Huesos de los Miembros Hombro, Brazo Mano Extremidad Superior



Huesos Miembro Superior
Hombro, Brazo Mano Extremidad Superior

HUESOS DE LOS MIEMBROS. Los miembros superiores son dos apéndices adaptados al tórax, constituidos por cuatro porciones principales: el hombro, el brazo, el antebrazo y la mano.

huesos del mimebrto superior

El hombro está integrado por dos huesos: en la parte anterior, la clavícula, en dirección horizontal y fija al esternón por su extremo interno y en el hombro por su extremo externo. En la parte posterior del mismo se halla otro hueso, vulgarmente denominado paletilla, llamado también escápula y omóplato.

Tiene forma de triángulo y se prolonga hacia la espalda. En el brazo (porción comprendida entre el hombro y el codo) sólo hay un hueso, el húmero. El antebrazo (desde el codo hasta la muñeca) contiene dos huesos: el cúbito, situado en la vertiente correspondiente al meñique, y el radio, colocado del lado del pulgar.

huesos del brazo

En la muñeca se disponen 8 huesecillos que, unidos convenientemente entre sí, proporcionan gran movilidad a esta porción del miembro superior. En la palma de la mano, el esqueleto se compone de 5 huesos largos, denominados metacarpianos. Y, finalmente, los cinco dedos (pulgar, índice, medio, anular y meñique o auricular) contienen cada uno 3 columnas óseas, excepto el pulgar que sólo posee 2. Son las llamadas falanges. Los dos apéndices inferiores adaptados al tronco están compuestos, de un modo parecido al de los superiores, de varias porciones: la cadera, el muslo, la pierna y el pie. El gran hueso de la cadera, denominado coxal, se une en el centro con el del lado opuesto, circunscribiendo un espacio llamado pelvis.

En la formación de dicho recito, que alberga parte de los órganos abdominales, contribuye también la porción inferior de la columna vertebral, reciamente enclavada entre ambos coxales mediante sus dos huesos terminales, denominados sacro y cóccix. A la cadera se fija el «muslo», que contiene un solo hueso, llamado fémur. En la pierna se encuentran, de un modo parecido a como ocurre con el antebrazo, dos huesos: la tibia, situada en la parte anterointerna y el peroné, localizado en la región externa de la misma.

En la rodilla, delante de la juntura de estos dos huesos con el fémur, se encuentra otro que actúa a modo de protector, denominado rótula. En el tobillo, llamado también tarso, se disponen siete huesos cortos, que se unen con otros cinco, que prolongados, forman la planta y el dorso del pie y se denominan metatarsianos, en número de cinco. Los dedos del pie contienen, al igual que los de la mano, cada uno de ellos 3 falanges, excepto el gordo, que sólo posee dos.

n la región externa de la misma. En la rodilla, delante de la juntura de estos dos huesos con el fémur, se encuentra otro que actúa a modo de protector, denominado rótula. En el tobillo, llamado también tarso, se disponen siete huesos cortos, que se unen con otros cinco, que prolongados, forman la planta y el dorso del pie y se denominan metatarsianos, en número de cinco. Los dedos del pie contienen, al igual que los de la mano, cada uno de ellos 3 falanges, excepto el gordo, que sólo posee ½.



ARTICULACIONES. El conjunto de partes blandas y duras, encargadas de unir entre sí dos o varios huesos, lo denominamos articulación. Existen tres tipos principales de uniones, según sean movibles (hombro), semimovibles (vértebras) o inmóviles (cráneo).

En toda articulación hay que considerar la superficies que se han de unir y los medios de fijación, constituidos, generalmente, por tiras muy resistentes de tejido conjuntivo, denominadas ligamentos. Los huecos resultantes, los extremos óseos y los diversos ligamentos fijadores, están recubiertos por una membrana muy fina que recibe el nombre de sinovial. De este modo la articulación constituye una cavidad cerrada, envuelta en una especie de manguito relleno de un líquido espeso y viscoso, llamado sinovia, destinada a facilitar los movimientos, de la misma manera que los engranajes mecánicos necesitan estar bañados en aceite.

Aunque las articulaciones de la columna vertebral son sólo semimovibles, el hecho de que haya tantas, proporciona a dicho eje una movilidad apreciable, sobre todo en la cabeza que se articula gracias a las junturas del atlas y axis (1a y 2a vértebras cervicales). En el cráneo, los huesos están unidos entre sí de modo tan firme, que forman un bloque homogéneo.

En cambio, en la cara tenemos una articulación muy móvil: la mandíbula inferior. Las articulaciones del tórax casi todas gozan de escasa movilidad. Las costillas se desplazan algo durante la respiración, así como la clavícula, en la porción donde se junta con el esternón. Una de las articulaciones que posee mayor amplitud de movimientos es la del hombro, que une el extremo superior del húmero con la escápula. Más que la del codo, la cual sólo tiene dos movimientos principales: el de flexión, que acerca el antebrazo al brazo, y el de extensión, mediante la cual se alejan entre sí las porciones mencionadas, aunque puede movilizarse también en sentido lateral. Gracias a la rotación del cúbito y el radio, la palma de la mano es capaz de dirigirse, mientras mantenemos el miembro superior caído a lo largo del cuerpo, tanto hacia adelante como hacia atrás.

El primero de dichos movimientos se denomina supinación y el segundo pronación. En la muñeca, debido al gran número de huesos que la forman, las articulaciones son múltiples, así como en los dedos. Por esta razón la mano del hombre es la herramienta más delicada y perfecta que se pueda imaginar. Los dos coxales están unidos entre sí y con la columna vertebral de un modo bastante rígido.

En cambio, el muslo, o sea el fémur, se articula al coxal mediante una de las junturas más movibles del cuerpo. El extremo superior de dicho hueso es muy redondeado, parecido a una bola (se le llama cabeza), y está como incrustado en el interior de una cavidad de la cadera. La rodilla, en cambio, sólo goza de dos movimientos, a saber: flexión (acercamiento de la pierna al muslo) y extensión (su alejamiento). Para lograr una mejor adaptación entre las diversas superficies articulares, cada rodilla posee dos meniscos cartilaginosos. Los dos huesos de la pierna, además de ponerse en contacto con el fémur, se unen entre sí mediante dos articulaciones, una situada en el extremo superior de los mismos y otra en el inferior; también se articulan con los huesos de los tobillos.

En éstos y en los pies, las junturas son múltiples y proporcionan bastantes movimientos, aunque su amplitud, precisión y delicadeza no alcanzan, ni muchísimo menos, las de las manos. Puede observarse, pues, cómo en el curso evolutivo de la especie humana, las extremidades superiores se han desarrollado cada vez más en el sentido de precisión, mientras que las inferiores adquirían mayor fuerza.

https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/estrella1_bullet.png

ocio total

juegos siete diferencias

noparece

fotos

creencias

anticonceptivos

mujeres

actitudes

actitudes


puzzles


------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------