Historia de los Mapas Portulanos Primeros Mapas del Mundo Antiguo



Historia de los Mapas Portulanos Primeros Mapas del Mundo Antiguo

El hombre, dotado de razón e inteligencia, se ha propuesto comprender algo del mundo en que vive y de su lugar en el universo. Un estudio de las ideas sostenidas por las antiguas civilizaciones muestra que los hombres de .aquellos tiempos intentaron resolver el misterio del origen y estructura del mundo.

Sin embargo, durante muchos siglos, la humanidad tuvo nociones muy equivocadas con respecto a la verdadera naturaleza de la Tierra y de su lugar en el universo. Se pensaba que la Tierra era el único mundo y que todos los cuerpos celestes, el Sol, la Luna y las estrellas, no eran más que sus satélites.

Las primeras representaciones de la Tierra eran completamente inexactas. Sólo fue posible representar la verdadera forma de la Tierra cuando los exploradores y geógrafos probaron y concluyeron, sin lugar a dudas, que ésta era una esfera, y cuando lograron suficiente información como para dibujar mapas exactos.

Las civilizaciones de Oriente Próximo,responsables del desarrollo de la escritura, fueron quiene consiguieron verdaderos logros en la confección de planos y mapas. Los babilonios, en especial, lograron notables adelantos en matemáticas y astronomía, así como en las representaciones espaciales.

Ya en el II milenio aparecen tablillas con planos de edificios, de propiedades y de asentamientos humanos; algunas son sólo esbozos, pero otras están cuidadosamente trazadas a escala.

También Egipto alcanzó un nivel semejante de solvencia y sofisticación en la cartografía desde el Imperio antiguo en adelante, ya se tratara de representaciones hechas en papiros o en los relieves funerarios, que incluían bosquejos del Más Allá, donde se marcaban las propiedades y las rutas de mar y tierra.

antiguo mapa del mundo

Mapamundi babilónico trazado en una tableta de arcilla que data de 600 a. C, aproximadamente, donde se muestran las relaciones de las regiones conocidas con las que están más allá del océano.

Los mapas en China: Los orígenes de los mapas chinos son dudosos, y no sólo porque han sobrevivido pocos de ellos.

Pero está demostrado que hacia el siglo II a. C. ya existía el concepto de escala y se habían creado instrumentos para dibujar mapas, como reglas graduadas, escuadras, plomadas, compases para trazar círculos y tubos de observación.



Además, todos los tipos de mapas eran muy valorados por los miembros de la élite intelectual, que a menudo eran enviados a zonas que no conocían con responsabilidades administrativas y militares; de hecho, algunos de los primeros mapas que han sobrevivido provienen de tumbas de altos funcionarios.

mapa antiguo de egipto

Mapa egipcio dibujado hacia 1160 a. C. para una expedición al desierto occidental en busca de materiales para la construcción. Los diferentes colores señalan los distintos tipos de roca.

Los mapas romanos: Naturalmente, se trazaban mapas locales a gran escala o planos de fincas, y se exhibían ante el público por motivos legales y fiscales.

La práctica era común en el Egipto griego (o ptolemaico) y en las ciudades romanas. Los agrimensores romanos llegaron a formar una corporación profesional establecida, cuyos vastos trabajos se reflejan en planos de mármol que han llegado hasta nosotros, y que corresponden a la ciudad de Arausio (Orange, en Francia), y en muchas regiones mediterráneas, hasta el día de hoy es perceptible la división de la zona en cuadricula.

Pero en cambio, tenemos muchos menos datos sobre el trabajo que los agrimensores romanos realizaban en las ciudades, aunque sabemos que por lo común usaban escala de 1:240.

groma romana para topografia antigua
Un groma reconstruido a partir de la piezas de metal halladas en Pompeya. Era el instrumento más importante de los agrimensores, y con él lograban establecer líneas rectas con una exactitud sorprendente.

uso de la groma en roma antigua


He aquí, mas abajo, un mapa medieval. La graciosa explicación en verso es de un autor florentino del siglo XV. Observándolo es imposible no maravillarse ante una representación tan caprichosa y esquemática de nuestra Tierra.

«Una «T» dentro de una «O» muestra el dibujo —cómo en tres partes fue dividido el mundo— y la superior es el reino mayor —que abarca casi la mitad del redondel— llamada Asia; el trazo recto es señal —que divide el tercer nombre del segundo:— ÁFRICA, digo, de EUROPA; el mar —Mediterráneo en medio de ellos aparece



Los únicos elementos exactos de la misma son las posiciones relativas de los tres continentes: Asia al este de Europa y África al sur (nótese que en el mapa el este ha sido colocado arriba); y atribuir al Asia una superficie mayor que las otras dos partes. El resto es pura imaginación de su autor.

mapa antiguo forma T

La Tierra, tal como se la representaba en el Medievo: se le atribuía la
forma de «T» y «O» que caracteriza a este mapa.

Observemos ahora este mapa, hecho en una época mucho más antigua que el precedente. Se trata de un mapa de la época de Anaximandro de Mileto. Representa la imagen que se tenía de la Tierra seis siglos antes de Jesucristo.

mapa antiguo del mundo anaximandro de mileto

La Tierra tal como estaba representada en la antigüedad: este mapa pertenece a! siglo VI antes de Jesucristo.


La Tierra aparece como un gran cuenco; en los bordes corre el océano, que era considerado infranqueable.

En el centro se hallan las tierras habitadas, entre las cuales, a través de las Columnas de Hércules (el actual estrecho de Gibraltar) penetra el mar Mediterráneo.

En este mapa, la posición de los continentes y los contornos de las costas son mucho más parecidos a los reales que en el diseñado 1.200 años después.

Las indicaciones de los golfos, de las islas, de las penínsulas y de los ríos son más numerosas, y se acercan más a la realidad de sus respectivas ubicaciones.



Este breve catálogo de viajes realizado por hombres de la Edad Antigua es suficiente para explicar cómo, en ese tiempo, existieron libros de Geografía y mapas geográficos que sorprenden por la vastedad de la zona conocida y su riqueza en detalles.

Esos hombres, por razones comerciales o deseo de conquista, estaban en constante movimiento a través de las vías terrestres y marítimas. Y no tardaron en convencerse de la esfericidad de la Tierra.

El más grande de los geógrafos y cartógrafos de la antigüedad fue Tolomeo, que vivió en Alejandría en el siglo II después de Cristo.

Él ideó la teoría que ubicaba a la Tierra en el centro de todo el universo; teoría llamada geocéntrica (del griego: «gué«, tierra). Convencido también él de la redondez de la Tierra, aplicó en sus mapas un perfeccionado sistema de meridianos y paralelos.

elogios importantes para la mujer

Desgraciadamente, sus preciosas obras desaparecieron durante las destrucciones que siguieron a la caída del Imperio Romano y por más de un milenio se consideraron perdidas.

EL MÁS ANTIGUO MAPA DE CAMINOS

Poco importaba al espíritu práctico de los romanos la teoría geocéntrica y otros problemas tolomeicos, que no podían ser de inmediata aplicación.

En cambio pensaron que podía ser de gran utilidad, para organizar racionalmente las comunicaciones del Imperio, disponer de un mapa completo de caminos, con indicación de las distancias entre las ciudades y poblaciones grandes y pequeñas.

mapa antiguo de los caminos de roma

Compilaron, por tanto, un gran mapa de 6,28 m. de longitud, pero de sólo 34 cm. de ancho, para comodidad de su traslado.

Dado lo extraño de sus dimensiones, es indudable que no tuvieron en cuenta la conformación y proporciones de las diversas tierras, a las que dieron una forma muy alargada.

Pero en el mapa estaban trazados en rojo todos los caminos estratégicos del Imperio. Se trataba, en resumen, de un verdadero mapa de caminos, como los que en la actualidad usan los turistas y automovilistas.

Se sabe que Julio César ordenó el trazado de un mapa de caminos de todo el Imperio, obra completada hacia el año 7 de nuestra era, durante el reinado de Augusto. Siglos más tarde se descubrió uno de estos mapas, destinados a describir todas las carreteras de los territorios imperiales.

LOS MAPAS DE LA ÉPOCA MEDIEVAL

Después de la caída de Roma no hubo, por mucho tiempo, una gran potencia militar interesada en efectuar conquistas de tierras lejanas.

Por otra parte, faltando una administración civil eficiente, viajar se volvió peligroso y cansador, a causa del bandidaje y del mal estado de los caminos.

paginas web

Los viajes se hicieron muy raros, y los conocimientos geográficos ya en poder de los hombres antiguos, fueron olvidados.

Durante varios siglos, los mapas fueron más una compilación de elementos fantásticos que un documento de cosas reales.

En ellos aparecían imágenes sacadas de los mitos griegos y de las leyendas de santos, dibujos de ciudades, de castillos y de santuarios. Los mares aparecían poblados por monstruos. Había largas explicaciones sobre la población y el territorio.

mapa del mundo en la edad media

Ese carácter tiene el famoso mapa de San Isidoro de Sevilla, publicado en 630, donde e resumían los conocimientos geográficos de la época.

Los arares, con sus numerosos viajes y preocupaciones geográficas, aportaron valiosos datos a la Cartografía; baste citar los nombres Masudi (915), Al Biruni (1038) y, sobre todo, Abul Feda 1331-1370).

Los navegantes del Mediterráneo usaban, antes de las Cruzadas, mapas de notable exactitud, hechos por cartógrafos genoveses y catalanes.

PORTULANOS: LOS MARAVILLOSOS MAPAS DEL RENACIMIENTO

Sólo después del año 1300 comenzó a aparecer un nuevo tipo de mapa, mejor dicho, de «carta marina», pues estaba destinada a servir exclusivamente a los navegantes.

El mérito corresponde, principalmente, a los navegantes de las ciudades del Mediterráneo, que a medida que prolongaban el radio de su comercio llegaban a puertos cada vez más lejanos, y exploraban las costas, dibujando cuidadosamente los contornos.

Estos mapas, llamados «portulanos», tenían indicados, exclusivamente, los nombres de las ciudades costeras.

portulano español del renacimiento

Parte de un «portulano», mapa característico del Renacimiento. Estos mapas eran dibujados sobre pergaminos, a veces del tamaño de toda la piel de un animal.

En ellos no figuraban nunca los nombres de las ciudades del interior; eran, en consecuencia, mapas exclusivamente para navegantes.

Los primeros de estos hermosos mapas fueron hechos por el genovés Pedro Vesconte, a principios del siglo XIV. Su construcción se basaba en un trazado de líneas rectas que seguían las direcciones de la rosa de los vientos. Sobre ellas se medían las distancias de los distintos puntos de la costa.

Se da el nombre de «portulano» al mapa náutico medieval, llamado también carta de marear o de compás, y, de hecho, constituye un mapa dibujado sobre pergamino en el que están anotados los rumbos y distancias que el navegante necesitaba conocer para conducir la nave.

El origen del portulano se remonta a finales del siglo XIII y, en cierto modo, es la representación gráfica de las guías de navegación manuscritas que los antiguos griegos designaban como «periplos», los cuales, en época muy posterior, recibieron también el nombre de portulanos y hoy son denominados derroteros.

Sin embargo, a pesar de la evolución lógica desde la narración escrita hasta la representación gráfica, el paso concreto de una a otra suscita muchos interrogantes.

Esto se debe principalmente a que los primeros portulanos presentan ya, en comparación con los demás monumentos cartográficos de la época, una notable novedad: la exactitud.

Efectivamente, tanto la Carta pisana (de hacia 1275), el primer portulano que se conoce, propiedad de la Biblioteca Nacional de París, como los que le siguieron destacan por la perfección de los mares Mediterráneo y Negro muy superior a la del mapamundi Tabula rogeriana, elaborado por el-Edrisi en 1154, e incluso a los de Abul Hasán Alí ibn-Musa ¡bn-Said Al-Andalusí (1209-1 274), incomparablemente mejores que los mapas monásticos de la época.

Al parecer, la aportación árabe al nacimiento del portulano es indudable, tanto por la existencia de los dos autores citados, como por el hecho de que dos de los principales centros de producción de tales mapas fueron Sicilia y Mallorca, concretamente las ciudades de Mesina y Palma, islas arrebatadas poco antes al Islam: la primera en 1901, por los normandos, y la segunda en 1229, por Jaime I el Conquistador, rey de Aragón.

Sin embargo, estas coincidencias no permiten olvidar que el primer portulano que se conserva es la Carta pisaría (que algunos consideran ce origen genovés) y que tanto Génove como Venecia, entre otras ciudades italianas, fueron también centros de producción de mapas náuticos.

Sea cual fuere el verdadero origen de portulano, lo cierto es que este tipo de cartas náuticas tuvieron gran difusión entre los siglos XIV y XV, para lueg: entrar en decadencia a causa de la aparición de la cartografía impresa, de precio más asequible; de todos modos aquellos mapas subsistieron haste mediados del siglo XVII.

LAS FELICES CONSECUENCIAS DE UN ERROR

Así estaban las cosas, cuando en 1413 reaparecen en escena las antiguas obras de Tolomeo. Sus viejos mapas fueron descubiertos en Constantinopla e inmediatamente llevados a Occidente.

Precisamente pocos decenios después fue inventada la imprenta, y los mapas de Tolomeo, más completos y exactos que los de esa época, fueron reproducidos en muchos ejemplares.

Pero, entre otras inexactitudes, los mapas de Tolomeo contenían un error que tuvo importantes consecuencias: al diseñarlos, el gran geógrafo había dado, como medida de la circunferencia terrestre, una cifra demasiado baja.

Un ilustre predecesor suyo, Eratóstenes de Cirene, había también calculado esta dimensión, dando una cifra aproximada a la verdadera… pero Tolomeo debió considerarla demasiado elevada.

La Tierra resultó así, en sus mapas, más pequeña de lo que en realidad era. La costa oriental de Asia no estaba muy alejada de la de España. ¡Era una verdadera tontería no tratar de unirla por este camino!.

Y he ahí a Colón que zarpa de España en dirección a Occidente, confiado en desembarcar bien pronto en las costas de Asia. ¡En realidad, en sus mapas no había sitio para un continente nuevo!

El error de Colón, a lo que parece, fue fomentado por diversos indicios, recogidos algunos durante su prolongada estancia en las islas Canarias. Algunos de ellos parecían confirmar la idea de la existencia, por lo menos, de territorios insulares en dirección oeste del archipiélago canario.

primer mapa con las tierra de colon

El primer mapa en el cual aparece la tierra descubierta por Colón. Fue hecho por el italiano Contarini en 1506. Evidentemente, también el creyó que la costa tocada por el Almirante era la extremidad oriental de Asia. Este mapa, igualmente, está inspirado en los de Tolomeo.

LAS SOLUCIONES DE UN PROBLEMA . . . IRRESOLUBLE

Después de Colón, Magallanes logró una nueva y tangible confirmación de la redondez de la Tierra.

Desde ese momento, la Cartografía se empeñó en resolver un único y grave problema: cuál sería la mejor forma de representar sobre un plano la superficie esférica de la Tierra.

Una solución perfecta es evidentemente imposible: las formas o las superficies de los continentes, en las regiones polares o en las ecuatoriales, resultan inevitablemente alteradas.

Decenas y decenas de distintas soluciones fueron ideadas en cuatro siglos de estudios cartográficos.

El mapa que goza de mayores preferencias de los navegantes es el que confeccionó el flamenco Gerardo Kremer, llamado Mercator.

Este mapa permite trazar, por medio de una simple línea recta, la ruta que un barco debe seguir para llegar a un determinado punto de la Tierra, teniendo una dirección constante con respecto a la aguja de la brújula.

COMO SE HACEN LOS MAPAS:

El hacer mapas y particularmente las dificultades de representar el globo sobre una superficie plana, son el objeto de una materia sumamente interesante, pero muy complicada.

Trazar mapas con precisión es una tarea compleja, que se vincula con detallados conocimientos matemáticos, especialmente la realización de los contornos de tierras y mares, que en la realidad están en una esfera y tienen que ser representados en la superficie plana del papel. Muchos métodos, denominados proyecciones, se usan para esto; cada uno de ellos tiene sus ventajas y desventajas.

El método que se emplee dependerá de la posición de la región que va a ser llevada al mapa, y así se conseguirá la mayor exactitud posible y sin deformaciones.

La falta de espacio nos impide mencionar aquí todos los métodos que existen, pero explicaremos brevemente el principio en que se basan las proyecciones más importantes.

Consideremos primeramente el principio de las proyecciones cilindricas; hay varias, entre ellas, la proyección de Lambert.

En la lámina de abajo, se ve el globo que incluye a América y algunos de los meridianos.

Al lado, aparece el mismo globo, pero rodeado de un trozo de papel transparente en forma de cilindro.

El tercer dibujo muestra cómo los meridianos aparecen en el cilindro como líneas rectas; las figuras de abajo explican qué sucede cuando el cilindro de papel es cortado y desenrollado.

Se verá, por ejemplo, que América no se representa correctamente; sus contornos están algo deformados. Éste es el defecto de todas las proyecciones de este tipo.

mapas antiguos

La proyección de Mercator, que es seudocilíndrica, hace aparecer a Groenlandia mucho más grande de lo que es en la realidad, casi tan grande como África.

En la siguiente ilustración veremos el principio en que se basan las proyecciones cónicas. Éstas se usan especialmente para los mapas de países situados a altas latitudes, tales como los del norte de Europa, Asia y América septentrional.

Se muestra el globo, y en la inferior izquierda se señalan en él los países escandinavos, Suecia y Noruega, rodeados por una línea roja.

Si imaginamos un cono cuya base es parte del paralelo que pasa por la base del área señalada, el vértice del mismo coincide con el de la Tierra.

El área que debe ser llevada al mapa aparece en el cono como se ve en la ilustración central superior; pero cuando el cono es extendido, la zona toma la forma que se muestra en el dibujo central de abajo.

mapas

Esta proyección es útil para los mapas de áreas pequeñas, particularmente de las regiones cercanas a los polos. Las zonas situadas entre las líneas que indican los paralelos, no están exageradas como sucedería si este método se aplicara a regiones cercanas al ecuador.

Primeras Regiones Exploradas del Mundo

https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/estrella1_bullet.png

ocio total

juegos siete diferencias

noparece

fotos

creencias

anticonceptivos

mujeres

actitudes

actitudes


puzzles


------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------