de ganarse más fácilmente lo necesario para la vida».

El plan de estudios era muy sencillo: «Será obligación de nuestro instituto enseñar a los niños, con la posible facilidad, desde los primeros elementos, el modo de leer bien, la aritmética y la lengua latina (gramática)».



En cuanto a la educación física, era partidario de todo cuanto pudiera desarrollar las fuerzas físicas y mantener la salud: de ahí la importancia que concedía a la limpieza y a la higiene escolar. San José de Calasanz dejó consejos muy notables sobre la formación intelectual y el cultivo de la memoria.

SAN JUAN BAUTISTA DE LA SALLE (1651-1719)

Verdadero creador de la escuela popular en lengua materna fue san Juan Bautista de La Salle (1651-1719). Impresionado por el destino sombrío que esperaba a los niños pobres, siendo canónigo e hijo de familia noble, vendió todos sus bienes, los distribuyó a los pobres y fundó un instituto denominado de los Hermanos de las Escuelas Cristianas. Buscó colaboradores que, ligados por votos, no tuviesen ocupaciones sacerdotales, para poder así dedicarse exclusivamente a la enseñanza.

juan bautista  de la salle

Hubo de luchar contra muy ásperos obstáculos, pero todos los superó con su fe ardiente y su idealismo inquebrantable. Escribió numerosos tratados que contienen directivas pedagógicas y didácticas. Propendió a la creación de escuelas gratuitas y, al misma tiempo, obligatorias; fundó escuelas para el perfeccionamiento obrero, para la preparación comercial y para la formación de los futuros maestros. Fue ésta la primera escuela normal organizada.

La reacción pedagógica de la Contrarreforma se extendió hasta el siglo XVII, pero en algunos casos estuvo en oposición con las directivas del humanismo ciceroniano. Así surgió la Congregación del Oratorio, fundada en Roma en 1573, por san Felipe Neri (orientador del gran músico Palestrina), congregación que adquirió gran importancia en Francia debido al cardenal de Bérulle; pero la Compañía de Jesús fue la que realizó todos los objetivos educacionales de esta época.

Fuente Consultada:
Historia de la Educación – Juan Carlos Zuretti – Editorial Itinerarium – Colección Escuela –
Enciclopedia Electrónica ENCARTA – Microsoft
Enciclopedia del Estudiante Tomo 19-Historia de la Filosofía – Editorial Santillana
Wikipedia –

 

https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/estrella1_bullet.png

ocio total

juegos siete diferencias

noparece

fotos

creencias

anticonceptivos

mujeres

actitudes

actitudes


puzzles


------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------