Historia de la Bandera Argentina y Los Simbolos Patrios Argentinos



Historia de la Bandera Argentina y Los Simbolos Patrios Argentinos

identidad nacional argentina

Entre las resoluciones de la Asamblea, que demuestran el propósito de lograr la independencia del país, fueron muy importantes la adopción del Escudo Nacional y la Marcha Patriótica de Vicente López y Planes como Himno Nacional, al que puso música el maestro Blas Parera.

Cuando la Asamblea General Constituyente de 1813 suprimió en los documentos públicos el nombre del rey Fernando VII, también eliminó su efigie de los sellos y monedas de uso oficial, como ya hemos visto.

La imagen del rey fue sustituida por un sello distintivo de las Provincias Unidas del Río de la Plata.

Por otro decreto, dictado el 27 de abril de 1813, la Asamblea creó con dicho emblema el Escudo Nacional, que es el que hoy posee la República Argentina como símbolo patrio.

A comienzos de 1813 el poeta Vicente López y Planes había compuesto los versos de una canción patria.

Vicente López y Planes

Estos versos fueron presentados a la Asamblea General Constituyente, que los aprobó el 11 de mayo de 1813 como única marcha nacional.

Tal es el origen del Himno Nacional Argentino, al que puso música el maestro Blas Parera, un español residente en Buenos Aires, director de la orquesta del Coliseo Provisional.

Con respecto a la Banderal Nacional la Asamblea no tomó ninguna determinación.

Su creación y uso habían sido reprimidos hasta ese momento.

En febrero de 1812, el Triunvirato había adoptado como distintivo de nuestros soldados una escarapela compuesta por los colores celeste y blanco.

El general Manuel Belgrano, creador de la idea de distinguir su causa con el celeste y el blanco, a su vez los combinó para formar una bandera nacional.

Historia de la Bandera Argentina y Los Simbolos Patrios Argentinos

La enarboló por primera vez junto a las baterías del Rosario, en febrero de 1812.

Pero el Primer Triunvirato no aprobó el acto de Belgrano, ordenándosele guardar la enseña para usarla más adelante.

Sabemos que aquella bandera tenía los colores celeste y blanco, aunque casi con seguridad sus campos estaban dispuestos en bandas verticales.

El 25 de mayo de 1812 Belgrano se hallaba en la ciudad de San Salvador de Jujuy, ocupado en reorganizar el ejército derrotado en Huaqui.

Allí exhibió ese día festivo la bandera celeste y blanca por segunda vez, y la hizo bendecir por el sacerdote don Juan Ignacio Gorriti.

El Primer Triunvirato volvió a desaprobar la actitud de Belgrano.

El 13 de febrero de 1813, después de la victoria de Tucumán, el ejército patriota que perseguía a los realistas se detuvo junto al río Pasaje, en la provincia de Salta.

Belgrano enarboló nuevamente la bandera de su creación, al tiempo que tomaba a los soldados el juramento de fidelidad a la Asamblea General Constituyente de 1813.

Esta vez tampoco su gesto mereció la aprobación del gobierno, desempeñado por el segundo Triunvirato.

Ante todos estos antecedentes, la Asamblea no tomó determinación con respecto a la Bandera Nacional.

Pero, de hecho, la celeste y blanca de Belgrano reemplazó al estandarte español.

La Creación y Juramento de la Bandera Por Manuel Belgrano

Manuel Belgrano formó la división en batalla sobre la barranca del río en presencia del vecindario congregado por orden del comandante militar.

En aquel momento Belgrano que recorría la línea a caballo, mandó formar cuadro, y levantando la espada, dirigió a sus tropas estas palabras: “Soldados de la Patria!…

En este punto hemos tenido la gloria de vestir la escarapela nacional: en aquél (señalando la batería Independencia), nuestras armas aumentarán sus glorias.

Juremos vencer a nuestros enemigos interiores y posteriores, y la América del Sud será el templo de la Independencia y la Libertad.

En fe de que así lo juráis decid conmigo: ¡Viva la Patria!”.

Los solados contestaron con un prolongado ¡viva!, y dirigiéndose en seguida a un oficial que estaba a la cabeza de un piquete, le dijo:

“Señor capitán y tropas destinadas por la primera vez a la batería Independencia: Id, posicionaos de ella, y cumplid el juramento que acabáis de hacer”.

Las tropas ocuparon sus puestos de combate.

Eran las seis y media de la tarde y en aquel momento se enarboló en ambas baterías la bandera azul y blanca reflejo del hermoso cielo de la Patria, y su ascensión fue saludada con una salva de artillería.

Así se inauguró la bandera argentina.

Biografía de Manuel Belgrano Cronologia de su Vida y Obra

EL GENERAL BELGRANO, AHORA COMO PERSONA:

«Lo vemos en sus campañas militares creando estrategias, olvidando su mala salud y sus apremios económicos, fundando pueblos «porque el país está vacío y hay que poblarlo», abriendo cabildos «para que la gente aprenda a escucharse y a gobernarse», creando bibliotecas porque «hay que leer, aprender y enseñar en los libros, que son los maestros sin errores ni pereza; un pueblo que no es culto no puede aprender a conocer y amar la libertad; y si no es su amiga jamás será grande»; y en un momento de inspiración quiere decirle a la patria que ella es suya y distinta, y entonces le inventa colores y le regala una escarapela, como más tarde le regalará su bandera.

En sus días de gloria y de triunfo, cuando gana batallas, el país le otorga cuarenta mil pesos fuertes, cantidad nada despreciable en aquella época; y él se pregunta,»¿para qué quiero todo este dinero, qué hacer con él, si la patria lo necesita más que yo?».

Y dona cuatro escuelas.

En una ocasión se encuentra con un amigo al que no veía desde hacía muchos años que se sorprende al ver aun teórico iluminado en muchas materias de legislación y economía convertido en militar, y le dice:

«¿Te asombras por verme transformado en militar, o por encontrarme convertido en general de ejércitos deshechos?.

Las circunstancias, que transforman nuestros deseos y elecciones, explican lo primero; lo segundo es excusable, porque me falta ciencia y tiempo de aprenderla, aunque la responsabilidad es totalmente mía ya que yo elegí este camino ante la necesidad de mi patria».

Personalidad recia y espíritu patriótico, fue paladín de grandes causas argentinas y fue, también, el gran frustrado.

Era un estudioso, un abogado distinguido, un hombre de letras que soñaba con servir al país a través de sus actividades, el derecho y la cultura.

Sin embargo, en un momento dado, cuando su patria está en peligro, dá la espalda a su vocación y corre a su servicio desde una actividad y lugar hasta ahora inéditos para él; y Belgrano hombre culto, Belgrano hombre de leyes, se improvisa general imponiéndose la misión de formar otros hombres tan alejados como él de las artes militares.

Y hace este sacrificio sin que nadie se lo pida, simplemente porque «esto es lo que debe hacerse, y entonces hay que hacerlo».

Fuente Consultada:
Historia Argentina CLASA Fasc. N° 20
Nuestra Historia Argentina Fascículo 4 – La Asamblea de 1813

Temas Relacionados

• Los Símbolos Patrios
• El Mate Argentino
• El Caballo Criollo
• Identidad Nacional Argentina
• Dicho: Yo Argentino!….
• La Flor Nacional
• El Ave Nacional
• Origen del Dulce de Leche
• El Día del Amigo
• El Holando Argentino
• Los Juegos Criollos
• El Gauchito Gil
• Primer Santo Argentino
• La Virgen De Luján
• La Difunta Correa
• Tango: El Día Que me Quieras
• La Inflación Argentina
• Historia del Obelisco
• Historia del Teatro Colón
• Historia del Luna Park
• Historia de la Casa Rosada
• Historia de la Plaza de Mayo

Enlace Externo:• Los Símbolos nacionales

La Historia del Mundo en Imágenes


Entradas Relacionadas Al Tema


------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------