Gobierno de Victorino La Plaza



Gobierno de Victorino La Plaza

PRESIDENCIA DE VICTORINO DE LA PLAZA (1914-1916): En agosto de 1914, el doctor Victorino de la Plaza pasó a ejercer la primera magistratura —que ocupaba provisoriamente desde octubre de 1913— para completar el período del doctor Roque Sáenz Peña.

En esas circunstancias se había iniciado en Europa la primera guerra mundial, dramático acontecimiento que repercutió de inmediato en la economía de nuestro país.

El gobierno procedió con celeridad para evitar el derrumbe financiero, a consecuencia del cierre del comercio exterior agravado por las desfavorables cosechas de los dos últimos años.

Victorino La Plaza Gobierno

El Congreso secundó la acción del Poder Ejecutivo y dictó las leyes llamadas de Emergencia, mientras limitó a lo indispensable las obras públicas. Estas medidas previsoras no tardaron en demostrar su eficacia.

Ante la cruenta guerra mundial, nuestro gobierno mantuvo con firmeza la neutralidad, a pesar de la presión, ejercida por los países beligerantes para que abandonara esa actitud.

En julio de 1916 se realizaron con gran apoyo popular los festejos en conmemoración del centenario de la Independencia Nacional.

Ese año fue necesario convocar a la ciudadanía para que procediera a la renovación presidencial, en medio de la resistencia de aquellos políticos que se consideraban afectados por las disposiciones de la Ley de Sáenz Peña.

El doctor de la Plaza no accedió a ningún requerimiento y dispuso efectuar las elecciones dentro de la más estricta legalidad.

Practicado el escrutinio, se impuso la fórmula Hipólito Yrigoyen-Pelagio Luna, proclamada por el partido Radical.

GABINETE PRESIDENCIAL
Victorino de la Plaza (por fallecimiento de Roque Sáenz Peña)
MINISTROS
Agricultura: Horacio Calderón.
Guerra: Ángel P. Aliaría.
Hacienda: Enrique Carbó y Francisco J. Oliver.
Interior: Miguel S. Ortiz.
Justicia e Instrucción Pública: Tomás R. Cullen y Carlos Saavedra Lamas.
Marina: Juan Pablo Sáenz Valiente.
Obras Públicas: Manuel Moyano.
Relaciones Exteriores y Culto: José Luis Murature.



Sobre su gobierno en el libro de los Presidentes Argentinos del Siglo XX de los autores Deleis, Titto y Arguindeguy expresan lo siguiente:

«La experiencia del Presidente en el mundo de las finanzas londinense rindió sus frutos, aunque sólo actuó como morigerador. La paralización en el ingreso de importaciones y las dificultades en el transporte marítimo repercutieron de tal modo que el comercio exterior cayó prácticamente a la mitad, con una leve mejoría hacia 1915 y 1916.

Ante este cuadro dramático, el Presidente tomó medidas drásticas. Consideraba su deber «velar, aún con renuncia de sus prestigios, por el crédito de la Nación sosteniendo en medio de las adversas contingencias universales, la estricta regularidad de sus finanzas.

La administración que tengo el honor de presidir no obtendrá, pues, el agradecimiento de determinadas regiones, ni habrá merecido el aplauso entusiasta de ningún vecindario favorecido con adelantos que llenaran sus necesidades y sus aspiraciones [porque] el Poder Ejecutivo ha debido restringir la iniciación de obras públicas a límites bien modestos y moderar en otras el vigoroso impulso que recibieran en tiempos propicios». Una consecuencia inmediata de la aplicación de esta política fue el aumento de la desocupación obrera.

El 1° de junio de 1914 se realizó en todo el país el Tercer Censo Nacional, que mostró la existencia de 7.885.237 habitantes, de los cuales tres millones y medio vivían entre la Capital Federal y la provincia de Buenos Aires. Otros dos millones y medio se repartían entre Santa Fe, Córdoba, Entre Ríos y Corrientes.

Las cifras, si bien evidenciaban el alto nivel de despoblamiento del interior, mostraban en forma elocuente el crecimiento demográfico, duplicado en menos de veinte años. Había poco más de cinco millones y medio de argentinos nativos y el resto de la población estaba formado por extranjeros, de los cuales el 75 por ciento eran italianos y españoles.

De los veinticuatro millones de hectáreas cultivadas, casi una tercera parte correspondía a cosechas de alfalfa, una cuarta parte, a trigo y ma quinta parte, a maíz. Poblaban los campos más de veinticinco mili mes de cabezas vacunas -más de tres por persona- y cuarenta y tres millones de ovejas.

ALGO MAS…
PRESIDENCIA DE DE LA PLAZA (1914-1916): El doctor Victorino de la Plaza completó el período presidencial del doctor Roque Sáenz Peña. Afrontó los múltiples y delicados problemas resultantes de la primera guerra mundial, iniciada en agosto de 1914.

Mantuvo cuidadosamente la neutralidad argentina y procuró atenuar con oportunas medidas el desequilibrio económico provocado por la tremenda lucha.

En 1916 fue celebrado solemnemente el primer centenario de la declaración de la Independencia.



Los perjudicados por la ley electoral de 1912 alentaron la esperanza de encontrar en el doctor de la Plaza alguien que hallara la forma de anular o atenuar sus efectos.

Pero éste repudió con firmeza toda posible maniobra en un manifiesto publicado en marzo de 1916.

«Declaro —decía en uno de sus párrafos— que he de mantenerme en el terreno de imparcialidad en que estoy colocado; que no me considero llamado a dar políticamente otras orientaciones … y en consecuencia los invito a solucionar con toda decisión y energía, por medio de vuestros votos libres, la elección presidencial de los próximos comicios electorales.»

Los comicios del mes siguiente aseguraron el triunfo de la fórmula radical.

https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/estrella1_bullet.png

ocio total

juegos siete diferencias
imagen truco limonimagen cazar serpienteimagen depositos acertijo


noparece

fotos

creencias

anticonceptivos

mujeres

actitudes

actitudes


puzzles


------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------