Rudolf Hoss Responsable Del Uso Gas Zyklon B en Camaras de Gas



Rudolf Hoess Responsable del Uso de Gas Zyklon B

Rudolf Franz Höss nació 1900 y se unió a la SS en 1933.

En 1934 fue adscrito a la SS en Dachau , el 1º de agosto de 1938, fue ayudante en el campo de concentración de Sachsenhausen hasta su nombramiento como Kommandant en el campamento recién construido en Auschwitz principios de 1940, que se encuentra cerca de la provincia polaca ciudad de Oshwiecim en Galacia.

En mayo de 1941, el comandante de las SS Heinrich Himmler dijo a Höss que Hitler había dado órdenes «para la solución final del problema judío. 

Ha escogido el campo de Auschwitz para este fin.

Höss convirtió a Auschwitz  en un campo de exterminio e instalado cámaras de gas y los crematorios.

En sus memorias de la cárcel, escrito por Adolf  Eichman poco antes de su ejecución por crímenes contra la humanidad, relata cómo fue asignado a principios de 1942 para visitar el campo de la muerte Auschwitz  e informar a los superiores sobre el asesinato de Judíos.

Con métodos todavía crudo, pero que representaba un anticipo espantoso de las cámaras de gas del estilo de fábrica y los crematorios que iban a seguir.

Höss, al comandante, me dijo que él utilizaba ácido sulfúrico para matarla.

Usaba unos filtros de algodón empapados con este veneno y arrojado a las salas donde estaban reunidos los Judíos. 

El veneno era fatal a corto plazo.

Luego quemó los cadáveres en una parrilla de hierro, al aire libre.

También me llevó a una zanja poco profunda donde se había enterrado a un gran número de cadáveres acaba de quemar.

Rudolf  Höss encontró que gaseando con monóxido de carbono, era ineficiente e introdujo el cianuro de gas Zyklon B.

Recordó, más tarde:  con  una máscara de gas, vi el mismo asesinato. 

En las celdas atestadas de judíos, la muerte llegó de forma instantánea al momento en que el Zyklon-B fue lanzado adentro y enseguida se escuchar un gritos cortos, casi ahogado, y que todo termina cuando se silencia.

Auschwitz se convirtió en el centro de exterminio donde el mayor número de Judíos europeos fueron asesinados.

Después de una gaseada experimental en septiembre de 1941 de 850 prisioneros desnutridos y enfermos, los asesinatos en masa se convirtió en una rutina diaria.

A mediados de 1942, gaseamiento masivo de judíos con Zyklon-B se inició en Auschwitz, donde el exterminio se llevó a cabo a escala industrial con 2,5 millones de personas muertas a través del gas, el hambre, la enfermedad, el tiro, y la quema.

A finales de 1943 Rudolf  Höss fue nombrado inspector jefe de la campos de concentración y trabajó duro para mejorar la «eficiencia» de los centros de exterminio.

Realizó su trabajo tan bien que fue elogiado en un informe de 1944 de las SS que lo llamó «un verdadero pionero en esta área debido a sus nuevas ideas y métodos educativos.»

Rudolf Höss huyó al acercarse el Ejército Rojo y se escondió en Alemania bajo el nombre de Franz Lang.

Fue detenido por la policía militar de los aliados en 1946, entregado a las autoridades polacas, en 1947.

Fue condenado a muerte, y volvió a Auschwitz para ser colgado en la horca de una sola persona frente a la entrada de la cámara de gas.

Rudolf Höss  cuenta que Adolf Eichmann le explicó

«que era sobre todo a los niños los que tienen que ser sacrificados en primer lugar, porque donde estaba la lógica en el asesinato de una generación de personas mayores y dejando con vida a una generación de gente joven que pueden ser posible vengadores de sus padres en el futuro y que también pueden constituir una nueva biológica celular para la resurgimientos del pueblo judío«

INTERROGATORIO A RUDOLF HöSS, COMANDANTE DE AUSCHWITZ

Coronel Amen: Nos habéis hablado del minucioso informe que transmitisteis a Kaltenbrunner en Berlín. Saltaré, por tanto, el resto del párrafo 5.

«6. La solución final de la cuestión judía significaba el exterminio completo de todos los judíos que vivían en Europa.

Recibí la orden, en junio de 1941, de crear las instalaciones de exterminio de Auschwitz.

En este momento había ya otros tres campos de exterminio en el gobierno general: Belzek, Treblinka y Wolzek.

Estos campos eran dirigidos por el Einsatzkommando de la policía de seguridad y del SD. Visité Treblinka para ver cómo se ejecutaba la operación de exterminio.

El comandante del campo de Treblinka me dijo que había liquidado 80.000 judíos en el curso de un semestre.

Se ocupaba ante todo de liquidar a los judíos del ghetto de Varsovia.

Se servía de gas monóxido, lo que no creo que fuera muy eficaz; por tanto, cuando instalé las construcciones de exterminio en Auschwitz me serví del Zyklon B, que era ácido prúsico cristalizado que dejábamos caer dentro de la cámara de exterminio por una pequeña abertura.

Se necesitaban entre tres y quince minutos, según las condiciones atmosféricas, para matar a los encerrados en la cámara de exterminio.

Sabíamos que los prisioneros habían muerto porque dejaban de gritar.

Habitualmente esperábamos media hora antes de abrir las puertas para retirar los cuerpos.

Después de que hubiesen sido retirados, nuestros comandos especiales sacaban los anillos y extraían los dientes de oro de los cadáveres».

¿Es exacto, testigo?
Testigo Höss: Sí.

Coronel Amen: ¿Qué se hacía con el oro de los dientes de los cadáveres, lo sabéis?
Testigo Höss: Sí.

Coronel Amen: ¿Podéis decirlo al tribunal?
Testigo Höss: El oro era fundido y enviado a la dirección del servicio de salud de las SS en Berlín.

Coronel Amen: «7. Otro progreso respecto a Treblinka fue realizado con la construcción de cámaras de gas que podían contener 2.000 personas, mientras que en Treblinka disponían de diez cámaras de gas que no podían contener más de 200 personas cada una.

El procedimiento para seleccionar nuestras víctimas era el siguiente: teníamos dos médicos de las SS en servicio en Auschwitz, encargados de examinar a los prisioneros que llegaban.

Se obligaba a los prisioneros a desfilar ante uno de los médicos, quien se pronunciaba inmediatamente al verlos pasar.

A los que eran capaces de trabajar se les enviaba al campo. Los otros eran inmediatamente enviados a las instalaciones de exterminio. Los niños de poca edad eran exterminados sin excepción porque no eran útiles para el trabajo.

Otro progreso: en Treblinka las víctimas sabían casi siempre que iban a ser exterminadas mientras que en Auschwitz procurábamos confundirlas haciéndolas creer que se las iba a desinfectar.

Naturalmente, ellos percibían a menudo nuestras verdaderas intenciones y se revolvían provocando revueltas y dificultades.

Con mucha frecuencia las mujeres escondían a sus hijos bajo sus vestidos, pero como es lógico lo descubríamos y los enviábamos a la muerte.

Se nos exigió que guardáramos el secreto sobre estas operaciones, pero, naturalmente, el olor fétido y nauseabundo de los cuerpos quemados continuamente impregnaba toda la región, y todos los habitantes de los alrededores sabían que se procedía a exterminios en Auschwitz».

¿Es todo esto exacto, testigo?

Testigo Höss: Sí.


Actas Nuremberg.
16 de abril de 1946.

La Historia del Mundo en Imágenes


Entradas Relacionadas Al Tema


------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------