Barcos de Cemento y Prefabricados en la Segunda Guerra



BARCOS DE CEMENTO CONSTRUIDOS EN SERIE EN LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL

Durante la segunda guerra mundial, la flota mercante aliada sufría pérdidas increíbles bajo la acción del arma submarina y aérea del Eje. La defensa era lenta e incapaz y un dilema se presentaba inexorable: si se seguía construyendo barcos mercantes con los sistemas clásicos, pronto no habría con qué reponer las pérdidas. La urgencia era dramática.

Así surgió el famoso “Liberty”: barco mercante criticado y subestimado, sobre todo por los ingleses, pero que cumplió con el cometido a que fue destinado.

Barco Carguero “Liberty”

El “Liberti” fue el primero de los cargueros fabricado en gran serie y con partes completamente prefabricadas. Infinidad de grandes piezas se estampaban con enormes balancines y se armaban en lugares alejados del astillero, siendo transportadas hasta éste por ferrocarril. Sin embargo, la soldadura autógena y la eléctrica fueron las que en mayor grado salvaron la situación.

Es cierto que los astilleros alemanes fueron los primeros en usar la soldadura y lo hacían desde mucho antes de la guerra, pero el método no estaba difundido en la industria naviera americana. Así se llegó a fabricar hasta dos “Liberty” diarios. Lo cierto es que aquellos barcos, aceptados por los técnicos de la época sólo en ese “caso de emergencia”, todavía hoy están en servicio.

La industria naviera alemana llegó a fabricar sus torpederos y submarinos ya no como naves sino como simples estructuras producidas en fábricas lejos aun hasta de la costa del mar. En los Estados Unidos, Holanda y Alemania se construyeron naves de tonelaje menor con la quilla hacia arriba; luego eran “volcadas” y botadas de costado. Una rareza notable la constituyeron los llamados “barcos de cemento”. Estas naves estaban construidas en su mayor parte (casco y cubierta) de cemento armado.

La construcción parecía reunir todas las ventajas; era barata, consumía mucho menos hierro, metal precioso en tiempo de guerra; se moldeaba en forma práctica, era relativamente más liviana, y de muy fácil reparación; completamente inoxidable, y prácticamente estaba a salvo de la terrible mina magnética. Pero contra todas las ventajas que le auguraban un gran porvenir “el barco de cemento”, después de algunas pocas construcciones, desapareció. Sólo fue un intento más en la carrera hacia la perfección de la industria naviera.

Barco de Cemento

Muchísimos pequeños adelantos técnicos solucionan hoy, con asombrosa facilidad, lo que ayer representaba problemas de mano de obra y de lenta realización. Sabido es que terminar y recubrir los interiores de un lujoso transatlántico, decorarlo, pintarlo, equiparlo de los miles pequeños elementos que requiere esa ciudad flotante, en fin, vestirlo y acondicionarlo con el confort requerido, era trabajo caro y lento.

Pero los plásticos en todas sus formas, láminas, moldeados, tubos, etc., maderas sintéticas, metales livianos, los adhesivos, los acríbeos y las resinas sintéticas, han llegado también en ayuda de los realizadores de esta parte de la nave.

https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/estrella1_bullet.png

ocio total

juegos siete diferencias
imagen truco limonimagen cazar serpienteimagen depositos acertijo


noparece

fotos

creencias

anticonceptivos

mujeres

actitudes

actitudes


puzzles


------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------