Guerra Iran Irak Causas del Conflicto Sadam Jomeini Uso armas quimicas



Guerra Irán – Irak Causas del Conflicto
Sadam – Jomeini  – Uso Armas Químicas

CONFLICTO IRÁN-IRAK

La guerra contra Irán: En la década de 1970 Irán, al igual que Israel, era salvaguarda de la hegemonía estadounidense en Medio Oriente y, más concretamente, en la zona petrolera. Durante él gobierno de Muhammad Reza Pahlevi (imagen izq.)  se nacionalizó gran parte del petróleo, sector clave de la economía, con la finalidad de estimular el desarrollo industrial siderúrgico, textil y nuclear, a la vez que se fortalecía sin medida el aparato estatal.

Los intentos por consolidar una burguesía agraria e industrial pro-occidental generaron corrupción y desigualdad social. Éstos, junto con otros factores, provocaron una insurrección generalizada de los iraníes el 28 de septiembre de 1978, con manifestaciones y huelgas, alentadas por el líder religioso chiíta Ruhollah Jomeini.

Se protestaba por el fracaso de los modelos occidentales de modernización, pero, sobre todo, por la pérdida de identidad cultural y la confusión moral que aquél había causado. Se buscaba volver los principios establecidos por el Islam, a través del Corán, para guiar el desarrollo de la nación. La fuerza del movimiento insurrecto orilló a Reza Pahlevi a abandonar el país en enero ce 1979, fecha en la que se promulgó la nueva República Islámica de Irán, cuyo dirigente sería el Ayatollah Jomeini (imagen der.)

Le tenía terror al fundamentalismo del Irán del Ayatollah Komeinhi y no advertía que estaba armando a su futuro enemigo. En esa guerra trágica y devastadora en la que Irak utilizó por primera vez armas químicas, el ejército de Hussein se convirtió en el más potente del mundo árabe.

La guerra terminó en un virtual empate, pero Saddam debía demostrar que seguía siendo poderoso. Entonces decidió atacar en su propio país a los rebeldes kurdos que habían apoyado a las tropas iraníes. Para aniquilarlos volvió a utilizar armas químicas prohibidas.

El Temperamento de Sadam: Mientras planificaba el ataque, fue advertido por un general iraquí acerca de la gran cantidad de personas que morirían, si el combate se llevaba a cabo. Saddam invitó cortésmente al general a pasar a otro cuarto para continuar en privado con la conversación.

Al cerrar la puerta le disparó seis tiros. Volvió al cuarto, guardó su pistola, miró el mapa iraní y siguió hablando como si nada. Pero aquel general tenía razón. La guerra duro ocho años y murieron mas de 1 millón de personas. Occidente apoyaba a Saddam.

La guerra que inició Irak contra Irán en 1980, con la finalidad antes mencionada, aparente­mente buscaba acabar con la revolución iraní, pretextando lo peligroso que era el mensaje fundamentalista para los gobiernos de la zona.

Arabia Saudita, Kuwait y otros países petroleros temían la expansión del mensaje chiíta, que sólo reconocía como gobernantes legítimos a los descendientes de Alí (yerno de Mahoma), posible ola de levantamientos populares, por lo que apoyaron la caída del régimen de Jomeini hasta el grado de financiar a Irak para el logro de ese objetivo. No les importaba correr el riesgo de que Hussein se consolidara como el nuevo líder regional.



En 1980, el ejército iraquí penetró en territorio iraní sin éxito, ya que tuvo que replegarse y continuar la guerra desde su propio suelo. El conflicto se convirtió en una guerra de desgaste, con ambos países mostrando total desinterés por el costo humano: Sadam hizo una propuesta de cese de fuego a Jomeini, pero este la rechazó, alargando aun mas el conflicto.

* Jomeini envió a miles de jóvenes iraníes a su muerte en ataques de «olas humanas».

* Hussein usó armas químicas contra los iraníes, y, en 1988, contra su propio pueblo -los kurdos de Halabja – a quienes consideraba como traidores y colaboradores del enemigo.

* En la «guerra de ciudades», ambos lados atacaron a la población civil de su adversario desde el aire.

* En la «guerra de los buque cisterna» ambos lados atacaron buques petroleros y comerciales en el Golfo Pérsico, en un intento por negar el acceso de su enemigo al comercio mundial.

En 1984 el conflicto no parecía inclinarse favorablemente para ningún lado, sólo se vivía un profundo desgaste en ambos contendientes. Los intereses petroleros en el Golfo Pérsico hicieron teme la extensión del conflicto a otras naciones, por lo que se buscó un cese al fuego que se firmó en 1988.

USO DE ARMAS QUÍMICAS: El 16 de mayo de 1988, lanzó un terrible ataque con gas mostaza y gas sarín, sobre la ciudad de Halabja. El efecto producido por las armas químicas y biológicas fue y es devastador. El gas Sarín ataca el sistema nervioso central. La intoxicación puede ocurrir en minutos provocando como síntomas una copiosa transpiración, dificultad para respirar, náuseas, vómitos y finalmente la muerte por asfixia.

El gas mostaza ataca la piel, los ojos, los pulmones y la zona gastrointestinal. Al tener un efecto retardado, no provoca ningún síntoma inmediato ante el contacto y por lo tanto pueden pasar entre dos y veinticuatro horas antes de sentir el dolor y de enterarse de lo qué había sucedido. Para entonces, el daño celular ya está hecho. Los síntomas que aparecen son: lesiones del ojo con la pérdida de vista, la formación de ampollas en la piel, náuseas, diarrea y una sensación ardiente en los pulmones.

Los efectos a largo plazo sobre un individuo pueden incluir la debilitación de los pulmones, dolor del pecho y cáncer crónicos de la boca, de la garganta, de la zona respiratoria, y de la piel. Se ha conectado a causar leucemia y males congénitos. Mas de 7000 civiles, entre ellos mujeres y niños murieron al inhalar del gas mostaza y el gas sarín. En el palacio, las penurias pasaban por otro costado.

TRISTE FINAL: La guerra acabó empatada y con enorme pérdidas humanas. Se habla de un millón de bajas, pero hay que fuentes que hablan de 1.500.000 de muertos. Quizá se pueda cifrar las muertes en medio millón de seres humanos, con Irán como el país que sufrió más duras pérdidas. El mal estado en el que quedó la economía iraquí fue uno de los factores que llevó a Hussein a tomar la fatídica decisión de invadir Kuwait en 1990. Y en esa ocasión, los poderes regionales y de Occidente que lo habían asistido en la guerra contra Irán se unieron para detenerlo.  Las consecuencias para Irán no fueron menos nefastas. La guerra no sólo tuvo un alto costo humano y material. También extinguió el fervor de la revolución Islámica. Llevó a que los iraníes cuestionaran con más fuerza las capacidades de sus líderes clérigos.



Trabajo Enviado Para Planeta Sedna Por Abel W. Pereira ([email protected])
Fuente Consultada:
http://news.bbc.co.uk
http://www.avizora.com

https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/estrella1_bullet.png

ocio total

juegos siete diferencias

noparece

fotos

creencias

anticonceptivos

mujeres

actitudes

actitudes


puzzles


------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------