Biografía de Fray Mamerto Esquiú Obispo Argentino



Biografía del Obispo Fray Mamerto Esquiú

Nació en Callesita, departamento de Piedra Blanca, provincia de Catamarca, el 11 de mayo de 1826, siendo sus padres D. Santiago Esquiú y doña María Nieves Medina; familia de escasa fortuna, que llevaban una existencia modesta, pero honrada y cristiana.

Esta última característica de su familia fué la causal determinante de su orientación en la vida: a los cinco años de edad vistió el hábito de la comunidad franciscana, entrando a los diez en el convento de aquella orden, establecido en el lugar de su nacimiento. Las primeras letras las aprendió en la escuela de doña Teresa Bravo; en San Francisco estudió latín con fray Ramón de la Quintana, y filosofía bajo la dirección de fray Wenceslao Achával.

Fray Mamerto Esquiu

Desde la iniciación de sus estudios, el niño Esquiú sobresalió entre sus cincuenta y tantos condiscípulos, de los cuales muchos se distinguieron en su vida por su inteligencia y su contracción a sus ocupaciones.

A los 17 años terminó su carrera teológica, cuyos cursos los dirigió fray León Pajón de la Zarpa, siendo designado para ejercer el honroso cargo de Secretario Provincial, ocupando este honorable puesto el Dr. Wenceslao Achával, que murió siendo Obispo de Cuyo.

Antes de cumplir la edad prescripta por los cánones para recibir las órdenes sagradas, fué consagrado por el Obispo Sarmiento, de la Diócesis de Cuyo, dispensándosele la edad que le faltaba llenar. Entró en el noviciado y profesando el 14 de julio de 1842, siendo ordenado el 18 de octubre de 1848.

En Catamarca fué Regente del Convento y profesor de diversos ramos de estudios y en la tribuna sagrada, múltiples veces, se reveló orador de alta escuela, que atraía inmenso auditorio, y producía admiración entre sus oyentes por sus palabras y sus ideas.

Con motivo de la jura de la Constitución de Catamarca, Esquiú predicó un clásico sermón alusivo al acto, que muy pronto recorrió toda la América, llevando la fama de su nombre; y el cual fué reproducido numerosas veces por la prensa nacional y extranjera, con manifestaciones honrosas para su autor, como jamás las recibió ningún sacerdote argentino.

Por aquella brillante pieza pronunciada el 9 de julio de 1853, y por la que pronunció el 28 de marzo del año siguiente, con motivo de la inauguración de las autoridades constitucionales; el Vice-Presidente de la Confederación, Dr. Salvador María del Carril dictó un decreto el 2 de mayo de 1854, disponiendo se hiciera una impresión de ambos discursos, los que debían remitirse «en número suficiente a todas las autoridades civiles y eclesiásticas de la Confederación.»

En 1861, el limo, señor Segura fué designado Obispo de Paraná, y manifestó entonces que no podía desempeñarían alto caigo si no lograba conseguir que el R. P. Mamerto Esquiú ocupase la secretaría. No tuvo más remedio el último que abandonar la comunidad de la orden donde había permanecido hasta entonces, y acompañar al Obispo en sus delicadas funciones; destacándose Esquiú por la rectitud de sus actos y la extensión de sus conocimientos.



Posteriormente regresó a Catamarca, para volver al convento donde había pasado sus años juveniles, y después de un tiempo concibió la idea de buscar asilo en otro convento de más estricta observancia, donde el tranquilo silencio del claustro le permitiera recogerse en el seno del estudio incesante, en su propio pensamiento, en la adoración de Dios.

Al enterarse los catamarqueños de aquella resolución, presididos por sus primeras autoridades civiles, se apresuraron a rogarle desistiera de su propósito, pero todo fué en vano, y Esquiú se dirigió por el camino solitario y escabroso de Bolivia a encerrarse en un convento de Tarija.

Allí permaneció ocho años, tiempo dedicado por completo a la penitencia y al estudio: su alma la consagraba enteramente a Dios, y robustecía y dilataba su fuerza intelectual para practicar el bien en el ejercicio de su sublime apostolado. Pero sus profundos conocimientos iban acrecentando su fama y elo era un obstáculo para que Esquiú pudiera permanecer completamente entregado a sus deberes religiosos y a sus estudios predilectos.

Instado por el Obispo de Sucre para que dictase una cátedra en el Seminario Conciliar de aquel pueblo, tuvo que abandonar el convento de Tanja para dedicarse de lleno a su nueva tarea. Gran parte de la juventud de aquella época aprovechó las ventajas que proporcionaba tan ilustrado maestro, el cual, durante su estada en Sucre, fué el más respetable consejero del Arzobispo, que oía su esclarecida opinión en todos los asuntos difíciles de alguna importancia.

Ocupó también la tribuna sagrada y dio varias conferencias en las Ferias Mayores, donde concurría el pueblo entero, y hasta las más altas autoridades de Bolivia, mereciendo particulares felicitaciones del Presidente de la República y de las personas más ilustres de aquel país.

Por aquel entonces ocurrió el fallecimiento del Arzobispo Escalada: en la terna presentada por el Congreso argentino para llenar la vacante, Esquiú ocupó el primer puesto, y el ilustre prelado respondió al Gobierno de su Patria pidiéndole que se le acordara un corto plazo para consultar con sus padres conventuales la resolución que debiera adoptar.

Muy luego, dirigió Esquiú su renuncia al elevado cargo para el cual había sido elegido, por medio de un documento nutrido de altas consideraciones, que fué especialmente publicado por la prensa argentina y chilena, acompañándole de honrosísimos conceptos. Tal renuncia afianzó en todos los espíritus su reputación de fraile humilde , aún en algunos que antes pensaban que la conducta de Esquiú era enteramente fingida.

El Presidente Sarmiento se vio obligado a nombrar al Obispo de Aulon, Dr. Federico Aneiros, que ocupaba el 2º. lugar en la terna; cuyo 3er. lugar había sido llenado por el Dr. Juan José Alvarez, deán de la catedral de Paraná.

Esquiú, para evitar una insistencia, se ausentó para el Perú, permaneciendo en Lima, para pasar a Guayaquil. Posteriormente se dirigió a Europa, donde pudo con su esclarecido talento, estudiar su civilización y apreciar debidamente la ley fecunda del progreso. El General de la orden, Fray Ber-nardino Aportu Romantino, lo presentó a Pio IX, que lo recibió con visibles muestras de placer sincero, manifestándole su pesar cuando no había aceptado el arzobispado de Buenos Aires.

Después se dirigió a Jerusalén, donde Esquiú pasó algún tiempo visitando los lugares que oyeron el primer acento de la palabra evangélica, y orando sobre los sagrados sitios regados por la sangre de Jesucristo. Pensaba permanecer allí un largo tiempo, pero el General de la orden dispuso su regreso a la República Argentina: Esquiú resolvió fijar su residencia en Catamarca.



A su paso por Santa Fé se demoró en el convento de San Lorenzo con el fin de tomar ejercicios espirituales, y apenas llegó a Catamarca, se hizo cargo de una cátedra de enseñanza.

Al fallecer el Obispo de Córdoba, Dr. Alvarez. Esquiú fué designado en primer término en la teína del Senado argentino para reemplazar a aquel, y el Presidente de la República lo obligó para desempeñar aquella elevada dignidad.

Apenas recibió la comunicación de su nombramiento, Esquiú envió su renuncia, pero el Gobierno no la aceptó y la Diócesis de Córdoba permaneció vacante. En estas circunstancias vino a Buenos Aires el Delegado Apostólico Monseñor Di Pietro Orfarini y después de residir algunos días en esta ciudad, llamó al padre Esquiú.Después de algunas conferencias entre ambos prelados, le ordenó en nombre de León XIII que aceptara el Obispado de Córdoba.

Debió acatar el mandato supremo y algunos meses después, cuando llegaron las bulas pontificias que le acreditaban su nuevo carácter, venía una carta del Pontífice felicitándolo por el honor que había merecido, y asegurándole que sus talentos y virtudes le hacían abrigar la convicción de que desempeñaría honrosamente su cometido en la iglesia de que iba a ser jefe.

Consagrado en Buenos Aires en diciembre de 1880, pronto tomó posesión de su Diócesis. Aquel año, con motivo de la declaración de la Capital de la República, pronunció un discurso en la Catedral de esta ciudad, concurriendo a escucharlo todo lo más notable de Buenos Aires.

Viajando desde Córdoba, el obispo Esquiú murió casi repentinamente, el 10 de enero de 1883, a su regreso de su visita canónica a la provincia de La Rioja, en el lugar llamado Suncho, perteneciente a la jurisdicción de Catamarca, hoy estación Esquiú, del ferrocarril Recreo de Chumbicha. En «El Ambato» y en «El Cruzado» aparecieron numerosos artículos de su pluma sabia y elocuente.

Fuente Consultada:
Yaben, Jacinto R. – Biografías argentinas y sudamericanas – Buenos Aires (1938)

https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/estrella1_bullet.png

ocio total

juegos siete diferencias

noparece

fotos

creencias

anticonceptivos

mujeres

actitudes

actitudes


puzzles


------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------