Biografia de Carlo Rubbia El Fisico de los Bosones



Biografia de Carlo Rubbia Fisico de los Bosones

Rubbia, Carlo. (Gorizia, 1934.) Físico italiano. Estudió Física en la Universidad de Pisa, doctorándose en 1957. Trabajó en dicha Universidad, en la de Columbia (Nueva York), en la de Roma (1960) y en la de Harvard (1970).

Desde 1962 ha trabajado en el Centro Europeo de Investigaciones Nucleares (C.E.R.N.), en Ginebra. También ha colaborado (1969-78) con el Laboratorio Acelerador Nacional Fermi de Chicago (Fermilab).

En 1973, un equipo dirigido por Rubbia en el C.E.R.N. y el Fermilab descubrió la existencia de interacciones débiles que no suponían intercambio de carga eléctrica, como todas las que hasta entonces se conocían.

Antes de continuar con la vida del físico, nos preguntamos: ¿Qué son los bosones?.

Desde que el átomo ha entrado con fuerza en el mundo de la física moderna y se ha introducido en los llamados aceleradores de partículas para ser estudiado, descompuesto y sometido a toda una larga serie de experimentos, ha revelado la existencia en su interior de una enorme cantidad de partículas con funciones energéticas bien definidas, si no para nosotros los profanos, al menos para los físicos que se ocupan de ellas.

En uno de estos experimentos, constituidos por la colisión de dos partículas de carga eléctrica opuesta (positiva y negativa), o sea, entre protones y antiprotones, aparecieron los bosones.

¿Por qué se llamaron bosones?… En honor del físico hindú que describió sus particularidades: Satyendranath Bose.

La observación de las partículas W y Z en 1983 por Rubbia y sus colegas les permitió predecir y posteriormente establecer la teoría electrodébil, que aúna las fuerzas electromagnética y nuclear débil. Recibió el premio Nobel de física en 1984, junto con el holandés Van der Meer.

Por entonces se estaba trabajando en la unificación de las fuerzas nuclear débil y electromagnética, y la existencia de estas interacciones débiles neutras exigía la existencia de una partícula fundamental para la interacción débil (un bosón) que no tuviera carga eléctrica.

Compartió en 1984 el Premio Nobel de Física con su colega holandés Simon van der Meer por su descubrimiento de las partículas subatómicas W y Z. Estas partículas transmiten la fuerza nuclear débil, una de las cuatro fuerzas fundamentales de la naturaleza (las otras tres son la fuerza gravitatoria, la electromagnética y la nuclear fuerte).

Steven Weinberg y Abdus Salam habían construído una teoría electrodébil unificada que predecía la existencia de tres bosones diferentes para la interacción débil, que recibieron los nombres de W+, W- y Z°.

Estos bosones tendrían una masa elevada, por lo que su detección estaba fuera del alcance de los aceleradores de partículas de la época.

Carlo Rubbia propuso, para localizarlos, transformar el acelerador de partículas del C.E.R.N. (un sincrotrón de protones), que permitía lanzar protones contra un objetivo fijo, en un acelerador de colisión de haces de partículas, que lanza un chorro de protones contra otro de antiprotones.

Las energías generadas en su desintegración mutua han permitido obtener partículas de masa elevada, entre ellas los tres bosones de la interacción débil.

En 1984, Carlo Rubbia recibió el premio Nobel de Física, que compartió con Simón van der Meer, por su contribución al descubrimiento de las partículas W y Z, mediadoras de la interacción débil.

¿Por qué obtuvieron ambos el galardón?: En el siglo XX, el personaje protagonista cede siempre paso al equipo, a la colaboración entre los individuos, entre distintos expertos en cada sector.

Esto es lo que ha hecho posible tanto la conquista del espacio —macrocosmos—, como la del mundo microscópico —microcosmos—. Los genios aislados, que han sido a lo largo de la historia los protagonistas de una época o una empresa, no pueden darse hoy debido a la complejidad de la tecnología.

Carlo Rubbia ha tenido la genialidad de intuir que algo venía al encuentro de las partículas; el holandés Van der Meer ha hecho posible que se realizara la experiencia.

¿Qué consecuencias trae consigo este descubrimiento?
De estas partículas, sólo se conocían los fotones, después fueron descubiertos los guiones y, por último, los bosones, que hacen presumible la existencia de otras fuerzas todavía «inexplicables».

En Ginebra, se está perfeccionado un acelerador de partículas, el LEP, que será instalado a cien metros de profundidad. Estamos ante una nueva época de desconcertantes descubrimientos.

Veáse también:
Teoría del Campo Unificado
Partículas Elementales
Bosón de Higgs

Fuente Consultada:
Grandes Científicos de la Humanidad Tomo II de la m a z de Manuel Alfonseca Editorial Espasa
¿Por que se hicieron Famosos? Editorial Susaeta

La Historia del Mundo en Imágenes


Entradas Relacionadas Al Tema


------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------