Importancia de los Canales Marítimos Principales Canales del Mundo



Importancia de los Canales Marítimos: Principales Canales del Mundo

IMPORTANCIA DE LOS CANALES MARÍTIMOS: Hacemos un breve e instructivo cálculo? Bien: un vagón de tipo normal de ferrocarril transporta como término medio 20 toneladas de mercancía. Un tren de 30 vagones completamente cargados transporta, pues, una carga de 600 toneladas de mercancía y necesita una locomotora de una potencia no inferior a los 1.500 HP.

Una gabarra fluvial grande puede transportar de 500 a 1.000 toneladas de carga; un remolcador con un motor de 1.000 HP puede arrastrar tres, cuatro, cinco de estas gabarras: o sea una carga que va de 1.500 a 5.000 toneladas. A lo largo de algunos grandes ríos y canales del mundo transitan convoyes compuestos de diez enormes embarcaciones, arrastradas por un solo remolcador, con una carga de 35 – 40.000 toneladas, equivalente a la carga de 60 trenes. Sobre estos ríos navegan barcos que alcanzan, y a veces exceden, las 10.000 toneladas.

Estas sencillas cifras nos demuestran que el transporte de mercaderías por vía fluvial o a lo largo de los grandes canales resulta muy conveniente, económico, ya que no necesitan del montaje de líneas ferroviarias y permiten el transporte de mercaderías en enormes cantidades.

Por este motivo, desde tiempos muy antiguos (1700 antes de Cristo), los hombres utilizaron los ríos como vías de navegación; los alargaron y los hicieron más profundos; regularon su curso con esclusas, diques y represas; los unieron entre sí con canales artificiales; donde no había ríos construyeron grandiosos canales navegables de cientos de kilómetros de largo; y en la ciudad, en las grandes zonas industriales o mineras vinculadas por estas vías de agua, construyeron puertos fluviales, de magnitudes en proporción con su importancia.

Estudiaremos ahora algunos grandes canales artificiales, marítimos e interiores:

CANAL DE KIEL: Las naves provenientes del mar del Norte que se dirigían al mar Báltico debían costear toda Dinamarca atravesando los estrechos daneses, de difícil tránsito. Para evitar esta gran vuelta no existía más que una solución: trazar un canal que uniera las aguas del mar del Norte y del mar Báltico.

Así se construyó el canal de Kiel. Las obras comenzaron en el año 1887, y concluyeron en 1895: un trabajo verdaderamente colosal. Mide 98 kilómetros de largo, 102 metros de ancho en su superficie (por lo tanto es uno de los más anchos del mundo) y 44 metros de ancho en su fondo. Su profundidad media es de 11,30 metros, por lo que resulta transitable para casi todo tipo de naves. El canal abrevia en 740 kilómetro» y 42 a 4I! horas el viaje del mar del Norte  al mar Báltico

Canal Marítimo

CANAL DE CORINTO: Rodear la península del Peloponeso, en Grecia, exigiría recorrer 1.885 kilómetros, si no existiera el canal de Corinto. Éste corta e] istmo que une el Peloponeso con el continente: tiene 6,3 kilómetros de largo, un ancho entre 20 a 24 metros y una profundidad de 8 metros.

Canal Marítimo

CANAL DE ALSACIA: Es un canal continental o interior muy lejano del mar. Une a Basilea, en Suiza, con Estrasburgo, en Francia, corriendo paralelo al Rin y utilizando en algunos trechos el mismo curso del río. Mide 117 kilómetros de largo, con ocho grandes esclusas de 185 metros de Largo y 12 de ancho (algunas alcanzan a medir hasta 25 metros de ancho).

Canal Marítimo

Canal Marítimo

CANAL ALBERTO:
Es uno  de los más importantes de Europa, ya que une la ciudad de Lieja, sobre el Mosa, con el puerto de Amberes, que está entre los mayores de la Tierra. Fue concluido en 1939. El canal, dedicado al rey Alberto de Bélgica, mide 130 kilómetros de largo (160 con las esclusas) y tiene 6m. de profundidad. Lo recorren barcos deeos de 2.000 toneladas y de un calado (profundidad de la parte sumergida de un barco) de 2,80m. El desnivel de 26 metros entre Lieja-Amberes se resuelve con seis esclusas. El trayecto Lieja-Amberes se realiza en 15 horas, o sea a una velocidad muy alta para tratarse del caso de un transporte fluvial (10,7 Km./h).

Canal Marítimo

Canal Marítimo

CANAL MITTELLAND
En alemán se denomina Mittellandkanal y significa «canal del centro». Es uno de los mayores y más largos de Europa, ya que une el Elba con el Rin, atravesando casi toda Alemania. Se trata de un canal de 331 kilómetros de largo, que fue terminado en 1939. Ya que avanza de este a oeste, atraviesa muchos ríos que se dirigen hacia el mar del Norte. El Mittellandkanal atraviesa estos ríos sobre puentes: puentes-canales, para ser exactos. Es así como, en las llanuras de Alemania central, puede verse el espectáculo de barcos cruzando un puente debajo del cual cruzan otros inmensos barcos.

CANAL DE GOTHA: Ahorra una vuelta de 1.000 kilómetros alrededor de Suecia meridional, entre Estocolmo, en el Báltico, y Gotemburgo, el gran puerto en el mar del Norte. Esta enorme ruta de agua, construida entre 1810 y 1832, fue accesible entre 1909 y 1925, con numerosos canales laterales y esclusas, con diques verdaderamente colosales, para superar los desniveles del terreno. El canal de Gotha mide 385 kilómetros de largo, de los que 90 son canales artificiales; para el resto se hicieron navegables los lagos y las aguas interiores con decenas y decenas de esclusas. Lo pueden cruzar naves cuyo desplazamiento llega hasta 1.500 toneladas.

CANAL DE SAN LORENZO
Es una de las máximas empresas de la técnica hidráulica de todos los tiempos. El problema que había que resolver era el siguiente: Estados Unidos y Canadá tienen «un mar interior», o sea los grandes lagos, que tienen una superficie de 250.000 Km.2; sobre ellos se hallan importantísimas ciudades como Chicago, Detroit, Duluth, Cleveland, Buffalo, Toronto, con plantas industriales que se cuentan entre las mayores del mundo. Además, la región posee enormes yacimientos de mineral de hierro y carbón, así como abundantes recursos agropecuarios.
Fácil es imaginar cuan útil resultaría una vía de agua que comunicara el mar interior con el océano Atlántico; los barcos podrían llegar directamente del mar a los puertos de los lagos.

Canal Marítimo

Y ello se hizo aprovechando el gran medio de comunicación que la naturaleza había ya previsto entre los grandes lagos y el océano: el río San Lorenzo. Con una serie de trabajos indiscutiblemente ciclópeos, iniciados a comienzos del año 1800, se comenzó a unir entre sí, con canales navegables, los lagos de distintos niveles.

Se pensó después en la forma de unirlos con el océano: desde el mar hasta Montreal el San Lorenzo ya era navegable incluso para barcos de gran tonelaje. Con una obra realmente asombrosa, desde 1954 a 1959 se prolongó e hizo navegable el trayecto Montreal-Lago Ontario-Lago Erie, de casi 600 kilómetros de largo, venciendo un desnivel ¡de 175 m.!

La Historia del Mundo en Imágenes


Entradas Relacionadas Al Tema


------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------