Origen de los Jemeres En Camboya Historia, Vida y Costumbres



Origen De Los Jemeres En Camboya – Angkor: Antigua Capital

Al principio de nuestra era, en los alrededores del Mekong, en la actual Camboya, vivieron los jemeres. El apogeo de su civilización empezó en el siglo IX durante el reinado de Jayavarman II y finalizó en el siglo XIII, cuando los tais de la China meridional invadieron su territorio.

Los jemeres veneraban a sus reyes como verdaderos dioses. Habían conseguido irrigar el país por medio de una red de canales, lo que les permitía obtener varias cosechas de arroz al año. Los jemeres eran adeptos del hinduismo. Más tarde se incorporaron a una secta  budista.

A principios de nuestra era, en los parajes del Mekong, en Camboya, vivía el pueblo de los jemeres (khmers). Éstos presentan los caracteres físicos de los pueblos indoeuropeos, con los cuales parecen estar emparentados: esbeltez, color y forma de los ojos.

Se diferencian de los pueblos vecinos del sudeste asiático por su color de piel más oscuro y por sus cabellos ligeramente ondulados, contrariamente a los de los polinesios, japoneses y chinos.

El Estado jemer se constituyó en el siglo IX  y se mantuvo hasta el XV. Los jemeres estuvieron gobernados por reyes que pretendían descender de Siva, la divinidad india.

La edad de oro de la civilización jemer se inició durante el reinado del rey Jayavarman II (de 802 a 850), contemporáneo de Carlomagno. Este rey fue el fundador de la dinastía de Angkor.

Hizo construir un magnífico templo en honor a Siva, y uno de sus sucesores, Yasovarman I, edificó Angkor, la capital.

Durante el reinado de este rey, los jemeres extendieron su poder desde el Bajo Laos hasta el golfo de Siam. Pero en esta época sin duda tuvieron que defenderse de los ataques de los indonesios.

Yasovarman I fue sucedido por su hermano Harshavarman I, que fue un soberano débil, pero, en realidad, su tío Jayavarman IV era quien ejercía el poder.

Mandó construir una nueva capital a 70 km al nordeste de Angkor: Chok Gargyar, la actual Koh Ker. Pero esta ciudad no podía rivalizar con Angkor, y su sobrino y sucesor Rajendravarman volvió a establecerse en ella.



Jayavarman VII, que reinó de 1181 a 1218, fue, sin duda, el soberano jemer más importante. Rey poderoso, consiguió extender considerablemente su imperio. Invadió el reino de Champa, al sudoeste de Indochina, y arrasó la capital.

A continuación conquistó Anam, llevó las fronteras de su reino hasta Vientian y Birmania y después avanzó hasta los límites meridionales de la península de Malaca. Al mismo tiempo, se preocupó de engrandecer su capital.

Tras la muerte de Jayavarman, en 1218, se inició la decadencia del reino jemer. Hasta entonces, los jemeres habían honrado a sus reyes como dioses y les habían obedecido ciegamente. Estos reyes poseían inmensas riquezas y mantenían una corte fastuosa.

Pero surgió una nueva religión: el budismo teravada, que enseñaba que el rey debía renunciar a la riqueza y vivir en la pobreza, tal como lo había hecho el mismo Buda.

Además, los monjes predicaban que la salvación sólo se podía encontrar en la renuncia suprema y en la humildad.

En consecuencia, los jemeres cada vez dieron menos importancia a los bienes materiales.

Las invasiones de las tribus tais, procedentes del sur de China, fueron otra de las causas de la decadencia.

En el siglo XV, el rey Ponhea Yat decidió entregar la capital, Angkor, a los invasores. Junto con gran parte de su pueblo fue a establecerse en una nueva capital, Pnom-Penh, situada mucho más al sur.

palacio real en camboya

Palacio Real Pnom-Penh , en Camboya



La civilización de los jemeres ha llegado hasta nosotros a través de inscripciones lapidarias y de los relatos de viajeros chinos. El pueblo veneraba a sus reyes como a dioses y construía maravillosos templos en su honor.

Contrariamente a nuestras iglesias occidentales, esos templos no servían de lugar de reunión para los fieles: eran santuarios en los que sólo vivían los sacerdotes y en donde se enterraba a los reyes que, después de su muerte, eran identificados con el dios Visnú.

Cuando el rey salía de palacio, siempre iba precedido por un cortejo de soldados, músicos y damas de honor.

El rey iba montado sobre un elefante, y rodeado de otros elefantes y soldados que cuidaban de su protección.

La prosperidad del pueblo jemer dependía, ante todo, del agua necesaria para la irrigación de los arrozales.

Para este fin, establecieron un complicado sistema de depósitos de agua, canales y regueros. Gracias a este sistema, los agricultores llegaban a obtener hasta tres cosechas de arroz al año.

En ios siglos XIV y XV , estos canales se obstruyeron, y esto pudo haber sido una de las causas de la decadencia del reino.

Al principio, los jemeres eran adeptos del hinduismo: veneraban, sobre todo, al dios Siva. Conocían y toleraban el budismo, que sólo gozó de gran acepción a partir del siglo XIII.

La lengua oficial, utilizada en las inscripciones y en los templos, era un dialecto del sánscrito llamado pali.

Nada subsiste hoy de aquel fabuloso imperio, excepto sus imponentes ruinas, que figuran entre las más grandiosas del mundo.



Durante diez siglos (desde el siglo V al XV) el pueblo jemer creó una civilización que desaparecería misteriosamente en la selva virgen.

Los camboyanos son los descendientes de los antiguos jemeres.

Contrariamente a sus antepasados, viven en chozas edificadas sobre pilotes. Para granjearse la benevolencia de las fuerzas de la. naturaleza y, sobre todo, de los genios de las aguas, construyen capillitas sobre estacas de bambú.

arte jemer

CRONOLOGIA DE LOS JEMERES

——— 802 D.C ———
En una montaña cerca de Angkor, un grupo de sacerdotes hindús proclama a Jayavarman II, que ha vuelto de su
exilio en Java, rey de la región. El reinado de Jayavarman fue el comienzo del culto jemer al rey-dios.

——— 877———
Indravarman I funda el imperio jemer. Expande el reino y unifica a su población. Comienza la construcción de grandes almacenes, canales y monumentos reales.

——— 889———
Yasovarman I traslada su residencia real a Angkor. Establece una red de monasterios budistas y shivaítas, consagrados al dios hindú Shiva. Estos monasterios sirvieron también de cuarteles militares.

——— 928-42 ———
Jayavarman IV instala su corte en KohKer, a 160 Km. al norte de Angkor. Se querella con los nobles jemeres a
propósito de la sucesión dinástica.

——— 944———
Rajendravarman II vuelve a instalar la capital en Angkor, ciudad que conserva su estatus hasta la decadencia del imperio jemer, a comienzos del s. XV.

———1002 ———
Suryavarman I se convierte en el primer rey jemer de una nueva dinastía. Favorece el budismo y continuará
la expansión del imperio.

———1050-66———
Los dieciséis años de reinado de Udayadityavarman II están marcados por grandes rebeliones. A pesar de estas
constantes luchas, favoreció la edificación de Baphuon. Durante su reinado, los mercaderes musulmanes árabes
llegan al sureste asiático.

——— 1113-50———
Suryavarman II, rey guerrero, inicia un gran programa de construcción, que incluye su real templo funerario.
Se trata de Angkor Wat, el mayor edificio religioso del mundo.

———1150———
Tras la muerte de Suryavarman II, el imperio jemer es invadido por los thais y los vietnamitas.

———1181———
Coronación de Jayavarman VII en Angkor. Durante su reinado, el imperio jemer se expande hasta Malasia. El rey edifica el Bayon, el segundo templo jemer, como monumento real. Manda construir puentes, carreteras, centros de ocio y hospitales. El budismo se convierte en la principal religión. Una de sus esposas, la reina Indradevi, destaca por su comprensión del budismo.

———1296-97———
En Angkor, los embajadores chinos son recibidos con todos los honores durante el reinado de Indravarman III.

———1369———
Los invasores atacan el imperio y ocupan Angkor.

———1389———
Nuevo ataque de Angkor. Arrasan la ciudad y deportan a miles de personas.

———1444———
Los invasores thai atacan Angkor por  tercera y última vez. La población de Angkor abandona la ciudad.

https://historiaybiografias.com/linea_divisoria5.jpg

COSTUMBRES ACTUALES:

Aunque el matrimonio mixto entre los jemer y otros grupos étnicos fue una práctica habitual en el pasado, hoy no lo es.

Las bodas duran todo el día y son ocasiones en las que hay multitud de invitados, comida abundante y mucha música.

Una camboyana tiene una media de 3,08 hijos por mujer y a menudo las familias desean adoptar niños huérfanos o cuidar de los hijos de una familia necesitada. Suelen convivir varias generaciones juntas o en cercanía, y los hijos cuidan de los mayores.

Las madres solteras que no se vuelven a casar tienden a reunirse en pequeños grupos de mujeres y niños para ayudarse mutuamente y estar acompañadas.

La tradición jemer permite a un hombre tener más de una mujer (incluyendo viudas), pero pocos lo hacen debido a la carga económica que supone.La sopa y el arroz son los componentes básicos de la dieta camboyana. Un cuenco de sopa puede combinarse con pescado, huevos, verduras, carne y especias.

Los camboyanos se saludan juntando las manos en el pecho en una posición de súplica sin tocarse el cuerpo.

Cuanto más altas están las manos, más grande es el signo de respeto, aunque nunca deben superar el nivel de la nariz.

Las visitas imprevistas entre amigos y familiares son muy comunes.

La gente disfruta del fútbol, del tenis de mesa, del voleibol y del bádminton. También bailan, tocan música y cantan.

ANGKOR, LA ANTIGUA CAPITAL JEMER

Angkor fue antaño la maravillosa capital del Estado jemer. Cuando este Estado dejó de existir en 1432, Angkor fue abandonada.

La ciudad no tardó en ser una ruina perdida en el seno de la invasor a selva virgen. Durante más de cuatrocientos años sus únicos habitantes fueron los animales salvajes.

Angkor Ciudad Perdida en Camboya

Hacia 1850, un explorador francés, Henri Mouhot, oyó hablar de una ciudad fabulosa perdida en la jungla. Tras un fatigoso viaje descubrió por fin la ciudad: en su carnét de ruta la describió como algo mucho más prestigioso que lo que nos habían legado Roma o Grecia.

Actualmente, las ruinas han sido liberadas del cerco aprisionador de la selva y hasta ellas se puede llegar por una excelente carretera. Constituye la gran atracción turística de Camboya, y algunas veces reina en ella una animación digna de una ciudad moderna.

Las inscripciones en los templos y monumentos han aportado muchos datos sobre la historia de la ciudad y de sus habitantes. La construcción de Angkor fue iniciada por Yasovarman I, que reinó durante la segunda mitad del siglo ix, e hizo construir un templo de piedra en una colina llamada Pnom Bajeng.

En aquella época, este templo constituyó el centro de Angkor. Más tarde, los reyes jemeres trasladaron de lugar el centro de la ciudad, de modo que, actualmente, el templo de Pnom Bajeng se encuentra extramuros.

Fuera de Angkor Thom, la ciudad propiamente dicha, se construyó otro gran conjunto de templos. Se trata de Angkor Vat, la «ciudad-templo», edificada por Suriavarman II al sudeste de la antigua capital de Yasovarman. La construcción fue iniciada en 1110 y se concluyó hacia 1150.

Este templo, levantado sobre un vasto rectángulo de 1.500 por 1.300 m, se halla rodeado por un ancho foso. El templo, construido en gres, sobre tres terrazas rectangulares, ocupa unos cuarenta mil metros cuadrados y presenta cinco torres, la principal de las cuales alcanza una altura de 70 m sobre la selva virgen.

Las tres terrazas dan al complejo forma de pirámide, símbolo de Meru, la montaña sagrada en la que los jemeres situaban el centro del universo y la residencia de los dioses del hinduismo.

Allí vivía también, rodeado de las estatuas de las divinidades, el constructor del templo, el rey, a quien el pueblo veneraba como a un dios.

La galería que rodea cada terraza está provista de cuatro torres de ángulo y, en medio, un pabellón a cada lado. El principal camino de entrada, de 350 m de longitud, está bordeado por representaciones del naga, la serpiente sagrada de los jemeres.

Actualmente, Angkor Vat sigue siendo considerado uno de los puntos culminantes de la arquitectura jemere clásica y uno de los más grandes e impresionantes monumentos de toda Asia.

De Angkor Vat parte un ancho camino que llega hasta la puerta sur de Angkor Thom. La ciudad está rodeada por un foso y una muralla de 12 km. Conducen hasta ella cinco caminos por los cuales los visitantes avanzan contemplados por grandes estatuas de gigantes y demonios.

Al extremo de cada uno de esos caminos hay una gran puerta de entrada, ricamente adornada con bajorrelieves y coronada por tres torres, sobre las cuales se alzan cuatro gigantes que miran en dirección a los cuatro puntos cardinales. Se supone que son representaciones de Jayavarman VII.

Este rey constructor hizo reconstruir Angkor, que en 1177 había sido devastada por la invasión de un pueblo vecino, los chams. Se edificaron nuevos palacios y depósitos de agua. En el centro de la ciudad se alzó un grandioso templo: Bayon, también construido en forma de pirámide y dotado de numerosas puertas, torres, galerías, santuarios y sonrientes rostros de gigantes.

Los relatos de antiguos viajeros y las crónicas dicen que este templo era de oro. Sin duda las torres principales y el techo estuvieron recubiertos  de  láminas  de  oro.

No lejos de allí, un poco más al norte, Jayavarman VII hizo construir su palacio, del que hoy sólo subsiste la magnífica terraza adornada con estatuas de elefantes de tamaño natural.

Además, este rey mandó edificar grandes monasterios en los alrededores de la ciudad: Preah Khan, que dedicó a su padre; Ta Prohm, en memoria de su madre, y Banteay Kdei, pero la selva ha dañado considerablemente, estos edificios.

A pesar de tal número de construcciones, no cedió la fiebre arquitectónica de Jayavarman: durante su reinado se fabricaron unos cien hospitales y se trazaron carreteras en todos sus estados.

Los monumentos de Angkor presentan numerosos bajorrelieves que muestran aspectos de la vida de los antiguos jemeres. En las gruesas murallas de los templos de Angkor Vat aparecen esculpidos gigantes, bailarinas y serpientes.

Los artistas se inspiraron en escenas mitológicas y antiguas leyendas indias, así como en la vida cotidiana y en los grandes hechos de la historia jemere.

Los muros de Angkor Vat cuentan las hazañas guerreras de Suriavarman II en su lucha contra los anamitas y los chams, mientras que en el templo de Bayon aparecen representadas las guerras en tierra y mar entabladas por el rey Jayavarman VII.

Este templo nos informa sobre la vida de los reyes, las procesiones que celebraban en su honor, las festividades y las cacerías.

Los jemeres, que se dedicaban sobre todo al cultivo del arroz, necesitaban mucha agua para regar sus campos. Por este motivo edificaron al este y al oeste de Angkor Thom dos inmensos depósitos de agua que estaban alimentados por un río.

De estos depósitos partían unos canales que aseguraban la irrigación de los arrozales.

La escuela francesa de Extremo Oriente se encarga de explorar, conservar y restaurar los monumentos de Angkor, de traducir las inscripciones que aparecen grabadas en él y de reseñar su evolución artística.

//historiaybiografias.com/archivos_varios5/fuente_credsa2_a.jpg

juegos siete diferencias

noparece

fotos

creencias

anticonceptivos

mujeres

actitudes



------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------