Inventor de la Hiladora Mecánica Arkwright Revolucion Textil Inglesa



Inventor de la Hiladora Mecánica: Arkwright Revolución Textil Inglesa

Richard Arkwright (1732-1792), inventor de la máquina de hilar y fundador de fábricas de algodón, fue un buen ejemplo de empresario con éxito en los primeros tiempos de la Revolución Industrial en Gran Bretaña.

En esta selección, Edward Baines, quien escribió La historia de la manufactura del algodón en Gran Bretaña, en 1835, analiza las características que explican el éxito de Arkwright y, presumiblemente también, de otros emprendedores británicos.

Richard Arkwright (1732-1792), inventorRichard Arkwright ascendió, por la fuerza de sus dotes naturales, desde una condición muy humilde en la sociedad. Nació en Presten, el 23 de diciembre de 1732, de padres pobres.

Debido a que era el más joven de trece hermanos, sus padres no pudieron proporcionarle una educación ni del tipo más humilde, y difícilmente podía escribir. Se crió en el oficio de peluquero en Kirkham y Presión, y continuó en ese ramo en Bolton, en 1760.

Luego de adquirir un proceso químico para el teñido del cabello humano, que en esa época (cuando las pelucas eran de uso universal) tenía un valor considerable, viajó recogiendo cabellos para venderlos una vez teñidos.

Barbero y vendedor de pelucas de Lancashire, Arkwright se enriqueció con un tinte para el pelo, cuyas ganancias dedicó a investigar nuevos dispositivos para la creación textil, la industria más pujante de su condado. En 1769, fijándose en los movimientos de las hilanderas, logró desarrollar un ingenio que reducía el algodón a hilo en bobinas revolucionadas mecánicamente.

En 1761, se casó con una señora de Leigh, y se cree que las relaciones que entonces hizo en esa ciudad lo familiarizaron más adelante con los experimentos que Highs llevaba a cabo para fabricar una máquina de hilado. Él mismo mostró una fuerte inclinación hacia los experimentos en matemáticas y, según se afirma, los continuó con tanta devoción como para descuidar su negocio y empeorar sus circunstancias.

Su disposición natural era ser ferviente, emprendedor y te: te perseverante: su mente era tan ordinaria como él, intrépido y activo; asimismo, sus modales eran ásperos y desagradables…

Los más marcados rasgos del carácter de Arkwright eran su extraordinario ardor, energía y perseverancia. Por lo general trabajaba en sus variados asuntos desde las cinco de la mañana hasta nueve de la noche; y cuando pasaba considerablemente de los cincuenta años —y sentía que las carencias de su educación colocaban en una posición muy difícil e inconveniente para seguir su correspondencia y, en general, la administración de sus negocios— sacrificó sus horas de sueño con objeto de tener una hora extra cada día para aprender gramática inglesa, ¡y otra hora mas para mejorar su redacción y ortografía!

Se impacientaba con cualquier cosa que interfiriera con sus ocupaciones favoritas, y este hecho es también tan impresionantemente característico para no pasarlo por alto: se separó de su esposa a no muchos años de haberse casado, porque ella —al convencerse de que el mataría de hambre a su familia (debido a la naturaleza impráctica sus esquemas)— rompió varios de sus modelos de maquina experimentales.



Arkrwright era un severo escatimador del tiempo a fin de no perder ni un minuto, por lo general viajaba con cuatro caballos, y a una velocidad muy rápida. Sus asuntos en  Derbyshire, Lancashire y Escocia eran tan grandes y como su asombroso poder para hacer negocios y todo su codicioso espíritu.

En muchos de estos, asuntos tenía socios, pero lo general, los administraba de tal forma que, quien fuera perdiese, él mismo era un ganador.

Fue Nombrado sir en 1786, Arkwright dejó al morir en 1792 una gran fortuna.

https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/estrella1_bullet.png

ocio total

juegos siete diferencias

noparece

fotos

creencias

anticonceptivos

mujeres

actitudes

actitudes


puzzles


------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------