Companía Holandesa de las Indias Orientales:Historia y Desarrollo



Companía Holandesa de las Indias Orientales

Durante ciento cincuenta años, desde finales del siglo XVI  hasta mediados del XVIII, el comercio mundial estuvo bajo el dominio de los Países Bajos.

Este logro se debió en buena medida a la creación de una institución única, la Compañía Neerlandesa de las Indias Orientales. La Compañía Neerlandesa de las Indias Orientales fue la principal fuente de riquezas para los Países Bajos en el siglo XVII.

En su época de máximo esplendor tenía presencia en Persia, Bengala, Taiwán, Malasia y Sri Lanka. Asimismo, logró expandirse más allá de Asia y llegar a Sudáfrica, donde, en 1652, envió un destacamento de hombres para que establecieran una base en el Cabo.

El propósito era proteger el paso de los barcos que se dirigían al oriente, más que colonizar el área, pero después de la primera expedición, los neerlandeses comenzaron a establecerse allí de manera permanente. Para esta época, el número de barcos que participaba en el comercio internacional era de 1700, una cifra mayor a la de barcos ingleses y franceses.

ANTECEDENTES: Una de las características del siglo XVI fue el aumento de los intercambios comerciales entre los países europeos. El norte y centro de Italia así como el sur de Alemania fueron las regiones donde se concentraban los comerciantes. Pero la que se destacaba por su importancia entre todas las zonas comerciales fue una ciudad portuaria de los Países Bajos: Amberes.

El comercio de larga distancia requería que los mercaderes dispusieran de gran cantidad de dinero, tanto para comprar los productos como para transportarlos hasta los lugares de venta.

El tiempo que pasaba entre la compra y la venta de una mercadería solía ser bastante largo, por lo que era una actividad en la que se debía invertir dinero mucho tiempo antes de poder recuperarlo. A pesar de estos gastos por adelantado, si la operación tenía éxito podía generar ganancias muy elevadas.

La llegada de los barcos provenientes de América proporcionó a los países de Europa grandes cantidades de oro y plata. Los metales que llegaban desde las colonias americanas no se invertían en España. Por el contrario, eran utilizados para comprar los productos que llegaban de Oriente o los provenientes de otros lugares de Europa.

La economía de la corona española además dependía de los arribos de metales preciosos para saldar las deudas que los reyes habían contraído con los banqueros. Los negocios de los mercaderes de lejanas regiones, como la India o Malasia, también dependían de la llegada de los metales americanos.

El Imperio holandés tenía sus cimientos en el comercio mundial. En el siglo XVII, los Países Bajos se convirtieron en una potencia comercial gracias a su flota mercante.

Los portugueses con u condición de pioneros en la exploración marítima tenían una posición dominante  en  el comercio mundial a principios del siglo XVII. Pero fue un dominio breve, ya que las naciones europeas se negaron a permitirles conservar el monopolio.

El primer rival serio de los intereses portugueses de ultramar fueron los holandeses, quienes, tras zafarse del dominio español, empezaban a emerger como una nación. Los holandeses tenían una flota comercial implacable, los llamados «mendigos del mar». La Compañía Holandesa de las Indias Orientales se fundó en 1601 con el objetivo inicial de financiar las guerras holandesas de independencia.

Con el tiempo se convertiría en la fuerza comercial más poderosa del mundo. En 1619 estableció su base en Batavia (la actual Yakarta), al sudoeste de las colonias portuguesas de Goa y Malaca. Esta base otorgó a los holandeses una ventaja esencial y, mediante la fundación de bastiones estratégicos y relaciones estrechas con los líderes lugareños, se hicieron con el monopolio de bienes preciados procedentes del sudeste asiático.

Los holandeses pudieron reivindicar numerosos enclaves comerciales de importancia y crearon colonias en Borneo, Indonesia e India, colonias que mantuvieron con una disciplina férrea.

campania de las indias holandesa

A mediados del siglo XVII una parte muy importante del comercio internacional estaba en manos de mercaderes holandeses, que habían logrado reemplazar casi por completo a los comerciantes portugueses. En una etapa posterior, los holandeses no sólo comerciaron sino que comenzaron a transformar las materias primas que compraban.

Así empezaron a producir cañones, licores, tabaco, tejidos, entre otros productos.Junto con los holandeses, los ingleses también comenzaron a competir con los comerciantes portugueses del océano Indico, llevando a Europa tejidos de algodón y sedas indonesias. Vendían además estos productos en Japón, donde se los pagaban en plata.Estos productos suntuarios se pusieron de moda en Europa rápidamente y su venta generó grandes ganancias a los comerciantes.

INICIOS, EXPANSIÓN Y REDUCCIÓN A fínales del siglo XVI, el puerto de Amsterdam era el más bullicioso de Europa, con almacenes, bancos, casas de comercio y una gran flota. Frustrados por haber sido excluidos de América del Sur por los españoles y portugueses, los holandeses dirigieron su mirada al Lejano Oriente. Fundaron para sus comerciantes una Compañía de las Indias Orientales y se hicieron con el control del comercio desde las Islas de las Especias, arrebatando Java y las Molucas a los portugueses.

En 1619 la Compañía Holandesa de las Indias Orientales estableció su cuartel general en Batavia (Yakarta) en la isla de Java (en la actualidad parte de Indonesia). Su ejército y una poderosa flota de barcos expulsaron a los ingleses y los portugueses de las Indias Orientales, y lograron también apoderarse de Ceilán (hoy Sri Lanka), del puerto de Malaca y de varios puertos en la India. La compañía incluso estableció un puesto comercial en Japón, el único permitido a los europeos.

En 1652, los holandeses ocuparon el cabo de Buena Esperanza, en el extremo sur de África, que les servía como un punto de parada en el largo viaje entre el Lejano Oriente y Europa. Desde allí, los barcos holandeses podían seguir la ruta más corta a las Indias Orientales, a través del océano índico.

La inmensa flota mercante de los Países Bajos también estaba muy ocupada en otras partes del mundo. En 1621, se fundó la Compañía Holandesa de las Indias Occidentales al otro lado del Atlántico y hacia 1623, ochocientos barcos holandeses ya comerciaban en el Caribe con azúcar, tabaco, pieles de animales y esclavos. Establecieron una colonia en Guyana, se apoderaron de Curacao y, durante un tiempo, controlaron incluso el noreste de Brasil.

En América del Norte, la compañía fundó la colonia de Nueva Holanda, junto al río Hudson, en 1624. Desde allí exportaron pieles, madera y otros artículos comprados a los indígenas.

Finalmente, los holandeses perdieron su supremacía naval frente a los ingleses y su imperio decayó. Los ingleses se apoderaron de Ceilán, Malaca y El Cabo, aunque los holandeses mantuvieron el dominio del sureste de Asia.

Fuentes Consultadas:
50 Cosas Que Debe Saber de la Historia Mundial Hugh Williams
Gran Enciclopedia Universal Espasa Calpe Tomo 19
Grandes Personajes de la Historia Universal

La Historia del Mundo en Imágenes


Entradas Relacionadas Al Tema


------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------