X

Vuelos Tripulados Principales Vuelos de la Carrera Espacial

Todos Los Temas De La Historia del Hombre

CRONOLOGÍA DE LOS VUELOS ESPACIALES TRIPULADOS

MISIÓN PAÍS FECHA OBJETIVOS CONSEGUIDOS
VOSTOK 1 URSS 12-4-1961 Yury A. Gagarin. Primer hombre en el espacio dando una vuelta alrededor de la Tierra.
VOSTOK 2 URSS 6-8-1961 Gherman 5. Titov. Segundo astronauta ruso que estuvo en órbita durante 25 horas.
FRIENDSHIP 7 EE.UU 20-2-1962 John H. Glenn Jr. Primer astronauta americano en órbita alrededor de la Tierra.
VOSTOK 3 URSS 11-8-1962 Andrian G. Nikolayev. En órbita simultáneamente con el Vostok 4.
VOSTOK 4 URSS 12-8-1962 Pavel R. Popovich. En órbita simultáneamente con el Vostok 3.
VOSTOK 6 URSS 16-6-1962 Valentina V. Tereshkova. Primera mujer en el espacio.
VQSKHOD 1 URSS 12-10-1964 Vladimir M. Komarov, Konstantin P. Feoktistov y Boris B. Yegorov. Primera cápsula espacial con más de un astronauta a bordo.
GEMINI 4 URSS 18-3-1965 Pavel Belyayev y Aleksey Leonov que realizó el primer paseo espacial.
VOSKHOD 2 EE.UU 3-6-1965 James A. McDivitt y Edward H. White II. Primer paseo espacial realizado por los norteamericanos.
GEMINI 7 EE.UU 4-12-1965 Frank Borman y James A. Lowell Jr. Establecen un nuevo record de permanencia en el espacio al efectuar 206 vueltas alrededor de nuestro Planeta.
SOYUZ 1 URSS 23-4-1967 Vladimir M. Komarov, sufre el primer accidente mortal en la carrera del espacio.
APOLLO 8 EE.UU 21-12-1968 Frank Borman, James Lowell Jr. y William Anders. Primer vuelo de una nave tripulada alrededor de la Luna.
APOLLO 11 EE.UU 16-7-1969 Neil A. Armstrong, Edwin E. Aldrin Jr. y Michael Collins. Llegada del hombre a la Luna.

Viajeros en el espacio
El mundo quedó boquiabierto la mañana del 4 de octubre de 1957, cuando el Sputnik. 1 señaló el inicio de una nueva era. En USA el asombro fue angustioso al mismo tiempo que empezaba la lucha para poner en órbita un satélite norteamericano. De la noche a la mañana, los expertos en cohetes, ignorados desde los días de Robert Goddard, tornáronse respetables y sus servicios muy demandados.

Vuelos espaciales tripulados

Con anterioridad a este día de otoño, el programa espacial norteamericano había consistido en una investigación esporádica, inicial-mente usando los cohetes del alemán Von Braun, después su propio arsenal defensivo con el fin de registrar datos a grandes altitudes. Ninguno de estos cohetes había entrado en órbita ni escapado a la gravedad terrestre.

El Sputnik 2, llevando a la pequeña perra Laika, lanzado un mes después del Sputnik I, aumentó el interés en USA. Finalmente, el Explorer I despegó de Cabo Cañaveral el 31 de enero de 1958, y pronto descubrió unas inesperadas capas de partículas cargadas alrededor de la Tierra. Se les llamó los cinturones de Van Alien, en honor del hombre que interpretó correctamente los datos.

Vuelos espaciales tripulados
En unos meses, la recién creada NASA (Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio) se hizo cargo de las operaciones ya iniciadas de un programa en tres etapas cuyo objetivo, establecido antes por el Presidente Kennedy, era colocar un hombre en la Luna y devolverlo sano y salvo a la Tierra en el plazo de diez años. La primera fase, el programa Mercurio, recibió mayor atención cuando el ruso Yuri Gagarin completó una órbita entera alrededor de la Tierra en el Vostok 1, el 12 de abril de 1961.

Pero el 5 de mayo de 1961, el interés mundial se dirigió hacia Alan Shepard que en el primer vuelo norteamericano, amerizó en el Atlántico después de un viaje de 486 Km. en el Freedom 7. Los cinco siguientes vuelos Mercurio, cada uno intentando una nueva maniobra o un período de órbita más largo, incluyeron el primer vuelo orbital de John Glenn el 20 de febrero de 1962, y la misión final Mercurio, un vuelo de 22 órbitas realizado por Cordón Cooper los días 15 y 16 de mayo de 1963. Por aquel entonces, el cosmonauta ruso Nikolayev había recorrido 64 órbitas en el Vostok 3 la única mujer cosmonauta, Valentina Tereshkova, se estaba preparando para su misión de 48 órbitas en junio.

Los vuelos Mercurio y Vostok convencieron a los científicos de que los seres humanos podían manejar sus naves en un medio ingrávido, podían llevar a cabo útiles observaciones en el espacio y regresar para contarlo.

Los siguientes programas tripulados, el norteamericano Geminis y los vuelos rusos Voskhod, demostraron que los humanos podían conducir una nave espacial y ensamblarla con otro vehículo y que las personas podían andar y trabajar en el vacío del espacio. Tales tareas serían necesarias para aterrizar en la superficie lunar, volver a despegar y regresar a la nave principal.

Por entonces, en las Navidades de 1968; un vehículo tripulado circunvaló la Luna. La tripulación del primer Apolo expresó su sentimiento de respeto al volver la vista atrás hacia la belleza de la Tierra desde el espacio profundo. Por primera vez los hombres vieron el planeta como un todo y se dieron cuenta de lo que habían dejado: lo bella, frágil y solitaria que es la Tierra colgando en el vacío. Sus limitadas palabras nos decepcionaron, pero su emoción fue transmitida.

Siete meses más tarde, el 20 de julio de 1969, después de unos instantes de suspenso, aterrizando por control manual cuando quedaban sólo unos pocos segundos de combustible, una voz tranquilamente jubilosa anunció a través de 380.000 Km., «Houston, aquí base, tranquilidad. El Eagle (Águila) ha aterrizado». El hombre estaba en la Luna.

Algunas horas más tarde veían en la TV este cauteloso «gigantesco salto para la humanidad» y todos nosotros estuvimos con Neil Amstrong en un nuevo mundo. Con una excepción, el resto de los vuelos Apolo parecieron prosaicos para todo el mundo excepto para los astronautas, los científicos y el resto de personal involucrado.



El Apolo 13 fue la excepción. Una explosión a bordo lanzó la nave hacia el espacio. Después de un viaje desesperado alrededor de la Luna y de vuelta hacia la Tierra en su módulo lunar, Aquarius, los hombres volvieron a la cápsula Apolo para realizar un espeluznante, pero afortunado, regreso.

El Apolo 17 fue el último vuelo lunar tripulado, el último capítulo de la epopeya lunar —originariamente inspirado en razones políticas— que se convirtió en la mayor proeza tecnológica de la historia de la humanidad.

Se volvió la atención entonces hacia la estación espacial en órbita terrestre, Skylab, lanzada en 1973. El Skylab demuestra de nuevo la adaptabilidad del hombre donde quiera que se encuentre, probando que el hombre puede trabajar, comer, dormir, pasar meses en un laboratorio ingrávido muy por encima de la protectora atmósfera terrestre, y no sufrir ningún efecto nocivo permanente conocido. Las tires tripulaciones del Skylab repararon las averías del equipo y reeemplazaron los filmes de las cámaras situadas en el exterior de su nave.

Probaron técnicas de fabricación por crecimiento de cristales semiconductores para transistores con una perfección inalcanzable cu la Tierra e hicieron aleaciones que no se pueden realizar aquí debido a la gravedad. Usaron el vacío espacial, imposible de conseguir en nuestro mundo rodeado de aire.

Estudiaron el cometa Kohoutek y el Sol, acerca del cual sabemos tan poco. Sus imágenes del Sol fueron estudios fotográficos de valor inestimable a largo plazo, obtenidos por encima del océano del aire, el cual absorbe gran parte de la radiación. Después regresó a la Tierra mostrándonos que el espacio no es tan hostil, únicamente nuevo e inexplorado y con mucho que ofrecer a aquellos que acepten su reto.




Usamos cookies, si continuas navegando, aceptas el uso de las mismas.