Biografia Democrito Teoria Atomista del Filosofo Griego



HISTORIA DEL PENSAMIENTO CIENTIFICO: GRANDES TEORÍAS

Biografia Demócrito Teoría Atomista del Filosofo Griego

Cuando en Atenas vivía Sócrates, a orillas del mar Egeo vivía Demócrito, un hombre que hoy sería tan célebre como cualquier de  los científicos del siglo XXI que hoy conocemos a traves de sus grandes logros e investigaciones.

Durante el gobierno de Pericles en el siglo V a.C, la cultura griega alcanza en Atenas su máximo esplendor. Los filósofos se preguntan por la naturaleza de la materia.

Uno de ellos intuye que e Uniuerso está formado por elementos tan pequeños, que son indifisibles, a los cuales llamó átomos.

El filósofo que concibió la teoría atomista era el griego Demócrito que nació en la ciudad y de Abdera hacia el 470 a.C. y vivió más de cien años. Después de viajar por Oriente, regresó a su ciudad natal, donde fundó una escuela.

Como otros filósofos de su época, se preocupó por comprender el Universo y la naturaleza de la materia. Fue uno de los primeros en sostener que la Vía Láctea la conformaban millones de estrellas.

 

Conocido también como Demócrito de Abderea, filósofo griego que llegó a ser tan importante como Aristóteles. Nació en Abderea, Grecia, en el 460 antes de Cristo y murió en Tracia, en el 370 antes de Cristo.

Se destacó por su  teoría atomística de Demócrito y supone, que si de toma un trozo de materia y se la va cortando al medio sucesivamente, llegará un momento en que no se la podrá seguir dividiendo, y a ese pedacito final lo llamó «átomo», que significa indivisible.

Estas son sus conclusiones



– Los átomos son eternos, indivisibles, homogéneos, incompresibles e invisibles

– Los átomos se diferencian en su forma y tamaño

– Las propiedades de la materia varían según el agrupamiento de los átomos

Esta teoría, al igual que todas las teorías filosóficas griegas, no apoya sus postulados mediante experimentos, sino que se explica mediante razonamientos lógicos.

Todos estos conceptos tuvieron verdadera aplicación a principios del siglo XX cuando Planck enunció la teoría física que explica los fenómenos diminutos, llamada cuántica.

Cuenta La Historia..

Demócrito descubrió cuatrocientos años antes de Jesucristo que la materia está formada por átomos en constante agitación y por vacío.

Su razonamiento se basaba en la observación —hoy diríamos experimento— de la mezcla del vino y del agua.

En esa época el vino se almacenaba y se transportaba en forma de pasta.

Para beberlo se disolvía la pasta en agua. El agua transparente enrojecía poco a poco. Para que el vino se disuelva en el agua, pensaba Demócrito, es menester que esté constituido por pequeñas partículas elementales que, al separarse de la pasta, se aislan unas de otras y penetran en el agua para darle por doquier ese color rojo sonrosado.



Por lo tanto, el agua misma tenía que estar compuesta de partículas y de vacíos, puesto que aceptaba la intrusión de las partículas del vino y sus movimientos.

Así pues, ¿cuál era la fuerza o el motor que empujaba al agua y al vino a mezclarse?

Demócrito respondía a esta cuestión esencial afirmando que los «átomos» —así llamaba a las pequeñas partículas de sustancia— se hallan constantemente agitarlos y que esta agitación, esta marcha al azar, es la que provoca la mezcla. Porque, según él, esta agitación se produce al azar.

Para él, esos átomos eran los constitutivos esenciales de la materia, y eran indestructibles. Formaban el constitutivo último de todo.

Demócrito afirmaba que los átomos tienen múltiples formas y colores variados.

Algunos están dotados de ganchos y, por lo tanto, pueden engancharse, mientras que otros son redondos, otros largos o en forma de filamentos.

Cada átomo particular corresponde a una sustancia diferente, dotada de propiedades distintas, puesto que sus átomos son diferentes.

Esos átomos están dotados de constantes movimientos de agitación y se desplazan por los vacíos del espacio. Esos movimientos son aleatorios y desordenados.

De vez en cuando esos átomos errantes se encuentran por azar con otros átomos y chocan con ellos. A veces esas colisiones atómicas hacen que esos átomos se junten, se reúnan y se vinculen entre ellos, sobre todo los que son ganchudos o filamentosos, y estas asociaciones más o menos laxas son las que constituyen la materia líquida o sólida.

ALGO MAS…



Los átomos del «filósofo risueño»: Demócrito creía que la materia estaba compuesta por partículas diminutas, tanto que no había nada más pequeño.

Eran por tanto indivisibles y por ello las llamó átomos. En griego, esta palabra significa «no divisible».

No obstante la seriedad de sus reflexiones, muchos llamaron a Demócrito el «filósofo risueño». No se sabe si porque sus ideas resultaban graciosas o porque veían en él a un hombre que se reía de la ignorancia de los demás.

Un universo de torbellinos: La teoría atómica del filósofo de Abdera partía de una gran intuición que, en aquellos tiempos, no podía ser observada ni demostrada.

elogios importantes para la mujer

Demócrito creía que los átomos eran eternos, inmutables y diferentes entre sí, y que esta diferencia determinaba las características de los distintos elementos materiales, como el agua, el fuego o la tierra.

Para él, los átomos se movían en el vacío infinito y chocaban entre sí, dando lugar en el Universo a la aparición de torbellinos. A partir de estos torbellinos se generaban los diferentes mundos.

La confirmación de la teoría atómica: La teoría de Demócrito siguió perdurando, con más o menos fortuna, en los siglos posteriores. Finalmente, en el siglo XVIII, el inglés John Dalton sentó las bases científicas de la teoría atómica al aportar una formulación cuantitativa de la indivisibilidad de la materia.

https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/estrella1_bullet.png

ocio total

juegos siete diferencias

noparece

fotos

creencias

anticonceptivos

mujeres

actitudes

actitudes


puzzles


------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------