Destilar alcohol con remolacha Fermentación láctica Bacterias



FERMENTAR ALCOHOL DE LA REMOLACHA

A mediados del siglo XIX, un industrial francés que destilaba alcohol a partir de la remolacha azucarera tuvo un problema cuando los barriles de fermentación dejaron de producir alcohol. Le pidió ayuda a un científico y el resultado fue uno de los descubrimientos científicos más importantes.

¿Quién era ese científico y cuál fue su descubrimiento?

La implicación de Louis Pasteur en este problema les condujo finalmente a descubrir el papel que representan las bacterias para la propagación de las enfermedades. Pasteur, un joven profesor de química en la Universidad de Lille, estaba atado de manos por el mismo problema que persigue aún hoy la gran cantidad de investigadores: la falta de financiación. Los fabricantes privados a los que se acercaba en busca de ayuda a menudo se mostraban escépticos ante la necesidad de que se hicieran investigaciones, pero Pasteur consiguió ganárselos gracias a sus estimulantes conferencias.

En una de esas conferencias Pasteur preguntó a la audiencia dónde estaba el hombre cuya curiosidad no fuera atizada por el conocimiento al saber que «¿si ponía una patata en sus manos, podría obtener azúcar, y con ese azúcar, se produciría alcohol?». Las palabras consiguieron cautivar a al un tal Monsieur Bigo, un industrial cuyas remolachas habían dejado de producir alcohol, así que Bigo le rogó a Pasteur que examinara su problema.

En esos tiempos, nadie —incluido Pasteur— comprendía cómo funcionaban los fermentos del azúcar en el alcohol, por eso el químico hizo lo único que se podía hacer: tomo unas muestras de un barril sano y las puso bajo el microscopio. Una multitud de glóbulos amarillos danzaban ante sus ojos. Y no sólo bailaban, sino que se multiplicaban. Esas levaduras estaban vivas y, como dedujo Pasteur rápidamente, eran las que convertían el azúcar en alcohol.

El siguiente paso de Pasteur fue examinar los barriles de fermentación. En vez de glóbulos de levaduras, vio unas cosas diminutas, como filamentos, brincando en el caldo de cultivo, que en vez de estar lleno de alcohol tenía ácido láctico. Pasteur consiguió transferir algunas de las criaturas filamentosas a un contenedor limpio y prosiguió a demostrar que, si se les daba los nutrientes adecuados, se multiplicaban. Los filamentos estaban vivos y se afanaban por convertir el alcohol en ácido láctico. Esos microbios contaminaban las barricas llenas de azúcar de remolacha, mataban las levaduras y terminaban con la producción de alcohol.

¿De dónde habían llegado? Pasteur dedujo con acierto que estaban presentes en el aire. Si podían estropear el cultivo de azúcar de remolacha por completo, ¿qué más serían capaces de hacer? Pasteur pronto respondió a esta cuestión al establecer una unión entre los microbios y las enfermedades humanas. Y todo porque a un fabricante francés se le truncó su producción de alcohol.

Fuente Consultada: Información Basada en el Libro «Porque los Gallos Cantan al Amanecer» de Joe Schwarcz y Sitio web www.alimentacion-sana.com.ar.



https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/estrella1_bullet.png

ocio total

juegos siete diferencias

noparece

fotos

creencias

anticonceptivos

mujeres

actitudes

actitudes


puzzles


------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------