Biografía de Salvador María del Carril Vida y Obra Política



Biografía de Salvador María del Carril

Nació en San Juan el 5 de agosto de de 1798, siendo sus padres D. Pedro Vázquez del Carril, comerciante, y doña Clara de la Roza; pertenecientes ambos a familias distinguidas de la época colonial. Recibió esmerada educación, graduándose en derecho civil y canónico como bachiller, el 4 de julio de 1816, y de doctor, el 15 del mismo mes y año, en la Universidad de San Carlos, de Córdoba, donde fue alumno aventajadísimo del doctor Gregorio Funes.

salvador del carril

En 1817 pasó a Buenos Aires a incorporarse a la academia teórico-práctica de jurisprudencia, en la que logró el título de abogado, desempeñando por breve tiempo en 1819, antes de regresar a San Juan, el puesto de oficial del Ministerio de Hacienda.

Al llegar a su ciudad natal, el Dr. del Carril fue despachado cerca del gobernador – intendente de Cuyo, formando parte de una comisión que integraban, su padre, D. Pedro Vázquez del Carril, y don Rudecindo Rojo; la que iba con el encargo ostensible de arreglar algunos asuntos municipales puramente administrativos, pero que en el fondo tenía por objeto combinar un plan que asegurase la tranquilidad de San Juan contra un movimiento subversivo que se urdía allí para deponer del mando al teniente-gobernador Dr. José Ignacio de la Roza; y también para tratar de evitar la propagación de la anarquía que ya había invadido varias provincias. Gracias a las medidas que se tomaron, se conjuró momentáneamente el plan revolucionario. Al regresar a San Juan, del Carril fue nombrado administrador de la Aduana.

Ejercía tal puesto cuando tuvo lugar la sublevación del 19 de Cazadores, actuando como intermediario de una transacción amistosa entre el gobierno de Mendoza y los sublevados.

Miembro del Cabildo en 1821, a su iniciativa se reemplazó esta corporación por una Junta Representativa del pueblo. En 1822 el gobernador, general Pérez de Urdinenea, le nombró ministro secretario en substitución al Dr. Francisco Narciso Laprida, siendo del Carril el alma del tratado que se ajustó a mediados de agosto de aquel año en San Miguel de las Lagunas, a instigación de Buenos Aires, para restablecer la antigua provincia de Cuyo, el que se malogró por la facción opositora de Mendoza. Contribuyó en la represión del movimiento subversivo que se produjo en San Juan, a fines del mismo mes de agosto contra Urdinenea, en el que apareció complicado su antecesor José Antonio Sánchez.

Cuando Urdinenea renunció a su elevada investidura, fue reemplazado el 10 de enero de 1823 por del Carril, que nombró su ministro general a D. José Rudecindo Rojo. Nombrado interinamente, fue elegido en propiedad el 12 de marzo de 1824, siendo reelegido el 18 de enero de 1825. renunciando a su cargo el 12 de septiembre de este m’smo año.

Durante su administración inició el primer censo agrícola de San Juan; fundó la Sociedad de Beneficencia, el 18 de febrero de 1823; estableció y reglamentó el maestrazgo de artesanos; fundó la primera imprenta y creó la primera publicación periódica; arregló y publicó el primer Registro Oficial; instauró la reforma religiosa sobre casas monásticas, secularización de regulares, desvinculación de bienes de manos muertas, abolición de derechos bautismales; y también ejecutó muchas obras de impontancia para el ornato de la población, tales como construcción de puentes, ratificación de calles, etc., etc.

En el orden judicial dio a este poder una organización conveniente, reglamentando sus funciones, de manera a hacer la justicia más rápida y barata, garantizando los derechos de los litigantes; hizo otro tanto con el Poder Legislativo, para cuya formación creó los Tribunales electorales, dictando una ley de elecciones y restringiendo el sufragio a una edad y estado que ponía al votante a cubierto de la coacción y del cohecho, y como resumen a tanta reforma de importancia, dictó la célebre Carta de Mayo, que puede considerarse la primera Constitución de la Provincia.

Esta fue sancionada el 23 y promulgada el 25 de julio de 1825. Eran las altas horas de la noche del 26 de este mismo mes, cuando fue reciamente despertado por un grupo de individuos que se habían sublevado la guarnición de San Juan, los que se apoderaron de la persona del gobernador venciendo la enérgica actitud de grupos armados dirigidos por los oficiales de milicias D. Pedro Regalado Cortínez, D. Manuel Gregorio Garramuño y D. Javier Ángulo.



Los rebeldes dominaron la situación. Pero el gobernador de Mendoza tan pronto tuvo noticia de lo acaecido, dirigió por expreso, ganando horas, un pliego al Gobierno Nacional, participándole del atentado ocurrido y pidiendo autorización para restablecer el orden por la fuerza de las armas. Entretanto, el Dr. del Carril se mantenía en su casa en calidad de detenido.

Esta revolución había sido dirigida principalmente por los hermanos de Oro. Finalmente, del Carril logró que se le permitiera salir de la provincia dirigiéndose a Mendoza, y al llegar a esta ciudad encontró muy adelantados los preparativos de la expedición que se iba a realizar contra los revolucionarios sanjuaninos.

La H. Legislatura de Mendoza autorizó al P. E. para que interviniera en aquellos sucesos y entonces se dio todo impulso a los aprontes militares, tomando la dirección de las fuerzas el teniente coronel D. José Aldao. Del Carril marchó con los expedicionarios que lo iban a restablecer en el poder.

El 9 de septiembre de 1825, por la mañana, fue completamente batida y dispersada la fuerza revolucionaria en el lugar llamado de «Las Leñas», a inmediaciones del Pocito, muriendo gloriosamente en la acción el valiente sargento mayor D. Pedro Regalado Cortínez, comandante de la guarnición de San Juan, cuando derrocaron a del Carril los revolucionarios.

Repuesto del Carril en el Gobierno, hizo renuncia de él, el 12 de septiembre, siendo elegido en su reemplazo D. José Navarro. Durante su mandato, del Carril había enviado el 19 de marzo de 1824, a su apoderado oficial, su hermano José María del Carril, a Buenos Aires, para que el Gobierno Nacional le entregase la cantidad de 4 a 6.000 pesos en moneda de cobre del cuño corriente en la provincia de Buenos Aires, a fin de adoptarla en San Juan, aumentando así el medio circulante, lo que fue aceptado por el gobierno porteño. Durante su administración se fundaron las villas de «San Salvador de Angaco», «Pocito», «Mogna» y «Valle Fértil»; y se publicaron los siguientes periódicos: «El amigo del Orden», político, literario; y el «Defensor de la Carta de Mayo».

Del Carril fue electo Diputado Nacional el 19 de febrero de 1826, al Congreso General que se congregó en Buenos Aires. Pocos días después, el 8 de febrero, al asumir la primera magistratura del Estado el insigne estadista D. Bernardino Rivadavia, designaba al Dr. del Carril como su colaborador en el ramo de Hacienda. Este era el provinciano llamado a colaborar en el Gobierno, lo que sirvió para evitar que se proclamase que éste era de un «unitarismo» intransigente y enemigo de las Provincias.

No pudo Rivadavia dar a éstas una mayor prenda de paz, que llamar al ilustre sanjuanino para el Ministerio de Hacienda, que tan distinguida actuación le había cabido en el ejercicio de! gobierno de su provincia natal. Sin embargo, nada pudo evitar la tempestad que empezó a diseñarse en el horizonte desde el día en que se tocaron las rentas provinciales que servían para alimentar el gobierno de sus caudillos.

La labor del ministro del Carril fue dura, en medio de las estrecheces que debía soportar el país frente a la guerra exterior y al estado anárquico de las provincias pero este hombre superior se comportó a la altura de su ya cimentado prestigio y de sus incomparables cualidades de estadista. Desempeñó la cartera hasta el 27 de junio de 1827, día en el cual el eminente Presidente que gobernaba los destinos de la Patria debió resignar el alto honor que le habían conferido sus conciudadanos, impotente para contener la terrible anarquía que devoraba a la Nación.

Debió apartarse momentáneamente del escenario político durante el gobierno de Dorrego y cuando éste fue derrocado por el general Lavalle, el l9 de diciembre de 1828, fue el Dr. del Carril uno de los que con mayor vehemencia aconsejaron al Héroe de Río Bamba, la eliminación del gobernante depuesto. Este gran error fue cometido y con él se indicó el camino para las terribles represalias que sufrieron los unitarios cuando sus enemigos volvieron al poder. Del Carril fue nuevamente Ministro de Hacienda durante el gobierno de Lavalle y a la caída de éste debió emigrar al Estado Oriental, donde permaneció largos años, luchando con la suerte.

Se estableció en Mercedes, ejerciendo el comercio, cooperando en la tentativa de Lavalle en Entre Ríos en 1831. Oribe lo deportó en 1836 junto con Agüero, Juan Cruz Várela y otros y se estableció en Santa Catalina, regresando dos años después. Cuando se organizó la Legión Libertadora, que el general Lavalle condujo a la Isla de Martín García el 2 de julio de 1839, del Carril se incorporó a ella a comienzos de septiembre, marchando a la provincia de Entre Ríos.



Desempeñó el cargo de intendente del Ejército Libertador y se halló en toda la desgraciada campaña que realizó éste, asistiendo a los combates del Yeruá, el 22 de septiembre de 1839; Don Cristóbal y Sauce Grande, el 10 de abril y el 16 de julio de 1840; se halló en el pasaje del ejército por Punta Gorda, a la provincia de Buenos Aires, y en el avance ulterior hasta Merlo y repliegue hacia el Norte. Se encontró en el asalto y toma de Santa Fe, el 29 de septiembre del mismo año y en la sangrienta batalla del Quebracho Herrado, el 28 de noviembre de 1840.

En toda esta campaña prestó su hábil concurso para asegurar los abastecimientos del Ejército Libertador. La derrota definitiva de Lavalle en los campos de Monte Grande o Famaillá, el 19 de septiembre de 1841, impuso al Dr. del Carril nuevamente la emigración, viviendo el resto de la dictadura rosista fuera del país.

Vivió en el Brasil largos años y regresó a la Patria después de Caseros. Fue diputado por San Juan al Congreso General Constituyente desde el 9 de febrero al 7 de octubre de 1853, en que fue nombrado Ministro del Interior. En 1853 integró con el general Urquiza la fórmula presidencial de este mismo año, en calidad de Vice, cargo que ejerció desde el 5 de marzo de 1854 al 60; y en el que puso al servicio de la Confederación toda su capacidad y todo su patriotismo.

Acompañó al Presidente Urquiza en circunstancias que dirigía el sitio de Buenos Aires, en el primer semestre de 1853, siendo notables las cartas que dirigió del Carril, al general Paz y al Dr. Vélez Sársfield, ambos dirigentes de los porteños en esta lucha civil. Tales cartas se encuentran en el archivo del general Paz y ellas revelan la inteligencia superior de su autor. Del Carril, como diputado por San Juan, formó parte del Congreso General Constituyente del 53 reunido en la ciudad de Santa Fe.

Terminada la vicepresidencia de la Confederación, el Dr. del Carril fue más adelante designado Ministro de la Suprema Corte de Justicia y el 11 de julio de 1870, su comprovinciano, el Presidente Sarmiento, lo elevó a la presidencia de aquel alto Tribunal, siendo el segundo que ejercía tan elevado cargo, habiendo reemplazado al Dr. Francisco de las Carreras, por haber fallecido.

El Dr. Salvador María del Carril permaneció en la Suprema Corte de Justicia desde el 18 de octubre de 1862, en que fué nombrado Ministro por el Presidente Mitre, hasta mediados de 1877, en que lo reemplazó el Dr. José Barros Pazos, porteño, que también había integrado el alto Tribunal desde su creación, en la fecha arriba indicada, conjuntamente con de las Carreras, del Carril, Valentín Alsina y Francisco Delgado. En la última fecha citada, el Dr. del Carril se acogió a los beneficios de una bien merecida jubilación.

Cuando el Presidente Nicolás Avellaneda lanzó la patriótica idea de invitar a los argentinos a contribuir financieramente para la repatriación de los restos del invicto general San Martín, la gloria más pura de la América del Sud, proclama expedida el 5 de abril de 1877, el Dr. del Carril respondió como el mejor para el cumplimiento de tan patriótica iniciativa y el 7 del mismo mes escribió a Avellaneda la carta que sigue, reveladora del patriotismo de este admirable sanjuanino:

«Tengo el honor de avisarle que he recibido su proclama al pueblo argentino, fechada el día del aniversario de la célebre batalla de Maipú, invitándolo a adherirse al pensamiento sublime y patriótico de volver a su Patria los restos venerados del finado brigadier general D. José de San Martín, salvador de la independencia de la América del Sur.

Empezando por el hecho, pues que hay un deber atrasado por treinta años que cumplir y que pesa sobre nuestra conciencia, abriré la colecta con la siguiente suscripción:

Salvador María del Carril (padre) $ 5.000; Benigno del Carril $ 3.000; Salvador María del Carril (hijo) $ 2.000; Víctor del Carril $ 2.000; Justo del Carril $ 1.000; Pedro del Carril $ 1.000; e Ignacio del Carril $ 1.000.»



Así constará que para mí y para mis hijos la memoria del general San Martín ha sido siempre un culto doméstico. No es extraño, pues, que en medio de las dificultades que atravesamos hayamos encontrado un óbolo «para contribuir a realizar el pensamiento patriótico y altamente moralizador de V. E., de volver a la Patria los restos del ilustre General olvidados «en suelo extranjero».

El Dr. del Carril falleció en Buenos Aires el 10 de enero de 1883.

Había contraído matrimonio en la ciudad de Mercedes, Estado Oriental, el 28 de septiembre de 1831, con doña Tiburcia Domínguez, argentina, nacida el 17 de abril de 1814, hija de D. Andrés Domínguez Duran, de Tuy, en Galicia, y de Juana de Insúa. La viuda del Dr. Del Carril falleció el 20 de septiembre de 1898.

Fuente Consultada:
Yaben, Jacinto R. – Biografías argentinas y sudamericanas – Buenos Aires (1938)

juegos siete diferencias

noparece

fotos

creencias

anticonceptivos

mujeres

actitudes



------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------