Primer Hombre en el Espacio Orbita la Tierra Yuri Gagarin Ruso



Primer Hombre en el Espacio Orbita la Tierra: Yuri Gagarin Ruso

Despegue transbordadorUno de los rasgos más destacados de la ciencia moderna es la rapidez con que lo imposible se convierte en algo cotidiano. En 1956, cuando el recién nombrado «astrónomo real» británico llegó a Londres procedente de Sudáfrica, la prensa le pidió su opinión sobre los viajes espaciales y él replicó que no le hablaran de «tonterías».

Sin embargo, apenas cinco años más tarde, los soviéticos pusieron en órbita a Yuri Gagarin en el Vostok I, y sólo faltaban trece años para que Neil Armstrong y Edwin Aldrin pisaran la Luna ante un público estimado de unos 600 millones de televidentes.

Este último servicio tenía entonces poco más de 30 años de edad, pero aun así había en el mundo 200 millones de aparatos de televisión. A principios de los 80, más de un centenar de personas se había aventurado a visitar el espacio.

Acababan de dar las 10 de la mañana aquel 12 de abril de 1961, cuando los cohetes que impulsaban al cosmonauta soviético Yuri Gagarin alcanzaron su máxima potencia, comenzando a elevar su nave, la Vostok 1, desde la estepa de Kazajstán.

En poco menos de 10 minutos, ésta traspasaría la atmósfera y comenzaría a orbitar alrededor del planeta, un hecho sin precedentes para la humanidad.

Yuri Gagarin, astronautaYURI A. GAGARIN: astronauta soviético nacido Gzhatz hoy lleva su nombre Gagarin, fue el primer hombre en volar una nave espacial fuera de la atmósfera de la Tierra y hacer una revolución completa alrededor del planeta.

Creció en una granja colectiva, donde su padre trabajaba como carpintero. A los 7 años, los alemanes invadieron Rusia y su padre se unió al ejército, mientras que su madre lo llevó junto a su hermano mayor y su hermana, a un lugar más seguro.

También durante sus estudios básicos decidió seguir una carrera técnica, y se inició en una escuela técnica cerca de Moscú. Se graduó en  metalurgia (1951), y se inscribió en una universidad industrial, donde se interesó en los aviones.

Se matriculó en el sitio de vuelo de la escuela, la Escuela de Aviación de Oremburgo, y pronto demostró que tenía un talento natural para el vuelo. Graduado de controlador de vuelo con distinción (1955), se unió a la Fuerza Aérea Soviética, donde se convirtió en un piloto de pruebas de nuevos aviones y experimental.

Se recomendó entonces como cosmonauta al proyecto espacial soviético  y poco después fue seleccionado entre los mejores pilotos de prueba en el país, y durante el período de prueba, siempre lograba las más altas calificaciones de sus instructores.



Conocido por sus instructores como un hombre difícil, incluso imposible de aburrirse y de pequeña estatura, tenía la altura ideal para viajar en el pequeño Vostok 1, lanzado el 12 de abril (1961) por la Unión Soviética, iniciando el período de viajes tripulados. Permaneció una hora y 48 minutos en órbita, realizando una vuelta completa alrededor del planeta y regresar a la Tierra sin problemas.

Al ver nuestro planeta desde un punto nunca alcanzado antes, dijo: La Tierra es azul!. Estas palabras se convirtieron en la imagen-símbolo del planeta en la era espacial. Fue aclamado como un héroe en la Unión Soviética, un año antes de que los EE.UU. pudieran llegar a la Luna de la mano de Neil Armstrong.

Murió en un accidente durante un vuelo experimental con un MIG-15 a la edad de 34 años, estrellándose contra el suelo en Kirzhach, en Rusia.

La familia de Gararin se enteró del vuelo por la radio, cuando los noticieros anunciaron que Gagarin estaba en el espacio. Los periodistas acudieron en tropel a la casa, ansiosos por saber quién era Yuri. La madre del cosmonauta tomó un tren a Moscú para reunirse con la esposa de Yuri, Valya y sus dos pequeñas hijas. Le habían permitido a Gagarin informar a Valya del vuelo, pero él le había mentido al decirle que sería el 14 de abril, para que no se preocupara el verdadero día del lanzamiento.

DIALOGO Y VISIÓN DEL VUELO: «El vuelo va bien. Las fuerzas G van aumentando lentamente, en forma insignificante. Los copio bien. Las vibraciones son suaves. Me siento genial. Puedo ver a la Tierra. Está tapada de nubes. Cambio». Fueron sus primeras palabras en órbita, en un trayecto que lo fue llevando hacia el Pacífico, con rumbo sur, donde reinaba la noche. Pasó sobre el estrecho de Magallanes, y mientras llegaba el amanecer, cruzó el Atlántico. Sobre África, distinguió el desierto del Sahara. Comenzaría su descenso cerca del mar Caspio, eyectándose y cayendo con paracaídas.

Fueron 108 minutos de un viaje único e histórico. Su enorme sonrisa, así como su acotada altura —medía 1,57 metros—, quedaron inmortalizadas en las tapas de los periódicos del mundo. Aunque Yuri no volvería al espacio. En una gran paradoja, murió el 27 de marzo de 1968 al estrellarse el avión que piloteaba, aunque ya no cargaba con sueños pendientes: «Todo lo que he hecho y he vivido, ha sido para esto», había dicho justo antes de emprender su solitaria epopeya espacial.

Gagarin tenía 27 años y se había desempeñado de joven en una fábrica metalúrgica. Pero en 1955, decidió enlistarse en la fuerza aérea para poder cumplir, un día, su gran sueño: surcar los aires. Poco después, apostó más fuerte e inició los entrenamientos para transformarse en cosmonauta, actividad que contaba con fuerte impulso del comunismo, en plena carrera espacial contra Estados Unidos.


REGRESO PELIGROSO: Cuando las principales conexiones de la esfera se separaron del módulo de equipo trasero, el descenso de la nave comenzó. Pero se presentó un problema: el cable central no se desprendió totalmente, y la esfera y el módulo seguían unidos. Todo el conjunto daba vueltas en su acelerado trayecto hacia tierra.

La esfera llevaba un lastre para hacerla girar, de tal manera que la gruesa pared de un lado quedara de frente y la protegiera del calor generado por la fricción de la atmósfera terrestre. Como el módulo trasero estaba alterando el flujo de aire, esta alineación ya no era posible. «La nave empezó a girar rápidamente», refirió Gagarin después. «Esperé la separación, pero no ocurría. Algo había fallado. Sentí que la nave oscilaba y quila temperatura aumentaba».

Finalmente, el calor de la fricción quemó el cable, y el módulo se separó entonces la esfera fue lanzada tangente, lo cual aceleró sus giros. En algún momento la rotación se hizo tan rápida, que Gagarin sintió que iba a perder el conocimiento.



Poco a poco la rotación fue haciéndose menos intensa. Por la portilla carbonizada, Gagarin vio un cielo azul claro. Estaba muy asustado, y sabía que el peligro aún no había pasado. Cuando estuviera a siete kilómetros del suelo, la escotilla se desprendería automáticamente, y él sería lanzado fuera de la esfera. El asiento de eyección se separaría, y entonces él descendería en paracaídas.

La atmósfera más densa desaceleró el descenso de la esfera, y el calor de la fricción disminuyó. Yuri informó que las cargas gravitacionales aún eran fuertes y tiraban de él en distintas direcciones. Los controladores en tierra le dijeron que aguantara; sin embargo, la esfera seguía girando a una velocidad que mareaba, así que Gagarin se eyectó antes de tiempo. En cuanto se agotó la carga de los cohetes del asiento de eyección, un enorme paracaídas se desplegó para aminorar la caída. Luego el asiento se separó, como estaba previsto, y el cosmonauta bajó suavemente a tierra con su propio paracaídas.

MOMENTO HISTÓRICO

A la 1:07 de la madrugada, hora de Washington, las estaciones de radar estadounidenses registraron el lanzamiento del Vostok, y 15 minutos después un puesto de vigilancia en Alaska captó señales de un diálogo con Gagarin. En las horas previas al amanecer, el servicio noticioso de Radio Moscú anunció el aterrizaje: exitoso del cosmonauta.

Gagarin había tocado suelo en los límites de una aldea llamada Smelovka, en el suroeste de Rusia. Una mujer y una niña fueron las primeras en verlo, y él les aseguró que no era un espía enemigo. Pronto llegaron los militares, y Yuri saludó al oficial:

—Camarada mayor, el cosmonauta de la URSS, teniente primero Gagarin, a sus órdenes!
—Usted ya es mayor también —le respondió el oficial, sonriendo—.

Lo ascendieron durante el vuelo. Gagarin fue llevado en helicóptero a una base, y después de un examen médico y un día de descanso, voló a Moscú, donde se reunió con su madre, Valya y el resto de su familia.

Desde lo alto del mausoleo de Lenin, con Nikita Krushev a su lado, pronunció un discurso a la multitud que se había congregado, en el que celebró que un hombre había volado más allá del cielo, y que ese hombre fuera ruso.

Yuri Gagarin conquistó a Krushev y al resto del mundo, y viajó de Europa a Canadá y luego a Cuba como el héroe de la nueva era espacial. Posteriormente regresó al programa espacial soviético, pero las autoridades lo retiraron de los vuelos espaciales. El 27 de marzo de 1968 despegó en un avión caza MiG y se estrelló debido al mal tiempo. Acababa de cumplir 34 años. Su vida se truncó, pero siempre será recordado como el primer hombre que viajó al espacio.

estatua de gagarin



Desde 1980, esta estatua de titanio domina la Plaza Gagarin de Moscú.

Después del lanzamiento del Sputnik por parte de los soviéticos, el principal objetivo de estadounidenses y rusos fue el envío de un hombre al espacio. Una vez más, los rusos se adelantaron a los estadounidenses. Pero el desfase entre las dos superpotencias quedó superado cuando partieron las naves Mercury, primer paso hacia las misiones Apolo que llevaron al hombre a la Luna.

alan shepard

El 5 de mayo de 1961 Alan Shepard se convirtió a sus 37 años en el primer estadounidense en subirse a una nave espacial. El vuelo fue suborbital y apenas duró 15 minutos pero sirvió a EE.UU. para demostrar a los rusos que también ellos podían ir al espacio.

elogios importantes para la mujer

AMPLIACIÓN:
ANTECEDENTE DE LA HAZAÑA: Las condiciones para iniciar la era astronáutica estaban dadas: sumados estos aportes de Alemania a los que lentamente se hallaban forjando los técnicos aliados, no faltaba más que estudiar la forma que permitiera al hombre intervenir en estos vuelos.

Y así surge, el 23 de diciembre de 1946, una propuesta de los científicos británicos Harry Ernest Ross y Ralph Andrew Smith para lanzar un ser humano al espacio. Dos años lucharon éstos para que el gobierno de Londres aceptara su propuesta, llamada Proyecto BIS (siglas de Brirish Interplanetary Society), que colocaría a Gran Bretaña al frente de la astronáutica. Pero todo fue inútil; los académicos ingleses juzgaron absurda la idea. Por otra parte, el ministerio de economía contaba con escasos recursos y todo quedó postergado. Sin embargo, mientras en Gran Bretaña se discutía el tema, los Estados Unidos y la Unión Soviética perfeccionaban sus cohetes con éxito.

A partir de ese momento la historia de la conquista del espacio por el hombre toma dos rumbos diferentes; uno bajo la influencia de Washington, donde después de discutir en torno a cuál sería el proyecto por adoptar, se consideraron los siguientes: el de la fuerza aérea, el del ejército y el de la marina; por el otro, uno hasta hoy muy poco conocido, el soviético.

Respecto a los proyectos norteamericanos cabe destacar que fueron de avanzada en lo que respecta a la puesta en órbita. Tras desechar la posibilidad de alcanzarla por medio de un modelo similar al X-15, el gobierno consideró el proyecto Adán -del ejército- que contemplaba el envío de una cápsula hasta 270 kilómetros de altura que sería luego recuperable con un paracaídas; el MER de la marina, que proponía el lanzamiento, ya en órbita, de un planeador neumático inflable que regresaría a tierra como un avión común; y el Discoverer, de la fuerza aérea, que propugnaba el envío progresivo, aunque lento, de cápsulas con instrumentos, animales y, por último, el hombre. El aceptado por ARPA (Advance Research Proyects Agency) fue, finalmente, este último.

A partir de 1957 ya se estaba trabajando y se continuó haciéndolo febrilmente cuando, en 1959, se crea la NASA (National Aeronautics and Space Administration, organismo que rige el desarrollo espacial de los Estados Unidos.

Nace así en febrero de 1959 el Proyecto Mercury, que tras haber logrado dos vuelos suborbiales con los cosmonautas Shepard y Grisson, logró poner un hombre en órbita terrestre, John Glenn, el 20 de febrero de 1962; pero ya alguien se había adelantado: el soviético Yuri Gagarin había cumplido, el 12 de abril de 1961, a bordo del Vostok-1, una órbita alrededor de la Tierra.

Fue un vuelo muy breve, de apenas 1 hora 48 minutos. Recorrió una sola órbita a una altura de 181 kilómetros de perigeo y 327 de apogeo, pero que resultó suficiente para conmover a la humanidad. El primer ser humano lanzado al espacio, demostró que el hombre podía soportar las condiciones imperantes fuera de la Tierra.

Pocos meses después, antes de que los Estados Unidos lanzaran a John Glenn en el proyecto Mercury, con el Friendship-7, la Unión Soviética lograba que Germán Titov recorriera a bordo del Vostok-2,14 órbitas durante 25 horas 18 minutos. La puerta del cosmos estaba abierta para la humanidad.

Fuente Consultada:
Enciclopedia Ciencia Joven Fasc. N°32 Edit. Cuántica

https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/estrella1_bullet.png

ocio total

juegos siete diferencias

noparece

fotos

creencias

anticonceptivos

mujeres

actitudes

actitudes


puzzles


------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------