Gobierno de Dorrego La Guerra Brasil-Argentina Anarquia en Argentina



Gobierno de Dorrego – La Guerra Brasil Vs Argentina – Anarquía en Argentina

El Gobierno de Manuel Dorrego

dorrego generalTras la disolución del Congreso, el panorama rioplatense presentaba un nuevo equilibrio político, frágil e inestable, de signo federal. Después de la renuncia de Rivadavia, el Congreso devolvió la autonomía a la ciudad y a la provincia de Buenos Aires.

En agosto de 1827 la Junta de Representantes de la provincia eligió gobernado y a Manuel Dorrego quien, por mandato del Congreso, quedó encargado de las relaciones exteriores.

En otro orden de cosas, en el Interior, Bustos y Quiroga manifestaban aspiraciones hegemónicas. Al mismo tiempo, en Buenos Aires, el gobernador federal Manuel Dorrego gestionaba una serie de acuerdos con las demás provincias, para impulsar la reunión de una convención con el fin de establecer las bases para la realización de un nuevo congreso, que organizaría institucionalmente el país.

Los pactos firmados entre Buenos Aires y las provincias litorales establecieron que la convención se reuniría en la ciudad de Santa Fe. Esta decisión frustró las pretensiones cordobesas de ser el eje organizador de este provisorio sistema institucional.

La Convención de Santa Fe se reunió a fines de julio de 1828 y contó con la asistencia de nueve provincias (no participaron ni Corrientes ni Salta, por motivos diferentes, y Córdoba se retiró de las sesiones luego de que fuera rechazado su proyecto de otorgar atribuciones constituyentes a la Convención). La labor de la Convención fue pobre y prácticamente se limitó a ratificar el tratado de paz firmado con el Brasil en agosto de ese año.

A pesar de su defensa de los principios del federalismo Dorrego no tenía el apoyo de los caudillos del interior porque lo consideraban un defensor de los intereses de Buenos Aires. Por otro lado, los terratenientes y hacendados de la campaña y los grandes comerciantes de la ciudad de Buenos Aires, tampoco lo apoyaron. Dorrego tenía la adhesión de numerosos grupos de trabajadores urbanos, pero sus intentos de continuar la guerra con el Brasil se oponían a la paz a cualquier precio que necesitaban los grupos económicos más poderosos de Buenos Aires.

En Buenos Aires estalló una nueva crisis política que —junto con la crítica situación económica y financiera, consecuencia de la guerra con el Brasil— debilitó la posición de Dorrego. La resistencia del gobernador a poner fin a la guerra le había restado apoyos en su provincia, incluso dentro del partido federal, donde el sector más conservador —entre ellos, Manuel J. García y Juan Manuel de Rosas— se había agrupado en su contra. El progresivo aislamiento político de Dorrego culminó en su derrocamiento, alentado por sectores unitarios que aspiraban a recuperar el poder. El retomo a Buenos Aires de las tropas que habían actuado en la guerra con el Brasil permitió al grupo unitario llevar a cabo sus planes.

Sin el apoyo de los federales del interior ni de los de Buenos Aires, Dorrego fue vencido por el general Juan Lavalle, quien encabezó una revolución militar fue nombrado gobernador de Buenos Aires.

La sublevación comenzó a causa del descontento de los jefes y oficiales del ejército que regresaba del Brasil: éstos pensaban que el ejército era la única fuerza que podía organizar al país y se propusieron hacerse cargo del gobierno.

Los unitarios porteños se unieron a Lavalle con el objetivo de eliminar a Dorrego, hecho que también convenía a los intereses de los autonomistas bonaerenses. Sin embargo la alianza entre los unitarios porteños y los oficiales del ejército regular no contaba con apoyo interno ni internacional. Sobre todo porque la crisis que originó tenía consecuencias negativas para el comercio.



Los comerciantes y hacendados porteños se veían perjudicados por la ruptura de las comunicaciones con el interior y por el alzamiento de la campaña, puesto que ambos hechos interrumpían las importaciones y exportaciones. Los diplomáticos extranjeros —especialmente los ingleses— estaban de acuerdo con los importadores y exportadores locales en que un triunfo federal, o un acuerdo de Lavalle con los federales de Buenos Aires, era el camino hacia la paz.

BIOGRAFÍA DE DORREGO:

Nació en Buenos Aires el 11 de junio de 1787. Estudia en el Colegio de San Carlos y, complicado en la sedición contra el virrey Liniers el 10 de enero de 1809, emigra a Santiago de Chile, donde termina estudios de jurisprudencia. En 1810 participa de la revolución chilena y es capitán de granaderos. En 1811 cruza la cordillera, es incorporado al Ejército del Norte, tiene una intervención destacada en Suipacha, Tucumán y Salta y es nombrado jefe de la reserva patriota.

Por problemas disciplinarios es encausado pero tras las derrotas de Vilcapugio y Ayohúma, es reincorporado como jefe de retaguardia y comandante de la infantería montada. Poco después San Martín lo apercibe y confina en Santiago del Estero.

En 1815 lucha en la Banda Oriental y el Litoral. Es ascendido a coronel y se casa con Angela Baudrix, con quien tendrá dos hijas.

Por sus posiciones antimonárquicas, en noviembre de 1816 es desterrado. En Baltimore, Estados Unidos, se reúne con otros exiliados: Manuel Moreno, Chiclana, Agrelo, French y Marino.

En 1820 recupera su empleo militar y cobra los sueldos correspondientes al tiempo del exilio. En abril asume la comandancia militar de Buenos Aires y en julio es nombrado gobernador interino, hasta que, en septiembre, lo reemplaza Martín Rodríguez. Dorrego se retira a su estancia en Areco y luego se exilia en la Banda Oriental. Regresa en mayo de 1822 y en septiembre de 1823 es electo legislador provincial.

A mediados de 1825 participa con Alvear y José M. Díaz Vélez de la misión diplomática que entrevista a Bolívar. Desde las páginas del periódico El Tribuno lanza su campaña en favor del régimen republicano federal y se destaca como orador de los federales en el Congreso Constituyente.

El 13 de agosto de 1827 asume la gobernación de la provincia de Buenos Aires y el 5 de septiembre de 1828 firma el tratado de paz con el Brasil. E! ejército, con Lavalle a la cabeza, marcha sobre Buenos Aires y lo derroca.

Luego de un combate es capturado en Navarro. Lavalle lo fusila el 13 de diciembre de 1828. Un año después, sus restos reciben sepultura en el Cementerio de la Recoleta, con demostraciones populares de aprecio y gran ceremonia, presidida por el nuevo gobernador, Juan Manuel de Rosas. Casi veinte años después, el 21 de octubre de 1847, el Restaurador otorgó una subvención mensual a la viuda, que luego Sarmiento transfirió a su hija.



Fuente Consultada:
Historia Argentina de Luchilo-Romano-Paz
Historia 3 Historia de una Nación Miretzky y Otros
Breve Historia de los Argentinos de Felix Luna
La Historia-Argentina y el Mundo Contemporáneo Alonso-Elizalde-Vazquez

https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/estrella1_bullet.png

ocio total

juegos siete diferencias

noparece

fotos

creencias

anticonceptivos

mujeres

actitudes

actitudes


puzzles


------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------