Biografía de AARÓN ANCHORENA Una Vida de Aventura



Biografía de Aarón Anchorena: Personaje de la Historia Argentina

aaron anchorenaAarón Anchorena, nacido en 1877, era nieto de dos de los hombres más ricos del país: Nicolás Anchorena, emparentado con Rosas, y Aarón Castellanos, pionero de la colonización. Su madre, María Mercedes Castellanos de la Iglesia, condesa pontificia, administradora de la fortuna familiar, lo envió a estudiar a Francia, mientras construía dos notables palacios en la plaza San Martín.

Tales los orígenes de un personaje singular, pero a la vez representativo de la Argentina opulenta, evocada en esta biografía conmemorativa. Aarón Anchorena residió en París, como secretario honorario de la Embajada, entre 1902 y 1916; ese año, en plena guerra, fue capturado por los alemanes y estuvo a punto de ser fusilado. Anteriormente ya había cimentado su fama de hombre de mundo y, sobre todo, de sportman.

En 1901 aparece triunfando en la primera competencia automovilística realizada en Buenos Aires, en el Hipódromo del Bajo Belgrano: con su Panhard Levassol aventaja a su amigo Marcelo T. de Alvear, que conduce un Locomobile de vapor. Poco después, en 1905, aprende con Santos Dumont a manejar los globos aerostáticos y en 1910 realiza un atrevido cruce del Río de la Plata en el Pampero, acompañado por Jorge Newbery. Era también golfman, yachtman y cazador, y además viajero, como los ingleses.

En 1902 recorrió la Patagonia a caballo, se encontró con el perito Moreno y llegó hasta el lago Nahuel Huapi y la isla Victoria. En 1918 recorrió Formosa, convivió con los pilagás y se entrevistó con el cacique Garcette, con quien intercambió un moderno fusil por una manta tejida.

Apenas unos meses después, Garcette encabezó un sangriento malón, arrolló los fortines fronterizos y degolló a sus moradores. Anchorena alternaba entre los pilagás y los círculos más elegantes del París de la belle époque.

Se casó con Zelmira Paz, viuda de Gainza y heredera del diario La Prensa agregó así al patrimonio familiar el tercer gran palacio de la plaza San Martín. Simultáneamente fue dando forma a una estancia en la Banda Oriental, que su madre le compró cuando era joven, con la condición de que dejara de volar.

Eran unas 11.000 hectáreas en la barra del San Juan, cerca de Colonia y justo enfrente de Buenos Aires. Se decía que allí Sebastián Caboto había levantado el primer poblado español en el Río de la Plata. Anchorena buscó afanosamente las huellas, ayudado por Clemente Onelli, y construyó un torreón conmemorativo.

La estancia tenía una gran residencia, estilo Tudor, un parque, un coto de caza, con ciervos y jabalíes especialmente traídos, y un bosque donde plantó las más diversas especies, traídas de distintas partes del mundo. Aarón dirigió la explotación -se dice que con métodos muy avanzados- pero sobre todo miró pasar la vida, convivió con una misteriosa compañera, reunió a sus amigos y a veces jugó a la política, invitando a dirigentes uruguayos y argentinos a discutir los problemas internacionales.

Uno de ellos era Julito Roca, el hijo del general. Otro, el presidente uruguayo Baltasar Brum, que pasó allí, apenas electo, el feriado de Semana Santa. Cuando murió, pasados los ochenta años, Anchorena donó su estancia al gobierno uruguayo, que la usa hoy con fines protocolares.

Por esa causa, el presidente Julio María Sanguinetti encargó este libro conmemorativo, redactado por un célebre novelista oriental. El texto es apologético y sólo medianamente informativo. Pero las fotos son notables, casi deslumbrantes. En la tapa, el joven Aarón comparte un cigarro con el maduro general Roca, a quien pasea en su Panhard.



Anchorena aparece a bordo del globo, con Santos Dumont y con Newbery; está en París vestido de uniforme de gala, o de maharajá en un baile de disfraces, rodeado de inquietantes mujeres. Alterna con los pilagás o con sus amigos, en el parque de la estancia, con varios jabalíes y ciervos recién cazados. Siempre impecablemente vestido y siempre con un aire de distanciada indiferencia. Bien miradas, las fotos valen el libro.

Fuente Consultada: Diario Clarín – Artículo a cargo de: Luis Alberto Romero

https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/estrella1_bullet.png

ocio total

juegos siete diferencias
imagen truco limonimagen cazar serpienteimagen depositos acertijo


noparece

fotos

creencias

anticonceptivos

mujeres

actitudes

actitudes


puzzles


OTROS TEMAS EN ESTE SITIO

final

------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------