Historia de Superman Origenes de Superman Clark Kent



Historia y Origen de Superman:Clark Kent

Superman: El héroe detrás de Clark Kent
Ya se ha convertido en un anciano, y a pesar de sus casi 80 años de vida Superman parece resistirse al paso del tiempo y no precisamente por obra y gracia de las cirugías estéticas, sino por haberse convertido en uno de los personajes más destacados en el mundo de los héroes universales.

Para hablar de Superman no podemos dejar de mencionar aquel excelente análisis sobre el personaje de historieta, que el director y guionista de cine Quentin Tarantino puso en la boca del actor David Carradine en su filme “Kill Bill”.

Allí, en una de las escenas más memorables de la película, Kill le comenta a su vengativa ex: “Como sabes, soy bastante aficionado a los cómics. Especialmente a los de superhéroes. Encuentro fascinante toda la mitología que envuelve a los superhéroes. Elijamos a mi superhéroe favorito, Superman.

No es un gran cómic. No está especialmente bien dibujado. Pero la mitología… la mitología no es solamente grandiosa, es única. Uno de los elementos principales de la mitología del superhéroe es que hay un superhéroe y hay un alter ego. Batman es en realidad Bruce Wayne, Spiderman es en realidad Peter Parker.

Cuando ese personaje se levanta por la mañana, es Peter Parker. Tiene que ponerse un disfraz para convertirse en Spiderman. Y es ahí, en esa característica, donde Superman es único. Superman no se convirtió en Superman. Superman nació Superman. Cuando Superman se levanta por la mañana, él es Superman. Su alter ego es Clark Kent. Su traje con la gran S roja es la manta que le envolvía siendo un bebé cuando los Kent le encontraron.

Ésa es su ropa. Lo que lleva Kent, las gafas, el traje de negocios, es el disfraz. Es el disfraz que Superman lleva para integrarse entre nosotros. Clark Kent es tal como Superman nos ve a nosotros. ¿Y cuáles son las características de Clark Kent? Es débil… es inseguro… es un cobarde. Clark Kent es la crítica de Superman a toda la raza humana”.

Quizás en ello resida el éxito de la historia de Superman, cuya historieta impresa se ha convertido en la más cara de todas, ya que un ejemplar de la primera edición de la tira se ha subastado recientemente por un valor de un millón de dólares.
Es que al parecer, Superman continúa siendo el más famoso y preferido superhéroe universal, que ha logrado traspasar las barreras idiomáticas y culturales de todo el mundo.

La llegada de Superman a la Tierra

La primera vez que Superman llegó al papel no fue en realidad siendo un héroe, sino todo lo contrario. La historia cuenta que sus creadores Jerry Siegel y Joe Shuster utilizaron el nombre de Superman para un villano que apareció por única vez en un cuento titulado “El reino del Super-Hombre”, que fue publicado en 1933 en la revista Science Fiction.

Poco después, Jerry Siegel decidió dotar de otras cualidades al personaje, por lo que lo convirtió en un héroe con poderes sobrehumanos, y junto a su socio Joe Shuster comenzaron a darle forma al verdadero Superman.
Sin embargo, los rechazos de las editoriales a publicar la obra, hicieron que Shuster se desesperara y optara por quemar todo el trabajo realizado, salvo la portada de uno de los bosquejos que logró rescatar de las llamas Siegel.
Después de aquel episodio, la amistad entre los socios ya no volvió a funcionar de la misma manera, por lo que Siegel comenzó a contactarse con otros artistas, entre los que se encontraba Russel Keaton, que realizó una serie de fantásticas ilustraciones para los guiones de Siegel.



Pero aquello duró poco, y finalmente Siegel y Shuster decidieron volver a trabajar juntos en el proyecto.
Después de recorrer diversas editoras y sufrir el desinterés de las mismas durante años, en 1938 Superman logró tener su primera aparición gráfica como parte de la revista Action Comics.

Inmediatamente, el personaje logró conquistar a grandes y chicos, y la historia en torno a él despertó curiosidad en los fanáticos seguidores de comics. Esto hizo posible que un año después de aquella aparición, Superman estrenara su propia revista.

El éxito fue arrollador y las ventas de la historieta superaron con creces las expectativas de sus creadores y de los editores, pero también surgieron algunos inconvenientes que pusieron en peligro la continuidad del personaje.
Por un lado, Joe Shuster comenzó a tener problemas visuales que le impedían llevar adelante el arduo trabajo de entregar el volumen de dibujos que le solicitaba la editora, y por otro el aumento de las apariciones del personaje produjo un incremento en la cantidad de trabajo.

Por ese motivo se estableció la creación de un estudio de arte que colaboraba con Shuster, el cual contó con la ayuda de excelentes dibujantes de la talla de Jack Burnley, Fred Ray, Wayne Boring y Al Plastino, este último considerado el más prolífico de todos, cuya participación tuvo lugar en la llamada edad de oro y de plata de los libros de comics.

La repercusión de Superman dio lugar también a la aparición de nuevos personajes, tales como Superboy , Jimmy Olsen, Lois Lane, entre otros, los cuales quedaron plasmados en una serie de publicaciones especiales tituladas “Superman Family”, la cual se editó entre 1974 hasta 1982.

Después de varios años de su creación inicial, precisamente en 1986, John Byrne relanzó a Superman en la serie titulada “The Man of Steel” y que luego se rebautizó con el nombre de “Las aventuras de Superman”.
Pero además Superman fue un personaje que logró traspasar las barreras del papel y consolidarse también como un personaje de diversos ámbitos, apareciendo en la radio, la televisión, el cine, la música, los videojuegos, entre otros.

Superman tuvo su serie televisiva, tanto de dibujos animados como en los que actores encarnaron los personajes del universo del superhéroe.

También llegó al cine en la década de los setenta con un largometraje en el que el actor Christopher Reeve lució el traje del héroe, y dio lugar a la creación de cuatro películas pertenecientes a la saga. La secuela fue lanzada en 2006, contó con la actuación de Brandon Routh como Superman y llevó por título “Superman Returns”.

A casi ochenta años de su creación, aquel joven extraterrestre, que luego de sobrevivir a la explosión de su planeta, y viajar a la Tierra para refugiarse en la localidad llamada Smallville, un pequeño pueblo ficticio ubicado en Kansas, también logró sobrevivir al olvido, y continuar siendo uno de los superhéroes de fantasía más emblemáticos de la historia de la sociedad humana.

Fuente: Graciela Maker Para Planeta Sedna



La caridad de Superman
Ejemplo de superhéroe, hasta el punto de que él solo alcanza para definir la especie; munido de poderes sobrehumanos con los que podría, a voluntad, cambiar el curso de la humanidad, Superman limita sin embargo el ejercicio de su poderío a acciones pequeñas, de corte caritativo. Aparecido en 1938, Superman posee características conocidas: vuela, no lo afectan las balas ni las armas letales comunes y es capaz de cargar sobre sus hombros todo el peso del Empire State Building.

Vive en una ciudad llamada Metrópolis, y su misión es proteger al ciudadano medio de los ataques a su estabilidad doméstica y civil. Umberto Eco se pregunta, en «Apocalípticos e integrados», por qué, si Superman está dotado de poderes tan absolutos, no libera & millones de chinos de lo que debe considerar el yugo de Mao, o gana la guerra de Vietnam para los Estados Unidos, o soluciona el problema del hambre.

Para sorpresa del lector —señala Eco—, vemos que Superman hace derroches de energía en la organización de espectáculos benéficos para un grupo reducido de huérfanos e indigentes, o se ocupa de castigar duramente a insignificantes delincuentes cuyo peor delito consiste en robar un coche-correo o un banco; mientras aparenta una total ignorancia de lo que sucede más allá del pequeño mundo que lo rodea.

Sucede que la única forma visible que asume el mal, en las historias de Superman, es el atentado contra la propiedad privada. Que el bien se radica, entonces, en aquello que la protege; que el bien se configura únicamente como caridad. Entiende Eco en consecuencia que el relato depende, en Superman, de la posibilidad de adaptarse a un concepto del «orden» que defina al modelo cultural en el que vivimos^ o dentro del cual se nos quiere hacer vivir. Sirviendo a este orden es que se construyen maquetas análogas, con funciones de representación. Superman resulta así un perfecto modelo de conciencia cívica escindida de la conciencia política.

Toda la ideología de Superman pretendería circunscribir el «rol» del bien, en su lucha contra el mal, a actos pequeños y fragmentarios, con total prescindencia de otros actos posibles para los hombres. Nos encontraríamos así frente a la casi directa exposición, en el mundo «establishment» pretende de la conducta real del hombre. Reforzada por la apelación a nuestra creencia en la eficacia, y articulada a través de un mensaje ideológico subordinado, temáticamente, a objetivos de intención aleccionadora.

¿QUE ES EL COMIC?
El comic, en líneas generales, es la sucesión de cuadritos y rectángulos, con dibujos en blanco y negro o color, publicados en revistas, periódicos o por sí solos que pueden leer tanto los niños como los adultos. Se les clasifica como una especial manera de literatura popular o «literatura de imagen». De igual forma, se les ha llegado a considerar como un complemento de la literatura tradicional, a la que se ha añadido el estímulo gráfico.

LOS PRECURSORES DEL COMIC
Si bien Outcault pasó a los anales de la posteridad como el creador de Yellow Kid, su trabajo no se limitó a este personaje de tan singulares características. En el año 1901 consiguió que apareciera, en los diarios. Li’l Mose y al año siguiente Buster Brown, un pequeño revoltoso de angelical aspecto acompañado de un inseparable perro bull-dog que respondía al llamado de Tige y cuyo encanto se complementaba con la capacidad de hablar.

Buster Brown obtuvo inesperada popularidad, la que en un momento superó a la de Yellow Kid. Incluso, los dueños de la marca -la cadena de Hearst- lanzó al mercado numerosos productos comerciales con su nombre, práctica que con el tiempo se haría habitual.

William R. Hearst absolutamente convencido de la veta del comic estaba inexplorada y que las posibilidades y proyecciones que ofrecía eran insospechadas se dio a la tarea de fortalecer su equipo de dibujantes incorporando a la mayor cantidad de talentos de la época, entre ellos a Rudolph Dirks, que se haría famoso con una historieta que hasta el día de hoy se publica en algunos diarios y revistas: The Katzenjammer Kids o The Captain and the kids. Los dos nombres se deben a una controversia judicial.

La historia de las dos nominaciones tiene su origen en una disputa que se ventiló en los tribunales de justicia. Así como Hearst hizo renunciar a Richard Outcault de su cómoda posición en el New York World, por otra mejor, el rival de Hearst, Joseph Pulitzer le devolvió la mano quitándole a Dirks con su exitosa historieta.



El magnate del sensacionalismo no aceptó de buenas a primera que una de sus tiras más leídas se fuera a las páginas de la competencia -el New York World- y entabló pleito en contra de Pulitzer y Dirks que se dirimió en los siguientes términos: la sentencia estableció que Dirks perdía sus derechos sobre el título original -The Katzenjam mer Kids- (Katzenjammer en jerga de inmigrantes significa «Terremotos» o traviesos), pero no sobre los personajes. Así fue que a renglón seguido la historieta comenzó a aparecer en los diarios antagónicos; en uno, dibujado por el creador Rudolph Dirks y bajo el encabezamiento de The captain and the kids y en el otro, bajo la responsabilidad de Harold Knerr y con el título original.

Respecto de esta tira, Osear Masotta escribió lo siguiente en su ensayo «La historieta en un mundo moderno»:
«The Kantzenjemmer, que aparece en la primera sección completa dedicada al comic color del New York Journal (‘un esplendor policromo junto al cual el arco iris semeja un cañón de plomo’) dibujada por Rudoplh Dirks,’ es considerada la primera historieta verdadera. Inspirada seguramente en Max und Moritz de Wilhelm Busch, la tira de Dirks cuenta las hazañas de los dos mellizos Katsenjammer (palabra alemana que Bush había usado ya para designar la malignidad).

El lenguaje, un slang a medias norteamericanas y a medidas alemán, caracterizaba a una familia de inmigrantes: der Captain (viejo marino fracasado), die Mama (la madre adoptiva de los pillos) y der Inspector (representante burocrático de la educación y la escuela). Sobre el fondo de un escenario que cambia de lugar geográfico, Hanz y Fritz (los mellizos) se rebelan contra toda autoridad.

La existencia misma de los mellizos parece imponer un desorden generalizado a un universo donde voluntaria o involuntariamente se destruyen las cosas, y donde el castigo constante de los dos responsables-jamás alcanza para calmarlos ni para reparar los daños. Este mundo violento, donde la ruptura de los objetos y los golpes exigían ser representados por medio de onomatopeyas y signos gráficos nuevos (‘la escuela del Slang, del Bang, del Pow, de la historieta había nacido’), confiere efectivamente a la tira de Dirks el título de primera historieta en el sentido más moderno del término».

juegos siete diferencias

noparece

fotos

creencias

anticonceptivos

mujeres

actitudes



------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------