Biografia de Camilo Jose Cela ,Escritor:Caracteristicas de su Obra



Biografia de Camilo José Cela Caracteristicas de su Obra

Camilo José Cela es uno de los mejores escritores prosistas del siglo XX y probablemente la gran figura de la narrativa de la posguerra civil en España.

Vida. Nació en un pueblecito de Galicia (1916) llamado Iria Flavia.

Recorrió a pie una gran parte de España y escribió sobre sus experiencias de vagabundo notables libros de viaje.

Fue incorporado a la Real Academia Española (1957) y continúa su labor este escritor entregando periódicamente nuevas obras a su gran público lector.

biografia de cela camilo
BIOGRAFIA DE CELA CAMILO JOSE: Nació en 1916 en Iria Flavia, aunque de niño se trasladó junto a su familia a Madrid. Una enfermedad le postró en un sanatorio de Guadarrama durante 1931 y 1932 dónde aprovechó para cultivar una de sus pasiones, la lectura

La prosa de Cela: el tremendismo. Camilo José Cela es un maestro en el manejo de la lengua castellana.

Utiliza un idioma riquísimo en formas expresivas, y todo tema que aborda, por más simple e insignificante que sea —un tonto, un niño, un ciego, un paisaje, un camino, una posada— adquiere en sus manos gran interés.

Cela recorrió a pie casi toda España y ha relatado sus experiencias y observaciones en una prosa que es modelo de expresión.

En estas peregrinaciones ha documentado un mundo particular, el de las cosas, hechos y personajes minúsculos, que son parte también de la realidad y de la que ciertos escritores se han desentendido.

Cela saca grandeza literaria de lo minúsculo, real, del detalle imperceptible para los demás.

Ve pueblos, hombres, mujeres, niños, animales, objetos y su decir sobre ellos es siempre original y sorpresivo.

Como novelista:

Cela pertenece al «tremendismo» de la literatura española de posguerra.

El escritor gallego se entrega a la tarea de representar a la vida tal como ella puede observarse, destruyendo las viejas formas oficiales, convencionales y simplemente literarias de la tradición.

Observa lo tremendo, feo, cruel y triste de la vida circundante y lo narra con una impasibilidad e indiferencia pasmosas. Deja el testimonio escrito de su observación, sin juzgarlo ni tomar partido en él.

La familia de Pascual Duarte (1942) y La colmena (1951) son dos novelas que inauguran una época de la novelística española actual.

Cela no se interesa por saber a qué escuela puedan pertenecer sus obras, realista o idealista, naturalista o costumbrista.

Pinta lo que ve su espíritu, sin piedad, sin ilusión.

No quiere moralizar ni corregir el mundo, se desentiende del fondo filosófico de las cosas, y las escribe.

La actitud es objetiva ante la vida, según él lo pretende.

Pero también es cierto que esta objetividad, si no es equivocada, es sólo parcial, porque refleja únicamente lo tremendo y atroz.

Para el, la misión del escritor es sólo «escribir y esperar«.

La colmena está considerada por la crítica como la mejor de las obras publicadas hasta el presente por Cela.

El propio escritor la presenta así: «Esta novela mía no aspira a ser nada más —ni menos, ciertamente)— que un trozo de vida narrado paso a paso, sin reticencias, sin extrañas tragedias, sin caridad, como la vida discurre, exactamente como la vida discurre. Queramos o no queramos».

Presenta la vida de más de doscientos personajes vulgares y comunes de Madrid, entrelazados en una narración de escasa trama, sin vidas heroicas ni ejemplares, sino simplemente habituales.

Lo que hacen, piensan y dicen, se refleja en el relato, que al cabo de la lectura, no dejan ninguna idea como saldo, pero sí una impresión desgarradora, agria y escéptica.

Este mundo madrileño es una colmena de personajes vivos y reales, donde cada uno cumple su papel, bueno o malo, como si la vida, no pudiese ser más que así.

Prostitutas, comerciantes, empleados, viudas, novios, catedráticos, serenos, músicos, banqueros, policías y demás ejemplares de la década del 40, aparecen con su lenguaje, ropas, idioma, actitudes, ideas y aspecto físico, observados y descritos en su lamentable mediocridad y humanidad.

Los libros de Cela son crueles, pero la crítica los ha justificado alegando que así es la realidad, y el papel de Cela es la de ser un testigo lúcido de la vida humana, y aun de la miseria humana.

La vida es así, y de Cela no puede esperarse que la mejore.

Su estilo es personalísimo. Heredero de la tradición de Quevedo y otros clásicos, su prosa es notable por la sencillez y la expresividad.

Usa un lenguaje sencillo, conversacional, y en ningún momento hace literatura ni deforma la expresión en busca de efectos especiales. En esto, precisamente, radica su maestría estilística.

«La vida de Pascual Duarte». Esta breve novela es probablemente la mejor obra escrita por Cela, aunque algunos críticos se inclinen por La colmena.

De todos modos, es prácticamente, la que le permitió obtener fama en su juventud.

El protagonista, Pascual Duarte, narra en primera persona su historia de criminal, por lo que la novela adopta la forma autobiográfica.

Pascual Duarte nace en un humilde hogar campesino de Badajoz. Su padre es contrabandista y su madre una mujer ignorante, ordinaria y de poca fidelidad.

De niño, Pascual mata a un perro de caza porque lo mira insistentemente. Pascual tiene después una hermana, Rosario, que es deshonrada por un truhán, el Estirao, y un hermanito menor buho, Mario, que muere ahogado en una tinaja de aceite.

Al tiempo, Pascual conoce a Lola, una hermosa muchacha del lugar, con la cual tiene relaciones intimas y debe casarse.

En un incidente sin importancia hiere a don Zacarías. De regreso de su viaje de bodas, la yegua descalabra a su esposa y pierde asi a su futuro hijo. Pascual, enfurecido, mata a navajazos a la yegua.

Las desgracias se suceden asi sin interrupción en la vida del campesino: le nace un hijo, Pascualillo, que muere a los once meses.

Las tres mujeres de su casa, su madre, su esposa y su hermana, le hacen la vida imposible con sus reproches y mal carácter. Entonces Pascual las abandona, se va a Madrid y luego a La Omina para tentar fortuna, pero desengañado en esta nueva experiencia, retorna a su hogar campesino.

Alli se encuentra con que su mujer ha tenido relaciones con el Estirao y está por tener un hijo. La mujer le confiesa su infidelidad y muere de dolor. Pascual mata entonces al Estirao.

Es encarcelado y purga su deuda. Liberado tiempo después, regresa a su casa, vuelve a casarse con otra mujer, Esperanza, hasta que al fin, hastiado de su madre, la asesina a cuchilladas.

Pascual va a parar nuevamente a la cárcel, se consuela escribiendo sus memorias, y al fin es ejecutado por la justicia.

Esta obra tuvo desde su publicación un éxito excepcional. En una apreciación primera, la novela es un resumen de truculencias generadas por un hombre que se hace justicia por sus propias manos.

Episodios atroces, violencias, monstruosidades, componen la esencia del libro.

Pascual Duarte aparece como un ser humano esencialmente malo, que no tolera las circunstancias de la vida y se comporta con el prójimo como un bárbaro sin ley.

Sin embargo, la novela deja al lector otra impresión más profunda que la simple narración de unos cuantos crímenes: Pascual Duarte, en un análisis más profundo, es «un manso ccrdero acorralado y asustado por la vida».

Cela ha querido presentar a conciencia el caso de un individuo bueno en el fondo, cuya desgracia estriba en ser un pobre infeliz, sin recursos morales ni psicológicos para enfrentar la tragedia cotidiana de la vida, y que no tiene entonces otra alternativa que la de ser criminal.

Aparentemente es mejor que sus víctimas, pero no sabe moverse en el mundo de la realidad y sólo puede resolver sus conflictos con arrebatos criminosos.

Sería, así, un arquetipo humano de profundas características psicológicas, cuyo destino es el de hacer inevitablemente el mal, porque su educación ni su personalidad no le proveen recursos para distinguir el bien del mal, para superar la vida material con las ideas, para poner su fe en una clase de esperanza superior.

Es el prototipo del hombre elemental, que se convierte a si mismo en juez de la vida y del destino humano.

Por su estilo bien espaflolista, su anécdota y la forma autobiográfica, La familia de Pascual Duarte ha sido considerada en cierto sentido como una continuación de la novela picaresca del Siglo de Oro.

Pero poco o nada tiene de picaresca, salve algunas aproximaciones circunstanciales.

Es más bien la manifestación de una concepción tremendista de la literatura, a la que Cela se entrega bastante habitualmente.

La obra fue inmediatamente traducida a varios idiomas.

Fuente Consultada:Literatura Española, Hispanoamericana y Argentina de Carlos Alberto Loprete Editorial Plus Ultra Entrada: Autor Camilo José Chela

Enlace Externo:Amplia Sobre Este Escritor

La Historia del Mundo en Imágenes


Entradas Relacionadas Al Tema


------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------