Consideraciones Para Combatir El Terrorismo en el Mundo






Consideraciones Para Combatir El Terrorismo

…Las víctimas de los actos terroristas del 7 de julio son empleados, profesionales, estudiantes, arnas de casa, niños, ancianos. Igual que enl a estación madrileña de Atocha. Es igual que en las Torres Gemelas, de Nueva York. Pero si de los terroristas del 11 de septiembre Susan Sontag pudo decir que se los podía acusar de criminales, pero no de cobardes, quienes prepararon los atentados de Madrid y de Londres son exactamente eso: cobardes. Sus víctimas son inocentes.

 

Combatir El Terrorismo Combatir El Terrorismo

 

¿Cómo pueden los terroristas proclamar una razón, por válida que fuere, si el precio es la masacre de los inocentes? Silos terroristas tuviesen una causa -cuál será?— la causa yace en escombros, mezclada con la sangre le las víctimas.

¿Cómo combatir al terror? Las respuestas varían, pero todas son complejas. Lo cierto es que no se puede responder al terror con más terror, pues si el terrorismo es la respuesta al terrorismo, cabe preguntarse cuando cesará el terror.

 

Combatir El Terrorismo Combatir El Terrorismo

Imágenes del atentado en Madrid – 11-03-2204

Por una visión de futuro“Hay que tener cuidado”, dijo en su momento Madeleine Albright, secretaria de Estado de Bill Clinton; hay que tener cuidado de que la guerra contra el terrorismo no genere más terrorismo. Y hay que cuidarse, añade Hubert Vedrine, ex canciller de Francia, de que la alianza contra el terror sea puramente defensiva.

En otras palabras, la lucha contra el terror debe ir acompañada de una visión de futuro. Sin un proyecto pro positivo que atienda a los males de raíz del terror, éste ganará, con impunidad, todas sus batallas. De allí se desprenden tres consideraciones.

La primera es que se combate al terrorismo con buenos servicios de Inteligencia. Si los terroristas tienen la ventaja del sigilo, el anonimato y la oportunidad, el propósito de la inteligencia es acotar al máximo el si gil identificar las redes del terror el anonimato, desenmascarar a sus organizaciones y organizadores, oportunidad, adelantarse con buena inteligencia a las acciones de los terroristas.

Un ejemplo. Una joven funcionaria de la CIA en Arizona y Nuevo México tenía fichados a los kamikazes durante su entrenamiento en campos aéreo de esos estados. Su memorando llegó hasta el gobierno federal y allí se quedó dormido durante el largo y caliente verano del 2001.

Combatir El TerrorismoEl dolor humando frente a tanta barbarie

Relaciones turbias: La segunda demanda es menos difícil y consiste en poner contra la pared —política, financiera, jurídicamente—a los gobiernos que impunemente prestan cobijo a los terroristas.

Varios libros se han escrito para revelar los presuntos nexos entre grupos terroristas y gobiernos protegidos por la víctima de los terroristas, los Estados Unidos. Turbia es la relación entre el reino Saudita y los grupos de terror.

¿Y dónde encuentran techo los militantes de Al-Qaeda? ¿Será acaso en el Paquistán de Musharraf, tirano aliado de los Estados Unidos? Hay más:

¿cuánto durarían varios gobiernos de Medio Oriente sin la complicidad europea y norteamericana? La pretensión de que, aunque sean dictaduras que protegen a Occidente contra los terroristas es ya una probada patraña.


Anuncio Publicitario


¿Tendrá Occidente, algún día y en bien propio, la valentía y la sabiduría de respetar el surgimiento de la voluntad democrática en Egipto, Arabia Saudita, Paquistán, aunque ello les cueste el poder a sus actuales aliados? Sin democracia verdadera, esa región seguirá siendo nido de terroristas.

Pero es a los ciudadanos de esas naciones, y no a Condoleeza Rice, a quienes corresponde expulsar del poder a los sátrapas actuales. Y con ellos, a los terroristas amparados por la mezcla explosiva de despotismo, feudalismo, complicidades inconfesables y realpolitik de conveniencia.

Pero hay una tercera consideración. Es la más importante y la más difícil. Consiste en expulsar al terrorismo de sus nidos mediante el desarrollo. Donde hay mejores niveles de vida, educación y salud; donde los ciudadanos sienten que son accionistas del progreso y de la libertad, el terrorismo no encuentra suelo fértil.

Pero una política global para el desarrollo no puede quedarse en palabras y buenas intenciones. Requiere un esfuerzo coordinado entre ricos y pobres. De éstos hay que esperar gobiernos que no devoren la cooperación con la corrupción. La sugerencia de George Soros —crear consejos meritorios por encima de toda sospecha entre gobiernos donantes y gobiernos recipientes— aguarda su hora de prueba.

Combatir El Terrorismo

Catastrófica realidad: De los ricos hay que esperar que comprendan claramente que su propia seguridad, su propia riqueza, dependen de la ampliación de la capacidad de consumo, del nivel de educación y de la vida democrática en los países del llamado Tercer Mundo. Hay que escuchar; para convertirlas en realidad, las palabras de Fernando Henri Cardoso “El terrorismo no será vencido mientras la cooperación internacional no extinga los focos que permiten al terror encenderse. Tarea de largo plazo que va a comprometer a varias generaciones, peco sólo si se inicia ahora mismo”.

Combatir El Terrorismo

Fuente Consultada: Diario La Nación – 8-7-2005





OTROS TEMAS EN ESTE SITIO



Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *