Tipos de Condena a Muerte en el Mundo Ejecuciones a Muerte


Tipos de Condena a Muerte en el Mundo

Si los franceses inventaron la guillotina, los españoles inventaron el garrote vil. Mientras la guillotina causaba la muerte del reo seccionando su cuello, nuestro invento mandaba al otro barrio al condenado, rompiéndolo: una vez introducido el cuello en un collar de hierro, este se apretaba con un tornillo que tenía una bola al final, la cual, seccionaba la columna vertebral.

garrote vil condena a muerte, reo de filipinas

En la foto pueden ver el momento en que se ajusticia a un
reo en Filipinas a principios del Siglo XX.

Es un método de ejecución extremadamente cruel, en uso principalmente en España y sus colonias y en algunas partes de las colonias francesas, hasta su abolición hace unos 30 o 40 años.

Consiste en un aro de hierro que se coloca en el cuello del condenado, que está atado, sentado, a un banco o taburete. El aro está solidamente unido a lo que sería el respaldar de ese taburete. El aro, por su parte trasera, tiene una «tuerca» de paso grueso, donde se introduce una punta de metal engastada en un tornillo que encaja en dicha tuerca.

El verdugo hace girar el tornillo, y éste avanza hacia la nuca del condenado que primero se ve asfixiado, luego la punta del tornillo rompe el cuello del reo y a su médula espinal la corta por cizallamiento, dejando paralizada la parte inferior del cuerpo, y produciendo la muerte de forma horrible. Se llama garrote «vil» porque esencialmente, era destinado a personas del vulgo.

Los reos de la nobleza eran igualmente muertos, pero estos gozaban de una puesta en escena mucho mas pomposa y con solemnidad debido a su condición de noble con el garrote «ordinario»

Dejó de utilizarse porque el artículo 15 de la Constitución Española de 1978 abolió la pena de muerte….y dado que el garrote vil era un artilugio cuyo destino era la ejecución de los condenados a la pena capital,(que por cierto solo se utilizaba en España) dejó de tener sentido y razón su uso.

JaraboA título de ejemplo el informe médico de la ejecución del famoso Jarabo en 1958. (foto izq.)
El informe observaba que la muerte no se había producido de forma instantánea, sino con «excesiva lentitud», el fallecimiento se produjo a los quince minutos, después de una verdadera tortura.

Jarabo tenía un cuello poderoso y su verdugo, Antonio López Sierra era bastante débil físicamente. Se han producido casos aún peores en los que el reo ha muerto después de hasta media hora de espantosa agonía entre aullidos y contorsiones.