Las Uñas Función crecimiento cuidado resistencia



Las Uñas: Función, Crecimiento y Cuidado

No se ve cómo y dónde crecen las estructuras córneas que constituyen las uñas de los dedos, pero desde que son visibles desarrollan funciones de protección y apoyo.

Sin ellas no podríamos utilizar los dedos como herramientas de agarre, o lo haríamos de forma limitada, pues estas placas pequeñas y robustas, nuestras uñas, protegen las delicadas yemas y les confieren sujeción. En particular, son indispensables en actividades motoras de precisión y ante el contacto con pequeños objetos. Aunque prácticamente no poseen nervios, están rodeadas por un tejido sensible rico en nervios que detecta cualquier presión por pequeña que sea.

Tampoco se debe despreciar la capacidad de la uña para absorber agua como si fuera una esponja y devolverla más tarde por evaporación. De esta forma evitan que el líquido reblandezca los tejidos de la punta de los dedos de manos y los pies. Cuando las manos están en contacto frecuente con el agua, las uñas se rompen por la continua alternancia de absorción y evaporación.

Uñas

ZONA OCULTA DE CRECIMIENTO: Lo que resulta visible de la uña es tan solo la placa ungueal, de 0,3 a 1 mm. de espesor. Se desliza hacia delante sobre el lecho ungueal, cuya fuerte irrigación le confiere su apariencia rosada. La raíz de la uña se sitúa profundamente en el pliegue de la ranura ungueal. Aquí, entre la capa de células madres, la matriz, se produce un crecimiento continuo.

La uña crece mientras las células situadas más al extremo de la matriz se transforman en tejido queratinizado muerto, que va siendo empujado desde el pliegue. Si la matriz se destruye, la uña no puede volver a crecer.

RESISTENCIA: La sustancia córnea queratina es responsable, como en el pelo, del fuerte contenido de proteína estructural, que proporciona tina enorme resistencia. Del mismo modo, también influyen el fósforo, el azufre y el calcio. La uña sana de un adulto debe contener hasta un 1% de calcio.

La constitución de la capa celular de la matriz forma el espacio blanquecino semilunar de la raíz de la uña, conocido como lúnula. En ella se acumulan las células madres tan densamente que no permiten apreciar el lecho rojo de la uña.

El tamaño de esta estructura es diferente para cada persona y tiene una explicación genética. Algunos tienen una lúnula en forma de media luna, otros tan sólo una pequeña banda y en algunos casos no es visible. Las demás manchas blancas de las uñas se deben a una lesión menor en la matriz y no necesitan tratamiento.

CUIDADOS DE LAS UÑAS:
Al limar las uñas húmedas se rompen con facilidad, por lo que se debe hacer cuando están secas, desde el exterior hasta la punta de la uña.
Cuanto más pequeña sea la lima, mejor.



• Quien utilice las tijeras cortará mejor las uñas si están húmedas. Las uñas secas pueden quebrarse con gran facilidad.

•  La cutícula de la uña está atravesada por vasos sanguíneos y fibras nerviosas. Ofrece protección a la raíz sensible de la una, por lo que no se debe dañar ni cortar.

Gracias a las uñas, que actúan como poderosas pinzas, podemos utilizar las sensibles puntas de los dedos como herramientas de agarre para sujetar firmemente pequeños objetos.

Trabajo Enviado Por Pedro J. Altamirano Esc. 11 EET-Salta-Argentina
Fuente Consultada: El Asombroso Cuerpo Humano

juegos siete diferencias

noparece

fotos

creencias

anticonceptivos

mujeres

actitudes



------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------