Juegos en el Virreinato: Las Fiestas Mayas en la Epoca Colonial

Juegos en el Virreinato - Fiestas Mayas - Época Colonial

LOS JUEGOS EN LA ÉPOCA COLONIAL

Durante la época colonial, en Buenos Aires, se realizaban multitud de juegos y pasatiempos muchos de los cuales diferían según el grupo social que los practicaba.

A la riña de gallos, a las bochas ya la ruleta.

Los reñideros eran habituales en la ciudad desde los comienzos, y en 1785, las autoridades decidieron la construcción de un local donde se llevaran a cabo las riñas de gallos, para destinar sus ingresos a la Casa de los Niños Expósitos.

juegos colonial

En 1791 el virrey Arredondo inauguró la pequeña plaza de toros de Monserrat (ubicada en la actual manzana de 9 de julio y Belgrano) con una capacidad para unas dos mil personas.

Pero fue quedando chica, así que fue demolida y se construyó una nueva plaza para 10.000 personas en el Retiro en la que alguna vez supo torear don Juan Lavalle.

A las bochas se jugaba en todas partes y, especialmente, en las pulperías, donde corrían fuertes apuestas.

En el juego, los contrincantes llegaban a empeñar hasta la ropa que llevaban puesta con el pulpero.

El Cabildo dispuso multas para quienes hicieran estas transacciones y también para los que admitieran menores en las canchas.

La “rueda de la fortuna por su parte, atrapaba a representantes de todas las clases sociales.

En 1812, las autoridades dispusieron que los locales en donde se explotara la ruleta, debían pagar una contribución.

Pero, indudablemente, esto no detuvo el crecimiento, porque en 1816, el Congreso reunido en Tucumán decidió por decreto prohibir “todo juego conocido bajo la denominación de ruleta y envite”.

Entre 1816 y 1821, se jugó también a la lotería que los martes hacía la Hermandad de la Caridad en la Plaza de la Victoria.

Los billetes costaban centavos y el premio mayor era de 300 pesos.

Era el favorito de los esclavos, porque si ganaban, podían pagarse la libertad.

Desde 1811 se celebraron en Buenos Aires las "fiestas mayas", en conmemoración de la Revolución de 1810.

La gente de la ciudad se reunía en la Plaza Mayor, donde se realizaban distintos juegos.

Se instalaban varios "palos enjabonados" que en la punta tenían premios: chales, bolsas con dinero, relojes.

Los jóvenes que se arriesgaban a subir obtenían uno de los premios si lograban llegar al extremo del palo.

Otro de los juegos que se desarrollaba era "el rompecabezas".

Consistía en una estaca o barra de equilibrio ubicada en altura sobre dos pivotes.

Quien lograba caminar por la barra sin caerse recibía como premio una moneda.

En las afueras de la ciudad se corrían carreras de sortijas, los protagonistas pertenecían a otro grupo social: los gauchos.

Los gauchos se dedicaban a las tareas del campo, muchas de ellas vinculadas con la ganadería, requerían del uso del caballo, en el que los gauchos eran muy diestros.

Esta habilidad era demostrada en algunos juegos en los que se utilizaba el caballo: las carreras, las carreras de sortijas, el pato.

Los Billares en Buenos Aires Colonial

Fuente Consultadas:
La Argentina, Historia del País y Su Gente de María Sánchez Quesada
Enciclopedias Consultora Tomo 7
Enciclopedia del Estudiante Tomo 2 Historia Universal
Enciclopedia Encarta
La Aventura del Hombre en la Historia Tomo I "El Ateneo"

Temas Relacionados

Ruta de las Mulas
Criollos y Españoles en el Virreinato
La Rabia en Virreinato
Los Romances y la Vida Cotidiana en Buenos Aires Colonial
Primer Censo en Buenos Aires Colonial
Partidos de Futbol en el Virreinato
Primera Ciudad con Alumbrado a Gas
Intercambio de Productos Alimenticios entre América y Europa
Esclavos en el Virreinato del Río de la Plata

Enlace Externo:• El Martín Fierro como Biblia Gaucha

La Historia del Mundo en Imágenes


Entradas Relacionadas Al Tema

Subir

Usamos cookies para darte una mejor experiencia de navegación. Si continuas navegando, aceptas el uso de las cookies Más información...