Historia de la iglesia de Santo Domingo Monumento Histórico



LA CONSTRUCCIÓN DE LA IGLESIA DE SANTO DOMINGO EN BUENOS AIRES

A mediados de septiembre de 1585 llegó a Buenos Aires fray Alonso Guerra, nombrado Obispo del Río de la Plata, quien trajo consigo una imagen de la Virgen del Rosario, patrona de la Orden Dominica, y que fue colocada en la iglesia Matriz que se estaba construyendo. Esta imagen pasó a presidir luego la cofradía de la Virgen del Rosario, fundada por este obispo.

Por el año 1600 vinieron desde Chile los padres Pedro Cabezas y Juan Beloso, para establecer la Orden Dominica en Buenos Aires. Adquirieron un solar (hoy esquina de Balcarce y Venezuela) donde comenzaron su primera capillita, que pusieron bajo el nombre de Nuestra Señora del Santísimo Rosario.

En 1602 el padre Cabezas trasladó la imagen desde la Catedral a la capilla en construcción. En la actualidad la imagen se guarda en Santo Domingo y es conocida por la Primera o la Antigua.

Iglesia de santo domingo en buenos aires

En el mismo solar el padre Francisco Riveras fundó en 1605 el convento, denominándolo de San Pedro González Telmo, nombre que conservó cuando en 1610 fue trasladado al lugar actual en la esquina de Defensa y Belgrano.

Así se explica la existencia de los dos patronos: San Telmo para el convento, y la Virgen del Rosario para el templo. Sin embargo, sobre ellos predominó el de la Orden y sólo se le designa Santo Domingo.

La patrona de la iglesia fue llamada después de las invasiones inglesas Virgen del Santísimo Rosario de la Reconquista y Defensa de Buenos Aires.

Debido a los deficientes materiales empleados y a tres derrumbes sufridos en los años 1673, 1720 y 1752, los dominicos se vieron obligados a sucesivas reconstrucciones. Un año antes de este último contraste, el 29 de junio de 1751, el obispo Juan A. de Bazurco colocó la piedra fundamental del actual templo, inaugurado y bendecido el 22 de octubre de 1773 sin estar concluido.

Don Juan de Lezica y Torrezuri, fundador de la Villa de Lujan, contibuyó grandemente a la erección de esta iglesia, en cuya construcción se sabe que intervinieron Antonio Masella y el maestro alarife Francisco Alvarez.



Cuando el 2 de julio de 1807 los ingleses intentaron por segunda vez apoderarse de Buenos Aires, Santo Domingo fue teatro de uno de los más gloriosos episodios de la Reconquista. Los invasores se habían atrincherado allí, y desde su única torre ofrecían franca resistencia a las fuerzas de Liniers. Muchos de los cañonazos disparados desde el Fuerte dieron en la torre, quedando las balas incrustadas en ella. En la época de Rosas, don José María Iturriaga hizo retirar las balas verdaderas y como recuerdo colocó en su lugar tacos de madera, que son  los que aún conserva.

Durante el gobierno de Rivadavia los dominicos tuvieron que abandonar el país, utilizándose el convento como Museo de Historia Natural bajo la dirección del químico y botánico italiano Pablo Ferrari. En la parte alta de la iglesia se instaló un observatorio astronómico dirigido por otro sabio  italiano,  Octavio  Fabricio Mosotti.

El 22 de octubre de 1835 Rosas dio un decreto por el cual hizo retornar al país e instalar en su convento a los dominicos. Este decreto está firmado de puño y letra, y en él se justifica la devolución a la comunidad de los bienes que le habían sido confiscados por ei gobierno de Rivadavia. En mérito a esta resolución Rosas fue nombrado hermano de la Orden.

Hasta 1856 el templo tenía una sola torre, la de la izquierda.

En el atrio se encuentra el hermoso mausoleo, inaugurado el 20 de junio de 1903, que guarda los restos de Manuel Belgrano. Estos estuvieron primeramente sepultados bajo una losa, a la entrada de la iglesia, por voluntad testamentaria del general, que pertenecía a  la Orden Tercera de Santo Domingo.

También se hallan en ei templo los restos de Juan de Lezica y Torrezuri, benefactor del mismo, y los del general Antonio González Balcarce.

Santo Domingo guarda como valiosos tesoros cuatro banderas tomadas por Liniers a  los ingleses, y dos conquistadas  por Belgrano  a  los  realistas.
La calle cortada 5 de Julio, llamada así en recuerdo de las invasiones inglesas y que se encuentra al lado del convento, se abrió partiendo en dos el mismo en la época  de   Rivadavia.

En la noche del 16 de junio de 1955 fue incendiado y saqueado, perdiéndose la mayor parte de sus valiosos documentos y  reliquias.

La iglesia de Santo Domingo, erigida en Basílica Menor por Bula de Pío X el 23 de agosto de 1909, fue declarada, juntamente con el convento, Monumento Histórico por Decreto N° 120.412 del 21 de mayo de 1942.

Fuente Consultada:
Los Monumentos y Lugares Históricos de Argentina Carlos Vigil -Edit. Atlántida-
(Atención: Puede que el nombre de algunas calles de la Capital Federal hayan sido modificados)



https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/estrella1_bullet.png

ocio total

juegos siete diferencias

noparece

fotos

creencias

anticonceptivos

mujeres

actitudes

actitudes


puzzles


------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------