Conquista Normanda en Inglaterra Invasion de Guillermo I



Conquista Normanda en Inglaterra
La Batalla de Hasting

Es uno de los momentos mas importantes en la historia de Inglaterra y quizas (para algunos historiadores) de la historia del mundo, ya que marca el momento en que Guillermo, duque de Normandía, se apoderó del trono inglés, en el año 1066.

En enero de ese año había muerto el monarca inglés Eduardo el Confesor y el pueblo eligió para sucederlo al joven Haroldo, hijo del conde Godwinson.

El nuevo rey era fuerte y prudente y el pueblo se manifestó satisfecho con él, con la sola excepción del duque Guillermo de Normandía, que protestó, alegando que Eduardo le había prometido la corona.

LA HISTORIA: Gradualmente los anglosajones habían conquistado Inglaterra, avanzando en lenta marea hacia el oeste del país.

Las guerras que se habían prolongado durante un siglo, habían determinado su reemplazo parcial por inmigrantes daneses en algunas zonas.

En contraste con ellos, su derrota decisiva habría de ser sorprendentemente repentina.

Aunque la masa de la población seguía siendo de raza sajona y danesa, el poder paso a los normandos en una campaña de una sola estación, casi podría decirse de un solo día.

En 1066 al morir el rey Eduardo el Confesor , tres prominentes guerreros se disputaron el trono inglés. El noble sajón mas poderoso de Inglaterra, Harold Godwinson , fue elegidlo por sus pares.

Al otro lado del canal, Guillermo, duque de Normandía, un líder notablemente fuerte y sagaz, sostuvo que esto quebrantaba juramentos de Eduardo y de Harold, en el sentido de que él, Guillermo, heredaría el trono. Y más allá del mar del Norte “el último de los vikingos”, Harald Hardraada, rey de Noruega, conspiraba para obtener el triunfo con la ayuda de Tostig, el hermano desterrado de Godwinson.

Los ingleses y los normandos se odiaban y d duque pudo fácilmente argumentar que Haroldo había violado una promesa de vasallaje que le hiciera. Contaba también con el apoyo del monje Hildebrando, futuro papa Gregorio VII, y había prometido a sus barones dinero tierras en Inglaterra.



El ejército nórdico llegó antes; desembarcó en el Humber en septiembre y batió a las primeras fuerzas locales alistadas para resistirlo.

Harold Godwinson marchó hacia el norte con un ejército sajón, y venció decisivamente a los vikingos en Stamford Bridge, cerca de York, el 25 de septiembre de 1066.

Tostig y Hardraada, de más de d9s metros de altura y héroe de las guerras vikingas, murieron en la batalla, y pocos fueron los vikingos que sobrevivieron.

Mientras descansaba en York, Harold tuvo noticias de que Guillermo había desembarcado en Pevensey el 28 de septiembre, con un ejército de normandos.

El fatigado ejército sajón volvió entonces a partir en marchas forzadas hacia el sur. Si bien no se sabe con exactitud cuál era la fuerza de los dos ejércitos, se cree que cuando el 14 de octubre se enfrentaron en Senlac Hill, cerca de Hastings, eran casi iguales en número.

Un tercio de los hombres de Harold eran housecarls, veteranos a sueldo muy bien armados con lanzas, espadas y grandes hachas.

El resto era el fyrd, la milicia local, muy inferior en armas y pericia. Harold condujo su infantería a lo largo de una colina en apretada muralla protectora”, dispuesto a librar una batalla defensiva.

Es posible que hayan levantado rápidamente un cerco de arbustos y matorrales. Guillermo hizo subir a sus hombres a través del pequeño valle, con los arqueros al frente, detrás de los lanceros acorazados a pie, y los caballeros montados —alrededor de un tercio de su fuerza— en última línea.

Tenían que atravesar terrenos pantanosos y atacar subiendo la colina para poder alcanzar a los sajones. La ofensiva normanda se produjo a la mañana temprano, pero fue fácilmente rechazada y el combate siguió todo el día.

El rey y el duque conducían personalmente sus tropas, demostrando gran bravura. Oleada tras oleada de infantería y caballería normanda cargaban colina arriba, pero una y otra vez caían, dejando pilas de muertos y heridos a lo largo de la inconmovible muralla protectora.



Hacia el final de la tarde la batalla podía tomar cualquier rumbo: los normandos estaban cansados, los sajones agotados y tan estrechamente comprimidos que mantenían a sus muertos de pie en medio del apiñamiento.

Por dos veces, los indisciplinados hombres del fyrd habían abandonado sus posiciones para dar caza a los normandos colina abajo a medida que retrocedían —bien fuera derrotados de verdad o pretendiendo estarlo— y habían sido derribados al descubierto, pero los housecarls se mantenían como una roca en el centro.

Por fin, cuando el sol descendía en el cielo, Guillermo intentó el último esfuerzo.

Envió a sus arqueros adelante y ordenó disparar en ángulo elevado, arrojando las flechas casi verticalmente sobre las filas sajonas.

A medida que las murallas protectoras se tambaleaban, sus caballeros volvieron a la carga por última vez. La muralla se quebró, los sajones, batidos en pequeños grupos, fueron hechos trizas.

Harold murió combatiendo al pie de sus estandartes gemelos, y con él murieron muchos de sus housecarls. A la caída de la noche, Guillermo era, efectivamente, dueño de Inglaterra.

La Batalla de Hasting

batalla de hasting

La movilización fue lenta, pues era preciso preparar la flota para trasportar 15.000 hombres, de los cuales unos 6.000 eran jinetes. Los barcos estuvieron listos en septiembre de 1066, pero durante 15 días los vientos desfavorables retuvieron a Guillermo en el mar.

Este retardo le valió una fácil victoria, pues en el intervalo había llegado a las costas de la isla el rey Haroldo, de Noruega, quien pretendía también la corona de Inglaterra. Haroldo de Inglaterra consiguió derrotarlo, pero a costa de la disminución de su ejército.



Cuando supo al día siguiente que Guillermo había desembarcado en Pevensey, marchó a su encuentro, y la batalla tuvo lugar en Hastings, condado de Sussex, el 14 de octubre.

Los sajones formaban una infantería montada—se movilizaban a caballo pero combatían a pie—, los normandos, en cambio, atacaban a caballo, reforzados por los arqueros. Simulando batirse en retirada, Guillermo atrajo a las tropas de Haroldo a una trampa y las deshizo. En la lucha pereció el rey Haroldo, y Guillermo pudo después ceñir la corona de Inglaterra.

El reinado de Guillermo fue un continuo saqueo y un despojo para los nobles y propietarios de la Gran Bretaña, pues todos los normandos que participaron en la expedición fueron recompensados con tierras y títulos nobiliarios, y aun los que no habían intervenido en la invasión se encaminaban hacia Inglaterra en la seguridad de obtener de inmediato un feudo y hacer trabajar, en su beneficio, a los sajones despojados.

Afianzado en su dominio de Inglaterra, sobre la base de un absoluto feudalismo y en amplia ndependencia religiosa con respecto al papado, debió soportar los ataques de su hijo Roberto, que reclamaba el ducado de Norrnandía apoyado por el rey de Francia. Guillermo le presentó batalla en Gerberoi, donde fue derrotado y herido.

Falleció poco después a consecuencia de una caída de caballo y mientras dirigía una nueva expedición contra Felipe de Francia.

LA CONQUISTA NORMANDA:

Una vez destruido todo el ejército sajón, nadie podía detener a las tropas de Guillermo. Pero no atacó en un principio la ciudad de Londres que estaba fortificada. Llegóse a quemar un arrabal, luego dio vuelta todo alrededor y se dirigió al oeste, talando los árboles y las mieses, incendiando las casas.

Por último, los habitantes de Londres, temiendo quedarse sin provisiones, prometieron reconocerle como rey.

El día de Navidad (1066), Guillermo fue a la iglesia de Westminster, cercana a Londres, con el arzobispo de York y los principales personajes del Mediodía de Inglaterra. Le reconocieron rey, y, según la costumbre, le aclamaron.

Los guerreros normandos que se habían quedado fuera de la iglesia, al oír aquel estrépito, creyeron que los ingleses se sublevaban, prendieron fuego a las casas que rodeaban el templo y los ingleses salieron inmediatamente para apagar el fuego.

Guillermo permaneció solo en la iglesia con los sacerdotes y el arzobispo que le coronó rey de Inglaterra. Juró respetar los derechos de la Iglesia y las costumbres del pueblo inglés.

Una vez que se hizo reconocer rey, Guillermo declaró a Haroldo usurpador, a todos los que por él habían combatido culpables del delito de traición a su rey y despojados de sus derechos de propiedad. Guillermo confiscó, por tanto, sus posesiones y las distribuyó entre los guerreros que le habían acompañado.

Las huérfanas o las viudas de los propietarios sajones muertos en el ejército de Haroldo conservaron sus propiedades, pero Guillermo las obligó a casarse con caballeros normandos.

Así los antiguos propietarios sajones fueron casi todos sustituidos por caballeros normandos y los campesinos sajones que cultivaban las tierras tuvieron por dueños a extranjeros.

No dominaba todavía Guillermo más que la parte meridional de Inglaterra. Los jefes que gobernaban el norte le habían reconocido rey, pero continuaban conduciéndose como príncipes independientes.

Durante cuatro años hubo revueltas en varias comarcas de Inglaterra, los sublevados proclamaron rey a un príncipe de la familia de Eduardo. Los jefes del norte acabaron también por sublevarse, el rey de Dinamarca les envió una flota, y los daneses y los ingleses reunidos saquearon e incendiaron la ciudad de York.

Los daneses volvieron a su país con el botín y los ingleses se dispersaron. Guillermo, que había acudido con su ejército, no encontró a nadie. Para impedir que otra vez hubiera sublevación, hizo del país un desierto. Mandó cortar la cabeza a todos los sublevados, quemar las mieses, los arados, los carros, los bueyes y los carneros.

Las mujeres y los niños murieron de hambre y sus cadáveres quedaron tendidos en los campos devastados (1070).

Inglaterra fue entonces definitivamente conquistada. Guillermo hizo en el norte lo que había en el sur, confiscó los bienes de los sublevados y los dio a los normandos.

Mandó edificar en todas las ciudades un castillo en el que puso guarnición de guerreros franceses. Entonces fue construida la famosa torre de Londres, que debía servir durante siglos a los reyes de Inglaterra como fortaleza, tesoro y prisión.

Ver: Biografía de Guillermo El Conquistador

Fuente Consultada:
Los Invasores – El Pasado Viviente –
Enciclopedia Universal BARSA (Consulta Fácil)
HISTORAMA Tomo III Edit. CODEX

juegos siete diferencias

noparece

fotos

creencias

anticonceptivos

mujeres

actitudes



------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------