La Cultura en el Virreinato Bibliotecas, Libros e Imprenta



LA CULTURA EN EL VIRREINATO DEL RÍO DE LA PLATA

El libro — La publicación y el comercio de libros destinados a América fueron objeto de una abundante legislación, semejante a la que ya regla regía para España, país que impuso medidas destinadas a evitar la introducción en las Indias de ideas liberales, contra la autoridad de la Iglesia o de la corona.

El tribunal de la Inquisición de Sevilla era el encargado de la censura; la Casa de Contratación enviaba a este tribunal para su aprobación, la lista de las obras que los exportadores de libros deseaban enviar al Nuevo Mundo.

A pesar de las restricciones que se impusieron durante toda la época colonia y de las diferentes penas hasta la de muerte, para castigar a los que poseían obras prohibidas, fueron muchos los libros de este tipo que entraron en América, a veces disimulados entre las mercaderías que traían los barcos ingleses o franceses. Así pudieron conocerse las nuevas ideas políticas, las noticias de la Revolución Francesa, etc.

Las bibliotecas — Las bibliotecas pertenecían a los conventos y a las universidades y a veces a particulares, que mediante autorizaciones especiales pudieron introducir libros en América. En algunos casos se encontraron libros prohibidos y sus dueños fueron sometidos a proceso. A pesar de esto, circularon con bastante frecuencia en las colonias.

Los que poseían bibliotecas, solían permitir a los estudiosos que las consultasen. Después de la Revolución de Mayo se fundó la primera biblioteca en Buenos Aires.

La imprenta — Los escritores que vivían en las Indias y deseaban editar una obra, debían hacerlo en España, porque aquí carecían de los medios necesarios para ello. Cuando se instalaron imprentas en América, las dificultades continuaron por la falta de papel, las restricciones de la censura, etc.

En el territorio que perteneció después al virreinato del Río de la Plata, los jesuitas establecieron en las Misiones del Paraguay la primera imprenta; quizá imprimieron en 1703 libros de doctrina y gramática en castellano y guaraní.

Casi todo lo que se editaba en las Misiones estaba en lengua guaraní. En Córdoba la primera imprenta fue adquirida para la Universidad dirigida por los jesuitas y después pasó al Colegio de Monserrat que también pertenecía a la Compañía. Hasta entonces las obras se imprimían en Lima o en las Misiones.



En Buenos Aires las gestiones para instalar una imprenta fueron hechas durante el gobierno de Juan José de Vértiz y Salcedo, que hizo traer la que se había instalado en Córdoba, en desuso desde la expulsión de los jesuitas. Estaba en estado precario y fue necesario arreglarla, quedando como propiedad de la Casa de Niños Expósitos, cuyas reducidas entradas aumentaron en esta forma.

En 1824 Rivadavia dió un decreto creando la Imprenta del Estado con los elementos de la imprenta de Niños Expósitos. No se sabe con certeza cuál fue la primera obra editada; la primera publicación periódica regular fue “El Telégrafo Mercantil”.

DIFUSIÓN DE LA IMPRENTA EN HISPANOAMÉRICA
1535 – México 1769 – Nueva Orleáns
1584 – Lima 1776 – Santiago de Chile
1640 – Puebla de los Ángeles 1780 – Buenos Aires
1660 – Guatemala 1782 – Santo Domingo
1700 – Misiones jesuíticas 1786 – Puerto España
1707 – La Habana 1792 – Santiago de Cuba
1720 – Oaxaca 1793 – Guadalajara
1738 – Bogotá 1793 – Veracruz
1754 – Ambato 1807 – Montevideo (temporaria)
1759 – Riobamba 1808 – Caracas
1760 – Quito 1808 – Puerto Rico
1764 – Nueva Valencia 1810 – Guayaquil
1766 – Córdoba 1810 – Montevideo
1769 – Cartagena de Indias

Influencia de la Ilustración Francesa:
Como los hombres de la Ilustración pensaban que la humanidad podía mejorar y progresar si se le inculcaban las nuevas ideas, desarrollaron la educación, el periodismo, las artes y la difusión de libros. A su vez, como creían que la educación debía difundir conocimientos útiles y prácticos, estimularon los estudios científicos en colegios y universidades.

En España y sus colonias, el pensamiento de la Ilustración adoptó una forma más moderada, en parte debido a que la Corona y la Iglesia custodiaban que no penetrasen ideas capaces de alterar el orden establecido. Pero, aunque fueron raras las críticas a la Iglesia y a la monarquía, las nuevas ideas motivaron iniciativas para desarrollar la educación y revertir la decadencia económica del reino.

En la región del Río de la Plata la influencia de la Ilustración promovió el desarrollo de la educación. En la segunda mitad del siglo XVIII aumentó el número de escuelas municipales y se fundó el Real Colegio de San Carlos en Buenos Aires, donde se enseñaron ciencias experimentales. También aparecieron escuelas de enseñanza práctica como las de náutica y dibujo, impulsadas por Manuel Belgrano

En los últimos años del Virreinato se publicaron los primeros periódicos, entre ellos el Telégrafo Mercantil y el Semanario de Agricultura, Industria y Comercio, que difundieron las nuevas ideas económicas.

También entraron clandestinamente libros políticos prohibidos por las autoridades, que proponían limitar el poder de los monarcas y una mayor participación del pueblo en los asuntos de gobierno. Las nuevas ideas políticas ilustradas se difundieron intensamente en la Universidad de Charcas, ubicada en el Alto Perú, donde estudiaron varios de los principales protagonistas de la Revolución de Mayo, como Mariano Moreno. Pero todavía los criollos no pensaban en la independencia. Recién cuando España fue invadida por los franceses los americanos considerarían seriamente esa posibilidad.

TESTIMONIOS DE LA ÉPOCA:

DOCUMENTOS ATINENTES AL ORIGEN DE LA IMPRENTA DE LOS NIÑOS EXPÓSITOS

OFICIO DEL VIRREY VÉRTIZ AL RECTOR DEL COLEGIO CONVICTORIO DE CÓRDOBA, FRAY PEDRO JOSÉ DE PARRAS, en e! cual le pide informes sobre cierta imprenta que se encuentra en desuso desde la expulsión de los jesuitas, y en cuánto estima su precio.



«Estoy informado, [de] que en ese Colegio Convictorio se halla una imprenta de [la] que no se hace uso alguno desde la expulsión de los exjesuitas; que este mismo abandono por Tanto tiempo la ha deteriorado sobremanera; y consiguientemente que le es ya inútil; y por que puede aplicarse aquí a cierto objeto, que cede en beneficio público, medirá V. P. su actual estado; si mediante alguna prolija recomposición podrá ponerse corriente, y en qué precio la estima ese Colegio, con concepto a que no se sirve de ella, y al bien y causa común para que se solicita.

Dios Guarde a V. P. muchos años. Buenos Aires, 16 de septiembre de 1779.
(Fdo.) Juan Jph de Vértiz. Al Rector del Colegio de Córdoba».

OFICIO DE FRAY PEDRO JOSÉ DE PARRAS AL VIRREY VÉRTIZ, en el que le comunica que tiene preparada la imprenta para su remisión a Buenos Aires.

«Señor:
En carta del 16 del pasado me encarga V.E. que proporcione la conducción de la imprenta a esa capital, donde V.E. dará orden para que se satisfaga el fletamiento en que se ajuste aquí.

Está muy bien, Señor Exmo.; y en la primera tropa de carretas la haré conducir sin pérdida de tiempo, para que el Público goce cuanto antes del beneficio que el desvelo de V.E. le quiere proporcionar.

Para este efecto queda ya la letra encajonada, y todas las demás piezas y utensilios prontos a la carga; y con el recibo que yo extenderé con individualidad, y firmará el conductor, anticiparé a V.E. el correspondiente aviso, para su gobierno.

Nuestro Señor guarde a V.E. como conviene al servicio del Rey y a la felicidad de sus vasallos en este Virreinato.
Córdoba, 6 de noviembre de 1779.

(Fdo.) Fr. Pedro Jph de Parras. Exmo. Sor. Dn. Juan Jph de Vértiz y Salcedo».

Fuente Consultada:
Historia Argentina de Etchart – Douzon – Wikipedia –

La Argentina, Historia del País y Su Gente de María Sánchez Quesada.
Sociedad, Espacio y Cultura América y la Argentina de Prislei-Tobio-Geli Kapelusz



https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/estrella1_bullet.png

ocio total

juegos siete diferencias

noparece

fotos

creencias

anticonceptivos

mujeres

actitudes

actitudes


puzzles


------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------