Biografía de Domingo Cullen Gobernador de Santa Fe



Biografía de Domingo Cullen

Nació en Lanzarote, Tenerife, en las Islas Canarias, en la penúltima década del siglo XVIII, siendo hijo del cónsul inglés establecido en aquella ciudad. Huérfano de temprana edad, vino a América, estableciéndose en el ramo comercial en la ciudad de Montevideo, tomando parte inmediatamente en pro de la causa patriota, poniéndose al habla con sus dirigentes.

Desde el interior de la plaza, sitiada a la sazón por las fuerzas independientes, y valiéndose de botellas que confiaba a las corrientes de las aguas, ponía en conocimiento de los sitiadores los movimientos de las tropas reales. Cuando se rindió el general Vigodet, el 23 de junio de 1814, Cullen, en recompensa fué nombrado contador de la Aduana, pero poco después renunció a tal puesto y se trasladó a la ciudad de Santa Fe, fijando definitivamente su residencia en aquella provincia.

domingo cullen

D. Domingo Cullen contrajo relaciones con D. Estanislao López, del cual bien pronto llegó a ser su consejero privado y a cuyos planes se asoció resueltamente. Desde aquel momento Cullen empezó a jugar un rol prominente en la provincia de Santa Fe: hombre de carácter y de consejo, con una razón despejada y un talento especial para la intriga política, llegó a ejercer sobre el caudillo santafecino una influencia preponderante.

El general Paz en sus «Memorias» afirma que Cullen era intrigante, falso, y que lejos de disimular la influencia que ejercía sobre Estanislao López, declaraba sin rodeos que tenía absoluta dirección en los negocios políticos de la provincia.

Como agente de López cerca de Rosas, firmó el 18 de octubre de 1829 un tratado de amistad y alianza entre los gobiernos de Buenos Aires y Santa Fe, con el fin de resistir a las agresiones de las demás provincias y también con el fin de contener los desmanes de los salvajes. Esta fue la preparación al tratado que se firmó más tarde entre las cuatro provincias litorales, el 4 de enero de 1831, llamado del Cuadrilátero conocido como el pacto federal, que fue la primera base orgánica que se dio al sistema de gobierno así llamado, en la República Argentina, pacto en el cual D. Domingo Cullen firmó en representación de López. Según afirma el general Ferré en sus «Memorias», Cullen era el que inclinaba al caudillo santafecino a no ser condescendiente con Rosas.

Cullen fue Ministro General del gobernador López y en varias ocasiones ejerció el mando gubernativo por delegación del titular, cuando debió salir a campaña o cuando se ausentó de la sede del mando por razones de carácter político.

En el desempeño del primer cargo de la provincia, promovió, según afirman documentos de la época, los intereses del pueblo con una consagración y patriotismo que no eran comunes en aquella época: organizó la hacienda pública; estableció un colegio de ciencias morales, cuya dirección se encomendó a D. Francisco Solano Cabrera, más tarde hecho asesinar por el Dictador Rosas; restituyó a la provincia sus antiguas líneas fronterizas; realizó acuerdos de paz con los salvajes, estableciendo algunas reducciones; dio impulso a la educación primaria, y, finalmente, regularizó el mecanismo político y administrativo de la provincia.

Varios historiadores y la lectura de los documentos atingentes, acusan a Cullen de haber combinado con los hermanos Reinafé el asesinato del general Juan Facundo Quiroga, con la anuencia, por supuesto, de Estanislao López. Esta aseveración parece bien fundamentamentada y Saldías dá aquella maquinación como segura. El general Paz que se encontraba preso en Santa Fe en aquella época, afirma que las relaciones de López con los Reinafé eran íntimas; «que el coronel Francisco Reinafé estuvo en Santa Fe un mes antes de la muerte de Quiroga, habitando en la propia casa de López y empleando muchos días en conferencias misteriosas con éste».

Es evidente que con relación al fin del caudillo riojano fué muy significativa la frase empleada por López en carta datada el 26 de julio de 1831, dirigida desde Córdoba a su amigo Rosas, con motivó de la elección de gobernador de dicha provincia y cuyo tenor es como sigue: «Esto indica que el general Quiroga aspira a levantar su persona sobre todos los poderes de la nación, y eso no le ha de ser muy fácil conseguirlo; «PARA VERLO ESTA EL TIEMPO».



Esta es la sentencia de muerte del Tigre de los Llanos, decretada por López y ejecutada por los Reinafé.

Cullen reemplazó a López en el gobierno una parte del año 1833, mientras el titular expedicionó contra los indios del Chaco. Desde el 12 de marzo hasta diciembre de 1835, en que el gobernador abandonó los negocios públicos en busca del restablecimiento de su salud; en el año siguiente, en el mes de julio, en que López salió a asaltar una toldería de indios que se aproximaba a la ciudad de Santa Fe; y finalmente, desde enero a abril de 1837, cuando el caudillo santafecino se trasladó a Buenos Aires en busca de una cura a su enfermedad.

Poco después el Ministro Cullen era enviado por López para que tratase con Rosas un arreglo con el almirante francés que bloqueaba con su escuadra todos los puertos del litoral, interrumpiendo, por consiguiente, el comercio con los pueblos del interior por los afluentes del Plata. Cullen se trasladó a Buenos Aires, pero encontrando en Rosas una resistencia insuperable para lograr el objetivo de su misión, cumplimentando las órdenes de López, se trasladó a la escuadra bloqueadora, y se entendió directamente con el jefe de ella, con el fin de que facilitara el comercio de los pueblos que estaban en paz con Francia.

Esta comisión iba a serle fatal a Cullen, pues Rosas nunca se la perdonó, por haberla considerado, de buena o de mala fe, como iniciada por el mismo comisionado, y no como emanada de López, cuyo fin estaba próximo, pues poco después, el 15 de junio de 1 838, moría en Santa Fe. Cullen se hallaba aún ausente por la comisión que se acaba de referir, y al fallecer el titular, fue nombrado gobernador interino.

Al regresar a Santa Fe, dio cuenta a la Cámara de Representantes del cumplimiento de la misión que le encomendara el extinto Gobernador, y en vista del resultado obtenido en su misión y el deseo manifestado por los jefes y oficiales veteranos de milicias, la Legislatura lo nombró titular. Su elección fue resistida por el comandante Juan Pablo López, hermano de D. Estanislao; por el gobernador de Entre Ríos, general Echagüe, que aspiraba aquel puesto para su hermano José María; por el pueblo, que argüía su calidad de extranjero, y por Rosas, por la razón antedicha.

Cullen huyó dos días antes del encuentro que tuvo lugar el 2 de octubre de 1838 entre sus partidarios y las fuerzas de Juan Pablo López, el cual, el día 14 ocupó la suprema magistratura de la Provincia. Una de las razones que más determinaron la guerra a Cullen, fueron las comunicaciones cambiadas entre éste y el gobernador de Corrientes, Genaro Berón de Astrada, en pugna con el poder central.

Cullen había huido a Santiago del Estero, en busca del apoyo de su íntimo amigo el gobernador Ibarra, el cual lo recibió con satisfacción. Pero desde allí, el ex-gobernador santafecino agitó los espíritus en Córdoba, con el fin de provocar una revolución contra el gobernador Manuel López, hechura de Rosas. Este exigió de Ibarra la entrega inmediata de Cullen, que también había tendido redes subversivas a Catamarca.

La exigencia de Rosas iba acompañada de la amenaza de una invasión si no entregaba al confidente de López, el cual al saber esto, manifestó sus intenciones de refugiarse en Bolivia, pero Ibarra se opuso decididamente, garantiéndole que nadie lo sacaría de su provincia.

No obstante esto, una noche hizo prendei a Cullen en su cama y lo entregó a una partida para conducirlo a Buenos Aires. Sabedor Rosas de esto, despachó a su edecán, el coronel Pedro Ramos, para que saliese en busca del prisionero, con la orden de ejecutarlo, como lo cumplió el mencionado jefe, en la «Posta de Vergara» sobre la orilla del Arroyo del Medio, el día 22 de junio de 1839, sepultándose sus restos en el lugar mismo de la ejecución.

Di. Domingo Cullen era casado con doña Joaquina Rodríguez del Fresno, matrimonio del cual nacieron dos varones, José y Ricardo, y una mujer, Gerónima Cullen.



Fuente Consultada:
Biografías Argentinas y Sudamericanas – Jacinto R. Yaben – Tomo II – Editorial «Metrópolis»

https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/estrella1_bullet.png

ocio total

juegos siete diferencias

noparece

fotos

creencias

anticonceptivos

mujeres

actitudes

actitudes


puzzles


------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------