Caballo Salvaje de Przewalski Características e Historia



HISTORIA DEL ÚLTIMO CABALLO SALVAJE

De hermosa estampa y músculos de acero, recorre todavía en manadas la tundra manchuriana, defendiendo a feroces mordiscos, frente al acoso del hombre y al ataque del tigre, su libertad y su vida.

Los antepasados de los actuales equinos tuvieron dos características fundamentales. Eran generalmente de menor alzada y jamas pudieron ser domesticados por el hombre, que compartió con ellos el período paleolítico. Aunque parezca extraño, en nuestros días queda un representante, un tanto remoto, de esos corceles de crin erecta y muy larga; nos referimos al caballo de Przewalski, descubierto por el viajero ruso de ese apellido que visitó el noroeste de Sinkiang, entre la Mongolia Exterior y el Kirghizistán, en 1879.

Se trata del último caballo salvaje propiamente dicho, ya que el resto de los animales considerados «antecedentes equinos», como los asininos, los hemíonos y los onagros o asnos salvajes, han estado sometidos al hombre desde la antigüedad.

Este caballo es de talla mediana, de 1,30 a 7,40 metro de alzada con miembros sólidos y musculatura muy desarrollada. De cuello corto y bajo, con crin tupida y recta, que no se prolonga en mechón en la frente como ocurre con los caballos comunes, y una cola larga y espesa desde la base, ambas de color leonado en su raíz y más oscuro, hasta llegar al negro, en el extremo, tiene un pelaje fino y brillante en el verano, largo y también brillante en invierno.

En los cuatro miembros ofrece la particularidad de aumentar considerablemente la longitud del pelo, hasta formar una gruesa capa alrededor de los vasos… Las pezuñas son redondeadas y no muy altas y la grupa, ancha y un poco inclinada.

caballo salvaje

El color general del pelaje es leonado con algunas zonas rojizas o doradas. El vientre, los flancos, la cara interna de los miembros y el hocico son blancos. Los miembros están frecuentemente cruzados por una serie de rayas horizontales, como en la cebra.

Presenta además toda la línea dorsal, desde la cruza hasta el nacimiento de la cola, de color negro subido. Su cabeza es voluminosa y cargada en la quijada inferior y sus ojos oscuros y de expresión inteligente. Tiene el hocico redondeado y las fosas nasales más bien estrechas. Posee espejuelos o callos en los cuatro miembros, pero rara vez son visibles por cubrirlos el pelo.

De hábitos gregarios, forma nutridas manadas que se desplazan por la tundra manchuriana. Esmuy desconfiado y posee vista y olfato extraordinarios, condiciones éstas que le han permitido sobrevivir a través de las distintas glaciaciones desde el Paleolítico inferior, y competir con éxito tanto con el hombre como con el resto de los animales salvajes carniceros, entre los cuales especialmente el tigre manchuriano ha sido y es uno de sus principales enemigos.

Con respecto a sus métodos de defensa, utiliza su terrible mordisco, capaz de cercenar un brazo de hombre de regular talla, y sus características coces, especialmente cuando se trata del ataque de un tigre. Si la fiera se le encarama, busca inmediatamente la espesura en la cual entra a toda velocidad, raspando contra las ramas bajas a su atacante, que, a su vez, lo desgarra en los flancos y trata de desnucarlo. Si llega a ser capturado por el hombre se muestra absolutamente reacio a todo tipo de domesticación y siempre trata de morder a sus cuidadores.



Se considera que apareció en la tierra al producirse la glaciación del paleolítico inferior y ha compartido las sabanas europeas junto con el mamut, el rinoceronte peludo, el buey almizclero y el reno.

Los hombres primitivos del período magdaleniense han dejado múltiples pinturas rupestres en las cuales se reproducen con gran fidelidad estos caballos que, con seguridad, al perfeccionarse el instrumental de caza, sirvieron como parte de la dieta del hombre de esas épocas. Actualmente, rara vez se lo caza, por considerárselo un testigo de épocas muy lejanas de la humanidad y por no constituir un trofeo propiamente dicho.

Fuente Consulatada:
Nota del Profesor Rodolfo A. Perri Para Revista Ciencia Joven Fasc. N°31

https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/estrella1_bullet.png

ocio total

juegos siete diferencias

noparece

fotos

creencias

anticonceptivos

mujeres

actitudes

actitudes


puzzles


------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------